Subdirector médico nacional pone él mismo las inyecciones

METRO — JUEVES, 14 DE ENERO DE 2021

Autoridad sanitaria en primera línea mientras cifra diaria de muertes alcanza nuevas cotas | La segunda ola es peor que la primera… pero el confinamiento empieza a funcionar

El doctor Jonathan Van-Tam [foto principal] ha puesto manos a la obra y se ha unido personalmente a la batalla para vacunar a Reino Unido, mientras el país sufre el día más mortal de la pandemia hasta ahora.

El subdirector médico nacional — conocido por su seriedad y franqueza en las ruedas de prensa de Downing Street — se ha presentado como voluntario para aplicar las inyecciones de la vacuna en su tiempo libre.

Habiéndose inmunizado a 2.600.000 británicos y obtenido una reducción de 15.000 casos en una semana, Boris Johnson ha saludado ayer ‘la aparición de algunos signos’ de que el confinamiento está funcionando.

«Todavía es muy pronto y las personas deben mantener la disciplina, respetar las reglas, y trabajar unidos para desplegar el programa de vacunación.»

A pesar de ello, las esperanzas se han debilitado ligeramente al conocerse la aparición de una nueva variante brasileña de Covid-19, y por las 1.564 muertes producidas ayer — el total diario más alto hasta ahora.

Yvonne Doyle, directora del regulador sanitario británico Public Health England, dijo: «ahora ha habido más muertes en la segunda ola que en la primera.»

Por su parte, el primer ministro británico ha advertido que existe un riesgo «muy sustancial» de que se «sobrepase» la capacidad de las unidades de cuidados intensivos.

En declaraciones al Comité de Enlace de los Comunes, Johnson dijo que la situación es «muy, muy difícil» en el NHS y que la tensión sobre el personal es «colosal».

El mandatario ha hecho un llamamiento al público para que siga las reglas del confinamiento — que requieren que los ciudadanos en Inglaterra se queden en casa y solo salgan por un número limitado de razones como compra de alimentos, ejercicio físico, o para trabajar si no pueden hacerlo desde casa.

Existen medidas similares en vigor para gran parte de Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

Johnson discutió con autoridades del NHS acelerar despliegue de vacunas

FINANCIAL TIMES — MIÉRCOLES, 13 DE ENERO DE 2021

‘Duros’ cruces verbales por lentitud | Prueban vacunaciones de 24 horas | Ejército apoya a equipos sanitarios

Boris Johnson se ha enfrentado con directivos del NHS — el sistema nacional de salud británico — por el ritmo que ha tenido el lanzamiento de la vacuna de Covid-19, mientras la propagación del virus se acelera en todo Reino Unido.

El primer ministro británico expresó su frustración por lo que consideró burocracia excesiva y falta de datos sobre los planes del NHS, la cual terminó la semana pasada en una serie de ‘duros’ intercambios, según funcionarios cercanos a las conversaciones.

Downing Street y el NHS dijeron que las relaciones habían mejorado desde entonces y, en una señal del nuevo sentido de urgencia, Johnson ha aprobado un programa piloto para un centro de vacunación que permanecerá abierto las 24 horas del día los siete días de la semana, para ver si acelera el despliegue de la vacuna.

El Número 10 — la oficina del primer ministro — dijo que es ‘completamente falso’ afirmar que existen tensiones entre Johnson y el jefe de NHS England, Simon Stevens, aunque varias fuentes coinciden en que la frustración fue intensa la semana pasada.

Subrayando la urgencia de acelerar el programa de vacunas, el martes se anunciaron otras 1.243 muertes y 45.533 personas dieron positivo por coronavirus, mientras la nueva variante continúa cobrando un alto precio en Reino Unido.

El paso a los ensayos de vacunas las 24 horas del día — un reconocimiento de la profundidad de la crisis de la sanidad pública — se produce luego de llamamientos realizados por el Partido Laborista y algunos médicos, pero hasta ahora los ministros sugerían que no habría demanda suficiente.

Una persona informada sobre las tensiones entre el alto cargo del NHS y el Número 10 dijo que se habían producido roces desde antes de Navidad, cuando al primer ministro le preocupaba que algunos miembros del personal del NHS que no eran de primera línea se vacunaran antes que algunas personas de 80 años o más.

Ese grupo de edad fue seleccionado por el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización — que asesora al Gobierno — como prioridad para recibir la vacuna.

Las frustraciones fueron evidentes acerca de la decisión de invitar al brigadier Phil Prosser — comandante del apoyo militar para la vacuna — a una conferencia de prensa en el Número 10 sobre el lanzamiento del programa el jueves, según el informante.

La fuente también afirmó que la aparición de Prosser tenía la intención de transmitir un mensaje a Sir Simon: de que Johnson amenazaba con dar a los militares un papel más importante en el programa a menos que se acelerara el lanzamiento.

Expertos del NHS rechazaron también cualquier insinuación de tensiones, diciendo que fue Sir Simon quien propuso la asistencia del brigadier Prosser a la sesión informativa, y señalaron que Reino Unido tiene el mejor récord de despliegue de vacunas en Europa.

Funcionarios de Downing Street y del NHS insistieron en que la coordinación e integración del ejército con los equipos sanitarios ahora estaban funcionando bien, y que Johnson estaba satisfecho con su progreso. «Es una relación realmente buena,» dijo el Número 10.

Otros 10.000 miembros de las fuerzas armadas están bajo orden de inamovilidad, en ‘alerta prioritaria’ en caso de que se necesite más ayuda, de acuerdo al ministro de defensa Ben Wallace.

El NHS ha dicho insistentemente que puede ‘poner las inyecciones en los brazos’ de los ciudadanos a la misma velocidad a la que éstas lleguen a sus almacenes. Matt Hancock, el ministro de sanidad, dijo el lunes que el ‘factor limitante’ de tal velocidad es el suministro de vacunas.

Sin embargo, el martes el Gobierno declinó nuevamente informar cuántas dosis de las dos vacunas — la desarrollada por BioNTech y Pfizer, y la que desarrollaron la Universidad de Oxford y AstraZeneca — se habían puesto a disposición del NHS.

Un total de 2.431.648 personas han sido vacunadas desde que comenzó el programa, el 8 de diciembre.

Las vacunas deben aplicarse a un ritmo de aproximadamente 2 millones por semana para alcanzar el objetivo de Johnson — que a todos los mayores de 70 años, trabajadores asistenciales y sanitarios, y personas clínicamente vulnerables, se les ofrezca una vacuna antes del 15 de febrero próximo.