Argentinos mantienen vivo el espíritu del tango en tiempos de coronavirus

The Lovers Tango
Crédito: Alex Proimos / Creative Commons Attribution 2.0 Generic Licence

Durante los últimos 15 años, Nélida López Ferro — de 68 años y una de las decenas de miles de devotos del sensual baile argentino y la forma de vida que representa — ha bailado tango, al menos, dos o tres veces por semana.

Con un estricto confinamiento vigente durante varias semanas para combatir la propagación del coronavirus, ella y otros aficionados al tango privados de sus sesiones de baile regulares — llamadas milongas — han luchado para mantener vivo el espíritu del tango.

“Nos enviamos vídeos de nosotros bailando — en parejas los que pueden, y otros envían vídeos de ellos bailando solos, o a veces con escobas,” se ríe López, señalando que muchos milongueros viejos están solteros, como lo está ella. “Es muy difícil para nosotros acostumbrarnos a esto, y lo peor de todo es que no va a terminar pronto.”

La rápida imposición argentina de un bloqueo ha ayudado a mantener el número de muertos bajo — en solo 344, marcando un acusado contraste con la situación de la vecina Brasil, donde el número de muertos ya ha superado los 13.000. Esto ha reforzado el apoyo al presidente Alberto Fernández, incluso luego de que la pandemia terminara de devastar una economía que ya estaba en dificultades.

Algunas empresas están comenzando a reabrir, pero los turistas que acuden en masa a Buenos Aires para aprender a bailar al ritmo de la melancólica música han vuelto a casa — y se espera que las milongas se mantengan a la espera por el resto del año.

El hecho de que el tango sea un baile físico único debido a su famoso abrazo — donde las parejas a menudo bailan mejilla con mejilla —  y también que sea practicado principalmente por generaciones mayores con mayor riesgo de Covid-19, lo hace doblemente problemático por razones de salud. Los 130 clubes de tango en Buenos Aires han tratado de llenar el vacío organizando milongas por internet.

Rubén Salas — de 84 años, quien ha bailado tango desde que tenía 14 años y hasta hace poco lo practicaba seis horas al día, todos los días de la semana — lo está pasando mal. “No podemos sobrevivir sin el abrazo, que es tan fundamental para el tango. Sin eso, no es tango,” dice. “Tenés que sentir al otro, el calor de dos cuerpos.”

Las milongas virtuales son poco más que un reemplazo temporal para los entusiastas, admite Marcela Pazos — quien dirige la milonga de Nuevo Cique en una ornamentada sala típica de la década de 1920, el apogeo del tango.

Más que un simple lugar para bailar, las milongas ofrecen una oportunidad importante para socializar, afirma.

“Por eso siempre digo que el Gobierno debería darme un subsidio,” bromea. “Las personas que vienen cuidan su apariencia y sus cuerpos, y es un espacio de enorme apoyo social. . . es pura salud,” agrega. Por lo tanto, le parece “deprimente” que a uno le envíen vídeos de personas bailando solas en casa.

“Cuando escucho tango [ahora], me pongo triste. Tal como están las cosas, el tango es un poco triste,” opina Estela Garrafo, una asistente habitual a Nuevo Chique que se mantiene ocupada practicando los movimientos en lugar de bailar al ritmo de la música. “Estoy tratando de guardar el baile para el día en que pueda compartirlo con alguien en un abrazo.”

“No solo hay un impacto humano, sino también económico,” agrega Pazos, refiriéndose no solo a todas las orquestas típicas y bailarines profesionales que están sin trabajo, sino a los empleados de bares y milongas que tampoco trabajan. Ella misma ha dejado de pagar el alquiler del salón de baile donde celebra sus eventos.

El tango evolucionará para sobrevivir al coronavirus, declara por su parte Luis Tarantino, conocido disc-jockey radial de tango. “El tango ha pasado por muchas crisis en los últimos cien años y siempre ha salido adelante,” añade Tarantino, recordando que las milongas se suspendían cuando las dictaduras militares implantaban toques de queda, y que su popularidad ha prosperado a pesar del advenimiento del rock and roll que revolucionó la música.

