Acuerdo del Brexit sobre pesca con Francia, casi listo

THE DAILY TELEGRAPH — VIERNES, 4 DE DICIEMBRE DE 2020

Conversaciones se dirigen a momento decisivo, aunque hay temores de que Macron ‘torpedee’ acuerdo sobre la hora

Las conversaciones sobre el Brexit entre Boris Johnson y Emmanuel Macron se encaminan a la hora de la verdad este fin de semana, con la perspectiva de un acuerdo con la UE que ahora depende del acceso de Francia a pescar en aguas británicas.

Los dos mandatarios están en desacuerdo sobre este derecho y fuentes de Downing Street no están seguras de si el presidente francés podría “torpedear” el acuerdo propuesto por el Brexit en el último momento posible.

Funcionarios temen que Macron se pueda ver tentado a frustrar un acuerdo pesquero antes de las elecciones presidenciales francesas de 2022.

Había crecientes esperanzas de que se estuviera a punto de llegar a un acuerdo, pero la delegación británica quedó sorprendida después de que la UE hiciera una serie de demandas nuevas y “desestabilizadoras” de última hora, sobre la pesca y otros asuntos.

“Nuestras esperanzas de que se produzca alguna medida el viernes han desaparecido prácticamente ahora”, dijo una fuente británica, y el lunes se ha fijado como fecha límite no oficial para un acuerdo por parte de Downing Street.

Fuentes de Reino Unido calificaron la intervención de “inaceptable”. Dijeron que los funcionarios de Macron habían estado “presionando duramente” entre las capitales de los estados miembros para acordar nuevas demandas sobre pesca, subsidios estatales y cláusulas de no agresión.

Macron ha prometido proteger a los pescadores franceses — que dependen en gran medida de su acceso a aguas del Reino Unido — pero se espera que pierdan una parte significativa de su cuota a partir del 1 de enero si se cierra el acuerdo entre la UE y Reino Unido.

Sin embargo, según los planes británicos diseñados para aplacar a los franceses, Johnson acordó aplazar la repatriación de hasta la mitad de las cuotas de pesca durante varios años.

El primer ministro francés Jean Castex, por su parte, prometió el jueves un plan de apoyo posterior al Brexit para los pescadores franceses, en una visita a Boulogne-sur-Mer donde abordó el Klondyke — un arrastrero que opera en la costa norte de Escocia.

Castex dijo que los pescadores franceses no deben ser “la variable” en un acuerdo comercial y que no pueden ser “sacrificados” como precio de un acuerdo.

Mientras tanto el ministro de exteriores de la República de Irlanda, Simon Coveney, viajó a París donde — en una rara señal de desunión de la UE — instó a Macron a abandonar su amenaza de veto y a confiar en Barnier.

Dijo que las negociaciones estaban “al final” y que había que llegar a un acuerdo, y agregó que una salida británica sin acuerdo significaría “interrupciones significativas, costos, estrés y cruce de culpas entre Bruselas y Londres. Desde una perspectiva irlandesa, quedamos atrapados en los fuegos cruzados allí”.

Michel Barnier, negociador principal de la Unión Europea que se encuentra en Londres, podría regresar el viernes a Bruselas para informar a los embajadores de la UE sobre las esperanzas de un acuerdo que ahora se considera depende de los franceses, y se espera que una llamada entre Johnson y Macron resuelva las últimas cuestiones pendientes.

También se espera que Johnson llame a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en la que fuentes de Downing Street afirman que sería “la llamada clave” antes de que se pueda llegar a un acuerdo.

Una fuente de alto nivel del Gobierno de Reino Unido dijo: “Creíamos estar en un lugar bastante bueno el miércoles, pero hoy no ha ido como esperábamos.”

“Todos los que trabajan en el acuerdo están completamente dedicados a que tenga éxito, pero los franceses han hecho esta intervención de última hora y esto es desestabilizador para las conversaciones. Es un gran paso hacia atrás.”

