30,076 muertos por virus y pruebas caen a 69,000 diarias

METRO — JUEVES, 7 DE MAYO DE 2020

Escalofriante cifra confirma que Reino Unido es el país más afectado de Europa

El saldo mortal por el coronavirus en Gran Bretaña pasó ayer los 30,000 — confirmando que Reino Unido es la nación más afectada de Europa.

La triste estadística fue alcanzada mientras el número de pruebas seguía por debajo de la meta diaria del Gobierno de 100.000 diarias por cuarto día consecutivo, con solo 63.463 efectuadas en las 24 horas hasta las 9 de la mañana de ayer.

Se confirmó que otras 649 personas murieron por Covid-19, llevando el total hasta 30.076. Solo Estados Unidos tiene más fallecimientos — y la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) ha sugerido que la cifra británica podría ser mucho mayor.

Hace seis semanas, el consejero científico principal Sir Patrick Vallance dijo que ‘sería un buen resultado que el número de muertes se mantuviera por debajo de 20.000.

Por su parte, el mandatario británico Boris Johnson ha admitido que la cantidad de víctimas era ‘aterradora’ cuando el líder laborista Sir Keir Starmer le requirió respuestas, durante el primer debate frente a frente de ambos en la ronda semanal de Preguntas al Primer Ministro (PMQ) en la Cámara de los Comunes.

Antes de eso, Johnson prometió anunciar este domingo los detalles de los primeros pasos hacia la flexibilización del confinamiento, que comenzará el lunes próximo.

——————

Foto superior: Cómo se ha agregado color y gracia a los uniformes del personal hospitalario de primera línea.

El saldo mortal más alto de Europa

Image

i — MIÉRCOLES, 6 DE MAYO DE 2020

La cifra de muertes por coronavirus en Reino Unido ha pasado de 32.000, superando a Italia y convirtiéndose en la más alta de Europa, según nuevas cifras oficiales.

La Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) dijo que se habían producido 29.648 muertes antes del 27 de abril en Inglaterra y Gales en cuyos certificados de defunción se menciona al Covid-19. Las muertes en Escocia e Irlanda del Norte llevan la cifra de muertos del Reino Unido a 32.313, superando con creces la cifra de 29.029 fallecimientos en Italia, que hasta ahora había sido el país más afectado de Europa.

Durante varias semanas, los expertos habían dicho que Reino Unido había estado dos semanas por detrás de Italia — el primer país europeo en entrar en confinamiento — en número de víctimas mortales del brote de coronavirus, aunque expertos han advertido contra comparaciones internacionales diciendo que la cifra de exceso de mortalidad — es decir, el número de muertes por todas las causas que exceden el promedio para la época del año — es un indicador más significativo.

El número de muertos por coronavirus en Italia es mucho más alto de lo que se ha reportado, informó el lunes el buró de estadísticas ISTAT en un análisis que señala miles de muertes no atribuidas oficialmente al Covid-19. El total de Italia tampoco incluye casos sospechosos de Covid-19, que la ONS sí incluye en sus datos.

Sin embargo, lo mismo aplica para Reino Unido. En un modelo informático desarrollado por el periódico The Times — que compara las muertes diarias en hospitales por Covid-19 con la cantidad de “muertes en exceso” ocurridas desde el inicio del brote — se estima que 55.700 personas han muerto en Reino Unido debido al brote. El modelo toma todas las cifras de muertes en exceso de las agencias de estadísticas de Reino Unido.

La doctora Jenny Harries, subdirectora médica de Inglaterra, dijo que comparar las tasas de mortalidad entre países es complejo debido a las diferentes formas en que se recopilan los datos. Ante el Comité de Salud y Asistencia Social, Harries dijo: “Creo que tendremos que esperar bastante tiempo, hasta el final de esta pandemia, para hacer comparaciones sólidas, e incluso entonces será extremadamente difícil.”

Muertes en residencias de ancianos

Las muertes en hogares de reposo relacionadas con el coronavirus han aumentado en más de 2.500 en el espacio de una semana, según la ONS. Hasta el 24 de abril, se registraron 5.890 muertes relacionadas con el coronavirus en estos establecimientos de Inglaterra y Gales, frente a poco más de 3.000 la semana anterior, dijo el organismo.