Hay clubes de tango en todo el mundo, sentencia. “Mientras el tango disminuye en Argentina, crece en proporción inversa en otras partes del mundo.”

Entretanto, muchos aficionados al tango en Buenos Aires esperan su momento. Cuando las milongas finalmente se reanuden, la cantante de tango Gricel duda que la gente acepte bailar con algún tipo de limitación, como mascarillas o gel desinfectante. “El tango también está en los labios, en una mirada o en un perfume,” dice. “El tango abre un mundo de misterio en el que, a menudo, no sabés nada sobre tu pareja. Es solo una comunicación física que termina con el baile. Y en esos tres minutos hay amor, a veces a través de una mirada o un movimiento… no podés reemplazar eso.”

 


Artículo original de Benedict Mander en Buenos Aires
Publicado en The Financial Times el viernes, 15 de mayo de 2020
Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés:
https://www.ft.com/content/5fbef231-4e3d-4750-9f20-53d131571cdc

 

 

Ordenan a sindicatos ‘conflictivos’ volver a clases

THE DAILY TELEGRAPH — SÁBADO, 16 DE MAYO DE 2020

Investigación en guarderías no encuentra evidencia de que los niños transmitan el coronavirus, dice Comisionada de la Infancia

Los sindicatos de enseñanza de Gran Bretaña deben dejar de “pelear” y hacer que los niños regresen a la escuela ya que es “extremadamente dañino” que no vuelvan a las aulas en las próximas semanas, advirtió la Comisionada de la Infancia.

En medio de un creciente rifirafe entre los sindicatos y el Gobierno, Anne Longfield ha publicado una investigación sobre las guarderías del NHS que muestra que, a pesar de permanecer abiertos, ninguno ha sufrido brotes de coronavirus.

“No podemos permitirnos esperar una vacuna, que puede que nunca llegue, antes de que los niños regresen a la escuela,” dijo Longfield.

“Es hora de dejar de pelear y acordar un regreso escalonado y seguro que se acompañe con tests rigurosos a maestros, niños y familias.”

La investigación de la Comisionada se suma a un creciente conjunto de evidencia internacional que muestra que los niños más pequeños son mucho menos vulnerables al coronavirus, y es posible que ni siquiera lo transmitan en absoluto.

Sin embargo — a pesar de que muchos otros países envían a los niños de regreso a la escuela — sindicatos docentes han mantenido conversaciones con asesores científicos del Gobierno que se niegan a cambiar su postura para apoyar los planes de una reapertura gradual de las escuelas.

La baronesa Chakrabarti — exfiscal general de la oposición laborista — ha salido en apoyo de los sindicatos docentes, advirtiendo en The Guardian que las escuelas primarias podrían convertirse en un “foco” del virus si los alumnos regresan demasiado rápido, y en Liverpool el ayuntamiento laborista ya ha dicho que mantendrá las escuelas cerradas.

El tema ahora se convertirá en un punto crítico en la estrategia gubernamental de salida del confinamiento, y obstaculizará los intentos de reabrir gradualmente la economía. Es probable que muchas mujeres se vean particularmente afectadas por la postura de los sindicatos.

La noticia se conoce luego de que la tasa de contagio de Gran Bretaña aumentara ligeramente al rango entre 0,7 y 1, y el Gobierno sugiriera que las restricciones del confinamiento podrían relajarse a diferentes velocidades en diferentes regiones.

Al hablar en la conferencia de prensa de Downing Street el viernes, el ministro de sanidad Matt Hancock dijo que reabrir las escuelas es un “desafío increíble”, y agregó que se necesita “muchísima” preparación para garantizar que puedan operar de manera segura.

