Británicos pagarán 7€ para entrar a Europa — aunque Reino Unido ‘no planea’ reciprocidad

Crédito: Ken Douglas / flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Viceministra descarta cobrar a visitantes de la UE luego de que Bruselas confirmara la medida

Los turistas británicos que viajen a Europa pagarán alrededor de £6,20 después de que la UE publicara una propuesta de tarifas y formularios de seguridad similares a un visado.

La Comisión Europea ha confirmado que planea cobrar a los visitantes una tarifa de 7€ al presentar su Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes (ETIAS), antes de finales de 2022.

La tarifa afectará a todos los visitantes provenientes de países exentos de visado — como Reino Unido — que quieran viajar a los estados de la UE y cualquier otro país en el espacio Schengen, sin cruzar fronteras.

A pesar de ello, el Gobierno británico ha dejado en claro que no planea imponer una tarifa recíproca para quienes lleguen desde la UE o los países Schengen.

“Creo que no tenemos planes de hacer eso,” dijo la viceministra de educación Michelle Donelan a LBC el miércoles. “Ya hemos delineado nuestros planes de visado.”

Las nuevas tarifas y formularios tipo visado para viajeros de Reino Unido y otros países debían entrar en vigor a fines de 2021, pero la UE ha aplazado estos planes un año.

Según el nuevo sistema — basado en el Sistema Electrónico de Autorización de Viajes (ESTA) de Estados Unidos — los pasajeros deberán completar un formulario de solicitud en internet antes de viajar.

Después de que se les pida responder a preguntas de seguridad y aportar datos personales, los nombres de los pasajeros se compararán con bases de datos de la policía y los resultados se enviarán por correo electrónico.

Al describir sus planes, la Comisión Europea aseguró que su nuevo programa ETIAS será “simple, rápido y asequible” para todos los turistas que visiten el espacio Schengen europeo.

“Los ciudadanos de fuera de la UE exentos de visa solo necesitarán unos minutos para completar una solicitud en internet que, en la gran mayoría de los casos — deseablemente, más del 95 por ciento — dará como resultado la aprobación automática,” dijo un portavoz de la Comisión de la UE. .

“El proceso será simple, rápido y asequible: la autorización ETIAS costará 7€, que será una tarifa única, y tendrá una validez de 3 años y para múltiples entradas.”

La Comisión dijo que en “un limitado número de casos” — donde se necesiten más controles sobre el viajero — la autorización podría tardar hasta 30 días.



Artículo de Adam Forrest
Publicado/actualizado en The Independent el miércoles, 4 de agosto de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.independent.co.uk/news/uk/politics/uk-euro-travel-fee-eu-b1896562.html

Trabajadores mayores ‘tienen el deber’ de volver a la oficina para enseñar a los más jóvenes

Crédito: Jeff Moore / IMF / flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Personal tiene la ‘obligación’ de transmitir sus conocimientos

Los trabajadores de más edad han recibido la invocación de regresar a su lugar de trabajo, ya que tienen la “obligación” de transmitir sus conocimientos y habilidades a los empleados más jóvenes.

La viceministra de aprendizaje británica Gillian Keegan también ha instado hoy martes a que las empresas aprovechen el verano para ‘acelerar’ el regreso del personal a la oficina, haciendo hincapié en que muchos empleados jóvenes habían perdido cruciales experiencias de desarrollo en sus puestos de trabajo al trabajar desde casa.

“Los jóvenes no han construido todo ese capital social, no han resuelto todas estas cosas sobre el lugar de trabajo,” declaró a TalkRadio.

“Tienen muchas ganas de entrar, están realmente desesperados por entrar. Y, por supuesto, uno no puede entrar y sentarse solo; tiene que estar ahí con gente de la que pueda aprender.”

Keegan — de 53 años, quien comenzó a trabajar como aprendiz en una subsidiaria de General Motors a los 16 antes de trabajar en los sectores de la industria, banca e informática — agregó: “Todos nosotros recordamos a todas las personas de quienes aprendimos de toda nuestra carrera, y eso también es importante para los jóvenes. Tenemos la obligación de transmitir nuestros conocimientos, nuestras habilidades, nuestros talentos para nutrir a las personas, para guiarlas. Eso sigue siendo una parte importante y hay un límite en cuanto a lo que se puede hacer frente a una pantalla.”

La viceministra cree firmemente que el trabajo flexible continuará después de que millones de personas hayan trabajado desde casa durante la pandemia de Covid-19.

“Sin embargo, ya hemos dicho que es seguro volver a la oficina,” agregó.

Presionada en la Radio LBC a confirmar si el Gobierno ahora está indicando a los trabajadores regresar a las oficinas, Keegan — representante de Chichester ante el Parlamento — dijo: “No. Lo que estamos diciendo es que es seguro volver a la oficina, y hemos instado a las empresas a utilizar el verano para comenzar gradualmente a preparar a las personas que volverán a la oficina.

“Pero, por supuesto, las empresas decidirán, no les decimos qué hacer. Decidirán entre el trabajo flexible y cuántas personas volverán a la oficina, pero nosotros les estamos diciendo que es seguro hacerlo.”

Sin embargo, el Gobierno está bajo una presión creciente para hacer que los funcionarios públicos vuelvan a Whitehall, porque eso alienta a más empleados del sector privado a regresar a sus lugares de trabajo. Keegan calculó que alrededor del 20 al 25 por ciento del personal del Departamento de Educación está en la oficina algún día en este momento.

“He estado en la oficina cuatro días a la semana desde junio del año pasado, al igual que muchos de nosotros, porque obviamente hemos tenido que navegar por estas decisiones muy difíciles durante la pandemia. Muchos de los funcionarios públicos también han regresado ahora, cada vez son más y, francamente, todos están emocionados de volver. Creo que hemos predicado con el ejemplo,” dijo a Times Radio.

Sin embargo, Ruth Duston de Primera Corporation — que administra nueve Distritos de Mejoramiento Comercial del centro de Londres — dijo: “El regreso en mayor número de trabajadores de los departamentos del Gobierno y funcionarios públicos apoyarían nuestro objetivo de que los trabajadores vuelvan al lugar de trabajo. Pero más que eso, necesitamos un mensaje más claro del Gobierno sobre el trabajo flexible. El simple hecho de dejarlo en manos de las empresas generará confusión […] Los trabajadores volverán a la oficina, aunque de forma gradual, pero debemos evitar a toda costa liberalizar esta decisión.”

Rishi Sunak también ha destacado los beneficios de que los jóvenes regresen a las oficinas para desarrollar sus carreras.

El canciller británico contó cómo todavía hablaba con los mentores de quienes aprendió en el pasado.