De las muertes relacionadas con coronavirus hasta ese momento, 19.643 (71.8 por ciento) tuvieron lugar en hospitales y 7.713 en otros lugares. De éstas, 5.890 tuvieron lugar en residencias de ancianos, 1.306 tuvieron lugar en domicilios particulares, 301 tuvieron lugar en hospicios, 105 tuvieron lugar en otros establecimientos comunitarios y 111 tuvieron lugar en otros lugares.

Se han registrado 2.794 muertes en residencias de ancianos vinculadas al Covid-19 en la semana que finalizó el 24 de abril, frente a las 2.050 de los siete días anteriores, lo que supone un aumento del 36 por ciento. La ONS dijo que los números se basan en el lugar donde se menciona al Covid-19 en cualquier parte del certificado de defunción, incluso en combinación con otras condiciones de salud.

El número de muertes registradas que involucraron Covid-19 en hospitales disminuyó de 6.107 en la semana que terminó el 17 de abril a 4.841 en la semana que terminó el 24 de abril, una caída del 21 por ciento. La noticia se conoce luego que datos separados mostraran que las residencias de ancianos notificaron a la Comisión de Calidad Asistencial (CQC) de 6.391 muertes de residentes en hogares de ancianos entre el 10 de abril y el 1 de mayo.

Cifras ‘desgarradoras’

En respuesta a los nuevos datos de la ONS, Fiona Carragher — directora de investigación e influencia de la Sociedad de Alzheimer — dijo: “Es desgarrador escuchar cuántas personas más en residencias de ancianos en todo el país han perdido la vida por Covid-19. La Sociedad de Alzheimer está devastada por la familia, amigos y cuidadores que han dejado atrás. Nos horroriza que las muertes en hogares de ancianos hayan aumentado más del 30% en la última semana.”

“[Un] 70 por ciento de los residentes en hogares de reposo y tres quintos de las personas que tienen asistencia a domicilio tienen demencia. El Gobierno ha escuchado nuestros llamados a publicar datos diarios sobre muertes en hogares de ancianos y la comunidad, y estas cifras nos están ayudando a comprender la magnitud de la crisis en el descuidado sector asistencial. Desafortunadamente, muchas residencias de ancianos aún no han recibido las pruebas y el equipo de protección prometidos por el Gobierno. Esto debe abordarse con urgencia antes de que se pierdan más vidas.”

“La pérdida de un ser querido por coronavirus es aún más angustiante para la familia y los amigos cuando se les niega la oportunidad de despedirse de una manera significativa. Esto podría tener un efecto a largo plazo y profundo en aquellos que sufren.”

En total, las cifras de la ONS muestran 8.828 muertes relacionadas con coronavirus fuera del hospital que ocurrieron hasta el 24 de abril y que se registraron antes del 2 de mayo.

Todas las causas de muerte descienden

En general, las cifras de la ONS mostraron también que las muertes por cualquier causa registradas en Inglaterra y Gales cayeron por primera vez desde el 20 de marzo. En la semana que finalizó el 24 de abril hubo 21.997 muertes, 354 menos que la semana anterior. De éstas, el 37,4 por ciento (8.237) mencionaba al “nuevo coronavirus (Covid-19)”.

 

Esto significa que hubo 11.539 muertes más que el promedio de cinco años de 10.458, y un poco más del 70 por ciento de estas muertes en exceso (8.237) involucraron Covid-19.

Nick Stripe — jefe de análisis sanitario de la ONS — dijo que era “tranquilizador” ver que el número total de muertes ha disminuido ligeramente. Sin embargo, también advirtió que el número de muertes en exceso en la semana que finaliza el 24 de abril sigue siendo el segundo más alto desde que comenzaron los registros en 1993. Durante las últimas cinco semanas donde se registraron datos, calculó que en Reino Unido se produjeron alrededor de 42.000 muertes por encima del promedio.

“Tal vez sea útil pensar en el momento de estos registros de defunciones. Por lo tanto, estas son en gran parte muertes que ocurrieron alrededor del 20 y 21 de abril. Eso es alrededor de cuatro a cinco semanas después de que se aconsejara primero — y luego se indicara — el confinamiento, por lo que si se piensa en la línea de tiempo de la enfermedad, a menudo es alrededor de tres a cuatro semanas desde la infección hasta, lamentablemente, la muerte,” dijo a la BBC.
“Esperamos ver ahora el impacto del confinamiento, por lo que es tranquilizador ver que la cantidad de muertes ha disminuido ligeramente desde ese pico tan alto.”

