Acuerdo del Brexit sobre pesca con Francia, casi listo

THE DAILY TELEGRAPH — VIERNES, 4 DE DICIEMBRE DE 2020

Conversaciones se dirigen a momento decisivo, aunque hay temores de que Macron ‘torpedee’ acuerdo sobre la hora

Las conversaciones sobre el Brexit entre Boris Johnson y Emmanuel Macron se encaminan a la hora de la verdad este fin de semana, con la perspectiva de un acuerdo con la UE que ahora depende del acceso de Francia a pescar en aguas británicas.

Los dos mandatarios están en desacuerdo sobre este derecho y fuentes de Downing Street no están seguras de si el presidente francés podría «torpedear» el acuerdo propuesto por el Brexit en el último momento posible.

Funcionarios temen que Macron se pueda ver tentado a frustrar un acuerdo pesquero antes de las elecciones presidenciales francesas de 2022.

Había crecientes esperanzas de que se estuviera a punto de llegar a un acuerdo, pero la delegación británica quedó sorprendida después de que la UE hiciera una serie de demandas nuevas y “desestabilizadoras” de última hora, sobre la pesca y otros asuntos.

«Nuestras esperanzas de que se produzca alguna medida el viernes han desaparecido prácticamente ahora», dijo una fuente británica, y el lunes se ha fijado como fecha límite no oficial para un acuerdo por parte de Downing Street.

Fuentes de Reino Unido calificaron la intervención de “inaceptable”. Dijeron que los funcionarios de Macron habían estado «presionando duramente» entre las capitales de los estados miembros para acordar nuevas demandas sobre pesca, subsidios estatales y cláusulas de no agresión.

Macron ha prometido proteger a los pescadores franceses — que dependen en gran medida de su acceso a aguas del Reino Unido — pero se espera que pierdan una parte significativa de su cuota a partir del 1 de enero si se cierra el acuerdo entre la UE y Reino Unido.

Sin embargo, según los planes británicos diseñados para aplacar a los franceses, Johnson acordó aplazar la repatriación de hasta la mitad de las cuotas de pesca durante varios años.

El primer ministro francés Jean Castex, por su parte, prometió el jueves un plan de apoyo posterior al Brexit para los pescadores franceses, en una visita a Boulogne-sur-Mer donde abordó el Klondyke — un arrastrero que opera en la costa norte de Escocia.

Castex dijo que los pescadores franceses no deben ser «la variable» en un acuerdo comercial y que no pueden ser «sacrificados» como precio de un acuerdo.

Mientras tanto el ministro de exteriores de la República de Irlanda, Simon Coveney, viajó a París donde — en una rara señal de desunión de la UE — instó a Macron a abandonar su amenaza de veto y a confiar en Barnier.

Dijo que las negociaciones estaban «al final» y que había que llegar a un acuerdo, y agregó que una salida británica sin acuerdo significaría «interrupciones significativas, costos, estrés y cruce de culpas entre Bruselas y Londres. Desde una perspectiva irlandesa, quedamos atrapados en los fuegos cruzados allí”.

Michel Barnier, negociador principal de la Unión Europea que se encuentra en Londres, podría regresar el viernes a Bruselas para informar a los embajadores de la UE sobre las esperanzas de un acuerdo que ahora se considera depende de los franceses, y se espera que una llamada entre Johnson y Macron resuelva las últimas cuestiones pendientes.

También se espera que Johnson llame a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en la que fuentes de Downing Street afirman que sería «la llamada clave» antes de que se pueda llegar a un acuerdo.

Una fuente de alto nivel del Gobierno de Reino Unido dijo: “Creíamos estar en un lugar bastante bueno el miércoles, pero hoy no ha ido como esperábamos.»

“Todos los que trabajan en el acuerdo están completamente dedicados a que tenga éxito, pero los franceses han hecho esta intervención de última hora y esto es desestabilizador para las conversaciones. Es un gran paso hacia atrás.»

Fuentes dijeron que los negociadores habían perdido efectivamente 24 horas, porque las cosas que ya se habían acordado ahora tenían que ser renegociadas.

Las dos partes seguían hablando el jueves por la noche, pero una fuente dijo que estaban «tratando de volver a donde estábamos ayer» en lugar de seguir avanzando en los principales puntos conflictivos.