“Dudo que hubiera adquirido estas sólidas relaciones si estuviera haciendo mi beca, o la primera parte de mi carrera, usando [Microsoft] Teams y Zoom,” dijo en una entrevista con LinkedIn News.

El consejo actual del Gobierno dice: “Si bien el Gobierno ya no da instrucciones a las personas para que trabajen desde casa si pueden, el Gobierno espera y recomienda un regreso gradual durante el verano.”

Se espera que muchas empresas permitan a los empleados continuar trabajando desde casa durante algunos días, mientras que otras regresan directamente a la oficina o a sus lugares de trabajo.



Artículo de Nicholas Cecil y Jonathan Prynn
Publicado/actualizado en Evening Standard el martes, 3 de agosto de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.standard.co.uk/news/politics/back-to-office-duty-older-workers-young-people-gillian-keegan-wfh-b948933.html

Vacaciones de verano en Europa ‘al borde’ de la cuarentena

DAILY MAIL — SÁBADO, 31 DE JULIO DE 2021

Ministros ahora amenazan con poner a España, Francia e Italia en nueva lista ‘peligrosa’

Solo el 14 por ciento de los británicos tiene la intención de viajar al extranjero para pasar las vacaciones de verano este año, ya que la crisis del coronavirus continúa causando estragos en los planes de la gente para darse una escapada.

Una encuesta exclusiva para MailOnline revela que solo el 10 por ciento de las personas tiene intenciones de viajar al extranjero, mientras que el 4 por ciento tiene la intención de viajar tanto al extranjero como dentro del país en las próximas semanas.

Sin embargo, más de la mitad de los que respondieron a la encuesta de Redfield & Wilton Strategies dijeron que no tienen intención de viajar a ningún lado, y que se quedarán en casa.

Los hallazgos se publican en medio de crecientes temores de una ‘guerra turística’ europea debido a enfrentamientos por las restricciones de cuarentena.

Reino Unido y Francia disputan la decisión del Gobierno británico de poner a ese país en la lista ‘ámbar plus’, que exige cuarentena a los viajeros que lleguen.

Mientras tanto, se espera que Italia obligue a los británicos con dos vacunas a autoaislarse, a pesar de que Reino Unido ha eliminado la regla para turistas de la UE. También se cree que España corre el riesgo de pasar a una ‘lista de observación’, en el sistema ‘semáforo’ que se revisará la próxima semana.

La nueva encuesta — realizada el 29 de julio — reveló que solo el 4 por ciento de los británicos ha viajado al extranjero en lo que va del verano, mientras que el 2 por ciento ha viajado al extranjero y a Reino Unido.

Casi una cuarta parte, el 23 por ciento, dijo que ha viajado dentro del país, mientras que el 71 por ciento dijo que no ha viajado a ningún lugar para tomar un descanso.

Cuando se les preguntó si tenían la intención de viajar de vacaciones este verano, alrededor del 10 por ciento dijo que planeaba viajar al extranjero.

Un 4 por ciento más dijo que tiene la intención de viajar tanto al extranjero como a Reino Unido, mientras que el 30 por ciento tiene la intención de viajar solo dentro del país.

Alrededor del 55 por ciento de los encuestados dijeron que no tienen la intención de viajar a ningún lado este verano.

El Gobierno anunció a principios de esta semana que los viajeros completamente vacunados de Estados Unidos y la Unión Europea pronto evitarán la cuarentena.

Los ministros esperan que los principales socios internacionales de Reino Unido acuerden acuerdos recíprocos para los turistas británicos.

Sin embargo, las esperanzas de un rápido regreso a la facilidad de viajar a destinos vacacionales se han visto frustradas en los últimos días, por disputas y temores de que las reglas se endurezcan en algunos países.

El ministro de asuntos exteriores británico Dominic Raab provocó furiosas reacciones esta semana, al afirmar que Francia fue sometida a las exigentes reglas de cuarentena de tipo ‘ámbar plus’ debido a casos de Covid registrados en la isla Reunión — que se encuentra a 6.000 millas de distancia de Londres.

Por su parte, el secretario de transporte británico Grant Shapps insistió esta mañana en que Raab se equivocó ayer al relacionar una cosa con otra, ante la furiosa reacción de París.

Francia es actualmente el único país de la UE del que los vacunados en Reino Unido deben autoaislarse durante diez días cuando regresan.

La decisión se revisará la próxima semana y los ministros esperan que el país pueda ser eliminado de la lista.

El Gobierno está considerando reemplazar la ‘lista ámbar plus’ con una nueva ‘lista de vigilancia ámbar’ para disuadir a las personas de viajar a áreas con altas tasas de covid.

La lista mostraría qué países podrían cambiar a ‘rojo’ en cualquier momento — lo cual obligaría a los viajeros a pagar £1.750 por cada adulto por hacer cuarentena a su regreso en hoteles designados por el Gobierno.

Existe el temor de que España sea agregada a esta ‘lista de vigilancia ámbar’ la próxima semana.

Mientras tanto, se informa que Italia no está respondiendo equitativamente a la salida que Gran Bretaña ofrece a quienes tengan dos vacunas de la UE — lo que significa que los vacacionistas completamente vacunados aún deberán aislarse al llegar a ese país.

¿Se acabó la pandemia? Al menos en estos 10 lugares de Reino Unido, no

Crédito: Jeff Moore / FMI / flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Las infecciones diarias por COVID han aumentado en el Reino Unido por primera vez en una semana

“Todo ha terminado,” proclamaba un ministro del Gabinete británico en la portada del Daily Mail del miércoles.

El ministro — cuya identidad no se ha dado a conocer — dijo al periódico que el coronavirus ahora está “pasando a un segundo plano” después de conocerse que los casos diarios habían disminuido durante siete días consecutivos hasta el martes.

Es posible que la euforia se haya reducido hoy miércoles, en que el Gobierno anunció que los contagios reportados diariamente habían aumentado por primera vez en una semana, de 4.223 a 27.734.

Y aunque los patrones en todo Reino Unido siguen siendo prometedores — los contagios semanales se redujeron en 120.412, un 36% hasta el miércoles — las tasas de casos siguen siendo altas en varias áreas.

En los siete días hasta el viernes, última fecha de que se dispone de cifras localizadas, las 10 áreas municipales con mayores tasas de casos fueron:

Redcar & Cleveland: 963,9 contagios por cada 100.000 personas

Middlesbrough: 939,8

Stockton-on-Tees: 830.5

Belfast: 813

Noreste de Lincolnshire: 725.1

Hartlepool: 711.1

Tyneside sur: 700,1

Copeland: 698,1

Blackpool: 686,3

Doncaster: 667,9

Boris Johnson había pedido precaución el miércoles, diciendo a la radio LBC: “Hemos visto algunos datos recientes alentadores, sin duda. Pero es demasiado pronto para sacar conclusiones generales.”