El profesor James Naismith — director del Instituto Rosalind Franklin y de la Universidad de Oxford — dijo: “Ahora hemos superado el número máximo de muertes hospitalarias. Las muertes en hospital representan la mayoría de las producidas por Covid-19 y, por lo tanto, el número general de muertes diarias ha alcanzado su punto máximo.”

“Tenemos las llamadas muertes ‘en exceso’ este año en comparación con el año pasado, que no se identifican como debidas al Covid-19. Necesitamos urgentemente identificar la causa de estas muertes. Hay muchas teorías plausibles sobre su causa, sin embargo, necesitamos datos reales sobre esto con urgencia.”

‘Profesor Confinamiento’ renuncia al romperlo para visitar a amante casada

THE DAILY TELEGRAPH — MIÉRCOLES, 6 DE MAYO DE 2020

Asesor responsable de medidas de distanciamiento social permitió que mujer le visitara a pesar de decir al país que se quede en casa

El científico cuyo consejo llevó a Boris Johnson a poner a todo Reino Unido bajo confinamiento ha renunciado a su puesto de asesor del Gobierno anoche, por haber roto las reglas de distanciamiento social para ver a su amante casada, puede revelar The Daily Telegraph.

El profesor Neil Ferguson (foto) permitió que la mujer le visitara a domicilio durante el confinamiento mientras daba conferencias al público sobre la necesidad de un distanciamiento social estricto para reducir la propagación del coronavirus. La mujer vive con su esposo y sus dos hijos en otra casa.

El epidemiólogo dirige al equipo del Imperial College de Londres que produjo la investigación modelada por ordenador, la cual afirmó que más de 500.000 personas en Gran Bretaña morirían sin el cierre nacional. Con frecuencia, Ferguson ha recurrido a los medios de comunicación para apoyar el bloqueo y ha alabado las medidas de “distanciamiento social muy intensivo”.

La divulgación de las “ilegales” reuniones enfurecerá a las parejas que viven separadas y a quienes el Gobierno ha prohibido reunirse durante el confinamiento, ahora en su séptima semana.

Al menos en dos ocasiones Antonia Staats, de 38 años (foto), se desplazó desde su casa en el sur de Londres cruzando la capital para encontrarse con el científico de 51 años — apodado ‘Profesor Confinamiento’ — quien acababa de completar dos semanas de autoaislamiento después de dar positivo por el virus.

El profesor Ferguson le dijo a The Daily Telegraph: “Acepto que he cometido un error de juicio. Por lo tanto, he terminado mi participación en SAGE [el Grupo de Asesoramiento Científico del Gobierno para Emergencias]. Actué con la creencia de que era inmune habiendo dado positivo por coronavirus, y me aislé por completo durante casi dos semanas después de desarrollar los síntomas.”

“Lamento profundamente cualquier debilitamiento a los claros mensajes sobre la continua necesidad de distanciamiento social para controlar esta devastadora epidemia. La instrucción del Gobierno es inequívoca y está ahí para protegernos a todos.”

La primera de las visitas de Staats, el lunes 30 de marzo, coincidió con una advertencia pública del profesor Ferguson de que las medidas de bloqueo de una semana tendrían que permanecer hasta junio.

Staats, activista de izquierdas, hizo a Ferguson una segunda visita el 8 de abril a pesar de decir a sus amigos que sospechaba que su esposo — otro académico, de unos 30 años — tenía síntomas de Covid-19. La pareja y sus hijos viven en un hogar de £1.9 millones, y se conoce que están en un matrimonio abierto. La mujer ha contado a su entorno sobre su relación con el profesor Ferguson, pero no cree que sus acciones en la reunión sean hipócritas ya que considera su hogar y el del científico como un solo domicilio.

Una semana antes de la primera reunión la doctora Jenny Harries, subdirectora médica del Gobierno, y Matt Hancock, el ministro de sanidad, aclararon durante la conferencia de prensa diaria de Downing Street que las parejas que no viven juntas deben permanecer separadas durante el confinamiento.

El ministro de transportes Grant Shapps recordó recientemente al público que era “ilegal estar fuera de casa por cualquiera que no sea estas cuatro razones”: emergencias médicas, ejercicio diario, compras de alimentos esenciales y ciertos tipos de trabajo.

