‘Última oportunidad’ para acuerdo del Brexit

THE SUNDAY TELEGRAPH — DOMINGO, 6 DE DICIEMBRE DE 2020

Johnson ordena a su negociador Lord Frost ir a Bruselas el domingo para 48 horas de conversaciones ‘intensivas’ con su homólogo de la UE

Boris Johnson dio a un acuerdo comercial Brexit “una última oportunidad” después de que una llamada telefónica de una hora con Ursula von der Leyen no lograra desatascar las conversaciones.

El primer ministro británico ha ordenado a su negociador del Brexit, Lord Frost, que marche a Bruselas el domingo para 48 horas de discusiones “intensivas” con su homólogo de la UE, Michel Barnier, en un último intento por evitar que Reino Unido abandone la jurisdicción de la Unión Europea sin un acuerdo comercial el 31 de diciembre.

El episodio se produjo después de que Johnson y von der Leyen — presidenta de la Comisión Europea — no lograran avanzar en ninguna de las áreas clave de pesca, ayudas estatales y la manera de ejecutar el acuerdo.

Una fuente británica dijo que la UE no trata a Gran Bretaña “como un país independiente” y que había ofrecido términos que “vinculaban efectivamente las regulaciones de Reino Unido con las de la UE a perpetuidad”.

Johnson y von der Leyen han acordado volver a hablar el lunes por la noche — la última reunión programada entre Reino Unido y la UE.

Otra fuente británica dijo que, si no se llegaba a un acuerdo para entonces, las conversaciones probablemente colapsarían — aunque esto último fue cuestionado por fuentes de la UE.

El primer ministro seguirá adelante con la publicación de dos proyectos de ley, el Proyecto de Ley del Mercado Interior y el Proyecto de Ley de Impuestos (para el período posterior a la transición), el lunes y martes, los cuales violarán el derecho internacional al haber alterado en ellos partes de la redacción del Acuerdo de Retirada — ya firmada por ambas partes — que regía la salida de Reino Unido de la UE en enero, en una medida que podría tensar aún más las relaciones.

El sábado por la noche, el Grupo de Investigación Europeo (ERG) — conformado por parlamentarios conservadores de línea antieuropeísta dura — emitió una declaración antes del intento final para un acuerdo, prometiendo “la mayor confianza en David Frost y el equipo negociador británico” y agregando: “No tenemos nada que temer de la libertad.”

En una declaración conjunta después de la llamada del sábado por la noche, Johnson y von der Leyen advirtieron que “persisten diferencias significativas en tres cuestiones fundamentales: ‘igualdad de condiciones’, gobernanza y pesca. Ambas partes subrayaron que ningún acuerdo es factible si estos asuntos no se resuelven.”

La declaración decía: “Si bien reconocemos la gravedad de estas diferencias, acordamos que nuestros equipos negociadores deberán realizar un nuevo esfuerzo para evaluar si pueden resolverse. Por lo tanto, estamos dando instrucciones a nuestros principales negociadores para que se reúnan mañana en Bruselas. Hablaremos de nuevo el lunes por la noche.”

Las conversaciones en Londres se estancaron el viernes por la noche, en que Reino Unido y la UE no pudieron cerrar las brechas significativas en estas tres áreas.

Gran Bretaña aboga por un aumento significativo en la proporción que reciba del pescado capturado en aguas británicas, con negociaciones anuales sobre las oportunidades de pesca para los arrastreros de la UE, mientras que Bruselas quiere un acuerdo a largo plazo, ha exigido un período de transición de 10 años y se ofreció a entregar a Reino Unido sólo el 18 por ciento del pescado obtenido.

La UE también está buscando un alto grado de alineación por parte de Reino Unido con sus normas sobre derechos de los trabajadores, medio ambiente y, en particular, las ayudas estatales a empresas. La gobernanza de la futura relación comercial también está resultando difícil de finalizar, y la UE insiste en la necesidad de un sistema robusto.

