Revelan verdadero saldo mortal de 40.000 y Rishi respalda fondo de £3 millones para pequeñas empresas

Image

METRO — MIÉRCOLES, 13 DE MAYO DE 2020

Trabajadora ferroviaria de primera línea entre las últimas víctimas

El saldo mortal por coronavirus en Reino Unido ha pasado las 40.000 personas según cifras, siendo una trabajadora ferroviaria — fallecida luego de recibir un escupitajo en la cara de parte de un pasajero que decía tener el Covid-19 — una de las últimas víctimas.

El virus ya había sido vinculado a 38.355 fallecimientos hasta el 1 de mayo, de acuerdo a nuevas estadísticas que incluyen información de certificados de defunción.

La cifra es significativamente más alta que el recuento oficial de 32.692 reportados por el Gobierno ayer. De ese modo, tomando en cuenta el incremento en el saldo oficial desde el 1 de mayo, el probable total general es ahora de por lo menos 40.297.

Las sombrías cifras trascendieron luego de que la policía empezara a investigar la muerte de Belly Mujinga, verificadora de billetes en la estación Victoria en el centro de Londres.

La madre de un niño estaba trabajando en el salón principal de la central ferroviaria cuando un hombre se acercó a ella y su compañera escupiendo y tosiendo sobre ellos.

Ambos trabajadores enfermaron días después y trascendió que Mujinga, de 47 años, falleció en el hospital el mes pasado.

El portavoz oficial de Boris Johnson dijo anoche: «Es despreciable que un trabajador esencial sea atacado de esta manera mientras sirve al público que viaja.»

La policía de transporte británica está buscando al sospechoso, siete semanas después, en medio de rumores de que las autoridades del operador ferroviario Govia Thameslink Railway (GTR) inicialmente no llamaron a los servicios de emergencia por el incidente, a pesar de la solicitud de Mujinga.

Su esposo, Lusamba Gode Katalay, describió cómo el sospechoso se acercó a Mujinga y le escupió en la cara.

“El hombre le preguntó qué estaba haciendo, por qué estaba allí, y ella dijo que estaban trabajando. Les dijo que tenía el virus y les escupió. Se lo informaron a su supervisor. Luego Belly llegó a casa y me contó todo.»

Katalay dijo que su esposa había tenido una operación hace cuatro años y tenía problemas respiratorios subyacentes. Una semana después del incidente, comenzó a sentirse enferma y fue ingresada en el hospital el 2 de abril.

«Esa fue la última vez que la vi,» dijo Katalay. «Nos dijimos uno a otro ‘cuídate’, y que Dios está a cargo.»

«Hicimos un video de WhatsApp en el hospital, pero luego no volví a saber de ella. Pensé que podría estar dormida, pero el médico me llamó para decirme que había muerto.»

Hasta el momento, 42 trabajadores de Transport for London (TfL) han muerto por Covid-19, además de 10 empleados de Network Rail.

————

Foto superior: el canciller británico Rishi Sunak apoya el fondo de £3 millones que apoya el diario Metro para ayudar a las pequeñas empresas, mientras altos cargos empresariales saludan la vital medida que respaldará a las empresas en dificultades usando presupuestos de publicidad.

Johnson: ‘Usa tu sólido y buen sentido común británico’

THE DAILY TELEGRAPH — MARTES, 12 DE MAYO DE 2020

Primer ministro defiende su estrategia mientras críticos afirman que reglas son confusas y contradictorias

Boris Johnson ha instado anoche al público a «utilizar su sólido y buen sentido común británico» para interpretar sus nuevas reglas de confinamiento, después de enfrentar una avalancha de preguntas y confusión sobre su estrategia.

El mandatario británico dijo que entendía porqué algunas personas habían quedado «perplejas» por las instrucciones, mientras era instado anoche por el mismo público a aclarar las reglas.

Se le pidió que explicara cómo puede ser «lógico» que las personas se mezclen en sus centros de trabajo pero no con los miembros de su familia, y cómo los padres podrían seguir su mantra de «regreso al trabajo» si las escuelas aún no estaban abiertas.

También se preguntó a Johnson porqué los ciudadanos en Escocia, Gales e Irlanda del Norte debían seguir sus reglas cuando los líderes de dichas administraciones delegadas se habían negado a adoptar la estrategia.

Al defender los cambios en el Parlamento, Johnson dijo que habría «innumerables situaciones hipotéticas» en las que las personas se enfrentarían a la «complejidad» de las nuevas reglas, pero agregó: «Sé que el público británico continuará ayudando a la policía, y a todos, en el cumplimiento de estas reglas … al seguir aplicando el sólido y buen sentido común británico.»

