Funcionarios “solo podían tratar cinco casos de Covid por semana”

THE SUNDAY TELEGRAPH — DOMINGO, 31 DE MAYO DE 2020

Documentos de SAGE revelan que rutina de pruebas se detuvo porque sistemas de Public Health England no daban abasto

La desastrosa decisión de Gran Bretaña de abandonar las pruebas de coronavirus se produjo porque los sistemas de salud solo podían hacer frente a cinco casos por semana, según muestran documentos oficiales.

Documentación recientemente publicada del Grupo Asesor Científico sobre Emergencias (SAGE) muestran que las pruebas y seguimiento de contactos rutinarias se detuvieron porque los sistemas de PHE (Public Health England, entidad de sanidad pública de Inglaterra) no podían manejar más que un puñado de casos.

En una reunión el 18 de febrero, los asesores dijeron que PHE solo podía hacer frente a las pruebas y el seguimiento de los contactos de cinco casos de Covid-19 por semana, y el modelo les sugería que solo era posible aumentarlos hasta 50 casos.

Los asesores acordaron que era “sensato” detener la rutina de pruebas, a pesar de reconocer que tal decisión “generaría una reacción pública”.

La decisión de renunciar a hacer pruebas a personas con síntomas de coronavirus es vista ahora como la razón clave por la que Reino Unido tiene la tasa de mortalidad más alta en Europa.

Durante el próximo mes, el Gobierno implementará un programa nacional de búsqueda de contactos — 14 semanas después de que los funcionarios resaltaran la mala preparación del país para tal programa.

Inglaterra ahora registra alrededor de 8.000 nuevos casos de Covid-19 por día y el sistema de “prueba y rastreo” del NHS promete detectar a hasta 10.000 personas por día que han estado cerca de alguien que dio positivo.

El final de las pruebas de rutina en Reino Unido se produjo el 12 de marzo, cuando Boris Johnson anunció que cualquier persona con síntomas de coronavirus simplemente debería quedarse en casa durante una semana. Ese día, Reino Unido registró 421 nuevos casos.

Sin embargo, después de que el virus se extendiera sin control por Reino Unido ese mes, los ministros se vieron obligados a volver a las pruebas a nivel nacional, anunciando un plan de “cinco pilares” el 2 de abril, que finalmente llevó a un servicio de rastreo a nivel nacional lanzado esta semana.

Una desesperante escasez inicial de capacidad de prueba y rastreo se detalla entre los 51 documentos publicados el viernes — incluidas las actas de 34 reuniones — que tuvieron lugar del 22 de enero al 7 de mayo. Revelan las decisiones cruciales que llevaron a la desastrosa decisión de abandonar las pruebas de rutina — que recién ahora se están volviendo a implementar.

Las actas de una reunión clave de SAGE el 18 de febrero indican: “Actualmente, PHE puede hacer frente a cinco casos nuevos por semana (que requieren el aislamiento de 800 contactos). El modelado sugiere que esta capacidad podría aumentarse a 50 casos nuevos por semana (8.000 aislamientos de contacto), pero esta suposición debe pasar por una prueba de esfuerzo con colegas operativos de PHE.”

SAGE concluyó: “Cuando haya un contagio sostenido en Reino Unido, el rastreo de contactos ya no será útil.”

Dos días después, los científicos de SAGE acordaron que los planes elaborados para PHE sobre la interrupción del seguimiento de contactos eran “razonables”, según muestran las minutas.

“Cualquier decisión de descontinuar el rastreo de contactos generará una reacción pública, lo cual requiere considerar la opinión de los científicos conductuales,” señala el acta del 20 de febrero.

El director médico del Gobierno, el profesor Chris Whitty, sugirió que la nación abandonaría la rutina de pruebas el 5 de marzo, en parte porque ahora hay una posibilidad “cercana a cero” de evitar una pandemia global.

Jenny Harries, subdirectora médica de Inglaterra, más tarde afirmó que abandonar las pruebas fue una opción de política interna porque “llega un punto en una pandemia en que las pruebas no son una intervención apropiada”. La posición constante del Gobierno en ese momento era que estaban siguiendo el consejo científico.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que los países no estaban haciendo lo suficiente para evaluar y aislar los casos. Al mismo tiempo, su secretario general Tedros Adhanom Ghebreyesus instaba a los países a “probar, probar y probar”. A medida que la pandemia se apoderaba de todo el mundo, Alemania realizaba 50.000 pruebas al día en un momento en que Gran Bretaña solo podía manejar 5.000.

