Policía interroga a Cummings por romper el confinamiento

THE GUARDIAN — SÁBADO, 23 DE MAYO DE 2020

La policía ha hablado con Dominic Cummings sobre el incumplimiento de las reglas de confinamiento del Gobierno después de haber sido visto en Durham — a 264 millas de su domicilio en Londres — a pesar de haber tenido síntomas de coronavirus, puede revelar The Guardian.

Los oficiales se reunieron con el asesor clave de Boris Johnson días después de que se le viera salir corriendo de Downing Street cuando el primer ministro dio positivo por el virus a finales de marzo, según una investigación conjunta de The Guardian y The Mirror. Ahora se han producido llamados para su renuncia.

En ese momento, el Gobierno había ordenado a las personas que no viajaran y se quedaran en sus domicilios. Cummings, sin embargo, fue visto en Durham. Se entiende que un miembro del público le vio y presentó una queja a la policía.

Cuando se le preguntó si se había advertido a Cummings sobre la violación del confinamiento, un portavoz de la Policía de Durham dijo: “El martes 31 de marzo, nuestros oficiales fueron informados de que un individuo había viajado de Londres a Durham y que estaba presente en una dirección en el ciudad.”

“Los oficiales se pusieron en contacto con los propietarios de esa dirección, quienes confirmaron que la persona en cuestión estaba presente y se aislaba a sí misma en parte de la casa.”

“En línea con la orientación policial nacional, los oficiales explicaron a la familia las pautas sobre el autoaislamiento y reiteraron los consejos apropiados sobre viajes esenciales.”

Downing Street se ha negado previamente a revelar dónde se alojaba Cummings durante el cierre.

También se ha dicho a The Guardian que Cummings fue visto cerca de la puerta de la casa de sus padres con un niño pequeño — que se cree es su hijo — alrededor de las 5:45 de la tarde del domingo 5 de abril, cinco días después de que se presentara la denuncia a la policía.

Los hechos se produjeron poco más de una semana después de que comenzó su autoaislamiento con síntomas del virus. También pasaron menos de dos horas antes de que el primer ministro ingresara en el hospital luego de que sus síntomas empeoraran.

The Guardian había preguntado previamente a Downing Street sobre este avistamiento en abril, pero las autoridades declinaron hacer comentarios.

La revelación de que la policía habló con Cummings plantea preguntas potencialmente incómodas para él y para la oficina del primer ministro. Con todo el país en la pandemia, el consejo del Gobierno a los ciudadanos era quedarse en sus hogares para evitar la propagación del virus y salvar vidas.

“No debes visitar a familiares que no viven en tu hogar,” decía la guía. “La única excepción es si necesitan ayuda, por ejemplo, para que les dejen las compras o los medicamentos.”

En cambio, Cummings parece haber hecho el viaje desde su casa en el este de Londres hasta Durham en un momento en que Johnson y el ministro de sanidad Matt Hancock habían dado positivo.

Downing Street dijo que Cummings había desarrollado los síntomas “durante el fin de semana” del 28 y 29 de marzo.

Cuando se le preguntó sobre el paradero de Cummings durante la semana siguiente, un portavoz de Downing Street dijo que solo estaba en contacto con la oficina de Boris Johnson.

Un residente de Durham que vive cerca de la casa de la familia Cummings expresó conmoción y molestia después del avistamiento del 5 de abril.

El testigo — que no desea ser identificado — dijo a The Guardian: “Estaba realmente molesto. Pensé que, está bien que conduzcas hasta Durham y escapes de Londres. Entiendo que quiera hacer eso, pero a otras personas no se les permite. Es una regla para Dominic Cummings y una regla para el resto de nosotros.”

El parlamentario Tulip Siddiq, vicepresidente del Partido Laborista, dijo sobre los informes: “Si es verdad, el asesor principal del primer ministro parece haber violado las reglas de confinamiento. La orientación del Gobierno fue muy clara: quedarse en casa y no viajar si no es esencial. El pueblo británico no espera que haya una regla para ellos y otra regla para Dominic Cummings. La oficina del primer ministro necesita dar una explicación de sus acciones muy rápidamente.”

