Gobierno ‘planea terminar el confinamiento en marzo’

Crédito: Sandrine Vivès-Rotger – flickr / CC BY 2.0

Avance en lanzamiento de la vacuna genera esperanza de que todos los británicos adultos ‘puedan recibir la inyección para finales de junio’

El Gobierno planea poner fin al confinamiento en marzo después de que los miembros del Gabinete acordaran que esperar hasta el verano — en que la mayoría de las personas se vacunará — para hacerlo conduciría a una mayor crisis económica, según reportes.

Los ministros están elaborando un calendario para reducir las restricciones a pesar de que el comité de asesores científicos Sage pide mantenerlas, se informó.

Anteriormente, el Gabinete se ha dividido entre los ministros que quieren abrir la economía lo más rápido posible y aquellos que son más cautelosos y quieren seguir los consejos de Sage al pie de la letra.

De acuerdo a los planes, las áreas se colocarán en niveles más bajos una vez que su tasa de mortalidad haya disminuido y el número de personas de 50 a 70 años ingresadas en hospitales haya disminuido, reporta The Sunday Times.

Este grupo de edad es el que pasa la mayor parte del tiempo en hospitales luchando contra el virus. Se espera que se revise un plan para el fin del confinamiento a finales de esta semana, el cual tendrá en cuenta las últimas tasas de contagio, muertes y hospitalizaciones.

Una fuente del Gabinete dijo a The Sunday Times: “Por primera vez no hay divisiones significativas entre halcones y palomas [bandos internos del Gabinete]. Todos han aceptado que tenemos que hacer un confinamiento fuerte, y todos aceptan que tenemos que abrir antes de que todos se vacunen.”

Mientras tanto, el Gobierno cree que la mayor amenaza para el plan para poner fin al confinamiento a principios de marzo son las variantes mutantes que ingresen a Gran Bretaña, porque podrían ser resistentes a las vacunas actuales.

Los ministros han ordenado que se elaboren planes para una nueva ofensiva en las fronteras de Gran Bretaña, que evite que las nuevas variantes del coronavirus amenacen el esfuerzo de vacunación.

Se ha indicado a las autoridades que establezcan hoteles de cuarentena para quienes lleguen a Gran Bretaña, y que utilicen GPS y tecnología de reconocimiento facial para verificar que las personas permanezcan aisladas. Los funcionarios públicos están considerando emular programas similares en Nueva Zelanda. En Australia, los viajeros se ven obligados a autoaislarse entre 14 y 24 días, y se cobra a los viajeros entre £1.500 y £2.500.

Las medidas se producen mientras los ministros muestran cada vez más optimismo acerca de alcanzar su objetivo de vacunar a los 14 millones de británicos más vulnerables con al menos una dosis para el 15 de febrero.

La misma actitud positiva ha llevado a altos funcionarios de Gobierno a decir a The Sunday Telegraph que esperan que todos los adultos en Gran Bretaña estén vacunados a fines de junio, a medida que confían cada vez más en que podrán acelerar el despliegue.

El diario dijo que fuentes de Whitehall creen que este objetivo podría ser realista, ya que planean que el ritmo de vacunación sea de 4 a 5 millones de personas por semana en unos meses.

Otras dos vacunas en preparación — la de Moderna y la de Johnson & Johnson — podrían ayudar a Gran Bretaña a acelerar el proceso para vacunar a los 54 millones de adultos.

Una fuente dijo: “Todos los mayores de 18 años en junio — sí. Es cosa de poner, poner y poner [inyecciones].”

Diez centros de vacunación masiva abrirán mañana a partir de las 8 am, entre los que se encuentran el Bournemouth International Centre, el hipódromo de Taunton, el Princess Royal Sports Arena en Lincolnshire y el estadio de la liga de rugby St Helens en Merseyside.

Ayer se anunció que el 40% de los mayores de 80 años ha tenido su primera inyección, y que esta semana millones de personas mayores de 70 años comenzarán a recibir cartas invitándolas a vacunarse.

Los centros de vacunación masiva aumentarán el número total de centros que administran las vacunas a gran escala a 17, y garantizarán que al menos uno esté ubicado en cada región sanitaria para que las zonas rurales del país — como Boston (Lincolnshire) y Norwich — tengan al menos uno al alcance.

