Los confinamientos ‘están fallando’

METRO — JUEVES, 8 DE OCTUBRE DE 2020

Casos aumentan a pesar de restricciones locales, según laboristas | Prohíben a escoceses beber en pubs y restaurantes

Los confinamientos locales no funcionan debido a que las tasas de contagio están disparándose en 19 de las 20 áreas donde se han impuesto, se afirmó anoche.

Los pueblos y ciudades han visto casos disparados desde que se implementaron las medidas el 30 de julio, revela un análisis de Public Health England y estadísticas gubernamentales del Partido Laborista.

En Bolton, las infecciones han aumentado de 20 a 255 por cada 100.000 habitantes. En Manchester, los casos han aumentado de 36 a 552, mientras que en Burnley el número ha aumentado de 21 a 434.

Las cifras se revelaron mientras Boris Johnson era acusado por el líder laborista Sir Keir Starmer de ‘incompetencia intergaláctica’, mientras los científicos intensifican sus llamados de un confinamiento ‘interruptor’ a nivel nacional.

Mientras tanto, la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon anunció una prohibición nacional de la venta de alcohol en pubs, cafés y restaurantes durante 16 días en todo el país, a partir de mañana por la noche.

La presión sobre Johnson aumentó luego que una encuesta de la UCL encontrara que el 25 por ciento de las personas al sur de la frontera escocesa “no tiene ninguna confianza” en el manejo de la pandemia por parte del Gobierno, en comparación con el 6 por ciento al comienzo del cierre.

El 56 por ciento en conjunto no tiene confianza, y menos del 5 por ciento tiene “plena confianza” en el Gobierno.

Al enfrentarse a Johnson en la ronda semanal de preguntas al primer ministro en la Cámara de los Comunes, Sir Keir dijo: “No puede explicar porqué un área entra en restricciones, no puede explicar cuáles son las diferentes restricciones y no puede explicar cómo terminan las restricciones. ¿Nivelará las condiciones de vida de la gente de Bury, Burnley y Bolton? ¿Cuál cree realmente que es el problema aquí?”

Ayer se registraron 14.162 nuevos casos en Reino Unido, frente a los 4.371 de hace tres semanas, con 70 muertes más.

“Estas restricciones locales que se están implementando en el norte realmente no han sido muy efectivas,” dijo el profesor John Edmunds, del comité de asesores científicos del Gobierno (SAGE). “Necesitamos tomar medidas mucho más estrictas, y no solo en el norte de Inglaterra; tenemos que hacerlo en todo el país para reducir los casos.”

El Partido Laborista exigió ver el respaldo científico para el toque de queda a las 10 de la noche en bares y restaurantes de Inglaterra, mientras los parlamentarios se preparan para votar su continuidad la próxima semana.

“Ahora surge una pregunta,” dijo Sir Keir. “¿Existe una base científica para la regla de las 10 de la noche?”

A su turno, el primer ministro británico acusó al líder laborista de estar arruinando la lucha, y de atacar las medidas por las que votó. “La base sobre la que establecimos la reducción en la hostelería fue la base sobre la que lo aceptó hace dos semanas, es decir, para reducir la propagación del virus,” dijo.

El primer ministro enfrenta a un número creciente de críticos conservadores, que le exigen que las restricciones sean debatidas en la Cámara de los Comunes la próxima semana.

En una señal de las preocupaciones entre los parlamentarios, el representante por Stockton South, Matt Vickers, declaró que era hora de repensar el toque de queda. Dijo que la medida había sido “contraproducente: hemos llevado a la gente de los pubs, bares y restaurantes — que ya están protegidos del Covid — a reuniones que no cumplen con las normas en calles o casas privadas”.

Por su parte, el exministro Steve Baker dijo a ITV News que se opondría al toque de queda, que está “mal evidenciado y parece ser contraproducente”.

La declaración de Baker se produjo luego que la cadena de pubs Greene King anunciara que cerraría docenas de pubs, con la pérdida de 800 puestos de trabajo, culpando de ello al “continuo endurecimiento de las restricciones comerciales” en respuesta a la pandemia.

Asimismo, más de 4.000 científicos han firmaron una ‘Declaración de Great Barrington’ exigiendo una ‘protección focalizada’ para los que corren mayor riesgo y una relajación de las medidas de confinamiento.

“Nuestro objetivo debería ser minimizar la mortalidad y el daño social hasta que alcancemos la inmunidad colectiva,” escribieron.

Por su parte, el ministro de sanidad Matt Hancock dijo a los líderes empresariales: “Tenemos un problema muy grave en nuestras manos.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s