‘El mundo debe trabajar unido’

METRO — LUNES, 4 DE MAYO DE 2020

Primer ministro hace llamado internacional para unir fuerzas contra el virus en ‘esfuerzo compartido’

Boris Johnson instará hoy al mundo a unirse en la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus al apoyar una propuesta de recaudar £6.600 millones para combatir la pandemia.

El primer ministro británico declarará ante una conferencia internacional que la búsqueda de un ‘escudo inexpugnable’ para detener el Covid-19 es ‘el esfuerzo compartido más urgente de nuestras vidas’.

La conferencia online es organizada por nueve países y organismos entre los que se encuentra Reino Unido, con aproximadamente 30 asistentes que se espera contribuyan con fondos.

El Gobierno ha comprometido £388 millones para investigación de pruebas, tratamientos y vacunas, como parte de una promesa de £744 millones para contribuir a terminar la crisis por el virus y prestar su respaldo a la economía global.

Se espera que Johnson afirme en el evento: “Para ganar esta batalla, debemos trabajar juntos para construir un escudo inexpugnable alrededor de todos nuestros pueblos, y eso solo se puede lograr desarrollando y produciendo masivamente una vacuna.»

“Mientras más nos unamos y más compartamos nuestras experiencias, más rápido tendrán éxito nuestros científicos.»

“La carrera por descubrir la vacuna para vencer a este virus no es una competencia entre países, sino el esfuerzo compartido más urgente de nuestras vidas.»

«Se trata de toda la humanidad contra el virus: estamos juntos en esto y juntos venceremos.»

Escuelas primarias volverán en junio

THE SUNDAY TELEGRAPH — DOMINGO, 3 DE MAYO DE 2020

Johnson apunta al primer día del mes para la vuelta a clases si los contagios continúan disminuyendo

Las escuelas primarias se reabrirán el 1 de junio, como parte del plan de Boris Johnson para «desbloquear» gradualmente a Gran Bretaña, puede revelar The Sunday Telegraph.

Se espera que el Primer Ministro desvele la «hoja de ruta» del Gobierno para salir del confinamiento ocasionado por el coronavirus en un discurso a la nación el próximo domingo, después de que los ministros evalúen un estudio que muestre la tasa de transmisión del virus en Reino Unido.

Uno de los planes que se están discutiendo para ayudar a reabrir los lugares de trabajo en todo el país es pedir a las empresas que evalúen rutinariamente al personal asintomático como parte de un esfuerzo nacional para rastrear la enfermedad y aislar a aquellos que pueden ser infecciosos.

Respaldado en la ya reducida tasa actual de contagio, Johnson espera enviar a los profesores un aviso, con tres semanas de antelación, para reabrir las escuelas primarias en Inglaterra a todos los alumnos el 1 de junio, dijeron fuentes de Whitehall.

Se espera que los alumnos de Año 10 y Año 12 formen la primera ola de alumnos de secundaria que regresen a la escuela posteriormente, si la medida no parece aumentar la tasa de transmisión por encima del umbral que Johnson advirtió podría resultar en un segundo pico peligroso.

La intención de hacer el regreso de los niños de primaria lo antes posible está destinado a minimizar la amenaza al «desarrollo infantil de los primeros años» que la crisis supone, así como ayudar a los padres a regresar a su trabajo.

Ayer, el ministro de comunidades Robert Jenrick dijo: «El aprendizaje en el hogar no es fácil, particularmente cuando uno o ambos padres también están tratando de trabajar desde casa.»

En otros sucesos:

  • Los aeropuertos de Manchester, Stansted y East Midlands comenzarán esta semana a exigir a los viajeros que usen mascarillas y guantes
  • En un artículo para The Sunday Telegraph, Andrew Griffith, exasesor comercial de Johnson, advierte que «cada día que suena el teléfono en una ‘confinada’ Gran Bretaña es un pedido que perdemos y lo gana un competidor extranjero, cuya propia economía sí está abierta para los negocios»
  • Un obispo de alto rango señaló que la Iglesia Anglicana podría aceptar una flexibilización temporal de las leyes comerciales para el funcionamiento de empresas los domingos, luego que el ministro de comercio Alok Sharma presionara por la medida para impulsar la economía y dar más tiempo para que los trabajadores esenciales hagan sus compras
  • Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Dundee ha descubierto que retomar más del 10 por ciento de los contactos previos al cierre con otras personas «es correr el riesgo de iniciar un segundo pico».

