Recibir vacuna de Covid podría llevar al público a no seguir las reglas, dicen científicos

THE DAILY TELEGRAPH — MARTES, 19 DE ENERO DE 2021

Instan a ministros a advertir al público que vacunación no da licencia para abandonar restricciones de confinamiento

Los ministros han recibido la advertencia de que es probable que millones de personas comiencen a ignorar las restricciones de Covid una vez que hayan sido vacunadas.

El equipo científico del Gobierno está preocupado de que aquellos que reciban la inyección probablemente relajen su actitud hacia el distanciamiento social y las reglas de confinamiento, según documentos vistos por The Telegraph.

Actas de las reuniones celebradas por el Grupo Asesor Científico para Emergencias (Sage) citan una encuesta que dice que el 29 por ciento de las personas se adherirán a las restricciones de manera menos estricta una vez que se hayan vacunado, mientras que el 11 por ciento “probablemente ya no siga las reglas”.

Los artículos publicados por Sage revelan preocupaciones de que los cambios en el comportamiento de quienes reciben la vacuna podrían “neutralizar” demasiado los beneficios del programa de vacunación durante los próximos meses.

El grupo Sage ha instado a los ministros a comenzar una campaña de concientización pública para advertir sobre la necesidad de acatar las restricciones incluso después que las personas hayan sido vacunadas, y sugirieron que los ministros deben estar preparados para reintroducir medidas más estrictas si la adherencia disminuye a medida que se vacuna a más personas.

La revelación se conoce después de que los ministros anunciaran el lunes que más de 4 millones de personas ya han recibido la vacuna contra el Covid. Sin embargo, 37.475 pacientes están hospitalizados con Covid — la cifra más alta registrada — con 599 muertes más.

Los ministros dicen que están en camino de vacunar a todas las personas mayores de 70 años a mediados de febrero, y The Telegraph entiende que hay planes acelerados para vacunar a todos los residentes de hogares de ancianos en Inglaterra a principios de la próxima semana.

Millones de personas en estos grupos se han estado protegiendo o viviendo en condiciones de aislamiento durante gran parte del año pasado, y están ansiosas por reanudar la socialización o ver a sus nietos nuevamente.

Se les ha dicho que continúen siguiendo las reglas sobre la base de que es posible que aún puedan transmitir el virus, pero no está claro qué mensaje de salud pública se usará para evitar que socialicen con otras personas que ya han sido vacunadas o con sus nietos — que es poco probable que enfermen.

El lunes, ministros y funcionarios se negaron a brindar información detallada al público sobre cuándo se relajará el confinamiento si continúa el ritmo actual de vacunación.

Boris Johnson dijo que el proceso será gradual, sin un gran ‘ábrete sésamo’ que levante todas las restricciones. Nadim Zahawi, viceministro de vacunación, dijo que es poco probable que se levanten las restricciones antes de principios de marzo, mientras que el ministro de sanidad Matt Hancock se negó a decir si este verano sería posible vacacionar en el extranjero.

El regulador Public Health England dijo, por su parte, que era demasiado pronto para decir cuándo se podría volver a enviar a los niños a la escuela.

En una reunión remota con líderes empresariales, Johnson confirmó que el Gobierno cree que la mayoría de los adultos habrán sido vacunados en junio. Una fuente que participó de la junta dijo: “De la forma en que él ve este año, la mayoría de los adultos serán vacunados en junio bajo las tendencias actuales.”

Hancock dijo que, si bien las vacunas protegen al individuo que las recibe, aún no se ha establecido hasta qué punto previenen la transmisión del virus. Hablando en una conferencia de prensa en Downing Street, instó al público: “No lo arruinemos ahora, estamos en la ruta de salida.”

Los científicos de Sage dijeron que había grandes preocupaciones de que los esfuerzos para sacar a Gran Bretaña del confinamiento pudieran verse frenados por cambios en el comportamiento — que podrían impulsar mayores tasas de contagio.

El acta de la reunión de Sage del 17 de diciembre dice: “Existe el riesgo de que los cambios en el comportamiento neutralicen los beneficios de la vacunación, particularmente en los primeros meses del lanzamiento de la vacuna.”

Asimismo, muestran que una encuesta de YouGov revela que 29 por ciento de las personas esperan apegarse a las reglas de manera menos estricta una vez que se hayan vacunado, y el 11 por ciento planea abandonarlas por completo.

Fuentes de Whitehall dijeron que a los ministros les preocupa que el lanzamiento de la vacuna pueda provocar cambios prematuros en el comportamiento que impulsen las tasas de contagio.

