Tasa R de Londres baja de 1 y un tercio de londinenses ya ha tenido Covid

Crédito: South Central Ambulance Service / NHS Foundation Trust

Número de casos registra caída sostenida en capital británica

La tasa R ha caído por debajo de 1 en Londres — una señal de que el confinamiento está comenzando a tener efecto, según una nueva investigación.

Investigadores de la Universidad de Cambridge también estimaron que hasta el 36 por ciento de los londinenses ya han tenido el virus — el más alto de cualquier región de Reino Unido.

La capital fue una de las regiones más afectadas por la nueva mutación del coronavirus, y su capacidad hospitalaria ha sido estirada hasta el límite.

Sin embargo, parece que la tasa de nuevos casos está descendiendo en la capital.

Cifras separadas también muestran que los casos están disminuyendo en 22 distritos, lo que muestra signos de que el virus podría haber alcanzado su punto máximo en Londres a principios de enero.

La tasa R — abreviatura de ‘tasa de reproducción del virus’ — mide el número promedio de personas a las que una persona contagiada transmitirá el virus. Si la tasa R es inferior a 1, significa que el número de casos nuevos se está reduciendo.

En toda Inglaterra, el número de contagios de Covid-19 está disminuyendo en su conjunto.

El Grupo de Trabajo de Covid-19 de la Unidad de Bioestadística del Consejo de Investigación Médica (MRC) dijo que la estimación actual del número diario de nuevos contagios que ocurren en Inglaterra es de 60.200.

La tasa R, abreviatura de tasa reproductiva, mide el número promedio de personas a las que una persona infectada le transmitirá el virus. Si la tasa R es inferior a 1, significa que el número de casos nuevos se está reduciendo.

La Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) debe publicar sus propias cifras más adelante, mientras que los científicos del Gobierno publicarán también publicarán la tasa R que calculen.

Los investigadores de Cambridge dijeron que las regiones con una tasa R actual por debajo de 1 son el este de Inglaterra, Londres, el sureste, Yorkshire & Humber y las West Midlands.

El equipo también predice que es probable que el número de muertes diarias se sitúe entre 518 y 860 el 28 de enero.

Las cifras se dan a conocer luego que Public Health England (PHE) publicara datos — el miércoles — que muestran que las tasas de contagio habían disminuido en la mayoría de las regiones de Inglaterra en todos los grupos de edad, excepto en los mayores de 80 años.

Sin embargo, al mismo tiempo, el informe de vigilancia permanente de PHE señaló que había más personas ingresadas en hospitales y unidades de cuidados intensivos.

Datos de NHS England muestran que, el 10 de enero, casi 1 de cada 5 centros hospitalarios importantes de Inglaterra no tenían más camas de cuidados intensivos para adultos.


Artículo de Luke O’Reilly
Publicado en Evening Standard el 
viernes, 15 de enero de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.standard.co.uk/news/uk/r-rate-london-falling-below-one-lockdown-b899850.html

Nos engañaste sobre el Brexit, dicen pescadores enfadados a Johnson

Un barco pesquero navega cerca de Gardenstown, en la costa de Banff (Escocia).
Foto: dModer101 – flickr / CC BY 2.0

Crece indignación en la industria por el acuerdo y por problemas con nuevos trámites aduaneros, especialmente en Escocia

Los pescadores británicos han acusado a Boris Johnson de deshonestidad y traición por su acuerdo sobre el aspecto pesquero del Brexit.

Una airada carta de la Federación Nacional de Organizaciones de Pescadores le acusa de someterse a una «relación neocolonial con la UE sobre la pesca durante mucho tiempo en el futuro».

En la carta — a la que ha tenido acceso The Times — se acusa al primer ministro británico de sacrificar la industria para conseguir un acuerdo, y luego tratar de engañar tanto al público como a los pescadores sobre lo que había negociado.

“Todo … lo que usted y otros en la cúpula del Gobierno nos dijeron, y también dijeron al Parlamento [y] al público en general, nos llevó a creer que su postura sobre la pesca no era solo retórica o de conveniencia, sino que se basaba en un principio: que un país soberano debería poder controlar quién pesca en sus propias aguas y debería poder recolectar los recursos pesqueros en sus propias aguas principalmente para su propia gente. Ese no ha resultado ser el caso,” dice la carta de la federación a Downing Street.