En este momento, se entiende que el principal escollo es el llamado “campo de juego nivelado” — que dictará cómo funcionarán las normas sobre ayudas estatales en Reino Unido después del Brexit. Un funcionario británico dijo: “Trabajarán intensamente para ver si pueden cerrar las brechas finales, especialmente en cuestiones relacionadas con el llamado “campo de juego nivelado”.

“Los dos titulares volverán a hablar el lunes por la noche. Apenas queda tiempo, y no hay duda de que este proceso puede no terminar en un acuerdo. El proceso no se ha visto favorecido por el hecho de que la UE recién permitió que las negociaciones se centraran sobre los textos legales hace un mes, en que las conversaciones debían haber llegado a su fin.”

Una fuente británica importante y cercana a las negociaciones dijo: “Esta es la última tirada de los dados. Hay que lograr un acuerdo justo que funcione para ambas partes, pero esto solo sucederá si la UE está dispuesta a respetar los principios fundamentales de soberanía y control.”

Un funcionario británico dijo que la fecha límite del lunes era “probablemente el final”, y agregó: “Ambas partes quieren un resultado, pero estos son probablemente los dos últimos días de conversaciones.” Sin embargo, un diplomático de la UE respondió: “No hay fecha límite, pero yo diría que se llegará a un acuerdo el martes. Todo esto parece muy coreografiado, y este drama parece un pretexto para ganar tiempo.”

Un funcionario de la UE dijo a The Telegraph: “La situación es grave. La igualdad de condiciones y la pesca son difíciles de resolver. No son solo asuntos técnicos, son políticos. Pero lo intentaremos de nuevo.” Otra fuente de la UE dijo: “Las declaraciones apuntan a un camino difícil por delante.”

Johnson y von der Leyen acordaron volver a hablar el lunes por la noche — la última reunión programada entre Reino Unido y la UE.

El parlamentario David Jones, vicepresidente del ERG, dijo a The Telegraph el sábado que ahora “es momento de que la UE, finalmente, comprenda que el pueblo británico ha votado por la independencia y no estará satisfecho con nada menos”.

“Tenemos la mayor confianza en David Frost y el equipo negociador británico, y sabemos que Boris Johnson está comprometido con asegurar la soberanía de Reino Unido. Debemos dejar claro a la UE que nunca cederemos en nuestro interés nacional,” añadió.

“Buscamos un acuerdo de libre comercio justo con la UE, pero si no pueden aceptar que somos una nación independiente, terminaremos el período de transición sin un acuerdo y emprenderemos nuestro propio camino en el mundo. No tenemos nada que temer de la libertad.”

Se espera que Barnier entregue a los embajadores de la UE en Bruselas el domingo con una actualización de las negociaciones. Los líderes de la UE decidirán si dan su aprobación al acuerdo comercial en la cumbre del Consejo Europeo del jueves en Bruselas si el acuerdo se alcanza a tiempo.

Si los jefes de estado y de gobierno de los 27 estados miembros restantes respaldan el acuerdo, pasará al Parlamento Europeo para un proceso de ratificación acelerado y así superar la fecha límite de fin de año, evitando de ese modo comerciar en los términos de la OMC a partir del 1 de enero.

Emmanuel Macron — quien tendrá elecciones en Francia en 2022 — ha prometido luchar por su industria pesquera, y considera que los compromisos de “igualdad de condiciones” son vitales para proteger a las empresas francesas de la competencia desleal.

Clement Beaune, el ministro francés de Europa, dijo: “No les diremos a nuestros pescadores que los hemos mandado al sacrificio. Serán defendidos hasta el final. Si hay un acuerdo que no es bueno, entonces nos opondremos.”

El Taoiseach [presidente de gobierno] irlandés, Micheal Martin, tuiteó: “Acojo con satisfacción el hecho de que los negociadores reanuden sus discusiones sobre un acuerdo comercial entre la UE y Reino Unido en Bruselas mañana. Un acuerdo es lo mejor para todos. Debe hacerse todo lo posible para llegar a un acuerdo.”


