Johnson promete grandes cambios para Gran Bretaña

THE SUNDAY TELEGRAPH — DOMINGO, 27 DE DICIEMBRE DE 2020

Reforma de la burocracia y nivelación social son prioritarias ahora que el Brexit nos ha devuelto libertades, afirma primer ministro

Boris Johnson ha prometido la libertad de las normas y regulaciones de la UE en el nuevo año, diciendo que “ahora depende de nosotros aprovechar las oportunidades” del Brexit.

El primer ministro británico declaró a The Telegraph que se avecinan cambios “grandes”, ya que pretende utilizar las nuevas “libertades legislativas y regulatorias del país para cumplir con las personas que se sintieron abandonadas”.

Johnson dijo que un “gran esfuerzo del Gobierno se ha dedicado a compilar” políticas posteriores al Brexit, indicando las normativas de bienestar animal, datos y productos químicos como áreas en las que Reino Unido podría divergir de Bruselas, además de planes para “puertos libres” con bajos impuestos y la abolición del impuesto a los tampones femeninos.

En su primera entrevista desde que firmó el acuerdo comercial con Bruselas el jueves, Johnson también insinuó una posible revisión del entorno fiscal y regulatorio para las empresas. Dijo que el canciller británico Rishi Sunak está realizando un “gran trabajo sobre todo esto”, sugiriendo que los cambios podrían llegar tan pronto como durante los Presupuestos de marzo.

Johnson también rindió homenaje a Margaret Thatcher, describiendo su discurso en la ciudad de Brujas de 1988 sobre los peligros de una Europa integracionista como “profético”.

En otros sucesos:

– Dos de los miembros fundadores de la plataforma antieuropeísta Vote Leave, Matthew Elliott y Daniel Hannan, apoyan a Johnson en artículos de The Telegraph
– Principales parlamentarios Brexiteers señalaron que podían respaldar el acuerdo, describiendo el final de la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre Reino Unido como “tremendo”
– Johnson se empleó al máximo para convencer a los pescadores de que había recuperado el control de las aguas británicas, después de que la principal autoridad de un organismo de la industria afirmara que los habían “sacrificado a cambio de otros objetivos nacionales”
Brexiteers conservadores han venido estudiando detenidamente el tratado antes de una sesión parlamentaria el miércoles para votar todo el acuerdo

Johnson trató de restar importancia a los rumores de rebelión, diciendo que “sobreviviría al escrutinio más duro y despiadado de los escoliastas de la cámara estrella” — una referencia a los asesores legales especializados convocados por los parlamentarios Brexiteers unidos en el denominado Grupo de Investigación Europeo (ERG).

El primer ministro rechazó los rumores de que cedió ante Bruselas en áreas clave, revelando que hubo “varias veces” en las que él y Lord Frost, principal negociador británico del Brexit, concluyeron en que “las cosas iban en la dirección equivocada y que nuestra mejor opción era ir por una salida sin acuerdo”.

Entre los puntos críticos estaba la búsqueda automática de represalias por parte de la UE si Reino Unido no lograba incrementar sus estándares con el bloque en el futuro.

Otro problema surgió cuando Bruselas sugirió que debía poder imponer aranceles a “cualquier tipo de mercancía británica” en respuesta a una disputa sobre cuotas de pesca — una amenaza que Johnson comparó con el arma homicida mencionada en una canción de los Beatles, Maxwell’s Silver Hammer.

Lord Frost declaró que el acuerdo era un “momento de renovación nacional” para Gran Bretaña, el cual “ha establecido a Reino Unido como un país que vuelve a establecer sus propias leyes”.

Críticos de las negociaciones han sugerido que el acuerdo proporciona a la UE la capacidad de imponer aranceles y erigir barreras comerciales a industrias clave como la fabricación de automóviles, para evitar que Reino Unido se desvíe demasiado de sus reglas y estándares.

Sin embargo, Johnson desestimó las afirmaciones, argumentando que ha triunfado sobre las acusaciones de querer disfrutar del mercado europeo estando fuera de él, y sobre la creencia de que “no se puede hacer libre comercio con la UE sin estar atado a su órbita regulatoria o legislativa”.

Johnson también insinuó que el Gobierno se abstuvo de discutir el verdadero alcance de sus planes del Brexit para no interrumpir las conversaciones. Dijo: “No hemos querido hablar mucho sobre ellos durante este período porque quizás no hubiera sido conveniente.”

El primer ministro británico señaló que estaría dispuesto a romper el acuerdo si Bruselas “regularmente” intentara tomar represalias, afirmando que el “tratado deja explícito” que Reino Unido puede retirarse y negociar en los términos de la Organización Mundial del Comercio.

Johnson declaró: “No podemos decidir de repente que somos libres y luego no decidir cómo ejercer esta libertad. Este Gobierno tiene una agenda muy clara para aprovechar de este momento para unirse, subir de nivel y difundir oportunidades en todo el país. Eso es lo que queremos hacer “.

Cuando se le preguntó si creía que Reino Unido lograría desmentir las predicciones de que el Brexit ralentizará el crecimiento económico, Johnson dijo que “la libertad es lo que se hace con ella”.

Agregó que el acuerdo “presenta ventajas considerables”, pero admitió que el país enfrenta un “gran desafío ahora [con el Covid-19]”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s