Reino Unido ahora ha tenido más de 38.000 muertes — más de cuatro veces más muertes que Alemania. El exsecretario de salud Jeremy Hunt ha dicho que la decisión de abandonar las pruebas y el rastreo se considerará como uno de los “mayores fracasos del asesoramiento científico a los ministros en nuestras vidas”.

A principios de este mes, el asesor científico en jefe Sir Patrick Vallance destacó el hecho de que las pruebas no se hayan incrementado como uno de los errores clave en el manejo de la crisis por parte de Gran Bretaña.

“Creo que si hubiéramos logrado aumentar la capacidad de prueba más rápido, habría sido beneficioso,” dijo. “Y, ya saben todas las razones por las que esto no ocurrió,” dijo a los parlamentarios.

Desde entonces, el Gobierno ha sido criticado por haber cometido un fallo tras otro en las pruebas, y críticas por los objetivos repetidamente no conseguidos para realizar 100.000 pruebas por día.

Las minutas de SAGE también sugieren que la nueva estrategia de rastreo — que solo rastrea los contactos después de que un caso se confirma como positivo — puede no ser suficiente. Una reunión del 1 de mayo dice que en la etapa inicial del programa se debe pedir a los contactos que se aíslen tan pronto como estén vinculados a un caso sospechoso, en lugar de retrasarse hasta que se confirme.

Anoche, PHE dijo que estaba seguro de que tenía capacidad para encontrar y rastrear más de cinco casos en el momento indicado en las minutas de SAGE.

Sin embargo, una portavoz no pudo aclarar si PHE habría podido hacer frente a los 50 casos que describía el modelado de SAGE.

“El modelado utilizó una suposición de cinco casos de importación por semana en la fase inicial,” dijo la portavoz de PHE. “Esto significa cinco casos importados y casos posteriores que pueden surgir como consecuencia de esos casos importados; el modelado consideró los contactos asociados para ambos. El modelado declaró que el número de contactos podría ser administrado por PHE.”

Un portavoz del Gobierno dijo: “Hemos lanzado con éxito NHS Test and Trace para ayudarnos a mantener este virus bajo control y salvar vidas, mientras levantamos el bloqueo de forma cuidadosa y segura a nivel nacional.”

“Los gobiernos locales tienen planes establecidos para responder al Covid-19. Para apoyar el despliegue de NHS Test and Trace, hemos solicitado a todos los ayuntamientos que conviertan sus planes existentes en Planes de Brote Local específicos para fines de junio. La semana pasada dimos a todos los ayuntamientos nuevos fondos por £300 millones, dedicados para apoyarlos en hacer todo lo posible para que NHS Test and Trace sea un éxito.”

“Ya tenemos los 25.000 rastreadores que necesitamos para ayudar a controlar el virus, y esperamos que el público haga todo lo posible para mantener baja la tasa de contagio.”

———–

Personas ‘blindadas’ podrán salir de casa mañana por primera vez en 10 semanas

Las personas que fueron obligadas a “blindarse” durante el confinamiento pueden salir con su familia o hacer ejercicio con un amigo desde el lunes, después de que Boris Johnson aliviara las restricciones bajo las que vivían.

Alrededor de 2.2 millones de los más vulnerables médicamente en la sociedad no han podido salir a la intemperie durante las últimas 10 semanas y han tenido que evitar ver a nadie con quien no residan, pero Johnson dijo que su “paciencia y sacrificio” ahora podrían ser recompensados.

Cualquier persona que viva con miembros de su familia podrá salir con ellos a partir del lunes, siempre que tengan cuidado de seguir las pautas de distanciamiento social.

Aquellos que viven solos — muchos de los cuales no han tenido contacto cara a cara desde marzo — pueden reunirse afuera con otra persona de otro hogar, siempre y cuando se mantengan a dos metros de distancia.

La medida se pone en marcha después de que los científicos del Gobierno estimaran que la probabilidad promedio de que alguien contraiga el virus haya disminuido de 1 en 40 a 1 en 1.000.

Johnson dijo: “Quiero agradecer a todos los que han seguido la guía de protección, es gracias a su paciencia y sacrificio que se han salvado miles de vidas.”