Vacuna hará que se flexibilicen los niveles antes de final de marzo

La aprobación exprés de la vacuna contra el coronavirus significa que las restricciones podrían relajarse antes de que acabe marzo, dijo el ministro de sanidad.

En una entrevista con The Telegraph, Matt Hancock dijo que está “impaciente por eliminar por completo este sistema de niveles” y que el país “vuelva a vivir con respeto mutuo y responsabilidad personal, no con leyes establecidas en el Parlamento”.

La declaración marca un cambio en la retórica y el tono de Hancock — quien hasta ahora ha sido visto en Whitehall como uno de los defensores más firmes de las medidas más estrictas posibles.

Cuando se le preguntó si el inicio de la aplicación de la vacuna a los británicos esta semana podría provocar un final más rápido de las restricciones en los primeros tres meses del próximo año, Hancock dijo: “Sí, definitivamente.”

Más tarde dijo: “No hay duda de que tener la vacuna temprano […] acercará el momento en que podamos deshacernos de estas malditas restricciones, pero hasta entonces tenemos que seguirlas. La ayuda está en camino.”

Las primeras vacunas se enviaron a 50 lugares en todo Reino Unido este fin de semana antes de la primera inyección el martes en las cuatro naciones del Reino Unido, en lo que Hancock ha llamado el “Día V”.

El ministro de sanidad afirmó que millones de dosis de la vacuna Pfizer estarán en Reino Unido antes de fin de año, mientras que una segunda vacuna de la Universidad de Oxford y AstraZeneca podría obtener la aprobación del regulador del Reino Unido antes de Navidad.

El Gobierno ahora planea vacunar a más de la mitad de las personas vulnerables que lo necesiten para fines de febrero, lo que podría conducir a una relajación de las reglas de Covid cuando los parlamentarios las renueven antes del 27 de enero.

El programa de vacunación masiva también incluirá una campaña publicitaria del Gobierno a gran escala — encabezada por celebridades y líderes de opinión — que se lanzará antes de Navidad, dijo Hancock.

El ministro agregó que estaba buscando a “algunos nonagenarios absolutamente maravillosos […] para que se presenten y se vacunen”. Se negó a decir si estaba pensando en la reina Isabel II y el duque de Edimburgo — quienes tienen más de noventa años de edad.

Así, los hospitales Nightingale se reutilizarán como centros de vacunación junto a estadios deportivos y centros de conferencias, mientras que las consultas de médicos de cabecera podrán comenzar a administrar las inyecciones la próxima semana.

Hancock advirtió que los científicos aún no saben si alguien que ha sido vacunado podría transmitir el virus. Esto significaba que “el saludo con el codo podría quedarse aquí por un tiempo,” dijo.

La Oficina del Gabinete también reciclará su unidad de fake news [noticias falsas] — creada a mediados del año pasado para contrarrestar los temores en internet sobre el Brexit sin acuerdo — para combatir la propaganda de los anti-vacunas en la red.

La noticia se produjo luego que Reino Unido registrara otras 397 muertes por coronavirus el sábado, frente a las 504 muertes anunciadas el viernes.

Pfizer espera tener hasta 4 millones de dosis listas para Reino Unido a fin de año y 40 millones para fines de marzo — lo suficiente para vacunar a 20 millones de personas. Gran Bretaña también ordenó 100 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca con una entrega de 40 millones para marzo, aunque todavía no ha sido autorizada por la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Hancock dijo que no podía hacer pronósticos precisos sobre cuándo se podría vacunar a las personas, debido a la incertidumbre de la aprobación de la vacuna de AstraZeneca por parte de la MHRA y la rapidez con la que se pueden producir esta y el medicamento de Pfizer.