Johnson expuso su nueva estrategia para aliviar el confinamiento el domingo por la noche, y ayer el Gobierno publicó una explicación de 51 páginas sobre cómo se levantarán gradualmente las restricciones titulada Nuestro plan para reconstruir, en el que Johnson advierte que tal vez nunca haya una vacuna contra el coronavirus, lo que significa que la sociedad podría estar en una lucha de «largo recorrido».

A partir de mañana, se permitirá a las personas encontrarse con otra persona de otro hogar en un espacio público al aire libre siempre que se mantengan a dos metros de distancia. Significa que amigos y parientes podrán encontrarse en parques o playas, pero seguirá siendo ilegal que cualquiera se encuentre con dos personas al mismo tiempo, lo que significa que no se permitirá que los hijos vean a sus dos padres a la vez — incluso con distanciamiento social. Seguirá siendo ilegal visitar a las personas en su domicilio, aunque solo sea para sentarse en su jardín a dos metros de ellos.

Parlamentarios conservadores han admitido que las reglas parecen «contradictorias» mientras Sir Keir Starmer, el líder laborista, dijo que habían «causado confusión». Hasta el ministro de exteriores Dominic Raab parecía ignorar lo que significaban las nuevas reglas, al realizar una serie de entrevistas con la prensa ayer diciendo que estaba bien que la gente se encontrara con sus padres al mismo tiempo, solo para que Downing Street emitiera una firme aclaración de que no es así.

Más tarde, Johnson dijo que los científicos estaban estudiando la posibilidad de permitir que interactúen los residentes de dos domicilios para permitir que las familias se reúnan — siguiendo el enfoque de «burbuja» al estilo de Nueva Zelanda para el distanciamiento social — pero no pudieron decir cuándo podría aplicarse.

El Primer Ministro también anunció que las multas para las personas que infrinjan las reglas de distanciamiento social aumentarán — comenzando en £100 y alcanzando los £3.600 para reincidentes — bajo las nuevas leyes que se firmarán mañana.

Admitió que el transporte público «simplemente no tendrá la capacidad» para un gran número de viajeros, lo que significa que «la gente realmente debe pensar en alternativas» como conducir, ir en bicicleta o caminar al trabajo.

Johnson dijo que si los padres que no son trabajadores esenciales tienen hijos a los que todavía no se les permite regresar a la escuela, deberían considerar que eso es una «barrera obvia» para su vuelta al trabajo.

Dijo que estaba «seguro de que los empleadores estarán de acuerdo con eso», sugiriendo que deberían seguir pagando al personal que no pueda trabajar debido a la gestión del cuidado de sus hijos.

Anoche se supo que las reglas de confinamiento podrían aliviarse en unas partes del país antes que en otras, ya que el documento decía que no sería justo tratar a Cornwall y Newcastle de la misma manera si tuvieran diferentes tasas de infección.

Johnson también se vio obligado a defender el nuevo eslogan Stay Alert (‘Mantente alerta’), confesando que era difícil buscar un mensaje que fuera tan «gloriosamente simple» como el de la campaña anterior, Stay Home (‘Quédate en casa’).

Bajo la flexibilización de las reglas anunciada ayer las personas podrán jugar golf, tenis y otros deportes al aire libre sin contacto con un amigo o pariente, y podrán conducir distancias ilimitadas para disfrutar de excursiones de día completo a lugares turísticos de Inglaterra siempre que no se quedan a pasar la noche. No estará permitido conducir hacia Escocia ni Gales, donde dicha actividad está prohibida.

Frente a las preguntas de los miembros del público en la conferencia de prensa de Downing Street anoche, Johnson tuvo que encajar la pregunta de una profesora de nombre Natasha: “¿Cómo es lógico que yo, que soy maestra de escuela primaria, pueda mezclarme con los niños que vuelven a clases, mientras tengo prohibido ver a mis parientes?» Johnson dijo que esa era una «pregunta legítima».

También se le preguntó porqué había sido «tan vago» en sus explicaciones, porqué las familias no podían reunirse en los parques, y si entendía porqué la gente estaba «perpleja». Johnson respondió «entiendo lo que quieres decir», y agregó: «¿Puede uno reunirse con tantos miembros de una familia? Nuestra respuesta es que eso es ir demasiado lejos.»

En su propio discurso televisado de anoche, Sir Keir dijo: «Lo que necesitábamos del Primer Ministro era claridad y tranquilidad […] El Primer Ministro dijo que estaba estableciendo una hoja de ruta, pero si vamos a completar el viaje con seguridad una hoja de ruta necesita instrucciones claras.»

