Revelan que personal asistencial de temporales esparció el Covid-19

THE GUARDIAN — MARTES, 19 DE MAYO DE 2020

Centro de investigación hizo el descubrimiento en abril

Trabajadores asistenciales interinos transmitieron el Covid-19 entre residencias de ancianos a medida que aumentaban los casos, según un estudio gubernamental no publicado que utilizó seguimiento de genomas para investigar los brotes.

En una evidencia que plantea más preguntas sobre las afirmaciones de los ministros de haber “lanzado un anillo protector alrededor de las residencias de ancianos”, se supo que los trabajadores de agencia — a menudo empleados con contratos de cero horas — diseminaron involuntariamente la infección a medida que crecía la pandemia, según el estudio realizado por Public Health England (PHE).

La investigación de seguimiento del genoma sobre el comportamiento del virus en seis residencias de ancianos en Londres descubrió que, en algunos casos, los trabajadores que transmitían el coronavirus habían sido contratados para cubrir al personal de la residencia que se aislaba expresamente para evitar contagiar a las personas vulnerables que cuidan.

Se estima que al menos 22.000 personas murieron en residencias de ancianos en Inglaterra y Gales directa o indirectamente de Covid-19. Si bien el pico parece haber pasado, la crisis está lejos de terminar para los 400.000 residentes en los centros de todo el país, y algunos proveedores informaron nuevos brotes y hospitalizaciones el fin de semana.

Durante la planificación de la pandemia de gripe en 2018, un informe de los directores de asistencia social advirtió a los ministros que los trabajadores de primera línea necesitarían asesoramiento sobre “controlar la infección cruzada”. Un documento de PHE de 2019 sobre los preparativos para una pandemia de gripe llamado Prevención y control de infecciones: un paquete de información sobre brotes para residencias de ancianos instaba a los operadores a “tratar de evitar mover al personal entre las residencias y los pisos”.

Sin embargo el plan de atención social del DHSC, publicado el 16 de abril, no menciona nada sobre la restricción de los movimientos de personal entre residencias en su capítulo sobre “controlar la propagación de la infección en residencias de ancianos”.

Los resultados del estudio de PHE — realizado durante el fin de semana de Pascua del 11 al 13 de abril — se conocen dentro del Ministerio de Sanidad y Atención Social (DHSC) desde al menos finales del mes pasado, pero solo se distribuyeron la semana pasada a proveedores de atención domiciliaria, ayuntamientos y directores locales de sanidad pública.

El trabajo fue mencionado como parte de un plan de control de contagio de £600 millones, que los directores de asistencia social para adultos dijeron que llegó “trágicamente tarde” dado que el pico de muertes en residencias de ancianos parecía haber pasado.

El estudio advertía: “La infección se está extendiendo de una residencia a otra, vinculada a los patrones cambiantes de personal, que trabaja y se muda de una residencia a otra”. La infección podría haber sido pasada de un lugar a otro por el “banquillo de personal” — trabajadores flotantes que solían llenar vacantes temporales en diferentes residencias — y agregó que los trabajadores a menudo eran asintomáticos, por lo que “para cuando los equipos locales de protección de sanidad eran informados de un brote, ya podía haber ocurrido una transmisión sustancial”.

La existencia del estudio fue señalada a operadores y consejos de atención la semana pasada cuando la ministra de asistencia social, Helen Whately, anunció detalles de un “fondo de control de infecciones” de £600 millones para residencias de ancianos que permita que los proveedores paguen más a los cuidadores que normalmente trabajan en varias residencias para que así trabajen en un solo lugar.

El nuevo plan para reducir las tasas de contagio en entornos asistenciales incluía instrucciones para que ayuntamientos y operadores “tomaran todas las medidas posibles para minimizar el movimiento del personal entre residencias de ancianos, para detener la propagación de infecciones entre las ubicaciones” y que “siempre que se mantengan niveles seguros de personal, los proveedores deben emplear personal para trabajar en un solo lugar”.

La financiación de £600 millones está “destinada a ayudar a los proveedores a pagar por personal adicional y/o mantener los salarios normales del personal que, para reducir la propagación de la infección, necesita reducir el número de establecimientos en los que trabaja”.

Documentos vistos por The Guardian muestran que el 30 de abril — poco después de un brusco aumento de 4.300 muertes en residencias de ancianos en una quincena en Inglaterra y Gales — los funcionarios del DHSC habían elaborado planes para “medidas integrales de prevención y control de infecciones” en residencias de ancianos. Estas incluyen acciones “que minimizan la medida en que los trabajadores asistenciales se mueven entre diferentes unidades”. Sin embargo, no se publicaron hasta el jueves pasado, una quincena más tarde.

Mientras tanto, al menos otras 2.500 personas murieron en residencias de ancianos inglesas, según la Oficina de Estadísticas Nacionales. La semana pasada, Boris Johnson admitió que había habido “una epidemia espantosa en las residencias de ancianos”.

El DHSC dijo que no haría comentarios sobre los documentos filtrados, y dijo que el estudio se publicará en breve. Destacó que comenzó a trabajar en nuevas indicaciones y financiación tan pronto como recibió los primeros resultados del informe.

“Estamos trabajando las 24 horas del día para asegurarnos de que las residencias de ancianos y nuestra fuerza laboral de asistencia social de primera línea reciban el apoyo que necesitan para proteger a sus residentes y combatir el coronavirus”, dijo un portavoz. “Nuestra ayuda para las residencias de ancianos, que incluye apoyo financiero, capacitación en control de infecciones y suministros de EPP, ha significado que dos tercios de las residencias de ancianos de Inglaterra no han tenido ningún brote.”