Sin embargo, agregó que la “buena noticia” es que el coronavirus “parece perdonar a los niños en casi todos los casos”, y agregó: “El riesgo para los niños es muchísimo menor que para cualquier otra persona en la sociedad, para cualquier otro grupo de edad, ciertamente si no tiene condiciones de salud subyacentes.”

Por su parte, el ministro de educación Gavin Williamson dijo que el 1 de junio es la fecha más temprana en que las escuelas deberían comenzar a reabrir, y agregó: “Hacer que los niños vuelvan a la escuela es vital para su desarrollo educativo.”

La doctora Jenny Harries, subdirectora médica del Gobierno, reconoció el viernes que hay mucha “ansiedad” por la reapertura de las escuelas, pero instó a las personas a mantener la “perspectiva”, y agregó que actualmente hay dos o tres casos de coronavirus en cada 1000, cifra la cual podría descender a la mitad en las próximas semanas.

“Creo que hay mucha ansiedad en torno a esto, pero la gente necesita pensarlo detenidamente: en una escuela infantil promedio con 100 niños, la probabilidad de que alguien tenga esto es muy pequeña y disminuye con el tiempo”, dijo la doctora Harries.

Anoche, autoridades de cuatro de las cadenas de academias más grandes de Reino Unido dijeron que respaldaban el plan de reapertura.

Sir Steve Lancashire, director ejecutivo de Reach 2 — el mayor grupo de varias academias de enseñanza primaria del país — dijo a The Times: “Nuestra intención es abrir todas nuestras escuelas para los grupos de año prioritario … siempre y cuando que las rigurosas evaluaciones de riesgo que llevamos a cabo en cada escuela nos den la tranquilidad que necesitamos.”

En el estudio encargado por el Comisionado de la Infancia — de 62 guarderías adscritas a hospitales del NHS en Inglaterra — solo tres informaron algún caso confirmado de Covid-19 entre niños, y ninguno reportó transmisión entre niños en la guardería.

La encuesta de 39 encargados de guarderías del NHS también encontró que 19 habían sospechado o confirmado casos de Covid-19 entre el personal, pero ninguno dijo que se detectara en la guardería.

Longfield dijo que permitir que regresen primero los alumnos de primer grado, Año 1 y Año 6 es “sensato” ya que estos son los grupos etarios que necesitan estar en la escuela “con la mayor urgencia”.

“Sabemos que cuanto más tiempo estén cerradas las escuelas, mayor será el impacto en la movilidad social y que muchos niños realmente tienen problemas sin ver a sus amigos y sin tener la estructura que brinda la escuela,” dijo.

El viernes por la noche, el Departamento de Educación publicó un resumen de los consejos científicos que respaldan su decisión de reabrir las escuelas, el cual reconoce que “las tasas exactas de infectividad y transmisión de niños aún no se conocen completamente”.

Si bien existe un “alto grado de confianza” de que el coronavirus es menos grave en niños que en adultos, sí existe un “bajo grado de confianza en el mejor de los casos” — es decir, que los niños transmitan el virus menos que los adultos.

También hay un grado “bajo” de confianza de que los niños de hasta 13 años sean menos susceptibles a la infección que los adultos, según el documento.

Por su parte, Kevin Courtney — Secretario General conjunto de la Unión Nacional de Educación (NEU) — dijo que sus puntos de vista permanecen “sin cambios” después de reunirse con el Director Médico, profesor Chris Whitty, y el Asesor Científico Jefe, Sir Patrick Vallance, para discutir el consejo.

Courtney ha dado instrucciones a los 445.000 miembros de su institución para que “no participen” en los planes de comenzar una reapertura gradual de las escuelas a partir del 1 de junio, ya que no está convencido de que sea seguro para ellos regresar.

La Asociación Médica Británica (BMA) también intervino para apoyar a los sindicatos, diciendo que sus puntos de vista están “completamente alineados” con los de la NEU.

