Ni disculpas ni explicaciones: Johnson apuesta todo a Cummings

THE GUARDIAN — LUNES, 25 DE MAYO DE 2020

Boris Johnson ha apostado toda su reputación política a la salvación de la carrera de Dominic Cummings, en medio de la creciente ira de los parlamentarios conservadores debido a que el asesor principal del número 10 de Downing Street no ha sido removido del puesto por haber violado las reglas del confinamiento.

Bajo una intensa presión para explicar porqué Cummings llevó en coche a su esposa — quien sufría síntomas de coronavirus — y a su hijo 264 millas (425 km) a la granja de sus padres en Durham, el primer ministro dijo el domingo que Cummings había “actuado de manera responsable, legal e íntegra”.

“Creo que siguió los instintos de cualquier padre, y no le censuro por eso,” dijo Johnson en la rueda de prensa diaria de Downing Street.

Sin embargo, a las pocas horas de la defensa que hizo Johnson de Cummings, los diarios The Guardian y Daily Mirror revelaron que el asistente enfrenta una posible investigación policial por presuntamente haber violado las reglas de autoaislamiento y confinamiento al viajar otras 30 millas hasta el sitio turístico del Castillo de Barnard.

Se puede revelar que la supuesta visita fue reportada a la policía de Durham por el profesor de química retirado Robin Lees, en lo que supone la última de una serie de revelaciones de The Guardian que han sacudido al Gobierno y han dejado al Partido Conservador en crisis.

En otros sucesos del día:

– El primer ministro no negó que Cummings haya viajado desde la granja de sus padres al Castillo de Barnard en un momento en que los viajes no esenciales estaban prohibidos, insistiendo solo en que se había aislado durante 14 días.
– Un segundo transeúnte salió a la luz para afirmar que vio a Cummings en Bluebell Woods el 19 de abril, cinco días después de que Downing Street dice que regresó a Londres para permanecer en la capital.
– Nueve parlamentarios conservadores le han pedido públicamente que deje el cargo, mientras que tres miembros de un comité asesor científico del Gobierno criticaron a los ministros por haber “arruinado” sus consejos, erosionado la confianza y reducido el cumplimiento del confinamiento.

Después de pasar varias horas con Cummings en Downing Street el domingo, el primer ministro dijo en la sesión informativa que su asistente había viajado para “tratar de encontrar el tipo adecuado de cuidado para su niño” y afirmó que quería reducir la propagación del virus.

“He tenido extensas conversaciones cara a cara con Dominic Cummings y he concluido que al viajar para encontrar el tipo adecuado de cuidado para su niño, en un momento en que él y su esposa estaban a punto de quedar incapacitados por el coronavirus, y cuando no le quedó alternativa. Creo que siguió los instintos de cualquier padre,” dijo Johnson.

Al describir algunas de las acusaciones contra Cummings como “palpablemente falsas”, pero sin decir cuál, el primer ministro continuó: “Creo que en todos los aspectos ha actuado de manera responsable, legal e íntegra, y con el objetivo primordial de detener la propagación del virus y salvar vidas.”

Tres miembros de SPI-B — el subcomité de SAGE de científicos del comportamiento que asesora al gobierno sobre cómo el público podría responder a las medidas de cierre — reaccionaron con desdén a la defensa que hizo Johnson de Cummings.

El profesor Stephen Reicher, de la Universidad de St Andrews, tuiteó: “Puedo decir que, en unos pocos minutos esta noche, Boris Johnson ha arruinado todos los consejos que hemos dado sobre cómo generar confianza y asegurar el cumplimiento de las medidas necesarias para controlar el Covid-19.”

“Sé abierto y honesto, les dijimos. Arruinado. Respeta al público, les dijimos. Arruinado. Aseguremos la equidad para que todos sean tratados igual, les dijimos. Arruinado. Sean coherentes, les dijimos. Arruinado. Dejen en claro que ‘todos estamos juntos en esto’. Arruinado.”

“Es muy difícil proporcionar asesoramiento científico a un Gobierno que no quiere escuchar a la ciencia. Sin embargo, espero que el público lea nuestros documentos […] y continúe compensando a este mal Gobierno con su propio sentido común.”

El tuit fue respaldado por la profesora Susan Michie y el profesor Robert West.

Por su parte, el líder laborista Keir Starmer dijo que la decisión de Johnson de no tomar medidas contra Cummings es “un insulto a los sacrificios realizados por el pueblo británico”.

La primera ministra escocesa Nicola Sturgeon — quien aceptó la renuncia de la directora médica del país, Catherine Calderwood, después de que visitara su residencia de verano durante el confinamiento — dijo que Johnson debería seguir este ejemplo.

“Sé que es difícil perder un asesor de confianza en el punto álgido de la crisis, pero cuando se trata de elegir eso o de la integridad de los consejos vitales de salud pública, esto último debe ser lo primero,” dijo.

“Ese es el juicio al que yo y, a su favor, Catherine Calderwood, llegamos. El primer ministro y Cummings deberían hacer lo mismo.”

La aparición inesperada de Johnson en la rueda de prensa del domingo — la primera en casi dos semanas — fue vista por sus propios parlamentarios como un intento de proteger a Cummings tras las revelaciones de que el asesor había infringido las reglas de confinamiento que había ayudado a escribir.

Johnson no respondió a una serie de preguntas en detalle, como si Cummings se detuvo durante el viaje de cuatro horas y si el primer ministro sabía de su viaje en ese momento.

Parlamentarios superiores del Partido Conservador dijeron que la decisión del primer ministro de asistir a la conferencia de prensa, y su incapacidad para responder preguntas detalladas, avivarán el descontento y harán un daño a su cargo de primer ministro. “El primer ministro está perdiendo su instinto, podría estar perdiendo el complot y podríamos perder al país por este virus,” dijo uno.