“Al final, no es tanto porque usted se haya visto obligado a ceder ante un oponente intransigente y poderoso que ha causado tanta furia en toda nuestra industria; es porque ha intentado presentar el acuerdo como un gran éxito, cuando es es evidente que no lo es.»

La ira está creciendo en la industria — no solo por el acuerdo, sino también por los problemas con los nuevos trámites aduaneros, que están afectando especialmente a los pescadores escoceses. Muchos han mantenido sus barcos en el puerto debido a que los problemas de distribución han impedido que sus envíos lleguen a los clientes del continente.

La empresa de transporte DFDS — que consolida envíos más pequeños en camiones para la exportación — detuvo sus operaciones la semana pasada, después de retrasos en ponerse al día con los nuevos trámites aduaneros. No se espera que los envíos de la compañía se reanuden hasta la próxima semana, e incluso entonces es probable que tarden dos días en llegar a los mercados de la UE.

La ira por los retrasos fue exacerbada por el ministro de Escocia, David Duguid, a quien BBC Radio Scotland preguntó cuánto tiempo va a pasar antes de que el comercio comience a funcionar sin problemas nuevamente. «Bueno, ¿cuánto mide un trozo de cuerda?», dijo al programa Good Morning Scotland antes de agregar: «Estamos trabajando día y noche para resolver los problemas que nos comunican y podemos solucionar directamente.»

En la Cámara de los Comunes, Douglas Ross, el líder de los conservadores escoceses, dijo a George Eustice, el ministro de medio ambiente, que la compensación financiera era «claramente necesaria para nuestros pescadores en todo el país».

El parlamentario del Partido Liberal-Demócrata escocés Alistair Carmichael describió la situación como «un desastre creado por el propio Gobierno».

“Durante años, este Gobierno le ha prometido a nuestra industria pesquera un mar de oportunidades, pero hoy nuestros barcos están amarrados en el puerto, y sus hélices están enredadas en la burocracia fabricada en Whitehall,” dijo. “Ayer, el primer ministro le dijo al comité de enlace que se había considerado una compensación para nuestra industria pesquera. ¿A quién se le va a compensar, qué y cuánto?”

Eustice describió los problemas que enfrentan los pescadores como «problemas iniciales» y dijo que el Gobierno está investigando el caso para obtener una compensación.

Downing Street confirmó más tarde que habría una compensación para las empresas afectadas y dijo que no creía que las empresas fueran las culpables de los retrasos o pérdidas. «Hemos dicho que estamos buscando compensar a la industria pesquera dado que enfrentan problemas temporales, y aceptamos que esto puede haber sido por causas ajenas a ellos,» dijo el portavoz del primer ministro.

Victoria Prentis, la ministra de pesquería, fue criticada después de admitir que no había leído el acuerdo de Nochebuena porque estaba demasiado ocupada organizando festividades locales.

Jacob Rees-Mogg, líder de la Cámara de los Comunes, también fue atacado después de dar una respuesta frívola a las preocupaciones escocesas sobre el impacto de los nuevos controles fronterizos. Dijo que los peces ahora son «mejores y más felices» después del Brexit.

El acuerdo del Brexit alcanzado por Johnson ha dejado a la UE con el 75 por ciento del valor de su cuota de pesca capturada en aguas británicas, hasta el final de un período de transición de cinco años y medio.

Si bien las cuotas se liberarán en las conversaciones anuales a partir de 2026, la federación sugiere que cualquier nueva negociación será el «día de la marmota», con la UE «ejerciendo repetidamente su capacidad para aportar un mayor poder económico a Reino Unido, que después de las protestas capitulará una y otra vez”.

“Tristemente, seguiremos atados a una relación neocolonial con la UE sobre el pescado, a pesar de nuestros derechos según el derecho internacional, durante mucho tiempo en el futuro,” escribió la federación en su carta a Johnson.

“Este fue nuestro momento bajo el sol político: una industria pequeña pero simbólicamente significativa tuvo la oportunidad de liberarse de una relación asimétrica y fundamentalmente explotadora con la UE.”

“En este acuerdo no hemos logrado escapar de esa presión, y sería mucho mejor si usted, con humildad y honestidad, admitiera que lo intentó pero fracasó, en lugar de insinuar que nos había entregado las llaves de nuestra liberación cuando no lo hizo en realidad.”

