UE exige vacunas británicas

THE DAILY TELEGRAPH — JUEVES, 28 DE ENERO DE 2021

Johnson descarta ceder respecto a inyecciones fabricadas en Reino Unido mientras Comisión Europea ordena a AstraZeneca desviar el suministro

Bruselas ha exigido que millones de vacunas de fabricación británica contra el coronavirus sean desviadas de Reino Unido a la UE, en un tira y afloja cada vez más enconado por las dosis.

Boris Johnson rechazó rotundamente la idea de permitir que cualquier dosis de AstraZeneca fabricada en Reino Unido se envíe a la UE, y dijo que estaba «seguro» de que la empresa cumpliría su primer contrato con Gran Bretaña por los primeros 100 millones de ampolletas de fabricación británica.

El miércoles por la noche, la Comisión Europea convocó a los altos cargos de AstraZeneca a la última de una serie de reuniones cada vez más frenéticas, después de que la firma anunciara que se retrasarían 50 millones de dosis ordenadas por la UE.

A medida que las recriminaciones se volvían cada vez más amargas, influyentes parlamentarios europeos avivaron los rumores de una guerra comercial, diciendo que Reino Unido y AstraZeneca deben «pensar dos veces» antes de rechazar las demandas de la UE y amenazar con bloquear las exportaciones de la vacuna Pfizer — de fabricación belga — a Reino Unido.

La noticia se produjo luego que el lanzamiento de la vacuna en algunos países de la UE se detuviera debido a la falta de suministros, mientras un funcionario de sanidad español afirmaba: «Mañana, los congeladores estarán vacíos.»

El Gobierno facilitó que AstraZeneca, con sede en Gran Bretaña, se asociara con la Universidad de Oxford para desarrollar la vacuna el año pasado, y se arriesgó a invertir decenas de millones de libras del dinero de los contribuyentes en la creación de una línea de producción antes de que hubiera alguna prueba de que la vacuna funcionaría.

Los ministros han dejado en claro que Gran Bretaña tiene todo el derecho a cosechar las recompensas de su rápida acción y no tiene la obligación de rescatar a la UE, que se retrasó meses en firmar su propio acuerdo con AstraZeneca y aún no ha aprobado el uso de la vacuna.

Sin embargo, Stella Kyriakides, comisaria de sanidad de la UE, dijo: «Rechazamos la lógica del orden de llegada. Eso podría funcionar en las carnicerías del vecindario, pero no en nuestros contratos y no en nuestros acuerdos de compra anticipada.»

Bruselas afirmó que AstraZeneca está obligada por contrato a utilizar sus fábricas de Reino Unido para compensar el déficit en las entregas a la UE, y le pidió que publique su contrato con el bloque para escrutinio público.

Kyriakides dijo que la empresa tenía «obligaciones contractuales, sociales y morales» de utilizar todas sus instalaciones para compensar el déficit y que «no hay una jerarquía de fábricas».

Sin embargo, tanto el gobierno de Reino Unido como AstraZeneca insistieron en que el contrato del gigante farmacéutico con Reino Unido — firmado tres meses antes del acuerdo con la UE — dejó en claro que las plantas británicas solo podrían usarse para exportaciones una vez que se haya cumplido el pedido británico de 100 millones de dosis.

En una conferencia de prensa en Downing Street el miércoles, Johnson dijo: «Tenemos mucha confianza en nuestros contratos, mucha confianza en nuestro suministro. Los problemas son realmente un asunto de nuestros amigos de la UE y de la empresa en cuestión.»

«Estoy muy contento de que, en este momento, tengamos con diferencia el lanzamiento de vacunas más rápido en Europa.»

Peter Liese — eurodiputado alemán del Comité de Salud del Parlamento Europeo y miembro del partido CDU de Angela Merkel — dijo: «Creo que la única consecuencia puede ser detener inmediatamente la exportación de BioNTech [vacuna Pfizer], y entonces estaremos en medio de una guerra comercial. Así que es mejor que la empresa y Reino Unido se lo piensen dos veces.»

«Tenemos que mostrar nuestras armas […] y decirle a otras empresas del mundo que si tratas a los europeos como de segunda clase, pagarás por ello.»

Un total de 7.164.387 personas han recibido al menos una dosis de la vacuna en Reino Unido, ya que Gran Bretaña sigue superando a otros países europeos en su impulso para vacunar a la población.

Pascal Soriot, director ejecutivo de AstraZeneca, dijo que creía que Gran Bretaña no solo alcanzaría su objetivo de vacunar a todos los mayores de 70 años a mediados de febrero, sino que también habría vacunado a todos los mayores de 50 años antes de fines de marzo.