El secretario de sanidad Sajid Javid — quien anteriormente había adoptado una postura bastante optimista respecto de la covid — reflejó el sentimiento de Johnson al advertir que “nadie sabe realmente” qué pasará después con los números, luego del final del confinamiento de Inglaterra la semana pasada.

Javid dijo: “Ya hemos visto con la variante Delta, una nueva variante que surgió el año pasado más contagiosa que la anterior, que las cosas pueden cambiar.”

“Por eso creo que es importante ser cauteloso, y no ser demasiado optimista.”

Mike Tildesley — integrante del Grupo Científico de Modelado de Influenza Pandémica (SPI-M) que asesora al Gobierno — ha dicho que aún no está claro si la tercera ola está remitiendo.

El doctor Tildesley, profesor de modelado de enfermedades infecciosas en la Universidad de Warwick, dijo que la reciente caída en los contagios podría atribuirse a que las personas están menos dispuestas a hacerse pruebas antes de salir de vacaciones de verano.

Las pruebas entre los alumnos de las escuelas en Inglaterra se han reducido desde el final del trimestre la semana pasada, anotó Tildesley.



Artículo de James Morris
Publicado/actualizado en Yahoo UK el miércoles, 28 de julio de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://uk.news.yahoo.com/covid-hotspots-infections-rise-week-164530157.html

Boris: Pinchademia termina ‘definitivamente’ el 16 de agosto

Crédito: Andrew Parsons – No 10 Downing Street / flickr

Primer ministro británico fija fecha de cambios en la legislación

Las reglas de autoaislamiento para cualquiera que haya recibido dos vacunas serán levantadas “definitivamente” el 16 de agosto luego de los “alentadores” datos sobre contagios por coronavirus, ha dicho Boris Johnson a la radio LBC.

En una entrevista exclusiva esta mañana con el periodista Nick Ferrari, el primer ministro británico ha prometido que el cambio a la legislación se llevará a cabo el próximo mes, poniendo fin a la ‘pinchademia’ por la que miles de personas se han visto obligadas a quedarse en casa después de entrar en contacto con un caso positivo.

Johnson elogió la caída de siete días consecutivos que ha experimentado el número de casos en Reino Unido, pero enfatizó que es “demasiado pronto para sacar conclusiones generales”.

“Hemos abierto el país de la manera en que dijimos que lo haríamos, y estoy muy contento de que este sea un país que ahora tiene la mayor proporción de adultos vacunados en todo el mundo,” afirmó.

“Esto nos está permitiendo conseguir el avance económico en el que estamos ahora y, por lo tanto, está haciendo que el número de empleos aumente y creo que el resto de este año, espero, todavía habrá obstáculos en el camino, pero creo que veremos una historia de recuperación económica constante y quizás también una recuperación económica bastante rápida.”

Las personas que estén completamente vacunadas y sean menores de 18 años ya no tendrán que autoaislarse durante 10 días si hacen contacto cercano con un caso de coronavirus a partir del 16 de agosto.

Esto significa que cualquier persona cuyo teléfono móvil sea “pinchado” a través de la aplicación NHS Test & Trace, y que haya recibido ambas vacunas, estará libre de la obligación de quedarse en casa.

En su lugar, las personas con dos vacunas que son contactadas por la app para decirles que han estado cerca de alguien que tiene coronavirus recibirán una recomendación de hacerse una prueba PCR lo antes posible. Cualquiera que dé positivo tendrá que autoaislarse haya recibido la(s) vacuna(s) o no.

El anuncio se produce en medio de las advertencias de varios sectores sobre la escasez de personal provocada por la “pinchademia” de trabajadores a los que se les pide que se autoaíslen, de modo que no pueden acudir a realizar sus labores.

El Gobierno dijo el lunes que otros 1.200 puestos de prueba en lugares de trabajo permitirán que recolectores de contenedores de limpieza, personal penitenciario y personal militar se hagan pruebas diarias, en lugar de autoaislarse si han sido notificados por la aplicación NHS Covid-19 o Test & Trace por ser contacto de alguien que tiene coronavirus.

Los nuevos puestos elevan el total a 2.000 — y también estarán disponibles para trabajadores esenciales elegibles de la industria alimentaria y transportes, personal de la Fuerza de Fronteras y servicios de primera línea de policía y bomberos.



Artículo de Sophie Barnett
Publicado/actualizado en LBC el miércoles, 28 de julio de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.lbc.co.uk/news/boris-johnson-says-self-isolation-rules-will-ease-august-16/

Renovarán trenes del metro Bakerloo

Crédito: John Ray / flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Aprueban finalmente planes presupuestarios oficiales de TfL para cambiar trenes de medio siglo de antigüedad

Probablemente usted ha notado todos los sobresaltos en el trayecto entre Harrow & Wealdstone y Queen’s Park en la línea Bakerloo del metro de Londres.

Eso es porque los de la Bakerloo son los trenes más antiguos en servicio regular de pasajeros en todo el país.

Su poco sofisticado estilo proviene de su diseño de la década de los 70. Los trenes — que ahora tienen 49 años — entraron en servicio en 1972 y son los más difíciles de abordar en la red de metro londinense, por su combinación de asientos a lo largo (laterales) y a lo ancho (orientados hacia adelante) y por su embarque al ras del suelo en muy pocas estaciones.

Los planes presupuestarios de Transport for London (TfL), publicados ayer 26 de julio), confirman que “los nuevos trenes de la línea Bakerloo para reemplazar la flota más antigua de Reino Unido” se ordenarán en el año fiscal 2023/2024 sobre la base de los £1.600 millones que TfL solicita en fondos del Gobierno para inversiones de capital.

La misma documentación también confirmó que “se ha iniciado el trabajo para mejorar la accesibilidad en la flota de la línea Bakerloo, y se están realizando revisiones y remodelaciones de las flotas de las líneas Metropolitan, Victoria, Piccadilly y Central”.

Esto hará que los trenes actuales continúen hasta finales de esta década, en que deben llegar los nuevos trenes para tomar el relevo.

Para entonces — ya con casi 60 años de antigüedad — los trenes de la Bakerloo se conservarán, desecharán o desguazarán para ser utilizados como recambios.

Aunque los trenes de la línea Piccadilly son más nuevos que los de la Bakerloo, esa será la próxima línea en recibir nuevos trenes, que actualmente se están construyendo en plantas de Yorkshire y Austria.

