Rebelión en Manchester

METRO — VIERNES, 16 DE OCTUBRE DE 2020

Alcalde Andy Burnham rechaza nivel 3 de confinamiento para su ciudad diciendo que se está tratando al Norte como ‘chivo expiatorio’

Boris Johnson ha sido acusado de usar a los ciudadanos del Norte como ‘chivos expiatorios’ en la batalla contra el coronavirus.

La dura acusación fue lanzada por Andy Burnham, alcalde metropolitano de Manchester, al rechazar los planes del primer ministro británico de colocar a la ciudad y a sus habitantes en un confinamiento de nivel 3 junto a Liverpool.

El también exministro laborista dijo que Downing Street estaba intentando forzar a que se sitúe a gran parte del norte de Inglaterra dentro de las restricciones por el coronavirus más duras ‘a bajo coste’.

Burnham (foto principal) criticó al Gobierno por haber ofrecido a los trabajadores despedidos solo el 66% de su sueldo y no el 80% como fue durante el furlough [programa de retención de empleo] que expira este mes, diciendo que ‘arruinará miles de vidas de personas’.

Asimismo, incorporó a su argumento al subdirector médico de Inglaterra, doctor Jonathan Van-Tam, diciendo que el galeno le había informado de que la única manera de poner al virus bajo control era un confinamiento nacional.

“Toda la zona metropolitana de Manchester, la región de la ciudad de Liverpool y Lancashire están siendo puestas como conejillos de indias para una estrategia regional de confinamiento, en un intento de prevenir el gasto en lo que se necesita realmente,” afirmó el burgomaestre.

Los comentario de Burnham se conocen luego de que el ministro de sanidad Matt Hancock colocara a Londres, junto a algunas regiones más, del nivel 1 de ‘riesgo medio’ al nivel 2 de ‘alto riesgo’. Esto implica que, desde mañana, los miembros de hogares distintos no podrán interactuar ni bajo techo ni al aire libre.


La reina, desenmascarada

La reina Isabel II ha comparecido para su primer compromiso público en persona desde el comienzo de la pandemia, con el príncipe William junto a ella, sin llevar mascarillas. El Palacio de Kensington se ha negado a comentar si William, duque de Cambridge, tuvo también que someterse a una prueba de coronavirus para poder acompañar a su abuela.

La música británica debe aceptar la realidad: el rock clásico es mejor que la miseria actual

Crédito: Jon Rubin / Flickr (CC BY 2.0)

John Lennon sube en las listas de popularidad y Queen se asienta en la cima, pero ¿por qué la brillante juventud de hoy no está iluminando al mundo?

John Lennon podría llegar al número uno en las listas de popularidad musical de Reino Unido esta semana con Gimme Some Truth, una recopilación lanzada para lo que habría sido su 80 cumpleaños. Ojalá viviéramos en el mundo más amable que él alguna vez imaginó. Más bien, su Liverpool natal está sufriendo y el Cavern Club — del que surgieron los Beatles — ha tenido que recibir una subvención del Gobierno para sobrevivir.

Para muchos de nosotros, Lennon sigue siendo la estrella del rock por excelencia, con un talento y una personalidad que ayudó a que el rock ‘n’ roll pasara de ser una moda pop juvenil a una de las grandes formas de arte de nuestra era. Lennon fue un músico audaz cuyo trabajo abarcó un universo de posibilidades: nervioso, aventurero y experimental, pero arraigado en la melodía, la armonía, el canto y la emoción. Era un hombre ingenioso, amoroso, enojado e idealista, que se cuestionaba a sí mismo y se sabía profundamente imperfecto, y su búsqueda artística abarcó la enorme complejidad del ser humano.

Sin embargo, me pregunto qué pensaría Lennon de ser “el más popular de los más populares” — su grito de guerra para los Beatles, cuando eran jóvenes — casi 40 años después de su muerte. “No tengo ningún romanticismo sobre ninguna parte de mi pasado,” dijo en una de sus entrevistas finales, en 1980. “No creo en el ayer.” Ese, precisamente, no es un sentimiento que el público británico amante de la música parezca compartir.