Fuentes dijeron que los negociadores habían perdido efectivamente 24 horas, porque las cosas que ya se habían acordado ahora tenían que ser renegociadas.

Las dos partes seguían hablando el jueves por la noche, pero una fuente dijo que estaban “tratando de volver a donde estábamos ayer” en lugar de seguir avanzando en los principales puntos conflictivos.

El miércoles, Francia amenazó con bloquear el acuerdo en la cumbre crucial de la UE del próximo jueves si fuera necesario.

Las nuevas demandas de la UE — que fuentes en Bruselas dijeron que no eran nuevas — se produjeron después de que los estados miembros se pusieran “nerviosos” porque Barnier se estaba preparando para hacer demasiadas concesiones a Gran Bretaña.

Se entiende que Macron está profundamente preocupado por el hecho de que Gran Bretaña socave a la UE cuando finalice el período de transición — lo que considera una competencia desleal para las empresas francesas.

Las campanas de alarma habrán sonado en Bruselas después de que Johnson dijera en una ronda informal de “Preguntas al primer ministro” en Facebook que Gran Bretaña analizaría el “entorno fiscal y regulatorio” para ayudar a las empresas a reconstruirse después de la pandemia de coronavirus, discutiendo también acerca de exenciones fiscales posteriores al Brexit, a través de puertos libres y zonas de libre comercio.

También se entiende que existe un gran desacuerdo sobre cómo se controlarían en el futuro las llamadas reglas de igualdad de condiciones, diseñadas para garantizar que Gran Bretaña no otorgue ventajas a sus negocios que vayan a perjudicar los intereses de la UE.

El primer ministro británico es muy consciente de que un voluble Macron debe apoyar el acuerdo — si va a ser ratificado antes de la fecha límite del no deal, a finales de año.

Las fuentes afirmaron que Johnson hará una llamada al presidente francés poco después de que se llegue a un acuerdo, para presionarlo a que acepte.

Una fuente gubernamental de alto rango dijo ayer a primera hora que un acuerdo estaba “cerca”, pero advirtió que Macron — apasionado proeuropeo y líder de la UE más dura sobre el Brexit — aún podría “echar todo por la borda”.

Fuentes gubernamentales dijeron que “realmente no sabían” si Macron hablaba en serio o no, para conseguir el mejor trato posible para Francia en el final del Brexit.

Barnier estaba “a milímetros” de las líneas rojas de la UE sobre pesca e igualdad de condiciones, dijo un alto diplomático de la UE.

“Los líderes siempre tienen la posibilidad de rechazar el resultado,” dijo el diplomático. “Sin duda es una opción.”

Fuentes británicas dijeron que si el acuerdo no se cerraba para el lunes, esperaban que Gran Bretaña saliera en los términos de la Organización Mundial del Comercio al final del período de transición de este mes, aunque Downing Street se negó a determinar una fecha límite específica.

Mientras tanto Jacob Rees-Mogg — conspicuo líder conservador en la Cámara de los Comunes — confirmó el jueves que se pedirá a los parlamentarios que voten nuevamente el controvertido Proyecto de Ley del Mercado Interno de Reino Unido el lunes.

Este proyecto de ley contiene cláusulas relacionadas con Irlanda del Norte que desautorizan al Acuerdo de Retirada firmado y violan el derecho internacional. Sería innecesario si se llega a un acuerdo con Bruselas.

Barnier dijo el miércoles a los embajadores de la UE y a los eurodiputados que si el Gobierno restablecía las cláusulas infractoras, las negociaciones se hundirían en una “crisis”.

Ambas partes creen que no se llegará a un acuerdo sin que se celebre primero una reunión entre Johnson y von der Leyen.

Si tiene éxito, Johnson actuará para asegurar el apoyo de Macron antes de la cumbre del jueves. Si los líderes de la UE dan su aprobación al acuerdo, esto allanará el camino para que los eurodiputados lo ratifiquen antes de que finalice el período de transición.

