Bruselas amenaza con bloquear exportación de vacunas

THE DAILY TELEGRAPH — MARTES, 26 DE ENERO DE 2021

Preocupación por el suministro a Reino Unido por demanda de control más estricto por parte de la UE sobre exportaciones luego de disputa con AstraZeneca

El suministro británico de la vacuna contra el covid está en peligro, después de que la UE amenazara con bloquear las exportaciones de la vacuna Pfizer — de fabricación belga — en medio de una disputa con la farmacéutica AstraZeneca, con sede en Reino Unido.

Bruselas ha decidido imponer controles más estrictos a las exportaciones, tras reaccionar con furia a la noticia de que AstraZeneca entregará 50 millones de dosis menos a la UE de lo que esperaba.

Los ministros ahora temen que las entregas de la vacuna Pfizer, en el mejor de los casos, se retrasen por trámites adicionales y que la UE pueda intentar detener el envío de las dosis a países no pertenecientes a la UE, después de decir que “tomará las medidas necesarias para proteger a sus ciudadanos”.

En marzo, el bloque europeo impuso restricciones a la exportación de equipos de protección personal (EPP) después de tener problemas con el suministro a sus estados miembros.

El lunes por la noche, los parlamentarios acusaron a la UE de actuar por “despecho” al tratar de desviar la culpa de sus propios errores al hacer que los programas de vacunación despegaran.

La comisaria de sanidad de la UE, Stella Kyriakides, convocó a altos cargos de AstraZeneca a una serie de videoconferencias el lunes, en las que dejó claro que sus explicaciones sobre la reducción de dosis eran inaceptables.

Kyriakides dijo que se pondría en marcha un “mecanismo de transparencia de las exportaciones” “lo antes posible”, lo que significaría que “en el futuro, todas las empresas que produzcan vacunas contra el Covid-19 en la UE tendrán que proporcionar una notificación temprana cuando quieran exportar vacunas a terceros países”.

También exigió que AstraZeneca presente una lista de cuántas dosis ha proporcionado a cada país — información que tanto la empresa como Downing Street luchan por mantener bajo reserva.

Reino Unido depende en gran medida de la vacuna Pfizer y espera casi 3,5 millones de dosis, que son parte integral del objetivo del Gobierno de vacunar a todos los mayores de 70 años a mediados de febrero, lo cual se realizará en las próximas tres semanas.

Nadhim Zahawi, el viceministro de vacunación, ya había advertido que alcanzar el objetivo será “estricto” y que cualquier problema imprevisto de suministro podría desviarlo.

El sábado, The Telegraph reveló que alrededor de medio millón de dosis menos de la vacuna Covid se entregarían al NHS [servicio británico de sanidad] esta semana debido a retrasos en el suministro.

En una conferencia de prensa en Downing Street el lunes, el ministro de sanidad británico Matt Hancock insinuó posibles problemas de suministro, diciendo: “El factor limitante de este programa de vacunación sigue siendo el suministro. Como sabemos, el suministro es escaso.”

Hasta ahora, Gran Bretaña ha aplicado a 6.573.570 personas una primera dosis de la vacuna, alcanzando el 78,7 por ciento de los mayores de 80 años.

Se ha hecho pedidos por un total de 40 millones de dosis de la vacuna Pfizer — suficientes para inyectar a 20 millones de personas — de las cuales 30 millones debían llegar a fines de mayo.

El ministro de salud alemán Jens Spahn dijo, por su parte, que las exportaciones de vacunas Covid deberían autorizarse a nivel de la UE antes de que pudieran abandonar el bloque, lo que significa que Bruselas tendría la última palabra sobre si las vacunas de Pfizer podrían cruzar el Canal de la Mancha.

“Nosotros, en tanto somos la UE, debemos poder saber si se están exportando, y qué vacunas se están exportando, desde la UE,” dijo Spahn.

La disputa estalló después de que AstraZeneca, que desarrolló la vacuna con la Universidad de Oxford, dijo a la UE la semana pasada que solo podría administrar 31 de las 80 millones de dosis que los países de la UE esperaban para fines de marzo.

La compañía adujo “problemas de producción” causados ​​por el trabajo para aumentar la producción a largo plazo en sus fábricas, pero en una llamada telefónica con el director ejecutivo, Pascal Soriot, la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen exigió que se cumpliera el contrato al completo.

La UE — que finalmente se espera apruebe el uso de la vacuna AstraZeneca esta semana — se ha sentido avergonzada por el lento comienzo de su lanzamiento de vacunas, mientras Gran Bretaña superaba a otros países europeos.

Se ha descubierto que la inyección de AstraZeneca solo tiene un ocho por ciento de efectividad en los mayores de 65 años y no será aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos para su uso en ese grupo de edad — según informes en los tabloides alemanes Bild y Handelsblatt el lunes por la noche, citando fuentes sin identificar.

Un portavoz de AstraZeneca refutó las afirmaciones como “completamente incorrectas” y dijo que los datos publicados en noviembre demostraron “fuertes respuestas inmunes” en adultos mayores, mientras el 100 por ciento de los receptores de la segunda dosis generaron “anticuerpos específicos para cada espiga [del virus]”.

Reino Unido rechazó una invitación para ser parte de un proceso de adquisiciones en toda la UE, y fue capaz de adelantarse al resto del mundo al convertirse en el primer país en aprobar la vacuna Pfizer y el primer país occidental en comenzar a vacunar a sus ciudadanos.

Mientras que Gran Bretaña ha administrado ya más de 6,5 millones de dosis, Alemania solo ha administrado 1,78 millones — la cifra más alta de todos los países de la UE.

David Jones — vicepresidente del grupo parlamentario anti-europeísta conservador European Research Group — dijo a The Telegraph: “Es evidente que han tenido un proceso de adquisición muy engorroso que ha resultado en esto. El hecho es que fuimos mucho más astutos en nuestro proceso de compra.”

“Francamente, parece una forma bastante infantil y rencorosa de comportarse. Esto se parece terriblemente a un chantaje, que es bastante vergonzoso y demuestra por qué hicimos bien en dejar la UE.”

El exministro de sanidad Jeremy Hunt dijo: “Si la UE actuara unilateralmente para restringir el suministro de vacunas compradas de manera legal y justa por Reino Unido, envenenaría las relaciones económicas durante una generación. En un momento tan crítico, el mundo necesita el nacionalismo de las vacunas como se necesita un agujero en la cabeza.”

Greg Clark, exministro de negocios y presidente del comité científico de la Cámara de los Comunes, agregó: “Este no es el momento para introducir burocracia adicional en la producción o entrega de vacunas. El enfoque de los fabricantes no debe distraerse de fabricar tantas dosis como sea necesario, como sea ​​posible y lo más rápido posible, y ponerlos en manos de los equipos de vacunación.”

Un portavoz del Gobierno dijo: “Seguimos en estrecho contacto con todos nuestros proveedores de vacunas y las entregas programadas apoyarán completamente la vacunación [de mayores de 70 años] para el 15 de febrero.”

El Gobierno dijo también que la “mayor parte” de la vacuna AstraZeneca para Reino Unido fue fabricada en Oxfordshire y Staffordshire.

Sin embargo, AstraZeneca también tiene instalaciones de producción en Europa, que se han utilizado para abastecer a Reino Unido anteriormente. Fuentes de la UE dijeron que querían establecer si alguna vacuna destinada a la UE había terminado siendo enviada a Gran Bretaña, ya que comenzó su programa de vacunación primero.