“La mayor parte de la vacunación [de las personas vulnerables] será en enero y febrero, y la escala de eso depende de las facilidades de fabricación que tenga Pfizer, y de la aprobación de MHRA y las capacidades de fabricación de AstraZeneca,” acotó.

“La velocidad a la que vacunemos, obviamente, está determinada por la rapidez con la que el fabricante puede producirla. Le he encomendado al NHS la simple misión de vacunar tan rápido como los fabricantes puedan producirla.”

“Seguiremos observando lo que sucede con la epidemia. Pero cuantas más personas vacunemos, más vidas salvaremos y menos personas morirán, y las restricciones podrán levantarse antes, tan simple como eso,” añadió.

Las personas de 80 años o más, así como los trabajadores asistenciales, serán los primeros en recibir la vacuna — generalmente administrada mediante una inyección en el hombro — junto a los trabajadores del NHS, ya que corren un mayor riesgo.

Los hospitales comenzarán a invitar a personas mayores de 80 años a recibir una vacuna, y trabajarán con los proveedores de atención domiciliaria para reservar a su personal en las clínicas de vacunación. Todos los vacunados necesitarán una dosis de refuerzo 21 días después.

Sin embargo, todavía no hay una fecha garantizada para la vacunación de los residentes de hogares de ancianos a pesar de que se encuentran en la parte superior de la lista de prioridades, y Hancock dijo que hay “desafíos importantes”.

Los problemas logísticos significan que hay dificultades para hacer llegar la vacuna a los residentes, ya que la vacuna Pfizer debe almacenarse a -70°C antes de descongelarse, y solo se puede transportar cuatro veces dentro de esa cadena de frío antes de usarse.

Mark Harper — presidente del Grupo de Recuperación de Coronavirus, conformado por casi 70 parlamentarios conservadores que hacen campaña contra las estrictas restricciones del confinamiento sin evidencia del daño económico y social que causan — dijo que el Gobierno no debía esperar hasta que todos los grupos de edad estén vacunados antes de quitar las restricciones.

Harper dijo a The Telegraph: “En tanto se distribuye la vacuna y se protege a los más vulnerables, el Gobierno debe comenzar nuestra renovación nacional reduciendo estas paralizantes restricciones a nuestra economía y sociedad.”

“Dados los enormes costes de estas restricciones, tanto en términos de vidas individuales como de medios de subsistencia, lo más rápido que se pueda hacer esto, de manera segura, es crucial, a medida que buscamos reparar la salud física y económica de nuestro país. Si para entonces habremos vacunado a los más vulnerables al Covid para entonces, ¿por qué esperar hasta Semana Santa?”

Un allegado a Harper dijo: “Si esperamos hasta que todos los jóvenes de 20 o 30 años hayan recibido una vacuna antes de eliminar las restricciones, nuestra economía puede parecerse a una reliquia soviética. Boris debe canalizar su optimismo en el próximo capítulo de este país tan pronto como sea posible.”

Brexit: Johnson y von der Leyen empiezan conversaciones directas

THE GUARDIAN — SÁBADO, 5 DE DICIEMBRE DE 2020

Primer ministro británico y presidenta de la Comisión Europea hablarán el sábado después de que negociadores no alcanzaran acuerdo

Las conversaciones sobre el Brexit entrarán en su acto final el sábado con las negociaciones directas entre Boris Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tras la falta de acuerdo en Londres.

En una declaración conjunta David Frost, negociador principal británico, y su homólogo de la UE Michel Barnier, dijeron que no habían podido llegar a un acuerdo sobre los temas finales y que la histórica negociación comercial y de seguridad se detendría.

Durante mucho tiempo se esperó que la negociación de doce meses terminara con el arbitraje entre los dos líderes políticos, aunque no hay certeza de que se llegue a un compromiso aceptable.