Esto se debe a que la línea Piccadilly tiene más tráfico que la Bakerloo, gran parte del cual es duplicado por otros servicios de London Overground que utilizan trenes nuevos de Clase 710.

Se espera que los nuevos trenes — llamados New Tube for London (NTfL) — entren en servicio a partir de 2025, alrededor de tres a cinco años antes que los nuevos para la línea Bakerloo.

Los planes no establecen si los trenes de Bakerloo necesitarán o no un conductor humano, como ha solicitado el Gobierno central para otras líneas.



Artículo de Callum Marius
Publicado/actualizado en My London News el martes, 27 de julio de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.mylondon.news/news/zone-1-news/london-underground-bakerloo-line-new-21153107

‘Guerra de talentos’ provoca aumento de sueldos

Crédito: Sam Rodgers / flickr (CC BY-NC 2.0)

Consultora de recursos humanos dice que ahora hay más oferta que demanda de empleo en el mercado laboral

LONDRES, 27 de julio (Reuters) – La pandemia de COVID-19 ha agravado la escasez de trabajadores administrativos en muchos países, y eso obliga a las empresas a pagar salarios más altos para atraer talento, dijo el martes el CEO de una importante consultora de recursos humanos con sede en Londres.

Robert Walters (RWA.L) — que se especializa en contadores, personal legal y de tecnología — dijo que la demanda de personal estaba superando a la oferta en muchos de sus 31 mercados a nivel mundial, que incluyen a Estados Unidos, Reino Unido y Japón, al haberse acelerado las contrataciones en los últimos seis meses.

“Está comenzando a surgir una guerra de talentos y una inflación salarial significativa,” dijo el conocido director ejecutivo del grupo que lleva su nombre, en un comunicado que acompañó a la publicación de sus resultados del primer semestre — sin cuantificar el aumento salarial que aprecia la compañía.

Los comentarios de Walters sobre subida de salarios se alinean con los aumentos de sueldo que se habrían producido en instituciones europeas como Deutsche Bank (DBKGn.DE) y UBS (UBSG.S) y en todos los bancos de Wall Street, mientras que los datos demuestran que hay más personas cambiando de trabajo o renunciando luego de tantos meses de incertidumbre debida a los confinamientos.

Si bien la pandemia ralentizó la contratación durante gran parte de 2020, también afectó los niveles de inmigración, lo que dificulta que las empresas cubran puestos vacantes y, a menudo, inclina la conversación salarial en las empresas a favor de los empleados existentes destacados y los candidatos entrantes.

A medida que la contratación se acelera aún más, Robert Walters dijo estar operando por encima de sus expectativas del mercado para el año que termina en diciembre. Su beneficio antes de impuestos aumentó a £22,1 millones (US$30 millones) en los seis meses que terminaron en junio — un aumento del 6% con respecto a los niveles anteriores al COVID y un aumento del 414% respecto al año anterior.

También anunció un aumento del 20% en su primer dividendo a £0,54 por acción.

“Los niveles de actividad son más altos en Londres y en los sectores financiero, comercial, legal y de tecnología,” dijo Walters sobre sus operaciones en Reino Unido.

La compañía y sus rivales británicos, SThree (STEMS.L), PageGroup (PAGE.L) y Hays plc (HAYS.L), han elevado sus expectativas financieras en las últimas semanas a medida que las economías se reabren y las empresas vuelven a contratar.

Las acciones de Robert Walters experimentaron pocos cambios en las primeras operaciones del martes, habiendo subido más del 50% desde principios de año. En comparación, el índice británico FTSE 250 (.FTMC) de medianas empresas aumentó un 12% en el mismo período.

(US$1 = £0,7258)

Reporte de Chris Peters y Muvija M en Bengaluru, edición de David Holmes



Artículo de Chris Peters
Publicado/actualizado en Reuters UK el martes, 27 de julio de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.reuters.com/world/uk/talent-war-pushing-white-collar-pay-higher-british-recruiter-says-2021-07-27/

Una nación borracha: ¿Por qué los británicos beben tanto?

Crédito: Eric Huang / flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Bebimos durante todo el confinamiento y ahora estamos de vuelta en las calles, haciendo lo que hemos hecho para relajarnos desde la antigüedad. ¿Por qué las bebidas alcohólicas son una parte tan intrínseca de la vida británica?

La tarde tormentosa con rayos en Sheffield, y su pesada llovizna, se mueven a través de sus famosas siete colinas mientras me dirijo a West Street — el callejón de pubs de la ciudad y posiblemente la capital mundial del strawpedo (una ingeniosa técnica de usar una pajita para acabarse de golpe una bebida, en alusión a un torpedo). Es el clima típico de Yorkshire, pero a la multitud que sale de trabajar no le importa. Ha sido una larga semana — o, mejor dicho, han sido 18 largos meses — y la gente tiene sed.

Entonces, nos vamos hacia el Forum Kitchen & Bar primero, para tomar una pinta y una pizza que absorba lo que vendrá a continuación. Son todos colegas y compañeros de trabajo en esta parte de la noche, chismeando y poniendo verde a sus jefes. Guarecidos bajo un maltrecho paraguas, conozco a Leah Carr y a Dave Woodcock, dos compañeros que trabajan en un instituto de sexto año en Rotherham.

Leah ya se ha clavado dos mojitos pero, frustrada con la relación hielo-alcohol, cambia a vodka con lima y soda. Un cóctel más barato y con más pegada. Está llena de energía contenida. “Estoy harta de beber en casa con mis compañeros,” dice. “Estoy lista para bailar. Quiero estar en el bar y conocer gente espontáneamente.”

Dave se extiende contándome del pub casero que se ha construido durante el encierro. “He reemplazado mis noches con una máquina de cerveza en casa,” reporta. “Ahora soy adicto a ella.” Me pregunta si conozco Rotherham. Le digo que no. “Solo se habla de pedófilos y de [el exportero de la selección inglesa] David Seaman,” dice. “Salimos más [los fines de semana] por Sheffield que por Rotherham.”

La lluvia cae realmente fuerte ahora y una persona sensata que vive en un país más sensato probablemente se iría a casa. Pido otra ronda. Gran Bretaña y el alcohol. Es quizás nuestra amistad más antigua y difícil: eufórica, inevitable y con frecuencia tan dañina. Una de cada diez personas ocupa una cama de hospital debido al alcohol, según el NHS, y los bebedores consuetudinarios cuestan el servicio de salud británico £3.500 millones al año solo en Inglaterra. En un 39 por ciento de los incidentes violentos registrados en 2018, la víctima creía que el delincuente estaba bajo la influencia del alcohol.