El doctor Chaand Nagpaul, presidente del consejo directivo de la BMA, dijo: “Hasta que tengamos un número de casos mucho más bajo, no deberíamos considerar reabrir las escuelas.”

———–

Johnson descarta austeridad para cubrir coste de la crisis

Boris Johnson ha dejado en claro el viernes que “no hay manera” de que se vaya a congelar el salario de los trabajadores del sector público, y dijo que “duplicaría” el financiamiento de nuevos proyectos de transporte en el norte de Inglaterra.

Según los informes, el primer ministro británico dijo en una conferencia telefónica a unos 125 parlamentarios que no habría un retorno a la austeridad para cubrir el coste de la crisis del coronavirus, de aproximadamente £300.000 millones.

En dicha conferencia con el alto comité de parlamentarios conservadores conocido como 1922 Committee, Johnson reveló que había estado en conversaciones con el arzobispo de Canterbury sobre la reapertura de iglesias lo antes posible, y también insinuó una reforma a más largo plazo del manejo administrativo de el centro gubernamental de investigación sanitaria Public Health England (PHE).

También respaldó la estrategia de comunicaciones de Downing Street — que ha sido objeto de críticas por los mensajes sobre cómo facilitar el confinamiento en Reino Unido — y dijo que haría más para combatir la obesidad después de que la crisis del virus haya pasado.

Durante la videoconferencia de 45 minutos, Johnson dijo que el Gobierno estaba considerando invertir mucho en infraestructura mientras Gran Bretaña sale de las restricciones.

A pesar de esto, y de acuerdo con varios parlamentarios que participaron en la llamada, dejó en claro que en el plan “no hay manera de pasar a la austeridad, y que la inversión se duplicaría en proyectos de capital como Northern Powerhouse Rail” para poner en marcha la economía.

Según los informes, la crisis podría ser un “trampolín para nuestras ambiciones”, comprometiendo al Gobierno a aumentar el gasto en sanidad y políticas públicas. Según se informa, dijo que su enfoque era, “a diferencia de cualquier otro gobierno conservador que hayamos tenido … nosotros vamos a asegurarnos de subir de nivel en todo el país y mantener la fe en las personas que votaron por nosotros”.

Cuando se le preguntó directamente si habría un congelamiento de salarios para los trabajadores del NHS, Johnson respondió: “Absolutamente no. Cualquiera que sugiera eso puede quedarse esperando sentado.”

El primer ministro dijo que “consideraría” la idea de permisos con licencia parciales — conocidos como furlough — para empleados de pequeñas empresas, lo que podría permitir que el Gobierno y las empresas paguen conjuntamente los salarios del personal cuando Reino Unido salga del confinamiento.

Cuando se le preguntó si quería usar presión tributaria para apuntalar su salida de la crisis, respondió que el canciller Rishi Sunak estaba examinando soluciones “innovadoras” para ayudar a los empresarios a salir de las medidas de confinamiento.

Un parlamentario conservador dijo que el primer ministro daba la impresión de que “están buscando más liberalizar el régimen fiscal en lugar de endurecerlo”, y que el Gobierno “cuidará” de quienes tienen los ingresos más bajos.

Hablando sobre la estrategia gubernamental de la crisis pandémica y cómo mantener baja su tasa de contagio, Johnson dijo: “No debemos permitir que el coronavirus enemigo se levante del suelo, y vamos a darle duro en todo el país, dondequiera que lo haga.”

Mirando hacia el futuro, sugirió que examinaría la reforma de cómo se gerencia el organismo paraestatal de salud PHE, una vez que las lecciones del manejo de la crisis por parte del Gobierno comiencen a aprenderse.

————

Ministros insisten en que ‘app’ de rastreo está lista para lanzamiento nacional

La aplicación de seguimiento del NHS se lanzará a nivel nacional la próxima semana a pesar de afirmaciones de que solo se ha reclutado a una décima parte de los rastreadores de contactos ofrecidos.