Una de ellas afirmó: “Estamos realmente preocupados por una situación en la que la gente recibe la inyección y el cumplimiento disminuye, donde las personas que lo han tenido piensan que las reglas ya no se aplican a ellos.”

Funcionarios de sanidad temen que algunas familias consideren que, siempre que los parientes mayores hayan recibido una vacuna, puedan comportarse con menos cuidados, considerando que los riesgos para ellos son mínimos.

La fuente dijo que esa era “una de las razones por las que estamos siendo tan claros sobre los problemas que enfrenta el NHS”, destacando casos en los que personas de 40 y 50 años han terminado luchando por sus vidas.

En los documentos, Sage pide “una estrategia de comunicación adaptada a la cultura” para persuadir a las personas de que sigan cumpliendo con las reglas, así como el seguimiento de las “creencias y comportamientos” de quienes reciben la vacuna y “un sistema de alertas rápidas para dar tiempo a una intervención si decaen los niveles de adherencia a las reglas.”

Artículos relacionados de Spi-B — el subcomité de ciencias del comportamiento — revelan preocupaciones de que el daño causado por cambios como una mayor mezcla social podría superar los beneficios de las inyecciones antes de que se hayan implementado ampliamente.

La profesora Susan Michie — miembro de Sage y Spi-B — dijo: “Me preocupa que todo el enfoque se haya centrado en el optimismo y la confianza en torno a las vacunas como la luz al final del túnel, y que lo que veremos es las personas se vuelven más laxas en sus comportamientos, de una manera que socava por completo los beneficios del programa.”

Dijo que se había hecho muy poco esfuerzo para dejar en claro al público que la primera inyección no ofrece una protección completa, tarda algunas semanas en surtir efecto y es posible que no evite que una persona transmita el virus.

Los científicos también expresaron el temor de un sistema de dos niveles, en el que los vacunados sean tratados de manera diferente al resto de la población.

Los documentos dicen que si los empleadores comenzaran a usar el estado de la vacuna como un dispositivo de marketing, “por ejemplo, que incluyan frases como ‘todo nuestro personal está vacunado’ como parte de su mensaje publicitario sobre el Covid”, esto podría tener un impacto negativo en la adherencia a otros comportamientos protectores.

También revelan un “riesgo significativo” de que la aceptación de la vacuna sea menor entre las comunidades negras y de minorías étnicas, y los grupos étnicos negros son los más resistentes a aplicársela. La investigación encontró que solo el 28 por ciento de los grupos étnicos negros tenían intención de vacunarse, seguidos por grupos paquistaníes y bangladesíes donde el 58 por ciento tenía la intención de recibir la inyección — comparados con el 85 por ciento de los británicos blancos.

El lunes, Johnson dijo que la flexibilización gradual de las restricciones depende de la implementación exitosa de la vacuna y de que no hubiera variantes del virus nuevas y preocupantes. Si todos los mayores de 70 años y el personal de sanidad y asistencial estuvieran vacunados a mediados de febrero, se considerará dos o tres semanas después si se pueden aliviar las medidas de confinamiento.

El primer ministro británico dijo a los periodistas: “Depende de que todos, todos nosotros, recordemos que todavía no estamos fuera de peligro.”

“Vamos lo más rápido que podemos. Hago hincapié en que podemos hacer todo lo posible para abrir, pero cuando lleguemos al 15 de febrero y al momento en que tengamos que hacer un balance de lo que hemos logrado, será el momento de mirar dónde está el virus, el alcance de la infección y el éxito que hemos tenido.”

“Solo entonces podremos hablar sobre el camino a seguir y los pasos que podemos tomar para relajarnos. Me temo que debo advertir a la gente que será gradual, no se puede simplemente abrir en un gran ‘ábrete sésamo’, en una gran explosión, porque me temo que la situación todavía es bastante precaria.”

Cuando se le preguntó el lunes si un aumento de casos entre los jóvenes sería importante si las personas mayores hubieran sido protegidas, Hancock dijo: “La pregunta más difícil para la que aún no tenemos una respuesta es cuánto protege la vacuna a los grupos más vulnerables, no solo de Covid sino también de enfermedades graves y el grado de transmisión.”

Más tarde, los funcionarios aclararon que el ministro de sanidad solo quiso decir que se desconoce el grado de transmisión, y se sabe que las vacunas protegen contra enfermedades graves y la muerte. También enfatizó que si bien las muertes por Covid ocurrieron principalmente entre personas mayores, las personas más jóvenes aún podrían terminar hospitalizadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s