“No subestimo lo difícil que ha sido para ellos permanecer en casa durante las últimas 10 semanas y quiero rendir homenaje a su capacidad de recuperación.”

“Haré lo que pueda, de acuerdo con los consejos científicos, para seguir haciéndoles la vida más fácil en las próximas semanas y meses.”

El consejo para las personas dentro del grupo protegido será revisado nuevamente a finales de este mes, dijo Johnson, rindiendo homenaje a los cientos de miles de voluntarios que han ayudado a personas vulnerables entregando medicamentos, comprando o simplemente visitando a personas que viven solas.

El apoyo a las personas “blindadas” continuará, así como las entregas de paquetes de alimentos.

Matt Hancock, el ministro de sanidad, dijo que el “compromiso” de las personas obligadas a protegerse en sus hogares “no ha sido nada menos que fenomenal”.

Johnson dijo que las personas en la categoría de “blindadas” siguen en riesgo, y solo se les aconseja salir de la casa una vez al día. No deben ir a trabajar ni a tiendas, y deben evitar lugares concurridos donde no puedan distanciarse socialmente.

Las personas a quienes se les ha dicho que se protejan incluyen a quienes reciben tratamiento para el cáncer, aquellas con afecciones respiratorias graves, como fibrosis quística, y a receptores de trasplantes de órganos.

En la conferencia de prensa de hoy de Downing Street, el ministro de comunidades Robert Jenrick anunciará todos los detalles de la reducción de las restricciones para los “blindados”.

“Aquellos que se protegen del coronavirus han hecho grandes sacrificios en los últimos meses para protegerse a sí mismos y al NHS; merecen nuestro agradecimiento y nuestro apoyo por sus esfuerzos,” manifestó.

“Las tasas de incidencia de coronavirus ahora son significativamente más bajas que antes de que se implementaran estas medidas.”

“Es por eso que nos enfocamos en encontrar el equilibrio adecuado entre continuar protegiendo a quienes corren el mayor riesgo clínico, al mismo tiempo que atenuamos las restricciones en su vida diaria para hacer que esta difícil situación sea más llevadera, particularmente permitiendo el contacto con seres queridos que ellos y todos buscamos.”

El programa de protección para pacientes extremadamente vulnerables se ha vuelto cada vez más caótico en las últimas semanas, y algunos han sido eliminados de la lista de riesgo sin conocimiento de su médico de cabecera.

Organizaciones benéficas y parlamentarios han expresado alarma a principios de esta semana, en que trascendió que personas que padecían síntomas como asma frágil, o que habían sido tratadas por ciertos tipos de cáncer, recibieron un mensaje de texto que les decía que ya no tenían que aislarse.

El Gobierno dijo que los pacientes debieron haber sido contactados por sus médicos por adelantado, pero muchos afirmaron que el mensaje de texto fue la primera comunicación que recibieron.

Samantha Bruce — paciente de asma severa de 35 años — dijo a la BBC que había llamado a su médico de cabecera para confirmar la validez del mensaje de texto, pero que “no tenía idea” de porqué había sido eliminada del programa.

Por su parte, autoridades de casi 50 organizaciones benéficas escribieron por separado a los ministros diciendo que los más de dos millones de personas que habían quedado aisladas durante meses se sentían “confundidas, frustradas y olvidadas”.

De otro lado, las organizaciones benéficas dijeron en una carta a la Oficina del Gabinete que el impacto del cautiverio forzado en la salud mental de las personas vulnerables era particularmente preocupante.

Steven McIntosh, director de políticas de apoyo al cáncer de la entidad de beneficencia Macmillan, dijo: “Simplemente no es aceptable que reciban un mensaje de que van a tener que seguir haciendo esto por un tiempo más largo; necesitan entender qué significa eso y qué apoyo está disponible para ellos.”

Inicialmente, se informó a la sección vulnerable de la población que su protección duraría 12 semanas, pero esta semana estas personas manifestaron su protesta porque el Gobierno no les había ofrecido un calendario desde entonces.

————

Primer ministro debe tener la última palabra sobre el confinamiento, dice asesor científico principal

El principal científico de Gran Bretaña defiende hoy el derecho del Gobierno a elegir cuándo y cómo facilita el confinamiento, en medio de las críticas públicas de varios miembros del panel que asesora a los ministros sobre el brote de Covid-19.