Por su parte, parlamentarios conservadores admitieron que la estrategia había causado confusión, en parte porque Johnson había esbozado algunas partes el domingo sin publicar ningún detalle hasta casi 20 horas después. Un parlamentario de alto rango dijo: “Debieron haberlo hecho todo en un día. Los ministros no fueron informados. Si cometen errores como este, tienen que aclararlos.»

Otro parlamentario admitió que las nuevas reglas parecían «contradictorias» en algunos puntos y una fuente del Gobierno admitió que «las personas podrán encontrar lagunas si las buscan, pero entienden lo que estamos tratando de hacer».

Tobias Ellwood, presidente conservador del comité de defensa selecto de la Cámara de los Comunes, dijo: «Que las órdenes y comunicaciones sean claras es vital en la gestión de una crisis, pero aún más crítico cuando se pasa de una fase a otra y se emiten nuevas instrucciones.»

Por otra parte, los juicios con un jurado se reanudarán a partir del próximo lunes con adaptaciones especiales para mantener el distanciamiento social en los tribunales.

Todos los nuevos juicios habían sido suspendidos el 23 de marzo, y había una creciente preocupación por la acumulación de casos criminales.

Después de llevar a cabo evaluaciones de seguridad, Lord Burnett, Lord Juez en Jefe, ha anunciado que se permitirá que un número limitado de casos comience la próxima semana en tribunales seleccionados, incluso en el Old Bailey de Londres y la Corte de la Corona de Cardiff.

Los juicios continuarán con 12 miembros del jurado, a pesar de sugerencias anteriores por las que el número de jurados podría reducirse por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial.

Los miembros del jurado serán sentados garantizando que se cumplan las pautas de distanciamiento social, y es probable que los casos se transmitan en vivo a otras salas del tribunal en el mismo edificio para permitir que periodistas y otras partes interesadas vean los procedimientos de manera segura.

La decisión se produce después de una evaluación del Grupo de Trabajo de Juicios con Jurado, en conjunto con Public Health England and Wales.

Lord Burnett dijo: «Es importante que la administración de justicia continúe funcionando, siempre que sea posible, en un entorno que sea consistente con la seguridad de todos los involucrados.»

Además de los dos tribunales en Londres y Cardiff, otros en todo el país se están sometiendo a evaluaciones de seguridad para permitir un aumento gradual en el número de casos.

El ministro de justicia Robert Buckland dijo estar «extremadamente agradecido con el Lord Juez en Jefe, con toda la judicatura, los profesionales del derecho, personal de la corte y colegas de todo el sistema de justicia penal por su decisión y determinación en las discusiones para llevarnos a este punto».

«Unirnos en este espíritu de colaboración asegurará que la justicia se pueda seguir impartiendo de manera segura para todos los usuarios de la corte.»

En respuesta al anuncio, Amanda Pinto QC — presidenta del Colegio de Abogados que representa a 18.000 abogados en Inglaterra y Gales — dijo: “Es muy alentador ver que los juicios con jurado comenzarán nuevamente desde mediados de mayo.»

“Los juicios con jurado son esenciales para nuestro sistema de justicia penal y para el estado de derecho.»

“Es tranquilizador que los esfuerzos para reiniciar los juicios con jurado empleen un enfoque tan minucioso y cauteloso, que priorice medidas prácticas para garantizar la seguridad de todos los involucrados en la ejecución de la justicia penal.»

Johnson ‘no da una dirección clara’ a la salida del confinamiento

THE GUARDIAN — MARTES, 12 DE MAYO DE 2020

Líder laborista Keir Starmer encabeza críticas a nueva política de ‘estar alerta’

Keir Starmer ha acusado al primer ministro británico de no haber dado al público ‘instrucciones claras’ sobre el camino de la crisis del coronavirus ayer lunes, mientras el Gobierno luchaba por responder a un aluvión de preguntas sobre el nuevo consejo de «mantenerse alerta».

Boris Johnson fue cuestionado por el líder laborista, parlamentarios y miembros del público sobre las ambigüedades y contradicciones en las nuevas directrices del Gobierno.

Starmer ha apoyado ampliamente el enfoque gubernamental para hacer frente a la crisis pero ha arreciado en sus críticas en los últimos días, ante lo que los laboristas consideran mensajes mixtos sobre los próximos pasos a seguir.

