La media hora de Hancock

METRO — MIÉRCOLES, 27 DE MAYO DE 2020

Ministro de sanidad sugiere retroceso en sanciones por confinamiento y Tesoro le desmiente minutos después

El intento de sacar del apuro a Dominic Cummings descendió a niveles de farsa al pedir Matt Hancock una revisión de las multas para padres que rompen el confinamiento, solo para recibir inmediatamente un tirón de orejas por parte de Downing Street.

El ministro de sanidad acordó hablar con sus «colegas del Tesoro» después de ser puesto en la situación por el vicario Martin Poole, quien le hizo una pregunta directa en la sesión informativa de Downing Street la noche anterior.

«Creo que, especialmente viniendo de un prelado, la pregunta es perfectamente razonable,» dijo Hancock al clérigo de Brighton. «Entendemos la necesidad de garantizar que los niños reciban un cuidado infantil adecuado.»

Sin embargo, los comentarios aparentemente improvisados durante la sesión de preguntas y respuestas de media hora parecieron sorprender a Downing Street.

En cuestión de minutos, fuentes del Tesoro dijeron que Hancock solo iba a «transmitir una solicitud» de un miembro del público, y que no había planes para cancelar las multas.

La confusión se produjo después de que el ministro de Escocia, Douglas Ross, renunciara por las acciones del asesor principal de Johnson — quien condujo 260 millas desde Londres hasta el condado de Durham en el punto álgido del confinamiento.

Por otro lado, más de 30 parlamentarios conservadores han dicho que Cummings debe ‘pasar por la guillotina’.

El índice de aprobación del primer ministro se ha derrumbado a -1 por ciento — desde el 19 por ciento que tenía hace solo cuatro días — por continuar apoyando a su hombre, según muestra una nueva encuesta de SavantaComRes. Y la proporción que piensa que Cummings debería renunciar ha aumentado del 52 al 59 por ciento desde el sábado, según una encuesta de YouGov.

Cummings — quien condujo a Durham con su esposa e hijo en el punto álgido del confinamiento el 27 de marzo — ha dicho que ignoró el mensaje de «quedarse en casa» porque quería estar cerca de su familia.

Su esposa había contraído el virus y quería asegurarse de que, si él también enfermaba como sucedió más tarde, su hijo de cuatro años sería atendido.

El asesor, que realizó una excursión de un día al pintoresco castillo de Barnard durante su estadía en una cabaña en la granja de su padre, dice que no hizo nada malo, ya que se permiten excepciones para los niños pequeños.

Sin embargo, YouGov descubrió que el 71 por ciento de las personas piensan que Cummings rompió las reglas.

Y el hoy exministro Ross escribió ayer en su carta de renuncia a Johnson: «Tengo electores que no pudieron despedirse de sus seres queridos; familias que no pudieron llorar juntas; personas que no visitaron a familiares enfermos porque siguieron la guía del Gobierno. No puedo decir, de buena fe, que todos ellos estivieron equivocados y que un asesor principal del Gobierno tenía razón.»

Las cifras que incluyen casos sospechosos mostraron ayer que la cifra de muertes por virus probablemente sea de al menos 47.000.

Aún así, el número de muertes confirmadas aumentó solo otras 134 ayer a 37.048, continuando una tendencia a la baja a medida que la crisis se calma lentamente.

Se han emitido más de 13.000 multas por romper el confinamiento, que ayudó a frenar la infección, pero Hancock insistió anoche en que Cummings había actuado «dentro de las directrices». El ministro de sanidad dijo que quedó «sin palabras» cuando el profesor Neil Ferguson renunció por una infracción al confinamiento a principios de este mes, diciendo que era un asunto policial.

A pesar de ello, dijo de Cummings: ‘Si tienes adultos que no pueden cuidar a niños pequeños, eso es una circunstancia excepcional. Las personas no hacen esto por mí, lo hacen por sus seres queridos. Es su deber cívico.»