En respuesta a los comentarios del primer ministro, el parlamentario Sir Roger Gale dijo que Johnson ha asumido una “posición extraordinaria”. “Depende del primer ministro ejercer el juicio sobre quién tiene a su alrededor,” dijo a BBC Radio 5 Live.

Tim Montgomerie, exasesor de Johnson, tuiteó: “Esta noche, me da mucha vergüenza haber respaldado a Boris Johnson para un alto cargo.”

Asimismo, parlamentarios como el exministro y miembro del grupo de barones conservadores 1922 Committee Steve Baker, y el presidente del comité selecto de Irlanda del Norte, Simon Hoare, dijeron que Cummings debería dar un paso al costado para evitar más daño al Gobierno.

Hoare dijo: “Con el daño que Cummings está haciendo a la reputación del Gobierno, debe considerar su posición. El confinamiento ha tenido sus desafíos para todos.”

“Es su tonito típico de ‘me importa un bledo; yo soy más inteligente que tú’ el que enfurece a la gente. Ahora está afectando al Primer Ministro / Gobierno y eso no me gusta.”

Los obispos de la Iglesia de Inglaterra también expresaron su ira y consternación en Twitter después de la conferencia de prensa del primer ministro. El reverendo Nick Baines, obispo de Leeds, dijo: “La pregunta ahora es: ¿aceptamos que un primer ministro nos mienta, nos mire por encima del hombro y nos trate como tontos? La cuestión moral no es para Cummings, es para el primer ministro y los ministros / parlamentarios que consideren aceptable este comportamiento.”

“¿Qué debemos enseñar a nuestros hijos? (lo pregunto como un padre responsable)”

Unos minutos antes la reverenda Dra. Helen-Ann Hartley, obispo de Ripon, escribió: “La integridad, la confianza y el liderazgo nunca han estado allí; solo una ideología de poder desviada e impulsada que ignora por completo a los más débiles y vulnerables, y a aquellos que trabajan para protegernos y cuidarnos con salarios relativamente bajos.”

Después de la conferencia de prensa, Starmer dijo: “Esta ha sido una prueba para el primer ministro y la ha desaprobado. Es un insulto a los sacrificios realizados por el pueblo británico que Boris Johnson haya optado por no tomar medidas contra Dominic Cummings. Se perdonará al público por pensar que hay una regla para el asesor más cercano del primer ministro, y otra para el pueblo británico.”

“Las acciones del primer ministro han socavado la confianza en su propio mensaje de sanidad pública en este momento crucial. Millones estaban buscando respuestas y no obtuvieron nada. Es por eso que el secretario del gabinete ahora debe iniciar una investigación urgente.”

Al salir de Downing Street después de aproximadamente seis horas en el número 10 el domingo, Cummings se negó a responder preguntas. Anteriormente, los agentes de policía habían visitado su hogar en el norte de Londres en respuesta a la reunión de los medios en el exterior de su domicilio.

Una persona que estaba trotando en la calle informó que vio a Cummings el 19 de abril, cinco días después de que Downing Street dijera que regresó a Londres desde Durham y que permaneció en la capital.

Los ministros negaron los informes de The Guardian y Daily Mirror según los cuales Cummings fue visto mirando arbustos de campanilla en los bosques cerca de Houghall — cerca de la propiedad de su familia en las afueras de Durham — ese día.

Nuestra fuente mantuvo su acusación y Tim Matthews, un corredor aficionado, también se ha presentado para afirmar que vio a Cummings más tarde ese día. Matthews tuiteó un enlace a una ruta desde la aplicación móvil para corredores Strava a la que había puesto de nombre “Carrera de Brick, también conocida como Carrera En La Que Vi A Dominic Cummings”.

La ruta marca el área donde vio a Cummings a las 3.45 pm el 19 de abril. Tuiteó: “Aquí están mis dos avistamientos potenciales, Riverbanks y Houghall Woods. He estado posteando sobre ellos desde entonces.”

Mientras tanto, Cummings enfrenta una posible investigación policial bajo las leyes de sanidad por una acusación de violar las reglas de autoaislamiento al visitar supuestamente el Castillo de Barnard el 12 de abril. Lees presentó una denuncia por correo electrónico a la policía el domingo, después de informar que vio a Cummings caminando por la ciudad con su familia antes de subirse a un automóvil.

El supuesto avistamiento de Cummings en la ciudad pareció haber ocurrido mientras todavía estaba enfermo, según su propio reporte. Escribiendo en The Spectator el mes pasado, Cummings dijo: “A fines de marzo y durante las dos primeras semanas de abril estuve enfermo, así que [Cummings y su esposa] estábamos confinados juntos.”

Johnson no discutió que su asesor haya hecho un viaje al paraje natural Tees Valley. Cuando se le preguntó directamente sobre la visita, el primer ministro dijo: “Cuando se mira la guía, cuando se miran las necesidades particulares de cuidado a los niños que Cummings enfrentó en ese momento, fue razonable de su parte aislarse por sí mismo como lo hizo durante 14 días o más con su familia donde lo hizo. Creo que fue sensato y defendible, y lo entiendo.”

La policía de Durham aún no ha respondido a la denuncia, pero The Guardian entiende que la fuerza está considerando si necesita tomar alguna medida en relación con Cummings.

Además de la queja de Lees, el líder del grupo de Liberal-Demócratas en el ayuntamiento del Condado de Durham ha exigido que la policía abra una investigación sobre si Cummings violó el código de Regulaciones de Protección Sanitaria (Coronavirus) de 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s