Nicola clava a Boris por crisis de las vacunas

METRO — VIERNES, 29 DE ENERO DE 2021

Primera ministra escocesa apoya a Unión Europea en disputa por vacunas

Nicola Sturgeon le ha clavado el aguijón a Boris Johnson, ofreciéndose a ayudar a la Unión Europea en la creciente disputa por el suministro de las vacunas.

Después de criticar al primer ministro británico por su viaje “no esencial” a un laboratorio en Escocia, la mandataria insistió en que le desafiaría dándole a los líderes europeos detalles sobre los contratos de suministro de Reino Unido.

Johnson advirtió que eso amenazaría la seguridad nacional pero Sturgeon — quien fue después calificada como Mona Lott, personaje de una comedia británica de 1939, por su arrebato — dijo: “El Gobierno de Reino Unido se complace en informar estas cifras a los medios de comunicación.”

“Independientemente de lo que digan, creo que volveremos a publicar las cifras reales de suministro de la próxima semana para que todos tengan transparencia”.

La disputa con la UE estalló cuando Gran Bretaña informó de 1.239 nuevas muertes de Covid pero reveló que 7,9 millones de personas — el 12 por ciento de la población — han recibido una vacuna. La UE ha vacunado solo al 1,9 por ciento, es decir, 8,4 millones de sus 448 millones de habitantes.

Ayer — a pesar de que todavía no había aprobado oficialmente la vacuna de Oxford/AstraZeneca — la UE se refirió a los suministros de Reino Unido, mientras decía a Johnson que se mantuviera al margen.

Los funcionarios allanaron una fábrica en Seneffe (Bélgica) — donde se producen algunas tomas de Oxford/AstraZeneca — para ver porqué había caído la producción.

Asimismo, advirtió a la compañía británico-sueca que debe suministrar otros 50 millones de dosis en las próximas nueve semanas, incluidas las inyecciones realizadas en Gran Bretaña.

La empresa se ha negado a dar detalles de los acuerdos de suministro, pero el portavoz de la UE, Eric Mamer, dijo: “Es responsabilidad de la empresa hacernos propuestas sobre cómo pretende cumplir los términos del contrato.”

Autoridades de la UE también amenazaron con detener la exportación de 3,5 millones de inyecciones de la vacuna Pfizer/BioNTech — de fabricación europea — que llegará a Gran Bretaña en las próximas tres semanas.

“Es mejor que la empresa y Reino Unido lo piensen dos veces,” dijo el eurodiputado Peter Liese, allegado de la canciller alemana Angela Merkel. “Cuando vemos que no se trata bien a Europa, tenemos que mostrar nuestras armas.”

“Tenemos que decirles a las demás empresas del mundo que si se trata a los europeos como de segunda clase, se sufrirá por ello.”

Johnson insistió: “Estamos a favor de la máxima transparencia posible compatible con la seguridad del suministro. Eso es lo crucial: tenemos que tener seguridad nacional de suministro.”

La aprobación de la UE de la vacuna de Oxford/AstraZeneca finalmente se espera hoy — pero el regulador de Alemania recomendó que no se administre a los mayores de 65 años, citando la falta de evidencia de efectividad.

El fabricante insiste en que todas las personas mayores en sus ensayos produjeron anticuerpos, y Public Health England confirmó que confiaba en los datos.

La jefa de inmunizaciones, la doctora Mary Ramsay, dijo: “Hubo muy pocos casos en personas mayores en los ensayos de AstraZeneca para observar niveles precisos de protección en este grupo, pero los datos sobre las respuestas inmunitarias fueron muy tranquilizadores.”

Mientras eurodiputados de alto nivel amenazaban con una guerra comercial con Reino Unido, Downing Street no descartaba permitir el envío de vacunas a Europa, una vez que los más vulnerables hayan sido vacunados.

“Los suministros que se han planificado, pagado y programado deben continuar, absolutamente,” dijo el ministro de la oficina del gabinete Michael Gove. “No habrá ninguna interrupción en eso.”

El director de NHS England, Sir Simon Stevens, advirtió sobre la escasez, diciendo que las personas mayores de 50 años tendrían demoras en las vacunas si las personas mayores de 70 años no han recibido vacunas de refuerzo.

“En primer lugar, esas segundas dosis deben administrarse,” dijo.

El primer ministro británico había viajado a Escocia para visitar el laboratorio Lighthouse en Glasgow, donde se impulsa el ADN para ayudar a rastrear Covid-19 y sus nuevas variantes.

Por su parte, el líder de la Cámara de los Comunes, Jacob Rees-Mogg, dijo más tarde a los parlamentarios: “Todo lo que Sturgeon sabe hacer es quejarse a montones. Se queja cuando distinguidos personajes de la realeza visitan Escocia, se queja cuando el primer ministro visita Escocia — se queja de personas que cumplen con su deber, y hacen su trabajo.”

“Yo ​​pensaba que Mona Lott era un personaje de ficción, pero resulta que en realidad es la primera ministra de Escocia.”

Sturgeon enfrentó ayer críticas del parlamento escocés por el lento lanzamiento de las vacunas en Escocia — donde un 20% menos de personas mayores de 80 años han recibido una vacuna — mientras 500.000 dosis están almacenadas.