En este verano, más que en otros, estamos mirando la profundidad y depravación de esta relación cara a cara. Más que Netflix, la jardinería o el horneado de pasteles, para muchos el alcohol ha sido la mejor (o la peor) ayuda que han tenido disponible durante el confinamiento. En 2020, las muertes relacionadas con el consumo de alcohol alcanzaron las 7.423 — la cifra más alta en 20 años.

Por lo general, cometemos nuestros peores excesos de verano — los verdaderos cagadones — en Zante, Magaluf o Split, pero este año estamos todos juntos en nuestra pequeña y embriagada isla, obligados a ver la borrachera que persigue e ilumina a la psique británica. Estaba en las calles de Londres durante la final de la Eurocopa, con fuegos artificiales saliendo de nalgas desnudas, muchachos euforizados con cocaína y cerveza abriéndose paso hacia el estadio de Wembley, botellas volando a través de Leicester Square. Pero no solo los hooligans se están volviendo locos: ayuntamientos de todo el país vienen luchando con una “gran demanda” de reciclaje de vidrio, ya que los bebedores domésticos están dándole con fuerza al sauvignon de supermercado.

Expertos de la industria confirman que este exceso nacional no es producto de mi imaginación. Cuando los pubs se reabrieron por primera vez en abril Phil Urban — director ejecutivo de Mitchells & Butlers, el grupo de pubs más grande que cotiza en bolsa en Reino Unido — reveló que sus pubs se estaban quedando sin cerveza porque la demanda era muy alta. Peter Harrison — contralor comercial de Budweiser en Reino Unido — me dice que la demanda de sus bebidas ha estado en “niveles sin precedentes” desde que empezó el verano. Además, beber es más barato que nunca: la plataforma Alcohol Health Alliance UK — que hace campaña para que Inglaterra siga el ejemplo de Gales y Escocia en la introducción de un precio unitario mínimo — ha descubierto que se vende sidra a tan solo 19p (0,22€) la unidad. Esto significa que toda una “ración” semanal de alcohol — 14 unidades — puede costar menos que un café en Starbucks.

Por eso me fui a Sheffield; para constatar cómo se ven las cosas en el frente de batalla. Después de tres años viviendo en Washington DC — una ciudad donde, si te ven pidiendo una copa de vino a la hora de comer, los clientes se quieren ir del local — ya había olvidado cuánto bebía yo en Gran Bretaña, donde parece que cada interacción social se lubrica con el “apretón de manos químico” de tomarse una pinta… o tres. Quería conocer mi propio país otra vez — es decir, salir solamente para terminar borracho.

Es aproximadamente a las 8.30 pm en el beer garden del Walkabout Sheffield. Stu, Sam, Adam y Mitch, un grupo de muchachos de alrededor de veinte años, se acurrucan escondiéndose de la lluvia mientras se beben pintas bajo un toldo con el logotipo de Guinness. Todos están solo en camiseta. “Es julio en Sheffield, después de todo,” se carcajea Mitch. Todos creen que están bebiendo más desde que comenzó la pandemia. “Uno tiene que aprovecharla al máximo, ¿verdad?” prosigue Mitch. “Eso no hace que la gente deje de salir. Definitivamente hemos ido a fondo.” La habitual chica Jägerbomb comienza a pasearse por el jardín. Digo ‘no gracias’ (por algún mal recuerdo), pero la mesa de seis junto a nosotros compra la bandeja completa de 12 shots [chupitos] por £34. Se los acaban en segundos.

Al igual que Dave Woodcock, Adam se ha construido un pub casero durante la pandemia, trabajando junto a su padre. “Fue por tener algo que hacer, realmente,” afirma. Cree que el final del confinamiento es “genial” para los más jóvenes. Pero también se pregunta si algunos podrían haberse acostumbrado al hedonismo doméstico. “Todo el mundo tiene su barra instalada en el jardín ahora,” dice. “Puedes meterte una borrachera y de inmediato irte a la bañera a hacerte un hidromasaje.”

En el Sheffield Water Works Company — un pub de la cadena Wetherspoons — nos registramos a la entrada con el NHS Test and Trace y seguimos nuestro camino. Una chica, en cambio, se dedica al ilícito pasatiempo nacional de tomar una foto del código QR en su teléfono sin registrarse con la app de su teléfono móvil. “Esto es más Test y una mierda,” se ríe.

Allí conozco a Carly Cryan, de 18 años, de copas con Danny, Eve y Tom. Son un grupo de amigos de la escuela que acaban de terminar su primer año en la universidad (aparte de Tom, a quien la pandemia le “jodió” sus [exámenes preuniversitarios] A-Levels y ahora está de aprendiz). Habiendo pasado tanto tiempo encerrados están recuperando el tiempo perdido bajando los fuertes chupitos de sambucca con sidra de frutas Kopparberg. “Por ahora, salgo todas las noches,” dice Carly. “Nuestras vidas han sido mucho mejores desde que reabrieron los pubs. Es simplemente mejor con alcohol, ¿no? Hace que la noche sea mucho mejor.”

Eve ya se ve un poco perjudicada. “No le hagas caso,” dice Carly. “Se ha pasado un poco.”

Las restricciones recientes han impedido a este amistoso escuadrón ingresar legalmente a una discoteca, pero esto está a punto de cambiar. “Hemos perdido mucho tiempo, todo el mundo está listo para volver,” dice Carly. “Ahora que las discotecas están abriendo, esto se va a poner bueno.”

Esto de ‘ponerse bueno’ es lo que separa al bebedor del norte de Europa de sus pares mediterráneos, particularmente — no exclusivamente — varones. Compartimos esta cultura a través de las islas británicas e Irlanda, pero también con nuestros primos vikingos en Escandinavia, nuestros antepasados ​​holandeses a quienes extrañamente nos parecemos tanto, y con nuestros cerveceros ancestros del sur y el este de Alemania. Y siempre ha sido así.

“Los historiadores romanos observaban con asombro la diferencia entre los cautos hábitos para la bebida de los pueblos mediterráneos, y la aparente intención de los bárbaros del norte para salir y beber hasta quedar ciegos,” dice Robin Dunbar, profesor emérito de psicología evolutiva de la Universidad de Oxford. “De manera similar, los normandos estaban absolutamente horrorizados por el comportamiento de los sajones cuando adquirieron Inglaterra. Pensaban que se trataba de hordas de borrachos groseros que solo tenían por objetivo emborracharse hasta perder el control.”

Distintas culturas dan precedencia a distintos rituales de comunidad, señala Dunbar. A los griegos les gusta bailar. Algunas culturas prefieren cantos comunitarios. Los indígenas del sur del África llegan al trance bailando. Para los europeos del norte, introvertidos y siempre bajo la maldición de una permanente y lluviosa nube gris, bien establecidos y con suficientes tierras, cultivos y materiales de construcción para preparar grandes barriles de cerveza, beber compulsivamente ha sido nuestro ritual de comunidad durante mucho tiempo.