Sin embargo, los ministros han dicho que el objetivo de mediados de febrero sigue siendo «ajustado», y el total de 313.000 vacunas del miércoles significó que el promedio de 400.000 por día necesario para alcanzar el objetivo se ha perdido durante tres días seguidos.

AstraZeneca ha prometido 2 millones de dosis a la semana, sin las cuales no se puede alcanzar el objetivo.

La empresa fabrica la vacuna Oxford en dos plantas en Reino Unido, y Kyriakides afirmó que no hay «cláusula de prioridad» en el contrato de la UE con la empresa, lo que significa que las plantas de Reino Unido y dos plantas en la UE deben usarse para suministrar los 80 millones de dosis que Bruselas espera a finales de marzo.

«En nuestro contrato no se especifica que ningún país ni Reino Unido tiene prioridad […] y esto debe ser absolutamente claro,» afirmó.

El portavoz principal de la Comisión Europea dijo: «Si las plantas de Reino Unido están funcionando mejor, ¿esperamos que las plantas de Reino Unido entreguen dosis a la UE? Sí, lo esperamos.»

AstraZeneca insistió en que su contrato con la UE indicaba únicamente que hará su «mejor esfuerzo» para suministrar las dosis solicitadas.

Kyriakides dijo: «Las empresas farmacéuticas, los desarrolladores de vacunas, tienen responsabilidades sociales y contractuales morales que deben respetar. La opinión de que la empresa no está obligada a cumplir porque firmamos un acuerdo de mejor esfuerzo no es correcta ni aceptable.»

«Los 27 estados miembros de la Unión Europea están unidos en que AstraZeneca debe cumplir con sus compromisos en nuestros acuerdos.»

En una entrevista con periódicos europeos el martes, Soriot dijo que el contrato de AstraZeneca con Reino Unido significa que el suministro que sale de la cadena de suministro británica irá primero a Reino Unido.

«Tan pronto como hayamos alcanzado un número suficiente de vacunas en Reino Unido, podremos usar esa planta para ayudar a Europa también. Pero el contrato con Reino Unido se firmó primero y Reino Unido, por supuesto, dijo : ‘Tú nos suministras primero’, y esto es bastante justo,» afirmó.

AstraZeneca dijo en un comunicado el miércoles: «Como cada cadena de suministro se ha configurado para satisfacer las necesidades de un acuerdo específico, la vacuna producida a partir de cualquier cadena de suministro se dedica a los países o regiones respectivas y hace uso de la fabricación local siempre que sea posible.»

Bernd Lange — presidente del comité de comercio del Parlamento Europeo — dijo: «En lugar de culpar a los demás en los medios, simplemente hagan público el contrato. Dado que la vacuna supuestamente no tiene fines de lucro, ¿cuál es el problema?»

El Defensor del Pueblo de Europa ha abierto una investigación por mala administración sobre la negativa de la Comisión a conceder acceso público al contrato tras una denuncia.

La Comisión Europea dijo el lunes que introduciría un mecanismo que obligaría a las empresas que producen vacunas en la UE a pedirle permiso antes de exportar las inyecciones. La amenaza de bloquear las exportaciones de vacunas a países fuera de la UE se produjo en medio de temores de que el año pasado se suministraron a Gran Bretaña existrencias de vacunas reservadas a la UE cuando las fábricas de Reino Unido tuvieron problemas de producción.

Un diplomático de la UE dijo a The Telegraph: «Dado que, según varios informes, Gran Bretaña recibió vacunas de AstraZeneca producidas en la UE cuando las fábricas británicas sufrían escasez de producción hace unas semanas, ahora sería lógico entregar vacunas de Gran Bretaña a la Unión Europea.»

La UE se ha vuelto cada vez más intranquila respecto a sus suministros de vacunas en los últimos días, y algunos estados miembros han tenido que suspender sus programas de vacunación debido a la escasez. España ha dejado de inyectar las primeras dosis de la vacuna durante al menos dos semanas para concentrar sus menguantes suministros en las personas que necesitan una segunda dosis de la vacuna Pfizer.

Por su parte, Hungría se ha desalineado de Bruselas al otorgar la aprobación inicial a la vacuna rusa Sputnik V, mientras otros líderes de la UE enfrentan presiones internas para seguir el ejemplo y obtener sus propios suministros.

Polonia y la República Checa también tienen dificultades para mantener sus cronogramas de vacunación.