————-

Primeros resultados de ensayo con humanos aumentan esperanzas de vacuna

Los primeros resultados de ensayos en humanos de una vacuna contra el Covid-19 han dado un atisbo de esperanza después de que el estudio de una empresa estadounidense produjera resultados positivos en un grupo de ocho voluntarios.

Estos resultados — que se conocen un día después de que el gobierno de Reino Unido revelara un acuerdo para asegurar 30 millones de dosis de una vacuna rival de la Universidad de Oxford — si tuvieran éxito, muestran que cada uno de los participantes produjo una respuesta de anticuerpos a la par de la observada en personas que han tenido la enfermedad. Dichos resultados sugieren que la vacuna es segura para su uso en humanos.

Siendo parte de un ensayo de primera etapa con 45 personas dirigido por la empresa estadounidense Moderna, los resultados son producto de un estudio preliminar de seguridad y no demuestran que el tratamiento funcione. Pero sí serán una señal de aliento para expertos y gobiernos desesperados por un avance en la batalla para poner fin a la pandemia de coronavirus, que se cree que es imposible sin una vacuna.

Aunque ambos programas están en sus primeras etapas, los hallazgos también parecen poner la investigación de los Estados Unidos por delante de la de Reino Unido. Si bien la vacuna de Oxford se demostró en un estudio de seguridad para proteger a monos macacos contra la neumonía, no detuvo la infección, lo que podría dejar a las personas propensas a propagar el virus incluso si no se enferman.

Con el respaldo del gobierno británico, el grupo de Oxford se ha asociado con la compañía farmacéutica AstraZeneca para producir dosis de 30 millones para Reino Unido, si la vacuna funciona, y recibirá £65.5 millones para financiar su trabajo. El Imperial College London — que también tiene una vacuna en desarrollo — recibió £18.5 millones.

En el estudio norteamericano — dirigido por los Institutos Nacionales de Alergias y Enfermedades Infecciosas — los ocho voluntarios elaboraron anticuerpos neutralizantes que se analizaron en células humanas en el laboratorio y evitaron que el virus se replicara. Cuanto mayor es la dosis de la vacuna, más anticuerpos produce el voluntario.

Sin embargo, al igual que con las pruebas de anticuerpos, todavía habrá preguntas sobre si esta respuesta es suficiente para evitar que las personas se contagien con el virus. Este enfoque no estimula otra ramificación de la respuesta inmune de las células T. Tampoco se sabe si una respuesta de anticuerpos durará.

Numerosas compañías e instituciones en todo el mundo están compitiendo para desarrollar una vacuna en un tiempo récord, utilizando diferentes enfoques. La Organización Mundial de la Salud tiene una lista de 76 contendientes. Moderna fue la primera en el mundo en realizar ensayos clínicos con una vacuna de ARN que utiliza un segmento de material genético del propio virus — llamado ADN mensajero — para provocar que el sistema inmunitario produzca anticuerpos.

El Imperial College también está desarrollando una vacuna de ARN, aunque su enfoque es diferente. Robin Shattock, profesor de infección e inmunidad de la mucosa — que lidera los ensayos en la institución — dijo que los hallazgos de Moderna eran alentadores. “Si bien será importante analizar los datos reales, los hallazgos reportados están en línea con las expectativas de que los candidatos a vacunas deben proporcionar niveles de anticuerpos neutralizantes que sean al menos equivalentes a los sujetos convalecientes,” dijo.

“Este es un comienzo prometedor pero los datos de eficacia serán clave, seguidos de la capacidad de ser escalada de una manera que proporcione acceso global en caso de que esta vacuna tenga éxito.”

Stephen Evans, profesor de farmacoepidemiología en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, también dio la bienvenida con cautela a las noticias. “Bueno, no son malas noticias y hay varios puntos buenos que sugieren optimismo de que esta vacuna pueda funcionar,” dijo.

La Universidad de Oxford ha publicado resultados de ensayos de seguridad en monos macacos. Si bien la vacuna evitó que los monos desarrollaran neumonía, no impidió que el virus los infectara.

Jonathan Ball, profesor de virología molecular de la Universidad de Nottingham, dijo que los resultados de Oxford son alentadores ya que previenen enfermedades graves, pero que si la vacuna funciona de la misma manera en humanos, puede que no prevenga la propagación de la enfermedad.

“Si esto representa virus infecciosos y ocurre algo similar en humanos, entonces las personas vacunadas aún pueden contagiarse y esparcir grandes cantidades de virus que podrían propagarse potencialmente a otros en la comunidad,” dijo.

“Si las personas más vulnerables no están protegidas por la vacuna en el mismo grado, entonces esto las pondrá en riesgo. Por lo tanto, la eficacia de la vacuna en poblaciones vulnerables y el potencial de transmisión del virus en personas vacunadas necesita un monitoreo muy cuidadoso.”

Moderna hasta ahora solo ha publicado resultados para el grupo más joven de voluntarios. Tiene la intención de avanzar a la próxima etapa de ensayos en humanos con 600 personas en breve, y realizar un ensayo mucho más grande con miles de personas que comenzará en julio.

—————

Fuera del confinamiento — y de vuelta al café social

Italia fue la primera nación europea en confinarse ante la pandemia. Ayer, luego de dos meses durísimos, las personas han retornado en Milán (foto) a los placeres simples de la vida, como café y pastas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s