Anoche, Johnson sostuvo conversaciones con el «cuarteto» de ministros de alto rango que tomaban decisiones clave sobre el cierre.

Fuentes de Whitehall dijeron que el plan incluye abrir las escuelas primarias el 1 de junio — una fecha que podría retrasarse dependiendo de los datos que la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) entregue a los ministros esta semana.

Johnson dijo que es «vital» mantener el número R — la medida de la tasa de contagio de Covid-19 — por debajo de 1, lo que significa que el virus está en retirada en todo el país.

La semana pasada R se situó entre 0,5 y uno, dando a los ministros optimismo de que puedan reabrir las escuelas primarias el 1 de junio.

Una fuente de Whitehall dijo que la medida «fue crucial por razones económicas, para hacer que las cosas se muevan, pero también por razones educativas», y agregó que «el desarrollo de los primeros años es muy importante».

Mientras tanto, los alumnos de secundaria “pueden hacer mucho más en casa y en internet. No son tan apremiantes como los niños de primaria, que sabemos que necesitan mucha atención ”.

Ayer, Jenny Harries, subdirectora médica del Gobierno, dijo que había «algunas señales de que los niños potencialmente más pequeños son menos susceptibles a la enfermedad y la transmiten menos».

Se cree que los funcionarios están trabajando en planes detallados para definir la forma más segura de reabrir las escuelas, con posibilidades que incluyen límites temporales en el tamaño de las clases. La cuestión de cuándo reabrir los parvularios (guarderías) sigue siendo una discusión en vivo.

Se espera que los datos de la encuesta de la ONS que se publicarán esta semana brinden a los ministros una imagen más clara de cómo se está propagando la enfermedad en Reino Unido. Una fuente dijo que «gran parte de la estrategia» dependería de estos hallazgos.

Esta semana también se espera que el Gobierno se centre en medidas destinadas a alentar a aquellos que ya tienen permiso para trabajar a regresar a sitios de construcción y fábricas. Es probable que también se aliente a quienes trabajan en oficinas, y puedan desempeñar sus funciones desde casa, a que continúen haciéndolo. La doctora Harries dijo que el público necesitaba «mensajes muy claros para entender cuándo salir, y estar seguros de que es seguro hacerlo».

Asimismo, ha trascendido que la semana pasada altos funcionarios del Ministerio de Comercio han preguntado a grupos empresariales acerca de los aspectos prácticos de la introducción de pruebas en el lugar de trabajo.

Varias figuras gubernamentales y corporativas importantes creen que Reino Unido implantará tales regímenes como parte de una estrategia nacional de «seguimiento y localización» destinada a identificar y aislar casos del virus.

Por otra parte, un estudio de la universidad de Yale — que sugiere que las nuevas pruebas de saliva son una alternativa «más sensible» que las pruebas de hisopado actualmente administradas por el NHS — ha llevado al optimismo de que las pruebas en el lugar de trabajo del personal asintomático podrían volverse rutinarias, con muestras entregadas a los gerentes de oficina o al personal de recursos humanos para ser enviadas a los laboratorios.

Esta semana, se espera que el sistema de rastreo de contactos del NHS al estilo de Corea del Sur se ponga a prueba en la Isla de Wight. Un portavoz del Ministerio de Educación dijo: “El Ministro de Educación Gavin Williamson no ha establecido una fecha para la reapertura de las escuelas.»

«Las escuelas permanecerán cerradas, a excepción de los hijos de trabajadores esenciales y menores vulnerables, hasta que el asesoramiento científico indique que es el momento adecuado para reabrir y que se hayan cumplimentado las cinco pruebas establecidas por el Gobierno para combatir este virus».

—————-

«Bola de cristal» deja vacíos los hospitales Nightingale

Los hospitales Nightingale están en gran parte vacíos después de que el modelo del Gobierno calculara mal cuántas personas necesitarían tratamiento de cuidados intensivos para Covid-19, según ha informado The Sunday Telegraph.