La policía en Inglaterra y Gales ha entregado más de 9,000 multas durante el confinamiento — lo que equivale a una cada cinco minutos.

La doctora Catherine Calderwood, directora médica de Escocia, se vio obligada a renunciar el mes pasado después de hacer dos viajes a su segunda casa durante el confinamiento.

Sir Iain Duncan Smith, el exlíder conservador, dijo: “Científicos como él nos han dicho que no debíamos hacerlo así que seguramente, en su caso, hemos estado haciendo lo que él dice mientras él ha estado haciendo lo que él quiere. Ha violado peculiarmente sus propias pautas. Para un hombre inteligente, me resulta muy difícil de creer. Esto corre el riesgo de socavar el mensaje de confinamiento del Gobierno.”

Sir Charles Walker, parlamentario conservador de alto rango, dijo: “La gente debe echar de menos desesperadamente a quienes aman. Y entiendo totalmente que esa separación se vuelva demasiado difícil de soportar a veces.”

Staats declinó hacer comentarios.

Mientras un frente de clima cálido prometía abrasar a Gran Bretaña durante la Pascua de Semana Santa, los ministros del Gobierno bombardeaban a los medios con la más clara de las advertencias: Quédense en casa. Protejamos al NHS. Salvemos vidas.

Boris Johnson estaba en cuidados intensivos cuando la Reina intervino para movilizar a la nación con un discurso agradeciendo al público por quedarse en casa para proteger a personas vulnerables. “Muchos sentirán una dolorosa sensación de separación de sus seres queridos, pero en el fondo sabemos que es lo correcto,” dijo.

El respaldo científico de la decisión de confinar a Gran Bretaña fue expuesto en un documento de investigación presentado el 16 de marzo por el profesor Ferguson, el principal asesor de epidemiología del Gobierno.

Junto a su equipo de modeladores informáticos en la escuela de sanidad pública del Imperial College de Londres, predijeron que más de 500.000 personas morirían por coronavirus si no se tomaban medidas, o la mitad de esa cifra si el Gobierno continuaba con su plan anterior.

Sin embargo, mientras el público soportaba las restricciones de cierre provocadas por el consejo del profesor Ferguson, The Daily Telegraph ahora puede revelar que éste incumplía tales reglas para ver a su amante casada.

El académico — quien entraba y salía frecuentemente de Downing Street y de reuniones en despachos ministeriales — cayó con síntomas del virus dos días después de entregar su trabajo de investigación.

El 18 de marzo, Ferguson anunció en el programa Today de BBC Radio 4 que se estaría autoaislando en su departamento de Londres. “He estado en tantas reuniones en las últimas semanas,” dijo a los oyentes. “Creemos que hay potencial de contagio durante aproximadamente un día antes de los síntomas, y en realidad yo me encontraba en una conferencia de prensa en Downing Street … lo más grave es que esto pone de relieve la necesidad del tipo de respuesta que se ha promulgado.”

En ese momento, tal noticia provocó grandes muestras de apoyo para el “Profesor Confinamiento”, como llegaría a ser conocido, incluido un tuit de Nigella Lawson diciéndole que descansara. Desde su casa, tuiteaba diariamente sobre su recuperación y agradecía al público los numerosos mensajes de solidaridad. Pronto volvió a informar al público — nuevamente a través de Twitter — sobre los nuevos avances científicos de su equipo del Imperial College. No fueron buenas noticias. “Nuestras últimas estimaciones sugieren que el virus es ligeramente más transmisible de lo que pensábamos anteriormente,” tuiteó el 26 de marzo.

A pesar de esto, cuatro días después el profesor se sentía lo suficientemente bien como para romper su propia indicación al público y permitió que su novia, Antonia Staats, cruzara Londres para una visita.

La semana siguiente Staats hizo una segunda visita al departamento de Ferguson, a pesar de haber dicho a sus amigos que sospechaba que su esposo tenía síntomas de coronavirus.

No hay ninguna sugerencia de que Staats le visitara durante el período en que se aisló automáticamente con el virus. A pesar de esto, para algunos los encuentros demuestran asombrosa hipocresía y desprecio deliberado de las reglas del confinamiento.