Brandon Lewis, ministro de Irlanda del Norte, expresó su preocupación cuando afirmó que a solo unos días para el final solo se había contratado a unas 1.500 personas.

“No creo que hayamos llegado a 18.000 de momento,” dijo. “Creo que hay alrededor de 15.000 solicitudes, y estamos buscando obtener hasta 18.000”. Cuando se le preguntó cuántos habían sido contratados, dijo que no estaba seguro, pero que “a principios de semana eran alrededor de 1.500.”

Downing Street salió rápidamente al cruce, insistiendo en que los planes para tener 18.000 rastreadores de contactos para la próxima semana todavía estaban “en curso” y que se ha contratado a “significativamente más” de 1.500, aunque no podía decir cuántos. El Partido Laborista dijo que el proceso estaba “descendiendo rápidamente al caos” y cuestionó la contratación de la firma privada Serco para reclutar a la mayoría del equipo de búsqueda de contactos.

El éxito de la estrategia depende de la descarga de la aplicación de números adecuados, un sistema de pruebas robusto y un seguimiento de contactos eficiente. El modelo epidemiológico de la Universidad de Oxford sugiere que debe ser utilizado por el 56 por ciento de la población para ser más efectivo, es decir, 40 millones de personas.

En la Isla de Wight, donde se está probando el sistema, participa “más de la mitad” de la población.

Los expertos han sugerido que si suficientes personas descargan la aplicación y se adhieren a la guía, se podría evitar la temida segunda ola.

El Gobierno todavía está debatiendo si implementar la aplicación a nivel nacional o regional para que las restricciones de bloqueo se puedan ajustar en consecuencia.

———–

Covid-dogs: perros olfatearán a portadores de coronavirus

Perros rastreadores médicos serán entrenados para detectar a portadores de coronavirus asintomáticos, bajo una iniciativa respaldada por el Gobierno que podría examinar a 250 personas por hora.

Tres cocker spaniels, dos labradores y un labradoodle comenzarán una capacitación intensiva en la London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSHTM) utilizando muestras de olor de pacientes con Covid-19-positivos, anunciaron el viernes los ministros.

Dijeron que, si tiene éxito, el plan podría formar un medio altamente eficiente y no invasivo de identificar a las personas más propensas a propagar la enfermedad.

Los perros pueden estar localizados en las entradas de pubs o recorrer residencias de ancianos, señalando a sus portadores las personas que deben ser segregadas y analizadas.

Actualmente, algunos países están utilizando pistolas de termómetro para evaluar a las personas que ingresan en áreas con alto tránsito como centrales de transporte, pero tales pistolas pueden pasar por alto a los infectados en primeras etapas.

Los expertos confían en que el esquema puede funcionar porque los perros ya han sido entrenados con éxito para detectar el cáncer, la malaria y la enfermedad de Parkinson.

Se sabe que los problemas respiratorios — una característica de Covid-19 — causan cambios sutiles en el olor del cuerpo. La investigación indica que los perros pueden ser entrenados para detectar el olor de la enfermedad.

La fase inicial de la prueba hará que el personal del NHS en hospitales de Londres recolecte muestras de olores de personas infectadas con coronavirus y de personas no infectadas. Los seis perros de “biodetección” serán entrenados para identificar el virus de las muestras.

La capacidad de las personas infectadas para transmitir el coronavirus antes de desarrollar síntomas es uno de los factores clave que frustran los esfuerzos para sofocar la pandemia.

El ministro de innovación Lord Bethell dijo: “Los perros de biodetección ya detectan cánceres específicos, y creemos que esta innovación podría proporcionar resultados rápidos como parte de nuestra estrategia de pruebas.”

“La precisión es esencial, por lo que este ensayo nos dirá si los Covid dogs pueden detectar el virus de manera confiable y detener su propagación.”

El proyecto está respaldado por £500.000 en fondos del Gobierno, y los seis animales que fueron pioneros en la investigación fueron identificados el viernes como los cocker spaniels Norman, Jasper y Asher, los labradores Storm y Star, y un labradoodle llamado Digby.