El miércoles, Francia amenazó con bloquear el acuerdo en la cumbre crucial de la UE del próximo jueves si fuera necesario.

Las nuevas demandas de la UE — que fuentes en Bruselas dijeron que no eran nuevas — se produjeron después de que los estados miembros se pusieran «nerviosos» porque Barnier se estaba preparando para hacer demasiadas concesiones a Gran Bretaña.

Se entiende que Macron está profundamente preocupado por el hecho de que Gran Bretaña socave a la UE cuando finalice el período de transición — lo que considera una competencia desleal para las empresas francesas.

Las campanas de alarma habrán sonado en Bruselas después de que Johnson dijera en una ronda informal de «Preguntas al primer ministro» en Facebook que Gran Bretaña analizaría el «entorno fiscal y regulatorio» para ayudar a las empresas a reconstruirse después de la pandemia de coronavirus, discutiendo también acerca de exenciones fiscales posteriores al Brexit, a través de puertos libres y zonas de libre comercio.

También se entiende que existe un gran desacuerdo sobre cómo se controlarían en el futuro las llamadas reglas de igualdad de condiciones, diseñadas para garantizar que Gran Bretaña no otorgue ventajas a sus negocios que vayan a perjudicar los intereses de la UE.

El primer ministro británico es muy consciente de que un voluble Macron debe apoyar el acuerdo — si va a ser ratificado antes de la fecha límite del no deal, a finales de año.

Las fuentes afirmaron que Johnson hará una llamada al presidente francés poco después de que se llegue a un acuerdo, para presionarlo a que acepte.

Una fuente gubernamental de alto rango dijo ayer a primera hora que un acuerdo estaba «cerca», pero advirtió que Macron — apasionado proeuropeo y líder de la UE más dura sobre el Brexit — aún podría «echar todo por la borda».

Fuentes gubernamentales dijeron que «realmente no sabían» si Macron hablaba en serio o no, para conseguir el mejor trato posible para Francia en el final del Brexit.

Barnier estaba «a milímetros» de las líneas rojas de la UE sobre pesca e igualdad de condiciones, dijo un alto diplomático de la UE.

«Los líderes siempre tienen la posibilidad de rechazar el resultado,» dijo el diplomático. «Sin duda es una opción.»

Fuentes británicas dijeron que si el acuerdo no se cerraba para el lunes, esperaban que Gran Bretaña saliera en los términos de la Organización Mundial del Comercio al final del período de transición de este mes, aunque Downing Street se negó a determinar una fecha límite específica.

Mientras tanto Jacob Rees-Mogg — conspicuo líder conservador en la Cámara de los Comunes — confirmó el jueves que se pedirá a los parlamentarios que voten nuevamente el controvertido Proyecto de Ley del Mercado Interno de Reino Unido el lunes.

Este proyecto de ley contiene cláusulas relacionadas con Irlanda del Norte que desautorizan al Acuerdo de Retirada firmado y violan el derecho internacional. Sería innecesario si se llega a un acuerdo con Bruselas.

Barnier dijo el miércoles a los embajadores de la UE y a los eurodiputados que si el Gobierno restablecía las cláusulas infractoras, las negociaciones se hundirían en una «crisis».

Ambas partes creen que no se llegará a un acuerdo sin que se celebre primero una reunión entre Johnson y von der Leyen.

Si tiene éxito, Johnson actuará para asegurar el apoyo de Macron antes de la cumbre del jueves. Si los líderes de la UE dan su aprobación al acuerdo, esto allanará el camino para que los eurodiputados lo ratifiquen antes de que finalice el período de transición.

Gran Bretaña ha reducido su demanda original de un retorno del 80 por ciento de las cuotas de pesca de la UE en sus aguas al 60 por ciento. La UE ofrecía inicialmente repatriar el 18 por ciento.

Se cree que las dos partes firmarán un acuerdo en las inmediaciones del 50 por ciento, con un período de transición de varios años probablemente antes de que entren en vigor nuevos acuerdos.

Eso dará tiempo a que Reino Unido construya su flota pesquera, y a los pescadores de la UE tiempo para adaptarse.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s