El líder en funciones del Partido Liberal-Demócrata, Ed Davey, tuiteó: “Si Dominic Cummings ha roto las pautas del confinamiento, tendrá que renunciar. Tan simple como eso.”

Ian Blackford, líder de Westminster del Partido Nacional Escocés (SNP), dijo: “La posición de Dominic Cummings es completamente insostenible: debe renunciar o ser despedido.”

Romper las reglas del confinamiento ha sido un tema de renuncia para altos funcionarios.

El profesor Neil Ferguson — el epidemiólogo que modeló el confinamiento — renunció como miembro del Grupo de Asesoramiento Científico para Emergencias (SAGE) por ignorar las reglas de distanciamiento físico cuando fue visitado por su novia.

Después de que él se apartara, el Partido Conservador insistió en que había hecho lo correcto.

Hancock dijo que estaba “sin palabras” y agregó: “Creo que tomó la decisión correcta de renunciar.”

El exlíder conservador Sir Iain Duncan Smith dijo que el comportamiento de Ferguson “corre el riesgo de socavar el mensaje del Gobierno sobre el confinamiento”.

La directora médica de Escocia, Catherine Calderwood, también se vio obligada a renunciar después de hacer dos viajes a su segunda casa durante el confinamiento del coronavirus.

Todos los avistamientos plantean preguntas sobre el compromiso del Gobierno con el mensaje de “quedarse en casa”, que estaba repitiendo al público en la primera etapa del confinamiento. The Guardian ya reveló que el ministro de comunidades Robert Jenrick viajó a la casa de sus padres el mismo fin de semana — pero dijo que estaba entregando medicinas y suministros esenciales.

Cummings fue visto salir corriendo de Downing Street el 27 de marzo, después de que se anunciara que Johnson y Hancock habían dado positivo por coronavirus.

Cummings y su esposa Mary Wakefield — editora de la publicación política The Spectator — hicieron el mes pasado una descripción detallada de cómo se las arreglaron para autoaislarse mientras tuvieron los síntomas del coronavirus.

Al escribir en la revista, Wakefield dijo que Cummings corrió a su casa para cuidarla cuando comenzó a mostrar síntomas. Un día después comenzó a sentirse “raro” y luego no pudo levantarse de la cama. “Día tras día, durante 10 días escondido con fiebre alta y espasmos,” dijo.

El artículo continúa: “Justo cuando Dom comenzaba a sentirse mejor […] Boris se iba en dirección contraria, al hospital”. Esta fue la noche en que Cummings fue visto por primera vez cerca de Durham con el niño. Esa misma noche, la directora médica de Escocia, Catherine Calderwood, se vio obligada a renunciar después de que la fotografiaran visitando su residencia de veraneo en Fife.

El artículo de Wakefield no dice dónde estuvieron durante la cuarentena, pero agrega: “Después de la incertidumbre del virus en sí, salimos de la cuarentena a la incertidumbre casi cómica del confinamiento de Londres”. Se ha pedido a Wakefield que aclare si la familia estaba en su casa de Londres en ese momento.

En el mismo número de The Spectator, Cummings escribió: “A finales de marzo y durante las dos primeras semanas de abril estuve enfermo, así que los dos nos confinamos juntos.” Describió la experiencia como “pegajosa […] todo estaba cubierto de una capa de [zumo concentrado] Ribena derramada, miel, mantequilla de maní y pegamento escolar”.

Un testigo dijo que pasaba por la casa de la familia Cummings el 5 de abril en su ruta de ejercicio regular, cuando escuchó la popular canción “Dancing Queen” del grupo Abba sonando ruidosamente desde la propiedad.

“Tuve la sorpresa de mi vida, mientras miraba hacia las puertas y lo veía,” afirmó. “Había un niño, presumiblemente su hijo pequeño, corriendo delante. Reconocí a Dominic Cummings, es una figura muy distintiva.”

A pesar del clima templado de ese fin de semana, dijeron que Cummings llevaba un abrigo oscuro y una gruesa bufanda de tartán. “Debió haberlos usado para protegerse mientras se recuperaba de Covid-19,” dijo.

The Guardian se puso en contacto con Downing Street para pedir sus comentarios, pero no recibió una respuesta al momento de esta publicación.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s