Médicos e investigadores de la Universidad de Oxford creen que los ministros se volvieron demasiado dependientes de la «observación de bolas de cristal» y los peores escenarios del Imperial College, y han continuado aumentando la capacidad ignorando lo que realmente sucede en los pabellones.

Las proyecciones — publicadas el 16 de marzo por un equipo dirigido por el profesor Neil Ferguson — sugerían que casi un tercio de los mayores de 80 años infectados serían hospitalizados, el 71 por ciento de los cuales necesitaría cuidados críticos.

Al día siguiente, se pidió a los fideicomisos del NHS que se prepararan para posponer todas las operaciones electivas no urgentes desde mediados de abril durante al menos tres meses, para liberar la capacidad de las unidades de cuidados intensivos (UCI). Seis días después, el ministro de sanidad Matt Hancock anunciaba el primer hospital Nightingale en Londres.

Sin embargo un grupo de médicos senior de la UCI — que pidieron guardar sus nombres en reserva para hablar con The Telegraph — cree que los modelos no tuvieron en cuenta que el uso de respiradores rara vez se recomienda para personas mayores, porque son demasiado frágiles para hacer frente a un procedimiento tan invasivo.

«No hay enfermedad en el planeta que signifique que intubaríamos y ventilaríamos al 70 por ciento de los mayores de 80 años, porque no sobreviven, son demasiado frágiles,» dijo un médico de UCI. Los temores de que el NHS se vería abrumado fueron agravados aún más por un segundo artículo del Imperial College publicado el 17 de marzo, que sugiere que Gran Bretaña podría enfrentar 250,000 muertes sin restricciones a gran escala.

Los ministros pasaron rápidamente al confinamiento actual y pidieron un gran aumento en la capacidad de las UCI.

Sin embargo, a medida que el virus alcanzaba su punto máximo en la segunda semana de abril, se puede revelar que solo el 3 por ciento de las personas en UCI tenían más de 80 años, lo que provocó acusaciones de que se había perdido tiempo y dinero en los nueve hospitales de Nightingale con sede en Londres, Birmingham, Manchester, Harrogate, Exeter, Cardiff, Glasgow, Belfast y Bristol.

Las estadísticas del Centro Nacional de Auditoría e Investigación de Cuidados Intensivos han demostrado consistentemente que solo el 10 por ciento de las personas fallecidas por coronavirus fueron admitidas en UCI.

Otro médico dijo que el modelo original que suponía que 7 de cada 10 pacientes hospitalizados mayores de 80 años serían ventilados «estaba tan lejos de la práctica en el mundo real, que era ridículo».

En el pico de la crisis durante el fin de semana de Pascua, cifras del panel operativo del NHS mostraron que el 40.9 por ciento de las camas para casos agudos estaban desocupadas, aproximadamente cuatro veces el número normal, y solo 19 pacientes estaban siendo tratados en el hospital de Londres. Otro médico dijo a The Telegraph: «Ha sido muy claro durante semanas que la mayoría de estos hospitales [tipo Nightingale] no van a tener ni un solo paciente».

Carl Heneghan — profesor de medicina basada en evidencia de la Universidad de Oxford — dijo: «Con un brote, se tiene que seguir respondiendo a los datos que van apareciendo y lo que está sucediendo en el terreno, y no mirar una bola de cristal.»

Anoche, el profesor Ferguson defendió las estimaciones que entregó al Gobierno. Las cifras «reflejan el escenario razonable de planificación del peor de los casos acordado por el SAGE (Grupo Asesor Científico para Emergencias) y el NHS a principios de marzo».

«Las cifras de la demanda de atención médica se basaron en un amplio aporte clínico del NHS y los médicos académicos, incluidos los médicos de UCI,» agregó.

“El subgrupo SAGE involucrado en el desarrollo del peor escenario razonable sabía que a veces se toman decisiones de clasificación con respecto a los mayores de 80 años, pero consideró que los escenarios de planificación destinados a informar la planificación de capacidad en el peor de los casos deberían, por definición, ser conservadores. En una crisis, es mejor tener más capacidad de atención médica de la necesaria, que tener menos.»