Sin embargo, aunque los jóvenes bebedores ​​son una perenne y resistente institución británica, los datos muestran que los más jóvenes en realidad están bebiendo menos por estos días. O al menos esa era la tendencia antes de la pandemia. Las tasas de abstinencia en Inglaterra entre jóvenes de 16 a 24 años aumentaron del 18 al 29 por ciento entre 2005 y 2016. Las tarifas de consumo excesivo de alcohol también disminuyeron del 27 por ciento en 2005 al 18 por ciento durante el mismo período.

Tom no se lo cree. “Si salgo, bebo,” refuta. “Es beber y fútbol. Si el fútbol es temprano, bebemos algo inmediatamente después. Si vamos directo al pub, llegamos allí a las 11:30am del domingo para un partido a las 8pm.”

Aún con la caída de las tasas generales de consumo, lo que está sucediendo ahora es una “polarización alcohólica” — se bebe menos en general, pero algunas personas beben más que nunca. Actualmente, los bebedores más pesados ​​son en realidad los de mediana edad, desde los entusiastas baby boomers que soplan vinos premium de supermercado, a los revoltosos de la Generation X que alcanzaron la mayoría de edad en la década de los 90. Cada vez se bebe más en casa, ya que los estilos de vida habilitados con alcohol y tecnología doméstica hacen que salir sea una opción más incómoda, cara y poco atractiva, impulsando la disminución de la popularidad del gregario pub.

“Nos mudamos fuera de Londres hace diez años y fue entonces cuando empezaron las sesiones de beber en casa,” dice Alex, contable de cincuenta y tantos años que vive en Bedfordshire. “Nuestro pub más cercano está a una buena distancia y, por supuesto, estuvo cerrado durante el confinamiento. Abrí una cuenta en Majestic en abril pasado y para mí y mi esposa eso ha sido el final de cualquier tipo de ecuanimidad. Es vergonzosa la frecuencia con la que los vecinos ven llegar la furgoneta de Majestic, pero todos ellos también se han pasado encerrados 17 meses.”

Alison — directora de relaciones públicas que vive en West Sussex — dice que ahora usa uno de los cubos de basura de su casa solo para botellas. “Mi esposo espera a que todos se vayan antes de vaciarlo en el contenedor de botellas. Nos prometimos que íbamos a parar, al menos entresemana, una vez que la pandemia terminase, pero el vino ha sido una gran ayuda el año pasado.” No pueden ser solo ellos, añade Alison, porque su esposo ha regresado de más de un viaje fallido al contenedor. “Otra vez, está lleno,” dice.

James — de 42 años y consultor empresarial del norte de Londres — bebe habitualmente, pero dice que ha bebido con más frecuencia que nunca durante los últimos 18 meses. “Durante los momentos más oscuros de la pandemia, cuando tienes tres hijos que van a la escuela en casa y nada que hacer, abría una botella de vino cada noche,” dice. “Lo normal es beber unas cuatro noches a la semana. Estoy en seis en este momento, como muy poco.”

Tal es el creciente contraste generacional, que la edad es ahora un mucho más claro indicador de cuánto alcohol consumen las personas y ya no tanto su clase social o región — que probablemente sí determina el tipo de alcohol que beben. Sorprendentemente, más jóvenes de 16 a 24 años se abstienen de beber que los mayores de 75. John Holmes, quien dirige el Grupo de Investigación sobre el Alcohol en la Universidad de Sheffield, describe esto como un efecto de “grupo”. “Los adultos jóvenes siempre han sido los mayores bebedores de la población, desde que hemos tenido buenos datos de encuestas,” afirma. “Ahora eso ya no es cierto.”

Holmes atribuye la caída en el consumo de alcohol entre los jóvenes a una “nueva sensibilidad”. Esta es la generación del Dry January y Dry July [retos para no beber durante un mes], del wellness y de la mejora del estilo de vida, bebidas “sin” y bajas en alcohol, de elegantes cócteles sin alcohol — y ni les hables del rock’n’roll.

“Son mucho más conscientes, y están mucho más concentrados y ansiosos por su futuro económico,” dice Holmes. “También deben influir la tecnología, internet, las redes sociales, aunque todavía tenemos que desvelar la naturaleza precisa de esa relación.”

El investigador atribuye el consumo excesivo de alcohol en personas de mediana edad al entorno “permisivo” de finales del siglo XX. “El alcohol se volvió muy barato durante este período, por lo que esta es una generación que ha bebido más que sus predecesores a lo largo de su vida.”

Al cambiar el milenio, la bebida en Gran Bretaña alcanzó cotas no vistas desde principios del siglo XX. El consumo se había desplomado en el ínterin, comenzando con una caída aguda al comienzo de la I Guerra Mundial cuando se introdujeron cambios en la política de concesión de licencias. La bebida se reinventó luego en la era de la posguerra, con un fuerte aumento impulsado por el cambio de roles de género, un prolongado auge económico, la ausencia de guerras y, hacia finales de siglo, la bebida barata también: el alcohol hoy en día es un 74% más asequible que en 1987. En su clásico libro Everyday Drinking, el escritor y conspicuo bebedor Kingsley Amis sugiere que el crecimiento de la vida urbana también impulsó el auge del alcohol, debido a una necesidad de ‘lubricación’ social que facilitase la interacción regular con ‘semi-extraños’.

El aumento de la educación universitaria para todos probablemente también jugó un papel. Con seguridad fue allí donde aprendí a beber. En los hogares judíos como el mío es raro encontrar alcohol; contamos con las tradiciones y el chismorreo para cerrar las brechas de conversación familiar. Hasta la universidad, yo entendía la bebida como un capricho ocasional y no como una forma de vida. Nunca olvidaré la decepción en el rostro de un amigo cuando, al principio de conocernos, rechacé una pinta no programada porque estaba yéndome a la biblioteca. “No te gustan los pubs lo suficiente,” me soltó. Supuse que esto significaba “todavía no eres suficientemente inglés” — y nunca volví a decir que no. Perdí innumerables fechas límite de presentación de trabajos, y como resultado subí también varios kilos de peso, pero nunca me faltaron compañeros.