Caso de estudio
Hansen Black, de 54 años, es director de ventas de Shetland Fish, empresa que se especializa en la venta de una variedad de pescado blanco como maruca, rape, eglefino y bacalao.

Antes de este mes, podía comprar productos un lunes y tenerlo puesto en el puerto de Boulogne el miércoles por la mañana. Este año su primer envío se retrasó varios días, y el segundo terminó teniendo que venderse en Reino Unido porque estaba tardando demasiado en llegar a Europa.

Black — exdirector ejecutivo de la Asociación de Pescadores de Shetland — dijo: «Decir que ha sido un comienzo de año bastante decepcionante sería quedar corto.»

Incluso con las restricciones de Covid-19, el año pasado se desembarcó un promedio de casi 6.400 cajas de pescado por semana. Los totales diarios de esta semana han oscilado entre 800 cajas y menos de 200.

Black dijo: “Va a ser una semana muy, muy tranquila. Vendemos una fracción de la cantidad que venderíamos normalmente. Diferentes empresas estarán en diferentes posiciones, pero es un momento preocupante para todos. Si no podemos solucionar esto, seguramente habrá negocios que se estrellarán contra la pared.»

Jamie McMillan, director gerente de Loch Fyne Seafarms, usó su cuenta de Twitter para expresar su decepción con Boris Johnson y su Gobierno.

Teme que su empresa y muchas otras enfrenten la quiebra a menos que se resuelva la ‘increíble’ situación. «Estoy consternado, estoy enojado, me hierve la sangre,» dijo.


Artículo de Bruno Waterfield en Bruselas
Publicado en The Times el 
viernes, 15 de enero de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.thetimes.co.uk/article/you-misled-us-over-brexit-deal-angry-fishermen-tell-johnson-90cng8xcf

Planes de romper régimen laboral de la UE hacen peligrar semana de 48 horas

FINANCIAL TIMES — VIERNES, 15 DE ENERO DE 2021

Posible indignación sindical | Replanteo de pausas y horas extra | Laboristas censuran el momento para hacer el anuncio

Protecciones para los trabajadores consagradas en la legislación de la Unión Europea — incluida la semana de 48 horas — serían derogadas en virtud de los planes que elabora el Gobierno como parte de una revisión posterior al Brexit de los mercados laborales de Reino Unido.

El ministerio de comercio británico está elaborando el paquete de medidas desreguladoras con la aprobación de Downing Street, según personas familiarizadas con el asunto. Aún no ha sido aprobado por los ministros ni presentado al Gabinete, pero sí se ha sondeado a líderes empresariales selectos sobre el plan.

La reforma propuesta de las regulaciones de la “directiva sobre el tiempo de trabajo” hará las delicias de muchos parlamentarios conservadores, pero es probable que provoque indignación entre los líderes sindicales británicos.

La medida podría marcar una clara divergencia de los estándares del mercado laboral de la UE, pero Reino Unido solo enfrentaría represalias de Bruselas bajo los términos de su nuevo tratado comercial posterior al Brexit si la UE pudiera demostrar que los cambios tienen un impacto material en la competencia.

Las principales áreas de enfoque son terminar con la semana laboral de 48 horas, modificar las reglas sobre los descansos en el trabajo y no incluir el pago de horas extra al calcular algunos derechos de pago de vacaciones, dijeron personas familiarizadas con los planes.

El Gobierno también quiere eliminar el requisito de que las empresas registren el informe diario detallado de horas de trabajo — lo que implica un ahorro de casi £1.000 millones.

El Gobierno ha insistido en que cualquier reforma estaría diseñada para ayudar tanto a las empresas como a sus empleados, y se sometería a una consulta completa, diciendo que no tiene la intención de “reducir” los derechos de los trabajadores.

“Reino Unido tiene uno de los mejores registros en materia de derechos laborales del mundo,” dijo un portavoz del Gobierno. “Dejar la UE nos permite seguir siendo un creador de normas, y proteger y mejorar los derechos de los trabajadores de Reino Unido.”

Sin embargo Ed Miliband — ministro de comercio de los laboristas — dijo que hacer las propuestas ahora era una ‘vergüenza’, en un momento en que tanta gente estaba preocupada por su trabajo.