Un portavoz del NHS dijo: «El NHS ha tenido que planificar de manera flexible sobre la base de los escenarios de demanda por Covid, actualizados regularmente y encargados a través de SAGE».

————–

Casi la mitad de médicos compró su propio equipo de protección

Casi la mitad de los médicos se ha visto obligada que comprar su propio equipo de protección personal (EPP) o usar suministros donados por organizaciones benéficas o empresas locales, según la encuesta más grande hasta ahora del personal médico de primera línea.

Una encuesta a 16.343 miembros de la Asociación Médica Británica descubrió que el 48 por ciento había comprado artículos de EPP o había recibido una «donación externa … debido a la falta de disponibilidad de suministros de adquisición oficiales del NHS», incluido más de 1 de cada 3 médicos del hospital.

El gremio médico dijo que las cifras cuestionan cómo el Gobierno «de ninguna manera» puede estar cumpliendo dos de las cinco pruebas que Boris Johnson dijo que tendrían que cumplirse antes de cualquier relajación de las medidas de confinamiento. Jenny Harries, subdirectora médica adjunta, reiteró las pruebas en la conferencia de prensa diaria del Gobierno ayer.

Más de la mitad de los médicos (56 por ciento) dijeron que se sentían solo parcialmente protegidos contra la infección por coronavirus en el trabajo, mientras que casi uno de cada diez (9 por ciento) dijeron que no se sentían protegidos en absoluto. Alrededor del 31 por ciento dijo sentirse completamente protegido.

El Gobierno se ha visto sometido a una presión sostenida sobre el suministro nacional de EPP a médicos y trabajadores sanitarios, y los centros hospitalarios han informado que tienen que operar «en la última lona» mientras esperan las entregas de algunos artículos a través de la cadena de suministro nacional.

Más de 100 empleados del NHS y otros trabajadores sanitarios han muerto por coronavirus en Reino Unido.

El doctor Chaand Nagpaul, presidente del consejo de BMA, dijo que uno de cada tres médicos informó que no había suficientes batas.

Los médicos han informado que compran artículos como máscaras faciales y protección para los ojos en internet y en droguerías, ante la escasez de dispositivos específicos. Los médicos de cabecera han recibido gafas protectoras de las escuelas.

El doctor Nagpaul dijo: «El Gobierno tiene cinco pruebas que, según dijo, deben cumplirse para facilitar el confinamiento, la primera de las cuales es ‘asegurarse de que el NHS pueda cubrir la demanda’. Otra prueba clave es la confianza de que los suministros de EPP pueden satisfacer la demanda.»

«Seis semanas después de esta crisis, ¿cómo puede el Gobierno estar seguro de que estas condiciones están cerca de cumplirse, o de que la pandemia está bajo control, cuando las mismas personas en la línea del frente no están a salvo?»

Más de uno de cada tres (38 por ciento) de los médicos de hospital dijeron que compraron artículos de EPP o recibieron suministros como donación externa, en comparación con el 85 por ciento de los médicos de cabecera. En general, el 52 por ciento dijo que había tenido que comprar artículos o depender de donaciones.

Un portavoz del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social dijo: «Estamos trabajando durante todo el día para garantizar que el EPP se entregue lo más rápido posible … y hemos entregado más de mil millones de artículos desde que comenzó el brote. Existe una demanda mundial de EPP, y Lord Deighton está liderando un esfuerzo nacional para aumentar la producción nacional, ampliar la fabricación existente y aprovechar nuevos recursos. Además, el Gobierno tiene una estrategia internacional importante para garantizar que podamos continuar aprovechando la cadena de suministro internacional.»

—————

Nombre de bebé Johnson homenajea a médicos (y sí, tiene el pelo)

Boris Johnson y Carrie Symonds publicaron ayer la primera foto de su bebé, que llevará el nombre de los médicos que ayudaron a salvar la vida de su padre.

Tal vez no sorprenda que — para ser hijo de un primer ministro conocido por su melena rubia — Wilfred Lawrie Nicholas Johnson haya nacido con la cabeza casi llena de cabello rubio. Symonds, de 32 años, publicó en redes sociales una foto acunando a su recién nacido diciendo que «no podría estar más feliz» y que su «corazón está rebosante».