Gran Bretaña ha reducido su demanda original de un retorno del 80 por ciento de las cuotas de pesca de la UE en sus aguas al 60 por ciento. La UE ofrecía inicialmente repatriar el 18 por ciento.

Se cree que las dos partes firmarán un acuerdo en las inmediaciones del 50 por ciento, con un período de transición de varios años probablemente antes de que entren en vigor nuevos acuerdos.

Eso dará tiempo a que Reino Unido construya su flota pesquera, y a los pescadores de la UE tiempo para adaptarse.

Mañana viernes, ¿primera nevada de invierno en Londres?

Londres cubierta de nieve en enero de 2010. Crédito: The Vision ThingCC BY 2.0

Temperaturas podrían descender hasta -10°C en el norte de Reino Unido

Londres podría tener que prepararse para recibir sus primeros copos de nieve invernal mañana viernes, por una caída en las temperaturas debida a un viento marítimo polar frío que azota Reino Unido.

Puntos altos de la capital como Primrose Hill y Crystal Palace serán especialmente propensos a soportar breves nevadas o aguanieve, según la Met Office [Agencia Meteorológica].

Tyler Roys, meteorólogo de la página web Accuweather, dijo que la nieve — de hasta una pulgada (2.54 cm) de espesor — podría ser suficiente para interrumpir el transporte en las primeras horas de mañana.

“Sin embargo, lo único que me preocupa es que los lugares al este de Londres podrían tener un período más largo de nieve, que acumularía una capa de 3 cm (más de 1 pulgada), especialmente en ubicaciones altas cercanas a la parte este de la M25,” dijo al Standard.

“Dado que esto ocurriría en las primeras horas de la mañana, las carreteras podrían tener un poco de lodo o estar heladas, y cualquier vía no muy transitada podría estar ligeramente cubierta de nieve. Esto podría dificultar cualquier desplazamiento en las primeras horas de la mañana.”

Partes del sur de la capital comenzarán a sentir el frío invernal, con temperaturas que bajarán a -1°C (30°F) en el suroeste de Londres.

Pero se espera que el clima más frío se presente en el oeste de Escocia durante la noche, donde las temperaturas podrían bajar a un gélido -10°C (14°F).

Una portavoz de la Met Office dijo el jueves: “Mañana por la mañana, una franja de lluvia se moverá en dirección oeste a través del sureste de Inglaterra, y existe la posibilidad de que la lluvia se convierta brevemente en nieve o aguanieve en algunos lugares, particularmente sobre colinas y terrenos elevados.”

La Met Office había activado una alerta de nieve y hielo para partes de Escocia válida hasta el mediodía del jueves, junto con una advertencia de hielo para Irlanda del Norte.

El meteorólogo jefe de la Oficina Meteorológica, Dan Suri, dijo: “Ciertamente habrá una sensación más invernal esta semana, con un clima más frío que conlleva el riesgo de heladas, hielo y lluvias invernales.”

“El riesgo de acumulación de nieve se limita en gran medida a la mitad norte del Reino Unido, principalmente en localidades de más altura en Escocia, Gales y el norte de Inglaterra,” señaló.

“El jueves por la mañana, se pudo apreciar en partes del noroeste de Escocia 2 cm de acumulación de nieve a niveles bajos, de 2 a 5 cm por encima de 200 metros y de hasta 10 cm en las vías más altas, lo que llevó a ciertas interrupciones de transporte.”

La Met Office dijo que se espera que la ola de frío dure hasta el fin de semana, pero que se vería un clima más brillante e incluso algo de sol desde el sábado.

Agregó que las temperaturas para la próxima semana serán más bajas que la temperatura anual promedio, que suele fluctuar entre 7 y 9°C (45 a 48°F).

Sin embargo Dan Harris, meteorólogo en jefe adjunto, dijo que a pesar del clima frío e inestable — que incluirá niebla helada — no todo es “pesimismo”.

“Estamos vigilando otras áreas donde existe potencial disruptivo de nieve, en particular el centro y sureste de Inglaterra y las colinas del norte de Inglaterra,” dijo.