Tengo que recurrir a este mismo instinto de asimilación ahora que siento que mi noche en Sheffield comienza a cambiar. Parece que las 10 de la noche son una especie de punto de inflexión en el arco noctámbulo, cuando las últimas barreras sociales que quedaban ya se han roto y Lionel Richie ha comenzado a protagonizar la velada. Es poco probable que alguien recuerde mucho de aquí en adelante. Estoy en la esquina de West Street y Carver Street, dejando que la noche se arremoline a mi alrededor. Tres muchachos verdaderamente perjudicados salen tambaleándose de Bunk, una ruidosa coctelería. Uno se detiene para vomitar todo lo que ha cenado detrás de un cubo de basura. “Veinte Jägers al agua,” vocifera alegremente su amigo antes de dar un puñetazo a su otro compañero en la entrepierna. “¿Ves lo que me ha hecho este idiota?” me pregunta la víctima, jadeante. Claro que lo vi. Se levanta y va cojeando tras su atacante, gritando: “Me voy a tirar a tu hermana, George.”

En este punto siento que necesito refugiarme en algún lugar civilizado, así que vuelvo por West Street hasta el Hemingways. El Hem de toda la vida. Puede que ya esté bastante desorientado en este momento, pero me sorprende encontrar a una hermosa dama con una guitarra ejecutando una interpretación desgarradora de Mr Brightside de [la banda de rock] The Killers. En medio de retratos disparatados de la Mona Lisa con una mascarilla de covid, entre borrachos desfallecientes ​​y alaridos callejeros, la trovadora brilla como una perla en un abrevadero.

Sin embargo, no podemos terminar aquí. Todos los entrevistados concuerdan en que una noche en Sheffield no está completa si no termina en el Broncos Rodeo. Así que ahí nos beberemos la del estribo. La gente está bailando, jadeando, besuqueándose — lo nunca visto durante demasiados meses. Resuena en los altavoces Hi Ho Silver Lining y el local estalla. Un hombre gordo y barbudo me empuja a un círculo para que cante Hi Ho Sheffield Wednesday [el equipo de fútbol de la ciudad] and away you go now baby. De pronto las luces se encienden, los clientes salen expulsados por los vigilantes de seguridad, y luego retumba Sweet Caroline — la canción de este verano.

De pronto también regresan a mí los viejos impulsos. De poner los shots en fila y chupar hasta emborracharme. De cantar canciones cursis en los rostros de cualquier desconocido. De sentir el suelo como si estuviera pegado a mis pies. De agarrar del pescuezo a un extraño sudoroso con una camiseta empapada de cerveza, y de volverme absolutamente loco dándolo todo.

Este es el momento particularmente británico de la costumbre de beber. La leyenda negra. Porque no es que bebamos más que los demás; al contrario, sorprendentemente, estamos en la mitad de la tabla en lo que respecta al consumo general. Un informe publicado en mayo nos coloca en el puesto 16 de 44 naciones ricas, por debajo de Francia, Alemania y España, y apenas rozamos a los realmente etílicos estados bálticos. No se trata de cuánto bebemos en Gran Bretaña, sino de cómo bebemos. Bebemos para olvidar y desmelenarnos. Bebemos para rugir y gritar y soltar bárbaros ladridos sobre los tejados del todo el mundo. Bebemos para mantenernos en calor y alegres en este húmedo islote atlántico. Bebemos para coquetear y pelear y quitarnos todas las capas de represión y vergüenza que envuelven nuestras almas cotidianamente. Bebemos para sonreír, para reír a carcajadas y para atrevernos a hablar con extraños. Bebemos para terminar zampados, morados, perjudicados, intoxicados. Bebemos para desatar la locura británica nativa.

Y ¿es un problema esta ebriedad profunda? ¿Es una simpática peculiaridad nacional, o una trágica debilidad? Usando su intrínseca condición de británico, Winston Churchill decía que había obtenido más del alcohol que lo que el alcohol le había quitado. Pocos de nosotros podrán igualar el consumo de Churchill, afortunadamente, pero quizás yo siento lo mismo. Es difícil ser un defensor de la bebida cuando con tanta frecuencia conduce a la pendencia, a la violencia y al daño hepático. O cuando uno piensa en todos los días de resaca perdidos mirándose el intestino, obstinadamente hinchado. Es difícil justificar por qué necesitamos y veneramos tan desesperadamente esta peligrosa ayuda social. Pero somos humanos, somos británicos, la vida puede ser un trabajo duro y la mayoría de nosotros, espero, estamos obteniendo algo que vale la pena.

Ahora que se acercan las 2 de la mañana creo que puedo irme a dormir. He quedado un poco por debajo del antiguo objetivo de William Hague — 14 pintas en un día — pero ha sido un esfuerzo respetable. La última parada es una excursión obligatoria al pollo frito de Adnan, para disfrutar de un subidón de patatas fritas con queso medio derretido y todo cubierto de mayochup. Dos mujeres que hacen fila conmigo me felicitan por la rosa que cuelga excéntricamente de mi oreja, obsequiada por un cliente del Broncos que pasó por mi lado. “Hace dos años que no salimos,” me dicen. Y ¿qué han estado haciendo? Ambas han tenido hijos durante el confinamiento, dicen con orgullo. “No había nada bueno en la tele,” se ríe una.

De camino a casa me encuentro con la perjudicada muchachada que salía del Bunk. Siguen dando vueltas en la calle por todo lo alto, y rompen a corear una vieja canción futbolera que se ha escuchado en todas partes este verano:

Don’t take me home
Please don’t take me home
I just don’t wanna go to work
I wanna stay here and drink all your beer
Please don’t please don’t take me home

[“No me lleves a casa
Por favor no me lleves a casa
Simplemente no quiero ir a trabajar
Quiero quedarme aquí y beberme toda tu cerveza
Por favor no me lleves a casa”]

Creo que recién me doy cuenta de la perfección con que esta canción resume todo. Para bien y para mal, todo ha regresado a mí.



Artículo de Josh Glancy
Publicado/actualizado en The Sunday Times el domingo, 25 de julio de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.thetimes.co.uk/article/drunk-nation-why-do-british-people-drink-so-much-6ckwwb0vt

Ministros empeoran la crisis de suministros, según las empresas

THE OBSERVER — DOMINGO, 25 DE JULIO DE 2021

“’Pinchademia’ es un desastre completo” e impacta a ferrocarriles y aeropuertos por aislamiento de su personal

Un plan de emergencia del Gobierno para evitar que la creciente ‘pinchademia’ impacte el suministro de alimentos se ha convertido en un caos, y los líderes de la industria han calificado el plan como un “desastre absoluto” que ha hecho más daño que beneficio.

Mientras los servicios de trenes también se veían interrumpidos el sábado por la cantidad de trabajadores autoaislados, los aeropuertos reportaban largas colas en controles de pasaportes y la industria hotelera advertían sobre un verano de cierres, Downing Street desafiaba crecientes llamados a una relajación total de las reglas de cuarentena en la fecha prevista del 16 de agosto.