Cummings dijo que el viaje al castillo de Barnard en el cumpleaños de su esposa fue para verificar que su vista estaría bien para que él volviera a Londres, ya que había sido afectado por el virus.

Asimismo, el ministro Michael Gove fue objeto de burlas en las redes sociales después de sugerir que fue «juicioso» que el asesor hiciera el viaje, alegando que él también había hecho en el pasado una prueba de visión antes de conducir.

Gove — quien trabajó con Cummings en la campaña Vote Leave — fue enviado a defenderle en una serie de entrevistas a primera hora de la mañana.

Cuando se le preguntó si se habría hecho en el pasado una prueba de visión para un recorrido de 60 millas, dijo: «En ocasiones anteriores he conducido con mi esposa al lado para asegurarme. ¿Cuál es la forma correcta de decirlo?»

Riéndose, Gove dijo al anfitrión de LBC Nick Ferrari que había reprobado seis veces su examen de manejo, y agregó: «No soy la mejor persona del mundo para hacer preguntas detalladas sobre la conducción.»

La conferencia de prensa sin precedentes de Cummings el lunes, en el jardín de rosas de Downing Street, para explicar porqué condujo hasta el condado de Durham, enardeció a los críticos.

En consecuencia, 760.000 personas han firmado una petición exigiendo su renuncia.

«Si todos pensáramos principalmente que ‘puedo encontrar una escapatoria’, entonces simplemente no podríamos haber superado esta crisis juntos,» dijo el profesor Stephen Reicher, asesor científico del Gobierno.

El exjefe de la policía de Manchester, Sir Peter Fahy, dijo que Cummings pudo haber violado la ley. «Ciertamente parece estar en contra del Código de Circulación. Esa no es la forma de examinarse la vista y potencialmente poner a otras personas en peligro,» dijo.

Algunos parlamentarios conservadores, presionados para respaldar a Cummings, se negaron a hacerlo, mientras William Wragg dijo que era «degradante ver a los ministros soltar discursos redactados a posta para defender a un asesor». «No podemos desperdiciar la valiosa buena voluntad pública por más tiempo,» agregó.

■ Algunos pacientes del NHS con síntomas graves de Covid-19 empezarán a recibir un medicamento que se desarrolló originalmente para tratar el virus del Ébola. El ministro de sanidad Matt Hancock calificó el hecho anoche como «el mayor paso adelante en el tratamiento del coronavirus desde que comenzó la crisis». A principios de este mes, un ensayo clínico global mostró que el medicamento, llamado remdesivir, reducía el tiempo que los pacientes con virus experimentaron síntomas de 15 días a 11.

Conservadores se sublevan y electores se vuelven contra Dominic Cummings

THE DAILY TELEGRAPH — MIÉRCOLES, 27 DE MAYO DE 2020

Más de 35 parlamentarios del partido de gobierno piden que asesor principal de Johnson renuncie ante creciente furia de legisladores

Al menos 35 parlamentarios conservadores, entre los que se incluye a exministros del Gabinete, han pedido la renuncia de Dominic Cummings luego de afirmar que fueron contactados por cientos de electores indignados por sus presuntas violaciones del confinamiento.

Las esperanzas de Boris Johnson de calmar la ira pública por la conducta de su asistente fueron pocas en la noche del martes, en que las encuestas de opinión mostraron una fuerte caída en el apoyo a su gestión a pesar de la conferencia de prensa sin precedentes que Cummings organizó para explicar porqué viajó a Durham a buscar una cuidadora de emergencia para su hijo durante el confinamiento.

Sin embargo, dentro de las 24 horas posteriores a la conferencia de prensa, un viceministro se convirtió en el primero en renunciar por el tema, mientras los ministros del Gabinete dijeron que Cummings debía «dar un paso atrás» hasta que una investigación policial sobre su comportamiento haya concluido.

The Telegraph entiende que hasta seis miembros del Gabinete han dicho en privado a sus colegas que creen que Cummings debería renunciar.