“En medio de la peor crisis económica en tres siglos, los ministros se están preparando para romper sus promesas al pueblo británico y dar un mazazo a los derechos de los trabajadores,” afirmó.

“Los trabajadores en Reino Unido son los principales beneficiarios de las muy positivas sentencias de tribunales europeos,” dijo un funcionario del Congreso de Sindicatos Laborales (TUC), y agregó que cualquier intento de “reducir y restringir” la interpretación de la ley europea “es una preocupación porque equivale a una disminución de derechos.”

Funcionarios de la UE han dicho que las decisiones sobre la activación de aranceles y otras “medidas de reequilibrio” contra Reino Unido — en el marco del recientemente firmado acuerdo comercial posterior al Brexit — dependerían de los efectos prácticos de las decisiones políticas.

Bruselas ha destacado a menudo los estándares del mercado laboral como un tema central para la “igualdad de condiciones” que el acuerdo debe mantener, pero la regulación del tiempo de trabajo es desigual en toda la UE, y Bruselas busca repetidamente reforzar la forma en que se aplica la directiva. Gran Bretaña, junto con muchos países de la UE, optó por no hacer cumplir el límite de 48 horas en la semana laboral como estado miembro.

El Gobierno señala que Reino Unido a menudo “saca brillo” a los estándares mínimos de la UE, como por ejemplo la oferta de 5,6 semanas de vacaciones anuales — en comparación con el requisito de la UE de 4 semanas.

A pesar de esto, en una llamada con 250 figuras empresariales líderes a principios de este mes, el primer ministro británico Boris Johnson instó a la industria a respaldar los planes para una futura liberalización regulatoria después del Brexit — para deleite de muchos defensores del libre mercado en su Gabinete.

Matt Kilcoyne — subdirector del Instituto de Libre Mercado ‘Adam Smith’ — acogió con agrado las propuestas, diciendo que la regla ‘única’ actual de 48 horas es una “camisa de fuerza para la economía”.

Sin embargo, habrá nervios en la cima del Gobierno sobre cómo se recibirá una reorganización de los derechos laborales entre los votantes de la clase trabajadora mal pagados, que respaldaron a los conservadores en los escaños del norte — el denominado muro rojo — en las elecciones generales de diciembre de 2019.

Un cambio en el cálculo del pago de vacaciones podría ser “una pérdida monetaria significativa” para un trabajador mal pagado que a menudo se ve obligado a trabajar horas extra para llegar a fin de mes, dijo el funcionario del TUC.

Tampoco está claro que las empresas — que ya se están adaptando al Brexit y luchando contra las consecuencias de la pandemia de Covid-19 — estén reclamando actualmente ninguna revisión fundamental de los derechos de los trabajadores.

Mark Fox — director ejecutivo de la Asociación de Servicios Comerciales — dijo que sus miembros querían reformas que “mejoren la estabilidad” en lugar de causar ninguna perturbación. “También somos conscientes del llamado del primer ministro a ‘subir el nivel’ de la población, y eso siempre debe significar mejorar el entorno en el que trabaja la gente.”

Adam Marshall — director general de las Cámaras de Comercio Británicas — dijo que la prioridad inmediata para las empresas después del Brexit era centrarse en desarrollar una relación comercial estable con la UE. Es probable que cualquier dividendo de la desregulación provenga de sectores emergentes como el fintech o la tecnología sanitaria, agregó.

Colin Leckey — socio en derecho laboral del estudio de abogados Lewis Silkin — dijo que los empleadores agradecerían que Reino Unido rechace la nueva jurisprudencia europea, que requiere informes detallados y diarios de las horas de trabajo.

Sin embargo, cualquier movimiento para revocar la jurisprudencia europea reciente sobre el pago de vacaciones — que estipula que las comisiones de ventas y las horas extraordinarias deben tenerse en cuenta en su cálculo — sería más polémico.

Michael Ford, abogado y profesor de la Universidad de Bristol, dijo que gran parte de la complejidad que enfrentan los empleadores al calcular el pago de vacaciones era resultado de la legislación británica — no las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea — aunque en principio a los empleadores británicos tampoco estuvieron de acuerdo con la postura del citado Tribunal.

Los sindicatos han presentado una serie de casos de pago insuficiente de derechos de vacaciones y a los empleadores les encantaría que se revocaran, dijo Leckey.