El profesor Ferguson formaba parte del Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE), que ha desempeñado un papel central asesorando al Gobierno durante la pandemia, así como al Grupo Asesor sobre Nuevas y Emergentes Amenazas de Virus Respiratorios (NERVTAG) — el cual asesora a la subdirectora médica Jenny Harries y al ministro de sanidad Matt Hancock. Solo seis días antes, durante la conferencia diaria de Downing Street el 24 de marzo, la doctora Harries respondió a una pregunta sobre si las parejas que viven separadas podían socializar.

“Si las dos mitades de una pareja se encuentran actualmente en hogares separados, idealmente deberían quedarse en esos hogares,” respondió Harries pidiendo a las parejas que “prueben la fortaleza de su relación” y que se muden juntos si querían verse. El Gobierno no quería “que la gente entrara y saliera de los hogares: anula el propósito de la reducción de la interacción social y permite la transmisión de enfermedades”.

Por si no bastara con tal claridad, Hancock agregó: “Ahí tienes. Haz tu elección y trabaja para sostenerla.”

La relación de Ferguson con Staats no es convencional. Se entiende que ella sostiene un matrimonio abierto con su esposo, otro académico. La pareja vive en una casa de £1.9 millones en el sur de Londres con sus dos hijos.

Staats ha dicho en su entorno que no cree que sus acciones sean hipócritas porque considera que los hogares de Ferguson y de ella son uno. Según un amigo, el profesor Ferguson conoció al esposo de Staats y comparten un interés en la ciencia de datos. El epidemiólogo de 51 años está casado y tiene un hijo, pero se entiende que vive separado de su esposa. Se dice que conoció a Staats hace más de un año a través de la página web de contactos Okcupid.

Staats, de 38 años, creció en Isny, en el sur de Alemania, fue a la universidad en Berlín y vino a Londres en 2003 para obtener una maestría en Política Asiática de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS), donde trabaja su esposo. Es activista principal en Avaaz, una red global de activistas en línea. Staats ha hecho campaña contra el Brexit, y en 2017 fue fotografiada protestando fuera del Parlamento junto a dos títeres de Theresa May y Rupert Murdoch, sosteniendo una pancarta que decía “Hagamos que Murdoch deje de tirar de los hilos”.

El profesor Ferguson es invitado habitual en el programa BBC Today. De hecho, Staats dijo a sus amigos que se encontraba en casa de él la misma mañana que Ferguson apareció en el segmento de las 7:50 a.m., el 30 de marzo.

Durante los siguientes ocho días continuó apareciendo en el programa. El 4 de abril, Ferguson dijo a la teleaudiencia: “Claramente, queremos pasar a una situación en la que al menos a fines de mayo podamos sustituir medidas menos intensivas que el confinamiento que tenemos ahora … no creo que nadie quiera levantar las medidas ahora, y correr el riesgo de que la epidemia empeore.”

Sin embargo, el 8 de abril, Staats volvió a acudir al piso de Ferguson. La contradicción entre lo que decía en público y lo que hacía en privado no parecía molestarle porque el 10 de abril, nuevamente en BBC Today, dijo: “Claramente, no queremos que estas medidas continúen más de lo absolutamente necesario. Es decir, los costes económicos, sociales, personales y de salud son enormes, pero queremos encontrar políticas establecidas que mantengan la supresión de la transmisión de este virus.”

Anoche, Ferguson admitió que había cometido un “error de juicio” y renunció a su cargo en SAGE, diciendo haber actuado “bajo la creencia de que era inmune habiendo dado positivo por coronavirus, y me aislé por completo durante casi dos semanas después de desarrollar síntomas.”

“Lamento profundamente cualquier debilitamiento de los claros mensajes en torno a la necesidad continua de distanciamiento social para controlar esta devastadora epidemia. La indicación del Gobierno es inequívoca y está ahí para protegernos a todos,” dijo.

A pesar de esto, para miles de parejas solitarias pasando su séptima semana separados, conocer la noticia de los encuentros del Profesor Confinamiento será una píldora muy amarga de tragar.

————

Golpe de Escocia a la ‘app’ de rastreo de contactos del NHS

La aplicación de rastreo de contactos del NHS aún no se recomendará para su uso en teléfonos móviles en Escocia, ya que sus funcionarios dijeron que primero necesitaban saber si funcionaba y si era segura.