Jackson Carlaw, el líder conservador escocés, es uno de los que insta a Cummings a considerar su renuncia. El exfiscal general Jeremy Wright y Mark Harper, exjefe de bancada, también han hecho llamados para que se vaya.

El martes por la noche, Jeremy Hunt, el exministro de sanidad, dijo que cree que Cummings cometió una «clara violación de las reglas de confinamiento». Aunque dijo que no estaba pidiendo que renunciara el asesor principal, dijo que reconocía que «la responsabilidad es fundamental para nuestra democracia y que a veces las personas necesitan renunciar».

Después de cuatro días en que el tema ha dominado la agenda política, el ministro de sanidad Matt Hancock dijo en la sesión informativa diaria de Downing Street que entendía «la ira que sienten algunas personas» por la aparente violación de las reglas de confinamiento.

«Puedo entender porqué las personas razonables pueden tener una opinión diferente, pero mi juicio, que es el mismo que el del Primer Ministro, es que lo que hizo el señor Cummings estaba dentro de las directrices,» agregó.

Más temprano, Michael Gove, el canciller del ducado de Lancaster [ministro del Gabinete], había defendido de manera similar a Cummings, diciendo que las personas «tomarían una decisión» sobre lo que había hecho el asesor, pero insistió en que no había violado la ley ni las reglas.

Sin embargo, se produjo una nueva confusión cuando Hancock prometió que «examinaría» la revisión de todas las multas impuestas a las familias que viajaron con fines de cuidado infantil durante el cierre.

El ministro de sanidad — que estaba respondiendo a la pregunta de un vicario durante la conferencia de prensa de Downing Street del martes — provocó una aclaración de fuentes gubernamentales más tarde en la noche donde se subrayó que las multas, de hecho, no serían anuladas.

Del mismo modo, un número cada vez mayor de seguidores conservadores ha instado al Primer Ministro a realizar una investigación independiente sobre el viaje de ida y vuelta de 520 millas de Cummings a Durham, ya que dijeron que la confianza en los conservadores se estaba agotando por el asunto.

Sir Graham Brady, presidente del comité de barones del partido 1922 Committee, celebró una reunión de sus cinco oficiales más importantes para discutir la respuesta a la crisis Cummings. Los parlamentarios han pedido a Sir Graham que exija decisiones de Downing Street para investigar el asunto.

Las encuestas de opinión realizadas después de la comparecencia de Cummings — así como las dos conferencias de prensa del Primer Ministro — mostraron que las calificaciones aprobatorias de la gestión de Johnson y del Gobierno se han desplomado. Las propias calificaciones de Johnson han caído 20 puntos porcentuales en solo cuatro días, y ahora están en cifras negativas por primera vez.

Johnson sufrió la primera renuncia por el asunto Cummings cuando Douglas Ross, ministro de la Oficina de Escocia, anunció que renunciaría porque no estaba convencido por la explicación de Cummings.

A pesar de las últimas llamadas telefónicas de Johnson y Cummings que le instaron a quedarse, el representante por Moray dijo que renunciaba porque sus electores habían hecho grandes sacrificios siguiendo la instrucción del Gobierno de «quedarse en casa».

En medio de temores de que el público deje de escuchar los mensajes de salud pública del Gobierno sobre el coronavirus, dijo: «No puedo decirles de buena fe que todos ellos están equivocados y que un asesor principal del Gobierno tiene razón.»

Un segundo ministro dijo a The Telegraph que habían tomado sondeos de allegados sobre si debían renunciar, y agregó: «Creo que esto va a ser muy, muy perjudicial y realmente estoy harto de eso.»

Con al menos 38 parlamentarios conservadores — casi el doble del número del lunes — que ahora solicitan el despido o renuncia de Cummings, y mientras fuentes al interior del Partido Conservador aseguran que decenas más están de acuerdo privadamente, la mayoría de 80 escaños de Johnson estaría en peligro si decidieran montar una rebelión a gran escala.