Se entiende que la madre y el bebé ya se encuentran en el número 10 de Downing Street con el Primer Ministro. El bebé también lleva el nombre de su abuelo paterno, Wilfred Johnson — piloto condecorado de la Segunda Guerra Mundial — y el abuelo materno de Symonds, Lewis Lawrence, conocido como Lawrie.

Stanley Johnson, el abuelo del bebé, dijo que estaba «absolutamente encantado». Hablando desde su granja en Exmoor, dijo: «Me alegra que Carrie haya metido a su abuelo allí. Es un buen día para los abuelos.»

Symonds elogió al equipo de maternidad del hospital del University College London por haberlos cuidado «tan bien» cuando dio a luz, el miércoles. La llegada de Wilfred se produjo semanas después de que Johnson fuera dado de alta de la UCI del hospital St Thomas en Londres, donde había sido tratado por coronavirus. Symonds también sufrió síntomas de la enfermedad.

Symonds agregó que el nombre de Nicholas era un homenaje a los doctores Nick Price y Nick Hart, «los dos médicos que salvaron la vida de Boris el mes pasado». El doctor Price es consultor en enfermedades infecciosas y medicina general, mientras que el profesor Hart es el director del Servicio Respiratorio Lane Fox.

Por supuesto, era previsible que el bebé naciera con una espesa mata de cabello rubio. Y al ser presentado al mundo ayer, el bebé de Boris Johnson y Carrie Symonds, Wilfred Lawrie Nicholas Johnson, parece ser un niño de nuestro tiempo.

Envuelto en una manta de bebé de ganchillo color crema, y ​​con solo un ojo cerrado y una pequeña oreja en exhibición, el recién llegado a Downing Street desconocía felizmente el mundo al revés en el que había nacido. Durmiendo pacíficamente en los brazos de su madre, la imagen de Instagram ligeramente borrosa marcó un momento raro y bienvenido de domesticidad. El telón de fondo floral de la blusa de Symonds solo aporta a la inocencia de la instantánea.

Qué reconfortante fue finalmente tener buenas noticias del número 10 de Downing Street en medio de todas las estadísticas deprimentes sobre enfermos y moribundos. No es de extrañar que el Primer Ministro haya citado recientemente a Cicerón, el filósofo romano que una vez concluyó: Dum anima est, spes est, «mientras hay vida, hay esperanza». Después de haber esquivado a la muerte hace menos de un mes, Johnson ahora tiene una nueva vida en sus manos: es padre por sexta vez a la edad de 55 años. Era apropiado, entonces, — considerando todo lo que ha sucedido desde que fue admitido en la UCI del St Thomas el 7 de abril — que la pareja rindiera homenaje a los médicos que ayudaron a salvar la vida del primer ministro.

Además de un guiño a su propia ascendencia, el tercer nombre del bebé, Nicholas, es un doble reconocimiento a los dos doctores Nick, Price y Hart, que trajeron a Johnson del borde de la muerte el mes pasado. El doctor Price es consultor en Guy’s and St Thomas desde 2005 y es el director de infecciones del fideicomiso, mientras que el doctor Hart es director clínico y académico de la unidad de respiración respiratoria Lane Fox que trató a Johnson.

Además de rendir homenaje a esos maravillosos médicos, Symonds, de 32 años, también elogió al personal del hospital del University College London (UCLH) — donde nació Wilfred a las 9 de la mañana del miércoles — diciendo: “Muchas gracias al increíble equipo de maternidad del NHS en UCLH que nos cuidó muy bien. No podría estar más feliz. Mi corazón está rebosante.»

Siendo el tercer bebé nacido de un primer ministro en ejercicio en los últimos 20 años, la publicación en las redes sociales no tuvo algunos de los problemas que pudimos haber asociado con los anuncios de nacimiento de una época pasada. Al igual que cuando el duque y la duquesa de Sussex lanzaron en Instagram la imagen del pie de su bebé Archie, esto tenía la intención de proporcionar un vistazo, no una foto completa. Habiendo guardado ferozmente la privacidad de su relación, no hay forma de que esta pareja de poder político pretenda que su hijo se convierta en propiedad pública. Por lo tanto, parece poco probable que haya una sesión de fotos en los escalones de Downing Street como la que organizaron los Blair con su hijo Leo en 2002, y cuando los Cameron presentaron a su Florence en 2010.

