Impacto de Covid-19 en la salud mental durará años

THE GUARDIAN — LUNES, 28 DE DICIEMBRE DE 2020

Instan al NHS a prepararse a ‘mayor amenaza desde la Segunda Guerra Mundial’

La crisis del coronavirus representa la mayor amenaza para la salud mental desde la Segunda Guerra Mundial, y el impacto se sentirá durante años después de que el virus haya sido controlado, dijo el principal psiquiatra del país.

El doctor Adrian James, presidente del Royal College of Psychiatrists, dijo que una combinación de la enfermedad, sus consecuencias sociales y las consecuencias económicas estaban teniendo un efecto profundo en la salud mental que continuará mucho después de que se controle la epidemia.

Se cree que hasta 10 millones de personas — incluidos 1,5 millones de niños — necesitarán apoyo de salud mental nuevo o adicional como resultado directo de la crisis.

La predicción se da a conocer cuando el virus repunta en Reino Unido, y destaca la necesidad de un plan que garantice que aquellos que desarrollan una enfermedad mental, o ven empeorar sus condiciones existentes, tengan acceso rápido a un apoyo efectivo en los próximos años.

“Esto tendrá un efecto profundo en la salud mental”, dijo James. “Probablemente sea el mayor impacto para la salud mental desde la Segunda Guerra Mundial. No se detiene cuando el virus está bajo control y hay pocas personas en el hospital. Hay que financiar las consecuencias a largo plazo.”

La demanda de servicios de salud mental se redujo al comienzo de la pandemia, ya que las personas se mantuvieron alejadas de las consultas de médicos de cabecera y hospitales, o pensaron que no había tratamiento disponible. Sin embargo, la caída fue seguida por un aumento del número de personas que buscan ayuda que no muestra signos de disminuir.

Datos de NHS Digital revelan que la cantidad de personas en contacto con los servicios de salud mental nunca ha sido tan alta, y algunos centros hospitalarios informan que sus salas de salud mental están al máximo de su capacidad. “Todo el sistema está claramente bajo presión,” dijo James.

Un modelado del Centro de Salud Mental pronostica que hasta 10 millones de personas necesitarán apoyo de salud mental nuevo o adicional como resultado directo de la epidemia de coronavirus. Según el trabajo, se espera que alrededor de 1.3 millones de personas que no han tenido problemas de salud mental antes necesiten tratamiento para ansiedad moderada a severa, y 1.8 millones de tratamiento para la depresión moderada a severa.

La cifra total incluye 1,5 millones de niños en riesgo de ansiedad y depresión provocada o agravada por el aislamiento social, la cuarentena, o la hospitalización o muerte de miembros de su familia. Las cifras pueden aumentar a medida que el impacto total se haga evidente en comunidades étnicas minoritarias, asiáticas y negras, hogares de ancianos y personas con discapacidad.

La amenaza para la salud mental se ha utilizado como un argumento contra los confinamientos, pero James dijo que no se deben ignorar los motivos de salud mental para controlar el virus. Más allá del temor de contagiarse o de que los seres queridos vulnerables se enfermen, sufrir una enfermedad grave puede desencadenar problemas de salud mental. Aproximadamente una quinta parte de las personas que recibieron ventilación mecánica durante la primavera desarrollaron un trastorno de estrés postraumático.

Otros están lidiando con reacciones de duelo complejas después de perder a sus seres queridos por el virus, a menudo sin poder despedirlos en persona. La posibilidad de que surjan problemas de salud mental en personas con “Covid prolongado” también es una preocupación muy real, dijo James, y agregó que las incertidumbres sobre el empleo, la vivienda y las dificultades económicas más fuertes que se avecinan solo aumentarán la carga.

Para hacer frente a la próxima ola de demanda de ayuda, los servicios de salud mental deberán reforzarse y hacerse más accesibles, dijo James. Los jóvenes negros, por ejemplo, a menudo se muestran reacios a buscar atención de salud mental temprana — un problema que debe resolverse mediante un trabajo más estrecho con las comunidades locales.

Incluso una vez que se hayan implementado las vacunas y haya disminuido el riesgo de coronavirus, es probable que muchas personas necesiten ayuda para restaurar sus redes de apoyo social y volver a algún tipo de vida normal, opina James.

“Es muy fácil pensar que, cuando sea seguro hacerlo, saldremos todos de inmediato, pero creo que llevará un tiempo acostumbrar a la gente a eso. Las personas más propensas a sufrir son los adultos mayores, que se han acostumbrado al autoaislamiento,” dijo.

“Necesitaremos apoyar al sector voluntario, las organizaciones benéficas, las cuales los ayudan a salir de casa para socializar y participar en actividades significativas. Sabemos que cuando uno envejece, si pierde sus contactos por un tiempo, puede renunciar a ellos.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s