Mientras comenzaban las pruebas en la Isla de Wight ayer, surgieron crecientes temores de privacidad y advertencias de que la aplicación tenía problemas legales y podría obstaculizar viajes internacionales.

Nicola Sturgeon, la primera ministra escocesa, dijo que sería “cautelosa” con respecto a esa aplicación, y que el sistema escocés se basaría en el rastreo de contactos “anticuado”.

Cuando se le preguntó si el Gobierno escocés recomendaría la aplicación, el profesor Jason Leitch, director clínico nacional de Escocia, dijo: “La descargaré yo mismo una vez que esté seguro de que funciona, su seguridad es buena y puede alimentar datos a nuestros sistemas escoceses. Aún no lo sabemos. Nadie puede saber eso todavía porque se acaba de desarrollar.”

Para que una aplicación de rastreo de contactos sea efectiva, debe ser utilizada por casi el 60 por ciento de la población, y la decisión de utilizar varios métodos diferentes en Escocia pone en peligro su efectividad.

Sturgeon dijo que aunque la aplicación estaría disponible en Escocia, los funcionarios “no van a construir un sistema completo a su alrededor”. En cambio, Escocia utilizará rastreadores especializados para informar directamente a los contactos de un paciente.

Westminster también ha insistido en que la llamada “epidemiología con piel” también será fundamental para el enfoque de Inglaterra, mientras funcionarios de Gobierno ya están reclutando un ejército de 18,000 rastreadores de contactos.

Aún así, los epidemiólogos rastrearán el virus a través de la aplicación, que mantendrá información centralizada sobre si una persona ha contraído el virus y con quién ha estado en contacto.

Aunque los datos son anónimos, expertos legales han advertido que elegir un sistema tan intrusivo — ya rechazado en zonas de Europa — dejará al Gobierno vulnerable a problemas de esa índole. Debido a que la aplicación no es compatible con un sistema descentralizado, a través del cual el teléfono de una persona se puede comunicar directamente con otros usuarios de la aplicación, también ha habido advertencias de que no puede cruzar fronteras.

————-

‘Furlough’ podría reducirse por violenta subida de costes

El apoyo del fondo de contribuyentes a los millones de trabajadores sin empleo — conocido localmente como furlough — podría reducirse, ante temores sobre el aumento del coste del programa.

Downing Street y el Tesoro no han negado informes ayer de que el canciller Rishi Sunak estaba buscando “reducir” el esquema rebajando la proporción de los salarios financiados por el Tesoro de 80 al 60 por ciento.

El esquema de retención de empleo respalda a día de hoy los salarios de 6.3 millones de trabajadores — casi una cuarta parte de la fuerza laboral del sector privado de Gran Bretaña — a un coste de £8.000 millones. El contribuyente paga a cada trabajador hasta £2.500 por mes.

La escala del programa — combinado con millones en beneficios adicionales — significa que más de 27 millones de personas, el 53 por ciento de la población adulta, ahora están financiadas por el contribuyente.

El diario Evening Standard informó anoche que Sunak estaba buscando reducir la proporción de salarios que el Gobierno paga a los empleadores al 60 por ciento, alentando a los empleadores a compensar la diferencia.

Otro enfoque sería permitir que parte del personal en furlough trabaje, pero con un subsidio menor por parte del contribuyente.

El Gobierno no ha desmentido estos informes. El portavoz oficial del primer ministro dijo: “El canciller ha dicho que está trabajando en la forma más efectiva de terminar el programa. Después de todo, necesitamos impulsar nuestra economía y hacer que la gente vuelva a trabajar.”

Una fuente del Tesoro dijo que el informe era “pura especulación”, y agregó: “El Canciller está trabajando en varias opciones esta semana y todavía no se han tomado decisiones, por lo que todo está sobre la mesa.”

Mientras tanto, Matt Hancock, el ministro de sanidad, sugirió que los empleadores tendrían sanciones si no mantenían a su personal después del confinamiento. Cuando se le preguntó en Sky News si habría sanciones, dijo: “Ya existen reglas que hemos implementado para enfrentar la crisis. Sí.”

Al insistir en cómo el Gobierno podría garantizar que los trabajadores no pierdan sus empleos si se niegan a regresar, agregó: “Podemos proteger a las personas estableciendo reglas de distanciamiento social en el trabajo, y a las personas que hagan lo más que puedan para seguir estas reglas.”