Entre los que piden que se vaya Cummings está Jeremy Wright, el exfiscal general, quien dijo que no le parecían «convincentes» los argumentos de Cummings para romper el confinamiento y que había concluido que «sería mejor que el señor Cummings deje su puesto en Downing Street», agregando que había informado al Primer Ministro sobre su punto de vista y las razones para ello.

William Wragg, miembro del ejecutivo del 1922 Committee, estuvo de acuerdo y dijo: «Ya no podemos desperdiciar la valiosa buena voluntad pública y política.»

Harper — ex candidato a la presidencia del Partido Conservador — dijo que «no había justificación creíble» para el viaje de Cummings al castillo de Barnard, y que «como mínimo absoluto» debió haber pedido disculpas.

Un ministro del Gabinete dijo a The Telegraph que Cummings debía «dar un paso al costado» hasta que la policía de Durham concluya su investigación sobre si violó la ley. El ministro — cuya opinión se entiende que es compartida por al menos un colega — dijo: «Esto consume tanta energía, ese es el problema. Tenemos 101 millones de cosas más que hacer. Necesitamos esto como se necesita tener un agujero en la cabeza en este momento.»

La conferencia de prensa del martes en Downing Street estuvo dominada por preguntas sobre Cummings por cuarto día consecutivo.

Hancock parecía exasperado a veces, y cuando se le preguntó porqué él y su esposa, quienes tenían coronavirus, se quedaron en su casa en Londres cuando Cummings y su esposa no, respondieron: «Teníamos cuidado de niños disponible en casa, y Cummings no.»

La mayoría del público ahora piensa que Cummings debería renunciar, según una encuesta de YouGov, y el porcentaje que quiere que renuncie a raíz de su declaración pública de alto riesgo — 59 por ciento — está en aumento. El número de personas que piensan que rompió las reglas de confinamiento — 71 por ciento — también ha aumentado desde que hizo su declaración.

Una fuente conservadora dijo: «El Primer Ministro dijo que las personas deberían juzgar la historia de Dom por sí mismas. Bueno, lo han hecho, y han decidido que debe irse.»

También se cuestionaron elementos de la historia de Cummings, ya que tanto Gove como el la oficina del primer ministro parecían contradecir su afirmación de que había conducido 30 millas a un paraje turístico local para probar su vista. Después de que un exoficial de policía sugiriera que tal comportamiento violaba el Código de Carreteras, Gove y Downing Street insinuaron que el viaje al Castillo de Barnard pudo haber sido por ejercicio.

Johnson enfrenta otro día difícil el miércoles en que hará su primera aparición ante un supercomité de la Cámara de los Comunes, que probablemente esté dominado por preguntas sobre Cummings.

Algunos críticos conservadores de Cummings como Tobias Ellwood y Tom Tugendhat han quedado fuera de la lista de presidentes de comité invitados a interrogar al Primer Ministro en el Comité de Enlace de la Cámara de los Comunes. Sin embargo, la laborista Yvette Cooper — cuyo interrogatorio sobre Amber Rudd puso fin a su carrera como ministra del interior — estará en el panel.

Tres comisionados de policía y delitos advirtieron que las acciones de Cummings llevarían a otras personas a usar su comportamiento para justificar la violación del confinamiento.

David Jamieson, comisionado de Policía y Delitos de West Midlands, dijo: «El trabajo de la policía de hacer cumplir el confinamiento se ha hecho mucho más difícil después de las acciones de Dominic Cummings viajando más de 260 millas, y la flexibilidad con la que el Gobierno ahora parece interpretar la guía.»

—————–

Habría permiso para reuniones ‘en burbuja social’ desde finales de junio

Dos hogares podrán reunirse al aire libre el próximo mes, según nuevos planes para «aumentar el contacto social» que está elaborando el Gobierno.

Las nuevas pautas significan que será posible disfrutar de un picnic en un espacio público con otra familia, o visitar amigos en un jardín.