En un intento por evitar más estantes de supermercados vacíos y evitar un daño económico más amplio, los ministros cedieron el jueves pasado ante la presión persistente de la industria alimentaria, anunciando que alrededor de 10.000 trabajadores del sector estarían exentos de las reglas si daban negativo a diario. Otros en sectores clave de la economía y servicios públicos vitales también se incluyen en el plan de emergencia.

Sin embargo, líderes de la industria alimentaria responsables de la cadena de suministro dijeron a The Observer que las medidas habían sido tan mal manejadas y mal comunicadas que habían empeorado la crisis.

James Bielby — de la Federación de Distribución Mayorista (FWD), que suministra alimentos a puntos de venta distintos a los supermercados — dijo que la industria aún no tenía idea de quién estaba realmente en la lista de grupos exentos. De las 500 empresas supuestamente incluidas, solo el 3% había sido notificado.

“Es un caos total. Hay 15 empresas que formaron parte de la ejecución inicial [del programa] el viernes, pero se supone que hay 500 empresas en total. Es completamente opaco,” dijo.

Shane Brennan, director ejecutivo de Cold Chain Federation — la organización que representa a las empresas que mueven alimentos congelados y refrigerados — dijo: “Varios días después de que el primer ministro nos dijera que la cadena de suministro de alimentos era crítica y estaría exenta, todavía no tenemos una lista definitiva de quiénes estarán exentos y qué se les exige. Las empresas luchan por mantener la comida en los estantes y lamento que, a pesar de las mejores intenciones en algunos lugares, el Gobierno haya hecho más daño que beneficio.”

“Estamos viviendo el día a día. Las empresas que pueden funcionar están haciendo todo lo posible. Pero nadie se siente seguro de predecir lo que sucederá mañana, y pocos confían en que los responsables controlen la situación.”

La sensación de confusión y crisis ha eclipsado por completo los esfuerzos del Gobierno para abrir la economía desde el llamado Día de la Libertad el lunes pasado — que debía marcar un regreso a algo cercano a la normalidad después de 16 meses de restricciones por la covid.

En cambio, más de 1 millón de personas pasaron la primera semana de “libertad” autoaisladas, bajo la amenaza de escasez de alimentos, caos del transporte e interrupciones generalizadas durante el período de vacaciones de verano.

El director ejecutivo de la Federación Británica de Alimentos Congelados, Richard Harrow, dijo que los ministros no han logrado comprender cómo funciona la industria de suministro de alimentos: “Muestra que, una vez más, el Gobierno no comprende cuán interconectada está la cadena de suministro de alimentos. Es poco probable que solo la parte inicial resuelva el problema general.”

Jeremy Hunt — exsecretario de sanidad y presidente del comité selecto de atención social y sanitaria de la Cámara de los Comunes — advirtió que el Gobierno corre el riesgo de “perder autoridad moral” para ordenar el autoaislamiento a menos que presente una relajación más amplia de las reglas de cuarentena de inmediato.

No obstante, la Asociación Médica Británica dijo que el problema no era el “contacto [ping] excesivo” de la aplicación NHS Covid-19, sino que la estrategia del Gobierno contra el coronavirus ha provocado “un aumento vertiginoso de los casos”. El presidente de su consejo directivo, el doctor Chaand Nagpaul, dijo que las cifras de aislamiento son el “resultado directo de la falta de medidas efectivas por parte del Gobierno que está permitiendo que el virus se propague por todo el país.”

Sin embargo, el número de casos ha comenzado a disminuir. La cifra del sábado fue de 31.795 — el séptimo día consecutivo en el que los casos diarios han estado por debajo del máximo reciente de 54.674. Los científicos hasta ahora no están seguros de si eso significa que el pico ha pasado, o si los números aumentarán nuevamente a medida que más personas se quiten las mascarillas y renuncien al distanciamiento social después del “día de la libertad”.

Bielby agregó que a pesar de haber pedido en repetidas ocasiones al Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (Defra) más claridad desde que se anunciaron las excepciones el jueves pasado, su organización no tenía nada en claro el día de ayer. “Ellos realmente no lo saben en este momento, el programa se hizo totalmente sobre la marcha, sobre la marcha. No lo han pensado bien,” dijo.

Bielby también restó importancia a un sistema gubernamental separado destinado a permitir que los empleadores obtengan excepciones de autoaislamiento para su propio personal esencial. Dijo que se había creado una dirección de correo electrónico de Defra para permitir que los empleadores soliciten excepciones para el personal al que se había indicado autoaislarse. “Si te contacta [el ping del NHS] por la noche y debes ir a trabajar al día siguiente, la idea de que luego se lo tienes que decir a tu jefe, quién enviará un correo electrónico a una línea directa, y va a recibir una respuesta a tiempo para comenzar el turno en la mañana es absolutamente ridícula,” manifestó.

Otros grupos empresariales de varios sectores pidieron a los ministros que ampliaran las excepciones. Emma McClarkin — directora ejecutiva de la British Beer & Pub Association — dijo que sin un esfuerzo concertado para vacunar a los jóvenes y una asignación para que los trabajadores de la industria hotelera eviten el autoaislamiento cuando dan negativo en la prueba, los pubs y bares se verían obligados a cerrar en plena temporada alta.

NHS Test & Trace es un gran problema para nuestros pubs. Los pubs ya están cerrando o reduciendo considerablemente sus horarios de apertura debido a la escasez de personal causada por los pings de las aplicaciones, a pesar de que el personal ha dado negativo en las pruebas de flujo lateral,” dijo. “El cuarenta y tres por ciento del personal del pub tiene entre 18 y 25 años, lo que significa que están al final de la fila de vacunas y no recibirán la segunda inyección en meses. Instamos al Gobierno a trabajar con nosotros para encontrar una solución sensata que garantice la seguridad del personal y del cliente.”

Si bien los ministros planean ampliar el programa de excepción a más trabajadores clave como policías, personal de bomberos y del sector de transporte de mercancías, creando otros 200 sitios de prueba en el lugar de trabajo, una fuente gubernamental de alto nivel dijo que no había planes para adelantar el 16 de agosto.

El clamor de los líderes de la industria alimentaria y de otros sectores sobre la necesidad de que se aíslen los trabajadores a los que la aplicación NHS Covid-19 contactó se incrementaba, mientras los datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales mostraban que los casos de Covid-19 habían seguido aumentando hasta casi 1 de cada 75 contagiados en Inglaterra. Las estimaciones del número de pruebas positivas (741.700) en la semana hasta el 17 de julio son las más altas desde la semana hasta el 30 de enero.