Johnson, listo para sellar acuerdo comercial del Brexit

THE DAILY TELEGRAPH — JUEVES, 24 DE DICIEMBRE DE 2020

Primer ministro británico y presidenta de la Comisión Europea superan obstáculos finales en intenso día de negociaciones

Boris Johnson está listo para anunciar un acuerdo del Brexit que mantendrá el comercio con la UE libre de aranceles y cuotas, que calificará como un significativo éxito para Reino Unido.

Se esperaba la confirmación de un acuerdo a última hora de la noche del miércoles o a primera hora del jueves, luego de 24 horas de intensas negociaciones telefónicas directas entre Johnson y Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

The Telegraph entiende que los obstáculos restantes se han superado casi por completo, mientras las partes revisaban el miércoles por la noche los detalles finales sobre pesca y vehículos eléctricos.

Se había programado un anuncio oficial televisado a las 7.30 pm del miércoles pero, a medida que avanzaba la noche, quedó claro que ninguna de las partes estaba lista para firmar un acuerdo.

Sin embargo, la carrera para reclamar la victoria ya había comenzado, con un funcionario francés afirmando que Gran Bretaña había hecho “grandes concesiones” en las últimas 48 horas, “principalmente sobre la pesca”.

Funcionarios de ambos lados del Canal temían que el acuerdo pudiera descarrilarse por una intervención de último minuto de un estado miembro de la UE.

Fuentes de Downing Street dijeron que el acuerdo, si se firma, sería “el primero de este tipo”, ya que Gran Bretaña sería el primer país no perteneciente a la UE en tener un acceso tan libre al mercado único.

El acuerdo implicaría que las empresas británicas podrían seguir comerciando con la UE sin que se impongan aranceles a sus productos, y sin ningún límite en el valor de los bienes y servicios individuales que se puedan negociar.

La UE es el mercado exterior más grande de Gran Bretaña, representa el 43 por ciento de todas las exportaciones de Reino Unido por un valor de £294.000 millones — aunque en 2002 la UE compró el 54 por ciento de todas las exportaciones del Reino Unido, lo que significa que es probable que el crecimiento comercial futuro iba a venir de otra parte.

Si se llega a un acuerdo, se espera que los parlamentarios comunes y los lores sean convocados al Parlamento el 30 de diciembre para votarlo, y el Partido Laborista ya ha manifestado su apoyo.

Se entiende que el Primer Ministro y la señora von der Leyen han superado varios de los obstáculos restantes a un acuerdo durante sus conversaciones el miércoles. Se dijo que los acuerdos sobre las llamadas reglas de ‘igualdad de condiciones’, así como el mecanismo de disputa que dictaminará sobre cualquier supuesto incumplimiento de un acuerdo, estaban a poca distancia de ser aceptados mutuamente.

Durante el transcurso del día, también se entendió que las partes se estaban acercando en el tema de la pesca, con Gran Bretaña ofreciendo un período de transición más largo hacia la soberanía total que los tres años que había propuesto. La UE exigía originalmente un período de transición de 14 años.

Johnson acordó que la Unión Europea solo repatriaría el 25 por ciento del valor del pescado capturado en sus aguas durante un período de transición de cinco años y medio, dijeron fuentes en Bruselas. Reino Unido había exigido originalmente un período de tres años con el 80 por ciento del valor, mientras que la UE quería un período de diez años con solo el 15-18 por ciento. Sin embargo, la UE se mantuvo firme en el 25 por ciento cuando Reino Unido pidió el 35 por ciento.

Johnson se vio obligado a abandonar sus demandas a cambio de un recorte de seis meses en el período de transición de los seis años que la UE ofrecía, a cinco años y medio.

Después del período de transición pesquera, Reino Unido llevará a cabo negociaciones anuales sobre las posibilidades de pesca con la UE, que era una petición británica clave.

La UE abandonó su demanda de un vínculo entre el acuerdo de pesca y el acuerdo comercial. Londres temía que Bruselas tomara represalias apartando a empresas británicas del mercado único en represalia por disputas sobre el pescado.

Fuentes dijeron que una de las razones del contratiempo de última hora en las negociaciones fue que Reino Unido quería que se incluyera a los autos eléctricos y sus partes de recambio en las reglas de la “reglamentación de origen”. La inclusión facilitaría la exportación de estos productos a la UE en el futuro, lo que sería una ventaja porque tanto Reino Unido como la UE se han comprometido a reducir las emisiones de carbono a cero para 2050.

También se ha dado por superado un problema de última hora en la reglamentación de origen para las piezas de automóvil — la cual podría haber dejado fuera del negocio a las fábricas de automóviles de propiedad japonesa en Reino Unido — aunque quedaron pendiente algunos problemas sobre si también se aplicaría a los automóviles eléctricos.

Altas fuentes del Gobierno dijeron que si se llegaba a un acuerdo, éste “cumpliría con todo lo que figura en el manifiesto conservador” al “recuperar el control del dinero, las leyes y las fronteras”.

Johnson había dejado claro que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea no tendría ningún papel en Reino Unido en el futuro, sugiriendo que la UE debe haber estado de acuerdo si Downing Street creía que se habían cumplido las promesas del manifiesto.

La Unión Nacional de Agricultores — que aparentemente estaba informada sobre el acuerdo — dijo que a Gran Bretaña se le había otorgado el “estatus de tercer país”, lo que significa que la UE había aprobado exportaciones de carne, lácteos y otros productos animales.