“Estará frío durante el fin de semana con lluvias, chubascos y nieve en colinas que continuarán en muchas áreas, y heladas nocturnas.”

“También pudimos ver algunas áreas de niebla helada persistente desarrollándose más ampliamente, lo que en esta época del año puede durar todo el día.”

“Sin embargo, no todo es pesimismo, ya que puede haber una mayor probabilidad de clima seco, brillante y quizás incluso soleado a medida que avanza el fin de semana.”


Artículo de Barney Davis
Publicado en Evening Standard el 
jueves, 3 de diciembre de 2020

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.standard.co.uk/news/london-snow-this-week-weather-forecast-b150546.html

‘Ahora podremos recuperar nuestras vidas’

THE DAILY TELEGRAPH — JUEVES, 3 DE DICIEMBRE DE 2020

Primer ministro dice que 2,5 millones de personas recibirán vacuna a fin de mes | Reino Unido lidera aprobación científica en Occidente

Los británicos pronto podremos “recuperar nuestras vidas” gracias a una vacuna contra el coronavirus que se administrará a 2,5 millones de personas a finales de este mes, ha dicho Boris Johnson el miércoles.

El primer ministro británico ha elogiado el “fantástico momento” en que Reino Unido se convierte en el primer país occidental en aprobar una vacuna y sugirió que la vida podría “volver a la normalidad” en la primavera.

Las primeras dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech podrían llegar a Reino Unido tan pronto como este jueves, y el programa de vacunación masiva más grande del país comenzará el lunes.

Mayores de 80 años, personal de residencias de ancianos y trabajadores de primera línea del NHS serán los primeros en recibir la inyección, pero los planes para que los residentes de hogares de ancianos estén al frente de la fila se han cambiado debido a los “desafíos logísticos” en el transporte de la vacuna — que debe almacenarse a -70°C.

Pfizer dijo que las primeras 800.000 dosis — suficientes para inocular a 400.000 personas — ya están en camino a Reino Unido desde su fábrica en Bélgica.

Se espera que la primera fase del programa de vacunación — que cubre a todos los mayores de 50 años y a los más vulnerables en los grupos de edad más jóvenes — se complete en marzo o abril, después de lo cual las restricciones de Covid para el resto de la población podrían comenzar a relajarse.

Sin embargo, Johnson hizo una nota de advertencia contra el “exceso de optimismo o la creencia ingenua de que el peligro ha terminado”, diciendo que el sistema de niveles tendrá que permanecer en vigor durante meses y que “este no es el final, tenemos que seguir luchando”.

Por su parte, el subdirector médico nacional Jonathan Van Tham afirmó que la aparición de la vacuna no significa el fin del Covid, y pronosticó que el virus “estará con la humanidad para siempre” y se convertirá en un “problema estacional” como la gripe.

También sugirió que el uso de mascarillas y desinfectantes de manos podría tener que “persistir durante muchos años”, lo que ha dejado un desacuerdo en el aire con Johnson, quien ha sugerido que el país “volverá a la normalidad”.

El anuncio de que la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) había aprobado la vacuna Pfizer fue seguido por un aumento del 1,2% en el índice FTSE-100, agregando £21.000 millones al valor de las principales empresas de Gran Bretaña.

El primer ministro dijo en una conferencia de prensa en Downing Street que el lanzamiento de la vacuna líder en el mundo ha sido “un gran momento” en el que “los reflectores de la ciencia” han logrado “detectar a nuestro enemigo invisible y darnos el poder de evitar que ese enemigo nos haga enfermar”.

“Ya no descansamos en la mera esperanza de volver a la normalidad el próximo año en la primavera, sino en el conocimiento seguro y certero de que tendremos éxito y que juntos recuperaremos nuestras vidas, y todas aquellas cosas de nuestras vidas que nos encantan,” agregó.

