Barnier dice a la UE que abandone la guerra por las vacunas

THE TIMES — SÁBADO, 30 DE ENERO DE 2021

Bruselas trata de impedir que vacunas crucen la frontera de Irlanda del Norte

Michel Barnier, el negociador principal del Brexit por parte de la UE, dijo a The Times que desea que Bruselas se aleje de una disputa cada vez más profunda con Gran Bretaña por la escasez de vacunas en Europa.

Su intervención se produjo luego que Bruselas se viera obligada a dar marcha atrás anoche en su muy polémico plan de cerrar parcialmente la frontera irlandesa para detener las exportaciones de vacunas de Europa que llegan a Reino Unido.

Sin embargo, después de un día de crecientes tensiones, la UE dijo que aún tenía la intención de seguir adelante con una prohibición más amplia de la exportación de vacunas, la cual podría interrumpir el lanzamiento de la vacuna de Pfizer en Gran Bretaña.

En una entrevista en The Times hoy, Barnier pide «espíritu de cooperación» si Reino Unido y la UE van a trabajar juntos en el futuro.

“Nos enfrentamos a una crisis extraordinariamente grave, que está creando mucho sufrimiento, que está causando muchas muertes en Reino Unido, Francia, Alemania, en todas partes. Y creo que debemos afrontar esta crisis con responsabilidad, ciertamente no con espíritu de superioridad o de competencia malsana,” afirmó.

“Recomiendo preservar el espíritu de cooperación entre nosotros. Esta es la esencia de mi mensaje de hoy, porque lamentablemente vamos a tener muchas oportunidades en los próximos años para mostrar solidaridad recíproca. En la lucha contra el terrorismo, en el cambio climático, en crisis financieras, en desastres.”

En otros hechos del día:

• Se registraron 29.079 casos de Covid-19 mientras el promedio de siete días bajó un 29.5 por ciento de semana a semana y se produjeron otras 1.245 muertes, con un promedio semanal que bajó un 3.4 por ciento.

• El programa de vacunas ya está mitigando la pandemia en Gran Bretaña y los casos en jóvenes y ancianos se están reduciendo «definitivamente», según los primeros datos.

• Se ha conocido que una vacuna de inyección única desarrollada por Johnson & Johnson tiene una eficacia del 66%.

• Boris Johnson quiere que todas las escuelas abran al mismo tiempo cuando se alivien las restricciones del confinamiento.

• El número de pacientes hospitalizados en Inglaterra con coronavirus ha caído por debajo de los 30.000 por primera vez desde el 9 de enero, según muestran cifras del NHS.

Los líderes europeos se encuentran bajo intensa presión por evitar que su inconstante programa de vacunación sea obstaculizado aún más por cortes inesperados en los suministros de la vacuna de Astrazeneca. La UE exige que las dosis fabricadas en Reino Unido ayuden a compensar el déficit.

En medio de las crecientes tensiones políticas, la Comisión Europea publicó ayer planes para prohibir la exportación de vacunas fabricadas en la UE.

En un intento por evitar que Irlanda del Norte sea utilizada como puerta trasera para Gran Bretaña, Bruselas también activó la cláusula del Artículo 16 del protocolo de Irlanda del Norte, que efectivamente permite la introducción de controles aduaneros y de exportación en la frontera terrestre irlandesa.

La medida fue recibida con ira y consternación en todo el espectro político. Arlene Foster, la primera ministra de Irlanda del Norte, calificó la medida de poner controles en la frontera como un «increíble acto de hostilidad» y el Sinn Fein también la criticó.

Boris Johnson y Michael Gove, el ministro de la Oficina del Gabinete, se han quejado ante la Comisión Europea y dijeron que Gran Bretaña estaba «considerando cuidadosamente sus próximos pasos».

Después de conversaciones anoche con Ursula von der Leyen — la presidenta de la Comisión Europea — Downing Street dijo que el primer ministro había expresado sus «graves preocupaciones» sobre el impacto potencial de la prohibición de exportación sobre las importaciones de vacunas. Downing Street agregó que la UE también debe «aclarar urgentemente sus intenciones y qué pasos planea tomar para garantizar que sus propios compromisos con respecto a Irlanda del Norte se cumplan plenamente.»

Micheal Martin, el primer ministro irlandés, planteó el problema a von der Leyen. Una fuente del gobierno irlandés dijo a The Irish Times que era «completamente innecesario» con «implicaciones políticas potencialmente explosivas».

Anoche, en un retroceso anunciado apresuradamente, la Comisión insistió en que el protocolo de Irlanda del Norte no se vería afectado por las restricciones a la exportación.

“Para abordar la actual falta de transparencia de las exportaciones de vacunas fuera de la UE, la Comisión está implementando una medida que requiere que dichas exportaciones estén sujetas a una autorización de los estados miembros,” informó. «En el proceso de finalización de esta medida, la Comisión se asegurará de que el protocolo de Irlanda del Norte no se vea afectado».

Sin embargo, agregó: “Si se abusa de los tránsitos de vacunas y sustancias activas hacia terceros países para eludir los efectos del sistema de autorización, la UE considerará utilizar todos los instrumentos a su disposición.”

Está previsto que en las próximas semanas lleguen a Gran Bretaña millones de dosis de la vacuna Pfizer.

El presidente francés Emmanuel Macron, por su parte, arrojó ayer dudas sobre la vacuna AstraZeneca desarrollada por la Universidad de Oxford. “Hoy todo apunta a que es casi ineficaz para los mayores de 65 años, y algunos dicen que para los mayores de 60,” afirmó.

Sus comentarios se produjeron luego de la decisión alemana de no usar la vacuna para los mayores de 65 años. Sin embargo, la Agencia Europea de Medicamentos dijo que sí espera que sea eficaz para los adultos mayores — y aprobó la vacuna un mes después de que las autoridades británicas le dieran el visto bueno.

Los comentarios de Barnier contrastan con el tono adoptado por muchos políticos europeos, como el de un destacado eurodiputado alemán que pidió que la UE «muestre sus armas» en una guerra comercial por la vacuna. Didier Reynders, comisionado belga de justicia de la UE, dijo que el objetivo era que todos los países europeos recibieran vacunas en proporción a su población. “Se necesita transparencia, no una guerra de vacunas. Es posible que Gran Bretaña quiera iniciar una guerra de vacunas, pero hemos programado vacunas para los países europeos y nuestros socios,” dijo.

La Comisión ha introducido una medida de emergencia para registrar todas las exportaciones de vacunas de la UE, y rechazar envíos si hay déficit en Europa. “Pagamos a estas empresas para que aumenten la producción, y ahora esperamos que cumplan,” dijo Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la comisión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s