Sin embargo, las reglas significan que un hogar solo podrá elegir otro grupo de un domicilio separado para socializar hasta que el confinamiento se relaje aún más.

Una fuente del Gobierno dijo: «Estamos buscando formas de permitir más contacto al aire libre.»

«En este momento estamos trabajando que dos hogares puedan reunirse en un espacio al aire libre con distancia social.»

Sin embargo, una fuente separada dijo que habría un «límite numérico» sobre cuántas personas podrán reunirse, con tales reuniones solo permitidas al aire libre y siguiendo las reglas de distanciamiento social.

La nueva guía — que se espera a fines de junio — podría crear decisiones difíciles para las familias, que podrían tener que elegir con qué grupo de padres o abuelos socializar.

Los planes para un mayor contacto social entre amigos y familiares podrían hacerse públicos esta misma semana.

Fuentes de Downing Street sugieren que se realizará un anuncio en los próximos días, luego de informes según los cuales se permitirán fiestas en el jardín y barbacoas para finales de junio.

El portavoz oficial del Primer Ministro dijo: «Estableceremos cualquier paso adicional que podamos tomar en relación con el contacto social o el uso de espacios al aire libre a su debido tiempo, y solo avanzaremos con propuestas si es seguro hacerlo y si estamos seguros de que no haremos nada que pueda arriesgar un segundo aumento en las infecciones que podrían abrumar al NHS.»

Se entiende que se ha encargado a los científicos de SAGE evaluar si las personas podrían crear una «burbuja» social con otro hogar.

La hoja de ruta del Gobierno de 50 páginas para salir del confinamiento sugería que podrían crearse «burbujas sociales» donde los británicos puedan designar otro hogar con el cual socializar.

La guía dice que «podría basarse en el modelo de Nueva Zelanda de ‘burbujas domésticas’ donde una ‘burbuja’ es el núcleo humano en el que se vive. «Al igual que en Nueva Zelanda, la razón fundamental para mantener pequeños grupos de hogares es limitar el número de contactos sociales que tienen las personas y, en particular, limitar el riesgo de contagios entre hogares.»

En Escocia, grupos de dos hogares podrán reunirse en jardines domésticos a partir del jueves.

————

Mujeres son las más afectadas por pérdida de empleos

Un nuevo análisis ha encontrado que las madres de familia tienen casi un 50 por ciento más de probabilidades de perder su trabajo que los padres, durante la pandemia de coronavirus.

Un informe del Instituto de Estudios Fiscales (IFS) advirtió sobre el potencial de «daño duradero» a las carreras de las mujeres como resultado del cierre laboral.

De los que anteriormente tenían un empleo remunerado, las madres tienen un 47 por ciento más de probabilidades que los padres de perder permanentemente su trabajo o renunciar desde febrero, según el estudio.

Las madres tienen un 23 por ciento más de probabilidades que los padres de haber perdido sus empleos, ya sea temporal o permanentemente, durante la crisis actual, y un 14 por ciento más de probabilidades de haber sido puestas en el programa de suspensión laboral con sueldo, conocido como furlough.

Los investigadores llevaron a cabo una encuesta de 3.500 familias sobre cómo el encierro ha afectado sus responsabilidades laborales y domésticas.

«Los efectos adversos de esta crisis pueden no afectar por igual la capacidad de madres y padres de hacer un trabajo remunerado,» dijo el informe de IFS.

“Las madres son más propensas que los padres a trabajar en los sectores que están sufriendo el mayor golpe del confinamiento. Este aspecto es diferente de las recesiones anteriores, en las que los sectores dominados por los hombres fueron los que más sufrieron ”.

————

En la salud y en la enfermedad… paramédicos del Covid se casan en capilla de hospital

Foto de los trabajadores esenciales de primera línea Jann Tipping y Annalan Navaratnam, quienes han contraído matrimonio en un servicio especial a cargo de la reverenda Mia Hilborn en la capilla del hospital St Thomas de Londres.