Los otros súper centros que se abrirán son la Catedral de Blackburn en Lancashire, el Centro de Actividades Salt Hill en Slough, Norwich Foodcourt, el Lodge en Wickford (Essex), el parque y paseo de Askham Bar (York), y el Olympic Office Center, en Wembley, (noroeste de Londres). En una rápida aceleración de la campaña de vacunas, decenas de farmacias comenzarán a ofrecer la primera dosis de la vacuna a partir de mañana.

El ministro de sanidad Matt Hancock instó a los ciudadanos a comprometerse con tres compromisos — “ayudar, unirse y mantenerse informados” — durante los esfuerzos para vacunar, realizar ensayos clínicos y compartir consejos sanitarios precisos.

Por su parte Chris Hopson, director ejecutivo de NHS Providers, advirtió al Gobierno de no levantar las restricciones demasiado rápido. Hopson dijo: “Debemos tener cuidado al decir que solo porque las personas hayan sido vacunadas no habrá contagios, y que entonces podemos eliminar todas las restricciones al contacto social de inmediato.”

Un miembro de Sage dijo ayer: “Si el Gobierno levanta restricciones sin haber llevado el número de casos de virus a cero, y sin un buen sistema de prueba, rastreo y aislamiento, el virus regresará. Si no somos extremadamente cuidadosos, podríamos tener confinamientos intermitentes durante algún tiempo.”

El profesor Andrew Pollard, director del Grupo de Vacunas de Oxford, dijo que habría muchas variantes nuevas este año, pero que las vacunas actuales deben proteger contra todas las que circulan en Reino Unido.


Artículo de John Dunne
Publicado en Evening Standard el 
domingo, 18 de enero de 2021

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.standard.co.uk/news/uk/england-lockdown-ends-march-coronavirus-vaccine-b900030.html

Cuarentena en hoteles para pasajeros que lleguen a Reino Unido

THE SUNDAY TIMES — DOMINGO, 17 DE ENERO DE 2021

Plan de mano dura en las fronteras por variantes mutantes | Esta semana se ofrecerá vacuna a mayores de 70

Los ministros han ordenado la elaboración de planes para una nueva ofensiva en las fronteras británicas para detener las nuevas variantes del coronavirus que amenazan los esfuerzos de vacunación del país.

Se ha dicho a los funcionarios que se preparen para la creación de hoteles de cuarentena para quienes lleguen a Gran Bretaña, y que utilicen GPS y tecnología de reconocimiento facial para verificar que las personas permanezcan aisladas.

Las medidas se producen cuando los ministros se muestran cada vez más optimistas de que alcanzarán su objetivo de vacunar a los 14 millones de personas más vulnerables con al menos una dosis para el 15 de febrero próximo.

Diez centros de vacunación masiva abrirán mañana a partir de las 8 am, entre los que se encuentran el Bournemouth International Centre, el hipódromo de Taunton, el Princess Royal Sports Arena de Lincolnshire y el estadio de la liga de rugby St Helens en Merseyside.

Asimismo, ayer se anunció que el 40% de los mayores de 80 años ya ha recibido su primera inyección, y que esta semana millones de personas mayores de 70 años comenzarán a recibir cartas invitándolas a vacunarse.

Se ha llegado a un acuerdo con el Gabinete para aprobar un plan de tres puntos para comenzar a levantar las restricciones de cierre a principios de marzo.

Las áreas se colocarán en niveles más bajos una vez que su tasa de mortalidad haya disminuido, su número de ingresos hospitalarios disminuya y algunos de sus habitantes en el rango de edad de 50 a 70 años estén vacunados, ya que este grupo de edad es el que pasa la mayor parte del tiempo en el hospital con el virus.

Ministros del Gabinete dijeron en privado que estaban preparados para resistir la presión de los miembros del comité asesor científico Sage, que buscan retrasar los cambios de nivel hasta que la mayoría de las personas estén vacunadas — un proceso que tomaría hasta el verano como muy pronto.

En cambio, los ministros comenzarán a elaborar un cronograma para el fin del confinamiento a fines de esta semana, una vez que vean la primera evidencia del efecto del último confinamiento nacional.