“Después de una semana de intensas negociaciones en Londres, los dos negociadores principales acordaron hoy que no se cumplen las condiciones para un acuerdo, debido a divergencias significativas en la igualdad de condiciones, la gobernanza y la pesca,” dijeron Barnier y Frost en el comunicado. “Sobre esta base, acordaron pausar las conversaciones para informar a sus superiores sobre el estado de las negociaciones. La presidenta von der Leyen y el primer ministro Johnson discutirán la situación mañana por la tarde.”

Se entiende que Johnson y von der Leyen hablarán por teléfono el sábado por la tarde. Se cree que una manzana de la discordia importante para la parte británica es la intención de Bruselas de exceptuar a todos los fondos de la UE de las futuras normas sobre ayudas estatales — medida polémica planteada por uno de los negociadores adjuntos de Frost hace algunas semanas, pero que aún no se ha resuelto.

Fuentes de la UE se apresuraron a rechazar las afirmaciones de Downing Street, informadas a algunos periódicos, de que la demanda de un período de transición de 10 años para introducir cambios por etapas en las flotas pesqueras europeas era un obstáculo para un acuerdo. “Reino Unido quiere una transición corta, hemos pedido una mucho más larga. Hay un camino intermedio, y esa no es la causa de ningún problema,” dijo una fuente.

Más temprano la canciller alemana, Angela Merkel, había intervenido para instar a ambas partes — que negocian en Londres — a superar sus líneas rojas para llegar a un acuerdo, incluso luego que el gobierno francés dijera que podría ejercer su derecho a veto si el acuerdo no cumplía con sus expectativas.

A pesar de las preocupaciones planteadas en París, La Haya, Copenhague y Roma sobre las concesiones ya ofrecidas por Barnier, el gobierno de Merkel dijo que se debe hacer mayores concesiones si se logra un acuerdo comercial y de seguridad.

El portavoz de Merkel, Steffen Seibert, dijo: “Para la canciller, y eso no ha cambiado en las últimas semanas, se necesita la voluntad de flexibilidad de ambas partes. Si se desea llegar a un acuerdo, ambas partes deben moverse una hacia la otra. Todo el mundo tiene sus principios, hay líneas rojas, eso está claro, pero siempre hay espacio para encontrar una fórmula de compromiso.”

Las fuentes dijeron que tanto Merkel como von der Leyen habían mostrado “decisión absoluta” de llevar hasta el límite el acuerdo a pesar de las preocupaciones de algunos sobre los detalles.

“Los estados miembros se tomarán su tiempo cuando logren aprobar el acuerdo,” dijo un diplomático. “El acuerdo a nivel de negociador no significa necesariamente que esté cerrado.”

Downing Street está ansiosa por lograr un acuerdo a tiempo para que la legislación que lo implemente pase por ambas cámaras del Parlamento antes de Navidad. Funcionarios del Gobierno reconocen que pueden tener que pedir a los parlamentarios que se sienten hasta el 23 de diciembre si se llega a un acuerdo después del principio de la próxima semana.

El viernes, el presidente del consejo europeo Charles Michel prometió a los estados miembros que tendrían tiempo suficiente para analizar los términos acordados entre los equipos negociadores. Sin embargo, el ex primer ministro belga dijo que ambas partes tenían la responsabilidad de hacer que las conversaciones funcionen.

“Veremos en los próximos dos días cuáles son los próximos pasos en este punto de las negociaciones,” dijo. “Dependerá de la comisión tomar una posición y cuando llegue el momento, y aún no ha llegado ese momento, corresponderá a los Estados miembros tomar una posición también.”

Horas antes Clément Beaune, ministro de Asuntos Europeos de Francia y aliado cercano del presidente Emmanuel Macron, dijo que su país podría actuar unilateralmente si los términos no eran los correctos.

“Creo que también es el caso de nuestros socios que si hubiera un acuerdo que no nos parece correcto, que en nuestra evaluación no corresponda a esos intereses, nos opondremos,” dijo Beaune. “Sí, cada país tiene un veto, así que es posible. Francia, como todos sus socios, tiene los medios para vetar. Debemos hacer nuestra propia evaluación, por supuesto, de este acuerdo, eso es normal. Se lo debemos al pueblo francés, se lo debemos a nuestros pescadores y a otros sectores económicos.”