Escribiendo en The Sunday Telegraph, Sir Patrick Vallance dice que los ministros deben tomar “muchos otros factores en consideración” más allá del consejo científico, y agregó que dicho consejo debería ser “independiente de la política”.

Su intervención se produce luego de que Boris Johnson enfrentara afirmaciones de que estaba flexibilizando las restricciones de cierre demasiado rápido, con uno de los 55 miembros del Grupo de Asesoría Científica para Emergencias (SAGE) indicando que “muchos de nosotros” preferiríamos esperar a que las tasas de infección se reduzcan aún más antes de relajar las medidas.

En una crítica pública más a la política gubernamental, Sir Jeremy Farrar sugirió en Twitter que “un consejo científico claro” ha mostrado que el Covid-19 se estaba “extendiendo demasiado rápido para levantar el confinamiento en Inglaterra”.

Sin embargo Sir Patrick — quien preside SAGE en su papel de Asesor Científico en Jefe — afirma: “El asesoramiento científico a Cobra [el comité de emergencias del Gobierno] y a los ministros debe ser directo y brindado sin temor ni favor. Pero es un consejo. Los ministros deben decidir y tener en cuenta muchos otros factores. En una democracia, esa es la única forma en que esto debe realizarse. El asesoramiento científico debe ser independiente de la política.” También defiende a SAGE de las críticas, diciendo que el panel “no es un cuerpo infalible de expertos y que tampoco se refugia en opiniones generales”.

Anoche, el profesor Jonathan Van-Tam, subdirector médico del Gobierno, insistió en que el “consenso del consejo científico” era que la próxima flexibilización de las medidas, junto con el despliegue del rastreo de contactos de las personas infectadas con Covid-19, debe mantener el contagio del virus por debajo de 1, lo que significa que la enfermedad está en retirada en todo el país.

“Nuestro consejo es continuar observando esto con mucho cuidado, y continuaremos brindando más consejos al Gobierno sobre si creemos que es posible hacer más concesiones después de eso,” dijo. “Para nosotros eso será absolutamente una cuestión de dar consejos, y para los políticos una toma de decisiones.” Asimismo, Van-Tam instó al público a no exagerar el ligero levantamiento de las medidas, y agregó: “Estamos en un punto de riesgo”.

La semana pasada, Johnson dijo que las cinco pruebas del Gobierno para aliviar el bloqueo ya se habían cumplido, lo que le permitió relajar algunas reglas existentes a partir de mañana lunes. Según los cambios, grupos de hasta seis personas podrán reunirse al aire libre, los niños de Años 1 y 6 y primer grado volverán a la escuela, y deportistas profesionales y atletas de élite podrán reanudar deportes competitivos a puerta cerrada.

———-

Trump pone al ejército en alerta

Donald Trump ha advertido a los manifestantes que se encontrarán con “perros rabiosos” si traspasan el vallado de la Casa Blanca, mientras Estados Unidos se prepara para otra noche de manifestaciones violentas.

El presidente norteamericano puso en alerta al ejército en medio de la ira pública por la muerte de George Floyd, y dijo que las tropas podrían desplegarse “muy rápidamente” mientras otra ola de protestas comenzaba en ciudades de todo el país. Trump también enfrenta acusaciones de haber incitado a la violencia racial, al pedir aparentemente a sus partidarios que protestaran fuera de la Casa Blanca.

Las manifestaciones (foto principal de una tienda incendiada en Minneapolis) estallaron en más de 30 ciudades de Estados Unidos con personas enfurecidas por las imágenes de Floyd, un estadounidense negro, siendo reducido en el suelo con presión al cuello por parte de un agente de policía blanco. Más tarde, Floyd murió mientras se encontraba bajo custodia policial.

Trump se encontraba dentro de la Casa Blanca en el momento en que los manifestantes se enfrentaban en las afueras con la policía. Ayer, el mandatario publicó en su cuenta de Twitter que quienes defendieron su residencia habían sido “muy geniales” e hicieron un “gran trabajo”.

“Multitud grande, organizada profesionalmente, pero nadie estuvo cerca de romper la valla. Si lo hubieran hecho, habrían sido recibidos por los perros más rabiosos y las armas más siniestras que jamás se haya visto,” escribió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s