Una fuente del Gabinete dijo: “Por primera vez no hay divisiones significativas entre halcones y palomas [los dos bandos] del Gabinete. Todos aceptaron que tenemos que hacer un confinamiento fuerte, y todos aceptan que tenemos que abrirnos antes de que todos se vacunen.”

Sin embargo, Downing Street cree que la mayor amenaza para la apertura es el creciente número de virus mutantes en todo el mundo, algunos de los cuales podrían ser inmunes a las tres vacunas que ha comprado Gran Bretaña.

La semana pasada se ordenó a los funcionarios que estudiaran la política de ‘aislamiento dirigido’ de Nueva Zelanda — donde a todos los que lleguen se les cobra por una estadía en un hotel del aeropuerto y se les obliga a permanecer aislados durante dos semanas.

En Australia es entre 14 y 24 días, y a los viajeros se les cobra entre £1.500 y £2.500. El Gobierno de Reino Unido solo está considerando un sistema en el que los visitantes paguen los costes ellos mismos.

Los funcionarios también examinarán cómo emular un plan que se lleva a cabo en Polonia, donde los que deben autoaislarse están sujetos a un “seguimiento mejorado”. Se contacta a cada persona una vez al día y se le pide que envíe una fotografía de sí misma en el lugar donde está confinada. Se obtienen referencias cruzadas de la foto utilizando datos GPS y software de reconocimiento facial. Aquellos que no cumplen dentro de los 20 minutos reciben una visita de la policía.

Se entiende que los ministros discutieron ambas ideas en una reunión, el jueves pasado. Una fuente gubernamental de alto rango dijo que, si se usa, esta tecnología se limitaría a los recién llegados a Reino Unido, no a los que ya están aquí para que se autoaislen.

Los planes van más allá de los cambios anunciados la semana pasada, que exigen que todos los que vengan a Reino Unido presenten una prueba de Covid negativa. Se han eliminado los “corredores aéreos”, que permitían el acceso de algunas personas con mayor facilidad.

Fuentes del Gabinete dijeron que Matt Hancock, el ministro de sanidad, propuso una moratoria sobre todos los viajes internacionales durante un mes, para detener nuevas variantes antes de que lleguen, pero enfrentó la resistencia de Grant Shapps, el ministro de transportes, quien argumentó que paralizaría el comercio.

Los centros de vacunación masiva aumentarán a 17 el número total de centros a gran escala que administran las inyecciones, y garantizarán que al menos uno esté ubicado en cada región sanitaria para que las zonas rurales del país como Boston en Lincolnshire, y Norwich, estén al alcance.

Los otros súper centros que se está abriendo son la Catedral de Blackburn en Lancashire, el Centro de Actividades Salt Hill en Slough, Norwich Foodcourt, el Lodge en Wickford (Essex), el parque y paseo en Askham Bar (York), y el Olympic Office Center, en Wembley (noroeste de Londres).

En una rápida aceleración de la campaña de vacunación, decenas de farmacias comenzarán a ofrecer la primera dosis de la vacuna a partir de mañana.

Hancock instó a las personas a comprometerse con tres promesas — “ayudar, unirse y mantenerse informados” — durante los esfuerzos para vacunar, realizar ensayos clínicos y compartir consejos de salud precisos.

Chris Hopson, director ejecutivo de NHS Providers, advirtió al Gobierno contra un levantamiento de las restricciones demasiado rápido. Hopson dijo: “Debemos tener cuidado al decir que el hecho de que las personas hayan sido vacunadas impide la propagación, y que entonces podemos eliminar de inmediato todas las restricciones sobre el contacto social.”

Un miembro del grupo asesor científico Sage dijo ayer: “Si el Gobierno libera restricciones sin haber llevado el número de casos del virus a cero, y sin un buen sistema de prueba, rastreo y aislamiento, el virus regresará. Si no tenemos mucho cuidado, podríamos tener confinamientos intermitentes durante algún tiempo.”

El profesor Andrew Pollard — director del Grupo de Vacunas de Oxford — dijo que habría muchas variantes nuevas este año, pero que las vacunas actuales deben proteger contra las cepas que circulan en Reino Unido.

En una publicación en Twitter anoche, el ministro de aviación Robert Courts anunció un plan para ofrecer subvenciones a aeropuertos y operaciones en tierra, debido a la presión que soportan por la reducción en el transporte aéreo.