“Quiero creer que tendremos un buen trato, pero para conseguir un buen trato, es mejor ser franco y decir qué nos interesa. Hemos sido muy claros — a veces los británicos un poco menos — sobre nuestros intereses.”

Un portavoz de Downing Street había reiterado antes la insistencia del Gobierno británico en proteger la “soberanía”.

“Aún quedan algunos problemas por superar. El tiempo es muy escaso y estamos en un momento muy difícil de las conversaciones,” dijo el portavoz. “Lo que es seguro es que no podremos llegar a un acuerdo que no represente nuestros principios fundamentales sobre soberanía y recuperación del control. Eso incluye controlar nuestras fronteras, decidir sobre un sistema de control de subsidios sólido y basado en principios, y controlar nuestras aguas de pesca.”

Los detalles de cualquier acuerdo al que se llegue serán analizados minuciosamente por los parlamentarios pro-Brexit, cuyo apoyo llevó a Johnson a Downing Street. Dicen que no aprobarán ningún acuerdo que ceda demasiado control regulatorio a Bruselas.

Un parlamentario conservador de alto rango, perteneciente al grupo antieuropeísta European Research Group, dijo: “Creo que es más probable que lleguemos a un acuerdo el lunes. Soy cautelosamente optimista al respecto, sujeto a los detalles; el diablo está en los detalles.”

“En lo que respecta a la pesca, todo el mundo debería estar satisfecho de que la industria pesquera esté contenta con el acuerdo. En cuanto a las subvenciones estatales, cualquier cosa que nos deje permanentemente atados a la normativa de la UE sería inaceptable. Pero tengo plena confianza en que los negociadores británicos son conscientes de eso y están abordando las conversaciones con eso en mente.”

Dado que es probable que los laboristas respalden un acuerdo y Johnson goce de una cómoda mayoría, es casi seguro que se apruebe, incluso frente a una importante rebelión conservadora.

Fuentes del gobierno británico habían afirmado el jueves que las negociaciones habían dado un repentino retroceso después de que un agresivo lobby francés empujara a la UE a presentar demandas tardías.

Se dijo que el aparente endurecimiento de la posición de la UE desestabilizó las prolongadas conversaciones, deshaciendo el progreso logrado durante las 24 horas anteriores. Ambas partes creen que el domingo por la noche o el lunes por la mañana es la fecha límite para la negociación, que ha durado un año.

Beaune dijo que persistía el riesgo de un Brexit sin acuerdo. “No debemos ocultarlo porque hay empresas, nuestros pescadores, ciudadanos que necesitan saberlo y por eso debemos prepararnos para el riesgo de no llegar a un acuerdo. Es decir, el 31 de diciembre no habrá más libre circulación y libre acceso al mercado del Reino Unido y viceversa.”

“Pero no es lo que queremos […] todavía espero que podamos llegar a un acuerdo, pero también les digo a nuestros pescadores, a nuestros productores, a nuestros ciudadanos, que no aceptaremos un trato inconveniente.”

Las conversaciones siguen centradas en el nivel de acceso que se dará a los barcos pesqueros de la UE a las aguas británicas a finales de año, y las disposiciones de “igualdad de condiciones”. La UE busca garantías de que Reino Unido no podrá distorsionar el comercio mediante subvenciones ni debilitando las normas ambientales, laborales y sociales.

Francia bloquea conversaciones del Brexit

THE TIMES — SÁBADO, 5 DE DICIEMBRE DE 2020

Macron emite advertencia de veto

Gran Bretaña ha acusado a Francia de llevar las conversaciones sobre el Brexit al borde del colapso, al exigir concesiones de último momento a cambio de un acuerdo.