Reino Unido ha ordenado 40 millones de dosis de la vacuna Pfizer, suficientes para vacunar a 20 millones de personas con dos dosis administradas con 21 días de diferencia. La inmunidad total llega siete días después de la segunda dosis, lo que significa que alguien vacunado este lunes será inmune el 3 de enero.

El Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización del Gobierno dijo, no obstante, que hay “alguna evidencia que indica altos niveles de protección a corto plazo” después de la primera dosis.

El logro mundial de Gran Bretaña ha llevado al presidente norteamericano Donald Trump a amonestar a los funcionarios de la Administración de Alimentos y Medicamentos, por haber quedado detrás de Reino Unido.

Johnson dijo que la gente no debería “dejarse llevar” porque “inevitablemente tomará algunos meses” proteger a todas las personas vulnerables, lo que significa que “no es el final de nuestra lucha nacional”.

El profesor Van Tam advierte que si el país decide “abandonar la precaución” debido a la vacuna, esto provocará una “ola de contagios”.

El lanzamiento gradual de la vacuna involucrará a diferentes grupos etarios que se vacunarán en orden comenzando por los mayores, junto con personal del NHS y trabajadores asistenciales. Para cuando todos los mayores de 50 años hayan sido vacunados, el 99 por ciento de los más vulnerables de la sociedad habrá sido protegido.

La próxima semana, los mayores de 80 años, personal del hogares de ancianos y trabajadores del NHS comenzarán a vacunarse en 50 hospitales, seguido de un despliegue más amplio en 1.000 centros de vacunación. A principios de enero, las inyecciones deben estar en residencias, farmacias locales y otros establecimientos comunitarios.

Sir Simon Stevens, director ejecutivo del NHS, dijo que la “logísticamente complicada” tarea de distribuir la vacuna dificultará que se inicie la vacunación de los residentes en hogares de ancianos.

Las vacunas vienen en paquetes de 975 que no se pueden dividir según las reglas actuales — lo que significa que una gran cantidad se desperdiciará si se llevan a hogares de ancianos. Sir Simon dijo que esperaba que la MHRA acepte que los paquetes se dividieran en unas semanas, con lo cual se podrían transportar a hogares de ancianos.

El miércoles, Downing Street descartó otorgar en un futuro cercano ningún “pasaporte de inmunidad” a las personas que hayan recibido la inyección, diciendo que Johnson no tenía intención de “decir a algunos que tienen un privilegio o derecho a ciertas cosas, y a otras personas que no lo tienen” cuando millones están a pocos meses de poder recibir una vacuna.

Según una encuesta de YouGov realizada el miércoles, el 70 por ciento de los británicos tiene confianza en la vacuna y el 20 por ciento dice que tiene poca o ninguna confianza en que sea segura. La doctora June Raine, directora de la MHRA, dijo que “no se ha escatimado esfuerzos” al evaluar la seguridad de la inyección.

Es probable que la segunda fase del programa de vacunación — que cubre a personas de 16 a 50 años — se priorice en función de la ocupación que tengan, y que los trabajadores esenciales sean los primeros.

Cuando se le preguntó si la vacuna significaba que las personas podrían deshacerse de las mascarillas para siempre, el profesor Van Tam dijo: “No creo que vayamos a erradicar el coronavirus nunca. Creo que estará con la humanidad para siempre. Creo que podemos llegar a un punto en el que el coronavirus se convierta en un problema estacional.”

“¿Que si creo que llegará un gran momento en el que hagamos una fiesta masiva, y nos quitemos las mascarillas y el desinfectante de manos, y que digamos ya está, que quedó atrás, como el fin de la guerra? No, no lo creo.”

Los hábitos adquiridos durante la pandemia, que “claramente detuvieron la propagación de otros virus respiratorios” así como del coronavirus, “quizás persistan durante muchos años y puede ser bueno, si los detienen”, dijo.

No obstante, Johnson pareció alarmado ante la sugerencia de que medidas como el uso de máscaras pudiera persistir, y dijo: “Sí, tal vez, pero creo que deseamos volver a la vida lo más cerca posible de lo normal.”