Así que parece que tendremos que esperar para descubrir si esos mechones de cabello rubio se convierten en la paja rubia por la que su padre es famoso desde hace mucho tiempo. ¿Y los otros nombres? Wilfred rinde homenaje al abuelo paterno de Johnson, Osman Wilfred Kemal, descrito por una fuente cercana a la familia como «tipo John Wayne, increíblemente guapo, corpulento y macho; un héroe de guerra, el hombre más atractivo». Se cree que Lawrie se refiere al abuelo materno de Symonds, Lewis Lawrence, que era médico de cabecera.

Dejen salir a mayores de 70 años sanos, dicen médicos

THE SUNDAY TIMES — DOMINGO, 3 DE MAYO DE 2020

Prohibición general a los mayores «discrimina», advierte gremio

El confinamiento debe ser flexibilizado para mayores de 70 años saludables porque mantenerlos dentro daña su salud mental, advirtieron anoche los médicos principales que asesoran a Boris Johnson.

La Asociación Médica Británica (BMA) y el Real Colegio de Médicos Generales (RCGP) intervinieron para decir que la edad por sí sola no determina la capacidad de las personas para llevar a cabo su vida cotidiana cuando el Gobierno comience a relajar las restricciones de confinamiento.

Unos 1,8 millones de «personas clínicamente vulnerables» recibieron la advertencia de que deben permanecer en casa durante al menos 12 semanas, y algunos ministros dijeron incluso que podrían necesitar permanecer en sus hogares hasta que haya una vacuna, lo que podría llevar un año o más.

El consejo se hizo a personas «de 70 años o más independientemente de sus condiciones médicas» y aquellas «menores de 70 años con una condición de salud subyacente».

Sin embargo, en un comunicado, la BMA dijo: «Una prohibición general a cualquier sector de la población sería discriminatoria e inaceptable».

El gremio médico dijo que el Gobierno debe garantizar que «las personas con mayor riesgo de infección estén protegidas», pero agregó: «Esto debe basarse en el riesgo individual que se aplicaría a todas las edades, y no a una edad arbitraria de 60 o 70.»

Anoche, Stanley Johnson — padre del primer ministro británico Boris Johnson — le instó a poner fin a las restricciones a tiempo para su 80 cumpleaños en agosto, en que espera escalar el monte Kilimanjaro para recaudar fondos destinados a la organización benéfica Save the Asian Elephant. «Espero que relajen las restricciones a tiempo,» dijo.

El número de muertos ha llegado ayer a 28.131 — un incremento de 621 — luego que el primer ministro convocara a ministros y asistentes a Downing Street para poner en marcha una estrategia de salida temporal, que debe publicar el jueves. Según los planes, dará a conocer una flexibilización lenta del confinamiento, pero advirtió que se podría imponer un bloqueo localizado más duro donde estallen «puntos críticos» del virus.

Las autoridades solo harán retoques al confinamiento esta semana alentando la reapertura de lugares de construcción, relajando las reglas sobre actividades al aire libre, instando a los ciudadanos a cubrirse la cara en el transporte público, y animando a los trabajadores clave a que envíen nuevamente a sus hijos a la escuela.

Las empresas tendrán tres semanas para preparar espacios de trabajo donde las personas puedan permanecer socialmente distanciadas. Johnson luego presentará propuestas para hacer cambios más grandes a finales de mayo. Así, los alumnos que tienen pruebas o exámenes clave el próximo año (Sats, GCSEs y niveles A), regresarán a la escuela y reabrirán más tiendas como centros los de jardinería y bricolaje. Se pedirá a los oficinistas que hagan jornadas laborales escalonadas, mantengan los comedores cerrados y que trabajen en días diferentes divididos en equipos rojo y azul.

Sin embargo, una encuesta de YouGov para The Sunday Times muestra que solo uno de cada cuatro adultos se sentiría seguro en el trabajo, y que están opuestos a la reapertura de las escuelas en las próximas semanas en 47%, contra 28% que la apoya. 