Su trabajo no está exento de riesgos. El viernes, un ministro en los Países Bajos anunció que un perro y tres gatos habían sido infectados con el virus.

El Ministerio de Sanidad dijo que los perros solo serían puestos en servicio “si hacerlo estuviera respaldado por una fuerte evidencia científica”.

El profesor James Logan, líder de la investigación en la LSHTM, dijo: “Nuestro trabajo anterior ha demostrado que la malaria tiene un olor distintivo, y con el proyecto Medical Detection Dogs hemos entrenado con éxito perros para detectar con precisión esa enfermedad.”

“Esto, combinado con el conocimiento de que la enfermedad respiratoria puede cambiar el olor corporal, nos hace esperar que los perros también puedan detectar el Covid-19. Si tiene éxito, este enfoque podría revolucionar la forma en que detectamos el virus, con el potencial de detectar un gran número de personas “.

 

Maestros se enfrentan con Downing Street por cronograma de vuelta a clases

FINANCIAL TIMES — SÁBADO, 16 DE MAYO DE 2020

Sindicatos resaltan riesgos a minorías mientras la ciudad de Liverpool anuncia que incumplirá disposición

Los sindicatos docentes se han enzarzado en un enfrentamiento con el Gabinete por la reapertura de las guarderías y escuelas primarias de Inglaterra ayer viernes por la noche, exigiendo que el Gobierno modele cuántas personas negras y asiáticas morirían como resultado de levantar el bloqueo del coronavirus.

Al advertir que el Gobierno no brindó garantías sobre los riesgos para personas mayores de 70 años y de orígenes étnicos minoritarios, principales sindicatos docentes han dicho no estar satisfechos de que sus miembros puedan regresar al trabajo sin peligro.

El Gobierno anunció planes esta semana para una reapertura gradual de guarderías y escuelas primarias el 1 de junio, pero se ha encontrado directamente con la fuerte resistencia de los sindicatos.

Un portavoz de Downing Street dijo que la educación de los niños podría “dañarse” si las escuelas permanecían cerradas, y que los ministros continuarían trabajando para “hacer que los niños regresen a la escuela de una manera segura”.

Sin embargo, una reunión de una hora entre líderes sindicales y asesores científicos del Gobierno se disolvió al no quedar satisfechas las preocupaciones de seguridad de los maestros.

Patrick Roach, secretario general del sindicato magisterial NASUWT, dijo que la reunión había “dejado más preguntas que respuestas” y que el sindicato no había cambiado su posición de que “ninguna escuela debe reabrir hasta que pueda demostrarse que es seguro hacerlo”.

“No se proporcionó información clara sobre qué modelo se ha llevado a cabo en relación con las posibles tasas de contagio cuando las escuelas abran más ampliamente,” dijo. “Nada en la reunión proporcionó tranquilidad a la fuerza laboral escolar, profundamente preocupada y ansiosa.”

Asimismo, la Asociación Médica Británica expresó su apoyo a los gremios docentes, advirtiendo contra el riesgo de un segundo aumento en las infecciones.

En otra señal del frágil consenso sobre la política escolar para el coronavirus del Gobierno, el Ayuntamiento de Liverpool ya se ha dirigido a los padres de familia diciendo que sus escuelas no volverán a abrir el 1 de junio. Los gobiernos delegados de Gales y Escocia también están retrasando la reapertura.

Aún así, el ministro de sanidad Matt Hancock dijo en la sesión informativa diaria de Downing Street que era “seguro” proceder con un reinicio gradual de las clases, y que se haría lo necesario “para conseguirlo de una manera que también mantenga el control del virus”.

Jenny Harries, subdirectora médica de Inglaterra, dijo que la probabilidad de que alguien contraiga coronavirus en una escuela primaria era “muy pequeña y disminuía con el tiempo”, y que “necesitamos mantener eso en perspectiva”.