«Lo que necesitábamos del primer ministro anoche era claridad y tranquilidad,» dijo. «El primer ministro dijo que estaba estableciendo una hoja de ruta, pero si queremos hacer el viaje de manera segura, una hoja de ruta necesita instrucciones claras.»

Johnson transmitió su mensaje a la nación el domingo por la noche instando al público a «mantenerse alerta», pero los detalles completos de los cambios planeados no se publicaron hasta el lunes por la tarde.

Después de un día de confusión sobre qué implicaba exactamente el mensaje, con ministros y parlamentarios dando respuestas aparentemente contradictorias al defender la política en los medios de comunicación, el primer ministro admitió que el mensaje se había vuelto más complejo que el lema de «quedarse en casa y salvar vidas», vigente durante las últimas seis semanas.

Dijo que el Gobierno ahora confiaba en que la gente usara su sentido común y reiteró el mensaje de «mantenerse alerta» al decir que era similar al que estaba usando el presidente francés, Emmanuel Macron: «Sauvez des vies, restez prudents» (‘salva vidas, mantén la prudencia’).

Pooja — una de las personas del público que tuvo la oportunidad de formular preguntas al primer ministro en la conferencia de prensa del lunes — le preguntó porqué había sido «tan vago» al precisar quiénes debían volver a trabajar.

Otra persona, una maestra de escuela primaria llamada Kate, le preguntó porqué podía mezclarse con los niños a los que enseña pero no con los miembros de su propia familia.

Dominic Raab había sugerido anteriormente que a partir del miércoles sería aceptable que alguien se encontrara con sus padres en un parque. Pero Johnson le contradijo, diciendo: «Tienes que hacerlo uno por uno y al aire libre.»

Starmer dijo que la pregunta más importante que el Gobierno no había respondido con claridad era: «¿Cuándo podremos ver a nuestros seres queridos nuevamente?»

Asimismo, dijo en la Cámara de los Comunes: «Ahora no hay consenso sobre mensajes ni sobre políticas entre el Gobierno de Reino Unido y los de Gales, Escocia e Irlanda del Norte, no es algo que [Johnson] quisiera ver, pero ahora estamos en esa tesitura que plantea serias preocupaciones, con un peligro real de mantenernos en desacuerdo.»

«Lo que el país necesita en este momento es claridad y tranquilidad, y de momento ambos son muy escasos.»

El exministro del gabinete conservador David Davis — crítico del confinamiento — dijo que, al levantarlo, «el Gobierno debería pensar tanto en las familias como en la economía».

En otros sucesos del lunes:

  • El Gobierno anunció que recomendaría al público que lleve protección facial en lugares donde no puedan distanciarse de los demás.
  • Johnson dijo que el confinamiento podría reimponerse rápidamente en un área local en particular si se detecta un nuevo brote.
  • Los sindicatos acogieron con beneplácito los cambios en la guía de riesgos laborales para reabrir los centros de trabajo, diciendo que se estaban «moviendo en la dirección correcta».
  • Los científicos Chris Whitty y Sir Patrick Vallance eludieron la pregunta de si habían aprobado el eslogan de «mantenerse alerta», diciendo que no eran expertos en comunicaciones.

En su «Plan para Reconstruir» de 60 páginas, el Gobierno ha expuesto detalles de lo que llamó la «segunda fase» de su enfoque para tratar con el virus. Descrito como una «hoja de ruta indicativa», sugiere fechas en que una mayor parte de la economía puede reabrir, pero subraya que dependen de los datos.

Vallance dijo que él y sus colegas habían «apoyado firmemente la condicionalidad» del enfoque del Gobierno, y que cada paso tendría que estar basado en la ciencia, no «basado en las fechas».

Se permitirán más actividades al aire libre, y se alentará activamente a que más personas que no pueden trabajar desde casa regresen a sus centros de trabajo.

Aún así, el Gobierno dijo al mismo tiempo que se impondrían «controles más inteligentes» para ayudar a que más áreas de la economía se reabrieran cuando sea posible.

Estos incluyen el uso de revestimientos faciales, alentar al público a lavar su ropa regularmente y cambios en las prácticas laborales, incluido el trabajo desde el hogar siempre que sea posible, reducir el contacto cara a cara y mejorar la ventilación.

Se espera que las medidas se conviertan en una «nueva normalidad» hasta que se pueda encontrar una vacuna o tratamiento eficaz para el virus.

Dirigiéndose a los parlamentarios sobre los planes del Gobierno, Johnson insistió en que Reino Unido debería seguir enfrentando la crisis como una unidad, a pesar de las sugerencias de los gobiernos galés y escocés de que el mandatario abandonó imprudentemente el mensaje «quédate en casa» demasiado pronto.

