El Brexit es un hecho, pero deja muchos problemas cruciales sin resolver

Foto: Edificio principal de Europol en La Haya (Holanda)

Sectores de seguridad, datos y servicios todavía en el limbo después de que se lograra un acuerdo “flojo” para evitar un desastre

Agotado por meses de intensas conversaciones, Lord Frost, negociador principal del Brexit por Downing Street, no pudo ocultar su alegría el sábado al elogiar el acuerdo del Brexit alcanzado entre la UE y Bruselas como “uno de los acuerdos más grandes y amplios de la historia”. Su efecto, dijo, será permitir que Reino Unido “establezca sus propias leyes otra vez”.

“No hay más lugar para el Tribunal Europeo de Justicia, no hay efectos directos de la legislación de la UE, no hay alineación de ningún tipo, y estamos fuera del mercado único y fuera de la unión aduanera, tal como decía el manifiesto,” declaró. “Este debería ser el comienzo de un momento de renovación nacional para nosotros. Todas las opciones están en nuestras manos como país y ahora depende de nosotros decidir cómo las usamos y cómo avanzamos en el futuro.”

Frost tenía razón al enfatizar la importancia de llegar a algún tipo de acuerdo. Al evitar una salida sin acuerdo, las dos partes se han asegurado de que el comercio entre Reino Unido y la UE no esté sujeto, de forma rutinaria, a aranceles o cuotas, como habría sido el caso de otro modo. Se han evitado los costes más altos resultantes para empresas y consumidores en ambos lados del Canal de la Mancha, aunque el Brexit en sí mismo generará más burocracia, llenado de formularios y controles de los bienes comercializados — y por lo tanto, retrasos.

Sin embargo, que nadie crea que esto marca el final de las disputas entre la UE y Reino Unido. No representa el final. Fue, como dijo el líder laborista Sir Keir Starmer en la víspera de Navidad, un “acuerdo flojo” que deja mucho sin resolver y que se concretó para evitar una catástrofe, pateando mucho hacia el futuro.

Reino Unido, bajo el gobierno de Boris Johnson, persiguió el Brexit — o al menos eso dijo siempre — para recuperar el control de nuestras leyes, fronteras y dinero. A pesar de esto, incluso después de que nos hayamos ido, su Gobierno todavía quiere beneficiarse de programas europeos como los que afectan a nuestra seguridad, nuestro sector de servicios financieros y nuestros datos, y disfrutar de los beneficios del mercado único europeo donde sea posible. Johnson quiere que los profesionales británicos puedan trabajar libremente en otros países de la UE, pero este acuerdo no ha logrado nada para ellos. Estas discusiones están al caer; las peleas continuarán. (Toby Helm)

Seguridad — Mark Townsend

No le tomó mucho tiempo a Priti Patel afirmar que el acuerdo hace que Reino Unido sea más seguro. Su evaluación dejó a la mayoría de analistas de seguridad preguntándose qué sabía la ministra del interior que ellos no sabían. Pocos han evitado la conclusión de que, al menos en el corto plazo, el acuerdo deja al país menos seguro.

No solo se cortan las líneas clave de cooperación, sino que la policía de Reino Unido ha perdido algunas de sus herramientas más valiosas. La principal de ellas es el Sistema de Información del Espacio Schengen (SIS), una amplia base de datos que proporciona alertas en tiempo real para localizar a terroristas y delincuentes peligrosos. En un día normal, la policía británica accede al SIS más de 1,65 millones de veces.

Sin signos evidentes de un sistema sustituto, se necesitan negociaciones urgentes para acordar un esquema que pueda llenar este enorme vacío de inteligencia.

Del mismo modo, perder un puesto en Europol, la agencia policial de la UE, — donde Reino Unido tenía una presencia contundente — crea complejidades potenciales con investigaciones criminales y terroristas transfronterizas en rápido movimiento. Es posible que se requieran nuevos acuerdos con cada estado miembro de la UE para restablecer las relaciones anteriores, nuevamente, manteniendo la promesa de negociaciones más prolongadas. También se necesitarán conversaciones adicionales para reemplazar el trabajo de Eurojust, la agencia responsable de la cooperación judicial en casos penales en los estados miembros.

Downing Street afirma que Gran Bretaña ha obtenido más de lo previsto en materia de seguridad y vigilancia — y es cierto que hay algunas victorias notables, como un sistema de extradición de vía rápida para reemplazar la orden de arresto europea y el intercambio continuo de datos de ADN y huellas dactilares. Pero también es cierto que aún queda mucho por negociar y ganar. Mientras tanto, el aparato de aplicación de la ley de Gran Bretaña está disminuido.

Informática — Jamie Doward

Garantizar el flujo fluido de datos entre la UE y Reino Unido es fundamental para la prosperidad futura de ambas partes.

El Instituto de Gobierno señala que “los volúmenes de datos que entran y salen del Reino Unido aumentaron 28 veces entre 2005 y 2015, y tres cuartas partes de estas transferencias de datos se realizan con países de la UE. Cualquier restricción impuesta al flujo de datos actuaría como una barrera al comercio, poniendo a las empresas británicas en desventaja competitiva”.

Según el resumen emitido por el Gobierno británico, “el acuerdo confirma los sólidos compromisos de protección de datos tanto de Reino Unido como de la UE, protegiendo a los consumidores y ayudando a promover la confianza en la economía digital”.

Sin embargo, aún queda mucho por resolver. Los expertos dicen que deberíamos esperar hasta que sepamos más sobre una “decisión de adecuación” que se relacionará con las transferencias de datos entre Reino Unido y la UE.

Data adequacy [adecuación de datos] es un estatus que entrega la Comisión Europea a países fuera del Espacio Económico Europeo (EEE). Cuando es otorgado a un país, la información puede pasar libremente entre él y el EEE sin que se requieran más garantías.