Aún así, el fracaso para convencer a los docentes se desencadenó cuando el Gobierno dijo que el ahora conocido factor R — el número promedio de nuevos contagios generados por cada persona infectada — había aumentado a un rango de entre 0,7 hasta 1.

El primer ministro británico Boris Johnson mencionó el domingo un rango de 0,5 a 0,9 en su mensaje televisado, pero los científicos del Gobierno insistieron en que el aumento no ha sido significativo y no refleja ningún aumento del contagio como resultado de la leve relajación del confinamiento en Inglaterra dispuesta esta semana.

Con el R muy justo por debajo de 1, Kevin Courtney, secretario general conjunto de la Unión Nacional de Educación (NEU), dijo que las preguntas seguían sin respuesta y los asesores científicos habían admitido que todavía había “mucha incertidumbre” sobre los datos científicos.

“Necesitamos cierto grado de consenso científico o principio de precaución,” agregó. “Si ni la ciencia está segura, ¿por qué nuestro país trata de seguir adelante con esto de una manera que no garantiza el distanciamiento social en las escuelas?”

El sindicato pidió claridad sobre si las escuelas en áreas como el noreste de Inglaterra — donde el número R permanece por encima de 1.0 — volverán a abrir.

También cuestionó que el Gobierno haya modelado el riesgo que enfrentan los empleados mayores de 70 años, maestros y alumnos que viven con parientes extremadamente vulnerables o ancianos, y las minorías étnicas.

“Las personas originarias de Bangladesh y Pakistán tienen más de un 50 por ciento adicional de riesgo de muerte. ¿Qué modelo tienen sobre la cantidad de personal que morirá?” demandó la NEU en una lista de 12 preguntas al gobierno.

El Gobierno emitió una instrucción el lunes pasado según la cual las guarderías podrían traer de vuelta a los niños, mientras que las escuelas primarias recuperarían a los niños en primer grado, Año 1 y Año 6, con niños en aulas pequeñas observando el distanciamiento social modelado en la práctica en Dinamarca.

Se recomendó que las escuelas secundarias, las universidades de sexto grado y las universidades de educación superior comenzaran “algún contacto cara a cara” con los alumnos en Años 10 y 12 que rendirán exámenes GCSE y A-Levels el próximo año, pero sin expectativa inmediata de que vuelvan a tiempo completo.

Gavin Williamson, el ministro de educación, dijo después de la reunión del viernes por la noche que un regreso gradual a la escuela seguía siendo “vital” para el desarrollo educativo de los niños y que las escuelas recibirían “toda la orientación y el apoyo que necesitarán” para comenzar a traer a los niños después del 1 de junio.

Por su parte, el Partido Laborista ha dicho que el Gobierno necesita brindar tranquilidad a los maestros dándoles espacio suficiente para el distanciamiento social en el aula y evaluando el Covid-19 en las escuelas para controlar si el virus se propaga de nuevo.

“La responsabilidad del Gobierno es demostrar que la vuelta es segura, y trabajar con los maestros y sus sindicatos en vez de tratarlos como una especie de enemigo para el progreso, porque eso no ayudará a nadie,” dijo en Sky News la Canciller del Ducado de Lancaster — cargo similar al del ministerio de la presidencia — de la oposición, Rachel Reeves.

Sindicatos de liderazgo docente como la Asociación de Líderes de Escuelas y Universidades (ASCL), dijeron que evaluarían con sus miembros los consejos del Gobierno durante el fin de semana.

Geoff Barton, secretario general de la ASCL, dijo que había “preocupaciones que deben abordarse”, particularmente sobre cómo se espera que los niños de cuatro y cinco años observen el distanciamiento social.

Paul Whiteman, secretario general del sindicato de líderes escolares NAHT, dijo que la reunión había sido “productiva” pero que aún se necesitaban investigar varias áreas.