Una fuente gubernamental de alto nivel dijo: “El plan es obtener el máximo rendimiento económico sin aumentar la tasa de contagio. Nos levantaremos juntos, pero si de repente tenemos una pesadilla particular en un área, intervendremos para hacer más estricto el confinamiento.”

Médicos, académicos, políticos, organizaciones benéficas y celebridades han pedido al Gobierno que no trate a los mayores de 70 años de manera diferente al resto de la población.

Martin Marshall, presidente del RCGP, advirtió que un bloqueo prolongado «afectaría la salud física y mental» de los mayores de 70 años y que la edad por sí sola no era la mejor manera de decidir «quién debería aislarse y en qué medida, durante la próxima etapa del confinamiento».

“Los médicos de cabecera están descubriendo que muchos pacientes que actualmente están ‘protegiéndose’ están expresando preocupación por su capacidad de continuar con un aislamiento extremo durante un largo período, y esto debe tenerse en cuenta a medida que se formulan los planes sobre cómo continuará el confinamiento,» dijo.

La baronesa Ros Altmann — exministra de pensiones y defensora pública los trabajadores de más edad — lidera esta rebelión dentro del Partido Conservador.

“Mucha gente ha estado enviando correos electrónicos a parlamentarios, ministros y al primer ministro expresando su indignación. Puede haber una batalla en el corazón del Gobierno sobre cómo lidiar con este tema terriblemente difícil. Hay algunos, me temo, que presionan por un confinamiento basado en la edad,” afirmó.

Eileen Burns — expresidenta de la Sociedad Británica de Geriatría — dijo que si bien existen razones para que personas mayores frágiles estén protegidas por más tiempo, aquellos que estaban libres de enfermedades subyacentes podrían no estar preparados para sacrificar «uno de los preciosos años que les quedan con la remota posibilidad de no contraer el virus».

Por su parte, Sir Muir Gray — consultor en salud pública para el NHS y profesor de atención primaria de la salud en la Universidad de Oxford — advirtió que un confinamiento prolongado podría crear problemas médicos para los ancianos, a través del «síndrome de descondicionamiento», una serie de eventos físicos y emocionales después de una lesión o trauma psicológico.

«Si hay una reducción en la actividad física, cognitiva y emocional, tendrá un impacto adverso en las personas a partir de ahora, continuará después del confinamiento y aumentará el riesgo de demencia y fragilidad,» afirmó.

Lord Gus O’Donnell — exministro del gabinete y economista del comportamiento — dijo: «No veo ninguna razón para encerrar a los mayores de 70 años por más tiempo con el argumento de evitar que transmitan el virus a otros.»

«Si impusiéramos reglas basadas completamente en el riesgo personal, seríamos más duros con los hombres, las minorías étnicas, los no fumadores y aquellos con otros problemas de salud relevantes.»

El explorador Sir Ranulph Fiennes, de 76 años, también ha agregado su voz al coro de desaprobación entre los mayores de 70 años. «Si dicen arbitrariamente que los mayores de 70 años seremos tratados por la fuerza de manera diferente a los demás en lugar de ser informados de esto, ciertamente prefiero que me encierren en prisión a que me encierren en mi casa,» dijo. «Esta cosa, de la que estamos hablando ahora, es muy, muy poco británica.»

Caroline Abrahams — directora de la entidad benéfica Age UK — advirtió que el aislamiento ya estaba afectando a los ancianos: “Estamos escuchando historias desgarradoras de personas que están desesperadamente solas, y que ya están al borde de un ataque de nervios como resultado del confinamiento.»

Sin embargo, el economista y científico del comportamiento Andrew Oswald advirtió que las personas mayores no son conscientes del peligro en el que se encuentran. Oswald, profesor de la Universidad de Warwick, dijo: “Más de 1.000 personas han muerto en este país sin condiciones de salud subyacentes.»

Según un documento que coescribió, si el Gobierno aplica una estrategia general de salida, las muertes de personas de 70 años serían 75 veces más altas que para las de 20 años; para los de 60 años serían 50 veces más grandes, y para los de 50 años serían 20 veces más altos.

La encuesta de YouGov encontró que el 57% piensa que los mayores de 70 años y las personas vulnerables deberían continuar aislados una vez que finalice el confinamiento.