Este asunto no se solucionará rápidamente. El acuerdo de adecuación de datos más rápido entre la UE y otro país, Argentina, tardó 18 meses en completarse. Por lo tanto, habrá una solución provisional según la cual Reino Unido suspenderá sus propias reglas de protección de datos. Esta solución tendrá una duración máxima de seis meses, según fuentes de la UE.

Por esta razón, existe presión para lograr un acuerdo de adecuación antes de que expire la solución provisional.

Cecilia Bonefeld-Dahl — directora general de Digitaleurope, organismo comercial que representa a más de 35.000 empresas en Europa — dijo: “La UE aún tiene que tomar una decisión de adecuación con respecto a Reino Unido; hay una necesidad urgente de avanzar aquí para que los datos puedan seguir fluyendo entre nuestras economías y nuestros negocios. Nuestro estudio reciente mostró que 6 de cada 10 empresas europeas transfieren datos entre la UE y Reino Unido.”

Sector de servicios — Phillip Inman

El Gobierno debe volver a la mesa de negociaciones para asegurar el acceso de las empresas de servicios excluidas del “flojo” acuerdo del Brexit, han instado líderes empresariales.

Las empresas de servicios profesionales y los bancos municipales, las compañías de seguros y las empresas de contabilidad se encuentran entre las miles de empresas que enfrentan restricciones a su comercio con la UE a partir del 1 de enero, a menos que los ministros puedan ampliar los acuerdos en una nueva ronda de conversaciones durante el nuevo año.

El sector de servicios representa el 80% de la economía británica pero ha sido dejado, en gran medida, fuera del acuerdo del Brexit, el cual se centra en la eliminación de aranceles y cuotas sobre bienes enviados entre el Reino Unido y la UE. Pero si bien Reino Unido tuvo un déficit comercial general de £79.000 millones con la UE en 2019, tuvo un superávit de £18.000 millones en el comercio de servicios.

TheCityUK — el lobby [grupo de presión] de la industria de servicios financieros — dijo que si bien los bancos tenían un acuerdo que cubría transacciones básicas, había hasta 40 tratados que afectaban actividades transfronterizas en la industria de servicios financieros que deben ser renegociados.

“Sabíamos desde hace algún tiempo que el sector de servicios quedaría fuera del acuerdo inicial. La esperanza es que, ahora que algo del calor político ha desaparecido de las discusiones, podamos abordar otros temas importantes,” dijo.

Los líderes de la UE — temiendo que Reino Unido intente socavar las regulaciones en el mercado único y la unión aduanera — también han bloqueado el acuerdo sobre la normativa para los datos que permiten a las empresas mantener información sobre sus clientes.

Bruselas ha indicado que, en muchos asuntos que afectan a las empresas de servicios, quiere que avance 2021 para ver si Reino Unido diverge con las regulaciones existentes de la UE antes de llegar a nuevos acuerdos.

Si bien la UE acordó permitir que los ejecutivos de empresas se trasladen de Reino Unido a países de la UE para gestionar sus operaciones continentales, no está claro si los profesionales de Reino Unido podrán hacer lo mismo una vez excluidas las cualificaciones profesionales.

Michael Izza, director ejecutivo de ICAEW — el organismo profesional de los contadores — dijo que un acuerdo que cubra los servicios legales era bienvenido pero que debería extenderse a otras profesiones como contadores, topógrafos y arquitectos.

Cualificaciones profesionales — Jamie Doward

Antes del Brexit, las cualificaciones británicas de los ciudadanos británicos que trabajan en el extranjero en países de la UE — desde contables hasta instructores de esquí — eran reconocidas en todos los estados miembros.

Ahora, sin embargo, las cosas cambiarán y será más difícil para los ciudadanos de Reino Unido que quieran trabajar en la UE demostrar que sus calificaciones son equivalentes a las reconocidas en otras partes de Europa.

Este es un revés para Reino Unido. Los borradores propuestos por la parte británica muestran claramente que quería el reconocimiento mutuo de las cualificaciones.

“Reino Unido había pedido originalmente que la UE aceptara que sus cualificaciones se reconocieran automáticamente, tal vez sujetas a una prueba adicional si fuera necesario,” dijo Sam Lowe, investigador principal del Centro para la Reforma Europea. “En cambio, lo que tenemos es un marco que permite a los organismos de calificación en la UE y Reino Unido presentar una propuesta para que exista reconocimiento mutuo en el futuro.”

Esto es similar a lo que la UE ha permitido bajo otros acuerdos comerciales, pero Lowe no está convencido de sus beneficios. “Se basa en organismos bastante proteccionistas, a menudo privados, que deciden reconocer la capacidad de los demás para otorgar calificaciones en un campo específico.”

Sin embargo, Reino Unido acordó una salvedad importante. En ausencia de un acuerdo a escala de la UE, Bruselas permitirá a los organismos de Reino Unido buscar otras formas de acordar el reconocimiento mutuo de las cualificaciones de forma bilateral. Por lo tanto, un organismo de calificación con sede en Reino Unido que trabaje con su organismo de calificación homólogo en un estado miembro individual — por ejemplo, Irlanda o Alemania — puede negociar su propio acuerdo.

Pero no hay garantía de éxito. Estas conversaciones podrían ser complejas, prolongadas y solo alcanzables país por país.


Artículo de Toby Helm, Mark Townsend, Jamie Doward y Phillip Inman
Publicado en The Guardian el 
domingo, 27 de diciembre de 2020

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.theguardian.com/politics/2020/dec/27/the-brexit-deal-is-done-but-many-crucial-issues-are-unresolved

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s