«Es posible que diferentes partes de Reino Unido necesiten permanecer en confinamiento total por más tiempo, pero cualquier divergencia debe ser solo a corto plazo porque, como primer ministro de Reino Unido, no tengo dudas de que debemos vencer esta amenaza y enfrentar juntos el desafío de la recuperación,» dijo.

También hubo confusión sobre cuándo entrarían en vigencia los últimos cambios. Johnson pareció sugerir el domingo que tendrían efecto inmediato.

Sin embargo Raab — quien fue enviado a explicar el enfoque del Gobierno el lunes cuando los trabajadores en Londres se aglomeraban en el metro — dijo que no comenzarían hasta el miércoles, una vez que los empleadores hayan recibido nuevas instrucciones sobre cómo trabajar de manera segura.

El lunes por la noche, se publicaron nueve tomos de nuevas indicaciones para lugares de trabajo “seguros contra el Covid”, después de varios días de consultas con sindicatos y grupos empresariales.

El Congreso de Gremios y Sindicatos (TUC) había rechazado un borrador anterior de estas indicaciones diciendo que habían sido redactadas con demasiada ligereza, pero su secretaria general, Frances O’Grady, dijo que eran «un paso en la dirección correcta».

“Todos los empleadores ahora deben realizar y publicar evaluaciones de riesgo en consulta con los sindicatos y sus fuerzas laborales. Después de la confusión de los últimos días, los trabajadores solo se sentirán seguros si el Gobierno y los empleadores actúan ahora para hacer que el trabajo seguro sea una realidad en todos los centros de trabajo,” dijo.

Más tarde, Johnson insistió en que nadie debía regresar a un centro de trabajo inseguro y que habría «inspecciones puntuales» para garantizar el cumplimiento por parte de los empleadores.

«Al decir que las personas que no pueden trabajar desde casa ahora deben ir a trabajar, somos absolutamente categóricos sobre su lugar de trabajo; su lugar de trabajo debe ser seguro, debe estar seguro contra el Covid,» dijo. «Los empleadores no podrán salirse con la suya obligando a las personas a trabajar en condiciones que no sean seguras respecto al Covid.»

————-

Trabajadores varones mal pagados tienen más probabilidades de morir por Covid-19

Los hombres con trabajos manuales y mal pagados enfrentan un riesgo mucho mayor de morir por coronavirus que los trabajadores con salarios más altos, según cifras oficiales.

Hay cuatro veces más probabilidades de morir por el virus para hombres en trabajos poco calificados que para hombres en ocupaciones profesionales, mientras que las mujeres que trabajan como cuidadoras tienen el doble de probabilidades de morir que las que desempeñan funciones profesionales y técnicas.

Los datos han provocado pedidos de instrucciones claras para empleadores y empleados, ya que el Gobierno ahora insta a que quienes no puedan trabajar desde sus hogares regresen a su lugar de trabajo.

Los varones en puestos poco calificados tienen casi cuatro veces más probabilidades de morir de coronavirus que los profesionales, con 21.4 muertes por cada 100.000 personas, en comparación con 5.6 entre los trabajadores especializados.

Según el análisis de muertes por Covid-19 en Inglaterra y Gales hasta el 20 de abril hecho por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) son los guardias de seguridad, trabajadores asistenciales, trabajadores de construcción, operarios de la planta, limpiadores, taxistas, conductores de autobús, cocineros y trabajadores de centros comerciales quienes corren un mayor riesgo de morir.

John Phillips, secretario general interino del sindicato GMB, dijo que las cifras eran «horribles». «Si uno tiene un salario bajo y está atravesando la crisis de Covid-19, es más probable que muera; así de crudas son estas cifras. Los ministros deben pausar cualquier regreso al trabajo hasta que se establezcan pautas, asesoramiento y aplicación adecuados para mantener a las personas seguras,” dijo.

Entre las personas en edad de trabajar, los hombres (9.9 muertes por cada 100.000) tienen un mayor riesgo de morir por el virus que las mujeres (4.2 por 100.000).

Los hombres que trabajan como guardias de seguridad tienen una de las tasas de mortalidad más altas, con 45.7 muertes por cada 100.000, seguidos por taxistas y choferes (36.4), conductores de autobuses y autocares (26.4), chefs (35.9) y asistentes de ventas y minoristas (19.8).

Los hombres que trabajan como operarios de procesos, plantas y máquinas tienen una tasa de 37.7 y los trabajadores de construcción poco calificados, a quienes se permitió trabajar durante todo el cierre, una tasa de 25.9.