Las discusiones entre las dos partes se suspendieron anoche después de que Michel Barnier — negociador principal de la Unión Europea — tendiera una emboscada a Gran Bretaña por insistencia del presidente Macron.

La UE exige que el Gobierno permita el acceso de las flotas pesqueras europeas a las aguas de Reino Unido durante una década después del período de transición. También quiere poder subsidiar industrias en los 27 países sin estar sujeta a las mismas reglas estrictas que los británicos. A menos de cuatro semanas para el final del período de transición, Boris Johnson mantendrá hoy conversaciones de emergencia con Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. Un alto funcionario del Gobierno dijo que el primer ministro dejaría en claro que la propuesta “no es algo que podamos aceptar o vender”.

El portavoz de Johnson dijo: “El tiempo es muy escaso y estamos en un punto muy difícil de las conversaciones. Lo cierto es que no podremos llegar a un acuerdo que no respete nuestros principios fundamentales sobre soberanía, pesca y control.”

En un comunicado, Barnier y Lord Frost — negociador principal de Gran Bretaña — dijeron que después de una semana de discusiones ‘no se cumplen las condiciones para un acuerdo’, citando ‘divergencias significativas’ en el llamado ‘campo de juego nivelado’, la gobernanza y la pesca.

Altos funcionarios en Londres y Bruselas culparon de la línea dura al presidente Macron, después de que el ministro de Europa del líder francés advirtiera que Francia vetaría un acuerdo si no respetaba sus intereses. Clément Beaune dijo a la emisora ​​de radio Europe 1: “Si hay un trato que no es bueno, que en nuestra evaluación no corresponde a esos intereses, nos opondremos.”

Una fuente europea de alto nivel dijo: “Este es Macron haciéndose el De Gaulle. Tiene un enfoque muy doméstico, pero la sutileza diplomática de un toro en una tienda de loza. Podría destrozarlo todo.”

Barnier regresa hoy a Bruselas. Mañana discutirá el acuerdo con los embajadores europeos.

Se entiende que las nuevas demandas se presentaron inesperadamente en una reunión con Lord Frost, el jueves.

Barnier dijo que la UE quería poderes para imponer aranceles punitivos a las exportaciones británicas si Gran Bretaña se apartaba de las leyes ambientales y laborales de la UE. También se entiende que exigió una exclusión voluntaria de la Comisión Europea sobre las reglas de ayudas estatales — lo que permitiría a Bruselas apoyar a las industrias de todo el bloque como parte de su plan de recuperación de Covid. Esto podría poner a Gran Bretaña en desventaja frente a Francia, España o Italia, países que se espera se beneficien de la mayor parte del fondo de la UE.

Un funcionario británico dijo que las nuevas demandas eran “completamente irreales”.

Análisis

En el lenguaje diplomático, la referencia en la declaración de anoche de Michel Barnier y Lord Frost a “divergencias significativas” puede traducirse como una disputa seria [escribe Oliver Wright]. Downing Street no ocultó su enfado ante las tres nuevas demandas presentadas por la UE.

La primera fue la variación de un tema: que Reino Unido debe estar obligado a acatar las normas ambientales o sociales de la UE.

El segundo es nuevo: que la Comisión Europea está exenta de las disposiciones sobre ayudas estatales. Esto permitiría al bloque canalizar dinero hacia las industrias de la UE, por ejemplo, para los planes de recuperación del coronavirus, mientras que Reino Unido no podría hacerlo.

Finalmente, en el antiguo escollo de la pesca, la UE ahora renunciará solo al 18 por ciento de sus cuotas. Los nuevos arreglos entrarán en vigor después de una década.

En lo único en lo que pueden estar de acuerdo Londres y Bruselas es que las nuevas exigencias se impusieron por insistencia de Francia, con el apoyo de España e Italia.

El hecho es que todas las partes quieren un acuerdo. El problema es que con tan poco tiempo restante, los peligros de un error de cálculo son mayores y el riesgo de una salida sin acuerdo “accidental” es mayor.