En una conferencia de prensa en Downing Street, el ministro de comunidades Robert Jenrick dijo que los ministros intensificarán esfuerzos para ayudar a los ancianos y vulnerables confinados en sus hogares, pero no dijeron cuándo se les dejaría salir.

«Esto es muy difícil para las personas a las que hemos pedido que se queden en casa. Queremos ofrecerles la esperanza de que podamos volver a la normalidad. Vamos a hacer todo lo posible para apoyarlos,» dijo.

En otros sucesos:

● Los ministros anunciaron un fondo de £76 millones para ayudar a las víctimas de violencia doméstica, que ha aumentado como resultado del confinamiento.

● Jenrick dijo que el Gobierno estaba considerando solicitudes de ayuda de aerolíneas en dificultades.

● Los científicos del Gobierno están investigando si el alto número de muertos en Gran Bretaña es el resultado de la crisis de obesidad, después de que se descubriera que la proporción de pacientes gravemente obesos en cuidados intensivos con CV-19 es el doble de la proporción de personas gravemente obesas en la población general.

——————–

Agradeciendo al NHS, debuta un nuevo Johnson

Su mayor héroe se llama Winston, pero la mirada de Boris Johnson fue más doméstica para, junto a su novia Carrie Symonds, poner de nombre Wilfred a su primer hijo.

Symonds ha publicado la primera foto del recién nacido en su cuenta de Instagram, y reveló que le llamarán Wilfred Lawrie Nicholas Johnson por los dos abuelos de la pareja y los dos médicos que recientemente aseguraron que el primer ministro británico viviera para ver el nacimiento de quien es, al menos, su sexto hijo.

Al declarar «mi corazón está rebosando de alegría», Symonds, de 32 años, escribió que se llamaba «Wilfred por el abuelo de Boris y Lawrie por el mío, y Nicholas por los doctores Nick Price y Nick Hart — los dos médicos que salvaron la vida de Boris el mes pasado.» También agradeció al «increíble equipo de maternidad del NHS, que nos cuidó tan bien. No podría estar más feliz».

——————–

Científicos desafían al Gobierno con consejo rival sobre el Covid-19

El exasesor científico en jefe del Gobierno está convocando a un panel rival de expertos para ofrecer consejos sobre cómo facilitar el confinamiento.

Mañana, Sir David King presidirá la primera reunión de este grupo, diseñada para actuar como una alternativa independiente al Grupo de Asesoría Científica para Emergencias (SAGE).

La medida se produce después de semanas de inquietud sobre la transparencia de la toma de decisiones de SAGE. Se ha descubierto que 16 de los 23 miembros conocidos del comité — que se reúne en secreto — son empleados del Gobierno.

El grupo independiente transmitirá en vivo en YouTube y tomará evidencia publicada por expertos globales. Su objetivo es presentar al Gobierno un «consejo sólido e imparcial», y algunas políticas basadas en evidencias, para hacer frente a la pandemia de Covid-19.

La agrupación presentará formalmente sus recomendaciones al comité selecto de sanidad y asistencia social, lo que aumentará la presión sobre Boris Johnson mientras elabora la estrategia gubernamental de desescalamiento.

————–

Kim vuelve a la luz pública con marca en la manga

Después de tres semanas de ausencia pública en que se informó que estaba muerto, gravemente enfermo, recuperándose de una cirugía cardíaca, escondiéndose del coronavirus o planeando su próximo movimiento nuclear Kim Jong-un, dictador de Corea del Norte, ha reaparecido.

Los medios estatales del país estuvieron dominados ayer por imágenes y filmaciones de un jovial Kim inaugurando una planta de fertilizantes — que también puede producir uranio para ojivas nucleares.

La importancia de la ubicación, la fecha y los acompañantes de Kim — para lo que Corea del Norte sabía que sería un momento de escrutinio en todo el mundo — fueron elegidos claramente con la mayor precisión simbólica.

Vestido con un traje negro estilo Mao, el líder norcoreano salió de la reclusión en uno de los proyectos más destacados de su régimen, el complejo de fertilizantes de fosfato Sunchon, ubicado a 30 millas al norte de Pyongyang.

————-