————

Instan a consumir fresas y bayas por miedo al exceso

Agricultores han pedido al público británico que consuma fresas, luego de que la cancelación de eventos como los campeonatos de tenis de Wimbledon aumentaran los temores de un inminente exceso de bayas.

A medida que los agricultores se preparan para la temporada alta de recolección de fresas en junio y julio, se espera que la falta de eventos al aire libre como bodas y reuniones masivas reduzca la demanda de bayas cultivadas en Reino Unido.

El organismo del sector British Summer Fruits dijo que duplicaría su gasto en marketing y relaciones públicas en 2020 para “asegurarse de que las bayas británicas estén siempre en la mente de los clientes”.

Minette Batters, presidenta del Sindicato Nacional de Agricultores, dijo que estaba en conversaciones con el Gobierno sobre el posible exceso de oferta de alimentos de cosecha propia, como las fresas.

“No es solo Wimbledon, son todos los grandes eventos deportivos. La Fórmula Uno, los partidos de cricket, de fútbol, ​​son grandes eventos externos y todos han sido cancelados,” dijo. “Para los servicios de catering y el comercio mayorista, ese mercado acaba de desaparecer”.

Ella planea reunir una coalición de “embajadores de alimentos y agricultura” para respaldar su campaña.

El Ministerio de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales dijo que estaba trabajando con la industria en aras de “encontrar rutas alternativas para que la fruta ingrese a la cadena de suministro” y que supervisaría la situación “para evaluar si se requiere más intervención de apoyo a los productores”.

Reino Unido produjo 132,000 toneladas de fresas en 2018, el año más reciente para el cual hay cifras disponibles, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), una cuarta parte más que la década anterior. La producción de frambuesa fue de 15.000 toneladas. En un año normal, el país importa otras bayas adicionales.

Wimbledon debía comenzar el 29 de junio. Solo en el evento del año pasado, los fanáticos del tenis se engulleron 33 toneladas de fresas.

Nick Marston, presidente de British Summer Fruits, dijo: “Se trata de que estos eventos están perdidos: estamos alentando a que las personas salgan a sus jardines, den bayas frescas a sus hijos y golpeen una pelota de tenis como lo harían de todos modos durante Wimbledon”.

El cierre de restaurantes y cafeterías ya ha provocado excesos de leche y productos lácteos. Para las fresas, altamente perecederas, existe una urgencia aún mayor.

Los agricultores también tienen problemas con la captación de personal, luego de que el coronavirus impidiera viajar a muchos de los trabajadores de Europa del Este que normalmente vienen a participar en la cosecha del cultivo.

Elaine Clarke, de Manor Farm Fruits en Staffordshire, dijo que normalmente enviaría alrededor del 10 por ciento de su cosecha a proveedores de catering, mientras que también le preocupaba que las medidas de distanciamiento social pudieran disminuir la demanda minorista.

“La fruta es una compra bastante emotiva, con familias que van de compras juntas y dicen, ‘a ver, llevemos unas fresas’ […] Con las restricciones en los supermercados, ahora hay una forma muy diferente de comprar,” dijo.

Clarke quien vende cada año 1 millón de cestas en supermercados — ahora ha establecido un “auto-servicio de fresas” en su granja, que permite que sus clientes hagan su compra sin salir de sus vehículos.

Por su parte Marion Regan, de Hugh Lowe Farms (Kent) que suministra el producto a Wimbledon dijo en el podcast de la Conferencia de Agricultura de Oxford el mes pasado que “esas dos semanas son realmente importantes para nosotros”. Agregó que la granja ahora estaba “concentrada en ese cultivo”.

“Espero que todos piensen ‘Dios, es verano, comamos muchas fresas’ y podamos encontrar otros puntos de venta para que puedan hacerlo,” dijo Regan, y agregó que también había hablado con bancos de alimentos sobre la donación de bayas.

Las medidas de distanciamiento social también han elevado los costes operativos de los agricultores, dijo Marston.