Después de días de estancamiento y declaraciones oficiales de que el resultado más probable era una salida sin acuerdo, se entendió que las negociaciones se habían movido rápidamente el miércoles después de que Johnson asumió las gestiones personalmente en una serie de llamadas telefónicas con von der Leyen.

Michel Barnier, negociador principal de la UE, había establecido la Nochebuena como fecha límite absoluta para asegurar un acuerdo. Barnier dijo a los líderes de la UE que si no se concretaba un acuerdo antes del día de Navidad, sería demasiado tarde para ratificarlo antes de que Reino Unido abandonara el mercado único, a las 11 de la noche del 31 de diciembre.

Dado que la UE enfrentaba a una fecha límite anterior a la de Gran Bretaña — que puede ratificar un acuerdo en solo 24 horas — el juego de espera pareció haber valido la pena para Johnson.

Lord Frost, principal negociador británico del Brexit, todavía estaba en Bruselas el miércoles por la noche tratando de acordar la redacción de un acuerdo con Stephanie Riso, jefa adjunta de gabinete de von der Leyen, antes de una llamada final entre Johnson y la presidenta de la comisión para “un apretón de manos”.

Se ha programado una reunión de embajadores de la UE para el miércoles donde se iniciará el proceso de ratificación.

Funcionarios de la UE trabajarán hasta el día de Navidad para preparar el texto si se logra un acuerdo, dijo el Taoiseach [primer ministro] irlandés Micheal Martin. Se cree que los servicios legales de la UE requieren un mínimo de cuatro días para redactar una carta que enviará a Reino Unido solicitando la “aplicación provisional” del tratado a partir del 1 de enero.

Aquí, los ministros han elaborado planes para que el proyecto de ley pase por la Cámara de los Comunes y la Cámara de los Lores, y además reciba el Consentimiento Real, en un solo día.

Por su parte, principales legisladores conservadores partidarios del Brexit advirtieron que esperaban tener tiempo suficiente para revisar la redacción del acuerdo — que se espera tenga 2.000 páginas — y buscar una opinión legal.

Camioneros chocan con la policía en Dover luego de anuncio que atascos podrían durar días

Captura de pantalla: The Telegraph / YouTube

Francia levanta prohibición de viajes pero pasajeros desde Reino Unido deben portar una prueba de Covid negativa

Se han producido enfrentamientos entre conductores de camiones y la policía en Kent, frustrados por un problema fronterizo que podría tardar días en resolverse.

Imágenes han mostrado a un grupo de agentes de policía intentando hacer retroceder a una pequeña multitud de conductores, en su mayoría varones, en el puerto de Dover el miércoles por la mañana.

Francia ha levantado la prohibición de viajar — implementada ante las preocupaciones sobre una cepa mutante del coronavirus en Reino Unido — pero dijo que aquellos que buscan cruzar al país deben tener un resultado negativo de una prueba de Covid.

Por su parte, el ministro de comunidades británico Robert Jenrick advirtió que podría tomar “unos días” despejar la acumulación de alrededor de 4.000 camiones que esperan cruzar el Canal.

Jenrick dijo a Sky News que los conductores recibirán pruebas rápidas de flujo lateral — que pueden dar resultados en aproximadamente 30 minutos — seguidas de una prueba de PCR si dan positivo.

A quienes obtengan un segundo resultado positivo se les ofrecerá alojamiento en un hotel “seguro para Covid”.

Jenrick dijo que esperaba que los camiones comenzaran a cruzar el Canal el miércoles por la mañana.

Dijo que, a las 7 pm del martes por la noche, había poco menos de 3.000 camiones en el aeródromo en desuso de Manston (Kent), cuya superficie se ha habilitado como párking.

Entre 700 y 800 eran parte de la Operation Stack en la autovía M20, dijo, pero “otros camiones y vehículos más pequeños siguen estacionados en otros lugares de Kent”.

“Cualquiera que sea el número, ya sea 4.000 o más, es un número significativo que gestionar,” reconoció Jenrick, aconsejando a los transportistas que no se dirijan a Kent.

“Desearía que los sucesos no se hubieran dado de esta forma, pero ahora tenemos que seguir adelante y asegurarnos de que el tráfico fluya lo más rápido posible a través del Canal.”

En la refriega, unos 50 conductores marcharon por la atascada autovía que conduce al puerto de Dover gritando, silbando y protestando.

Abuchearon a la policía frente al acceso al puerto, para que después un pequeño número de manifestantes comenzara a empujar a los oficiales en un aparente intento de romper sus líneas.

Raluca Marian, delegada general ante la UE de la IRU — Sindicato Internacional de Transporte por Carretera — dijo que el acuerdo asegurado anoche para hacer pruebas de Covid a conductores y abrir la frontera significa que “estamos en un mejor lugar que ayer”.

Marian dijo que el retraso no se solucionaría ni siquiera con pruebas rápidas, que serán administradas por el ejército.

“Incluso con estas pruebas rápidas, el proceso será un completo desastre.”

Cuando se le preguntó cuánto tardaría en despejarse el atasco, respondió: “Nochevieja. ¿O quizá después? Es difícil de calcular.”


Artículo de Tony Diver
Publicado en The Daily Telegraph el 
miércoles, 23 de diciembre de 2020

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.telegraph.co.uk/news/2020/12/23/lorry-drivers-clash-police-border-minister-warns-backlog-could/