El álbum número uno de estos días es de Queen, un set en directo con el cantante Adam Lambert ocupando el lugar del fallecido Freddie Mercury. Los campeones del britpop, Oasis, están en el número 3 con What’s The Story (Morning Glory), un álbum que salió hace 25 años. Los oldies [temas clásicos de más de veinte años] figuran en todas las listas, mientras los recopilatorios de Dire Straits, Iron Maiden, Tears for Fears y Suede — todos — están entre los diez primeros de la semana. De hecho, los álbumes más vendidos este año han sido los de aquellos intérpretes y bandas sensación del pop de vanguardia como Queen, Fleetwood Mac, Bob Marley, Abba y Oasis.

Mientras tanto, ni un solo álbum nuevo lanzado por un artista contemporáneo en 2020 ha sido platino en Reino Unido. Uno de ellos representa 300.000 ventas certificadas (y sí, eso incluye cifras de retransmisión como las del streaming, tabuladas como ‘unidades equivalentes de álbumes’). La estrella británica del dance-pop Dua Lipa logró alcanzar las 150.000 ventas (certificado de oro) de su último álbum, Future Nostalgia. Sin embargo, es claramente más nostalgia pasada de moda lo que queremos en este momento.

El auge de los clásicos de oro es parte de una tendencia mayor durante la pandemia. Al analizar los datos de casi 17 billones de canciones en Spotify en seis países europeos, el economista Timothy Yu-Cheong Yeung — de la Universidad de Lovaina, en Bruselas — ha encontrado un aumento en el “consumo de nostalgia”. Un ejemplo sería que el tema Mr Blue Sky de Electric Light Orchestra apareció en el Top 200 de Spotify todos los días en julio… 43 años después de su lanzamiento inicial.

Ahora bien, no hace falta ser un genio para descubrir las razones por las que las personas pueden recurrir al consuelo de las canciones familiares en momentos de estrés. La conclusión bastante académica de Yeung fue que las canciones antiguas “generan una utilidad positiva”, o, en otras palabras, nos hacen sentir mejor. Sin embargo, me gustaría presentar otra teoría, por controvertida que sea. ¿Qué pasa si las canciones antiguas son realmente mejores?

Es interesante mirar la lista de mitad de semana y ver qué álbumes compiten con Lennon por el primer puesto. Por un lado, está Edna, el debut de la rapera londinense Headie One, que es lo más contemporánea que se puede esperar de un artista musical. Trabaja en el controvertido género drill, que cuenta historias de la vida callejera en el norte de Londres ambientadas en ritmos electrónicos fracturados y entregados en una jerga densa, casi incomprensible para el oyente casual. Headie One tiene una base de fanáticos jóvenes devotos, pero opera en un género especializado que no es muy probable que se termine transmitiendo a una audiencia mayoritaria más amplia.

El otro contendiente es el veterano grupo de britpop Travis con su noveno álbum, prosaicamente titulado 10 Songs. Su estilo de cantar al son de la música nunca los ha convertido en favoritos de la crítica, pero han conservado un atractivo duradero al adherirse a las virtudes musicales establecidas desde hace mucho tiempo: melodía, armonía, canto y narración. Como comentó recientemente el líder de la banda y compositor Fran Healey: “Si uno nunca está a la moda, puede terminar siendo atemporal.”

La batalla entre Lennon, Headie One y Travis es casi una metáfora perfecta del estado de la música popular, atrapada entre una modernidad feroz que es innatamente autolimitante y un anhelo nostálgico por el canto de antaño.

John Lennon habría entendido el atractivo de ambos extremos y, de hecho, fue el artífice de un híbrido musical que los unió. Los Beatles surgieron de la electrizante descarga del rock ‘n’ roll pero Lennon y McCartney eran muy versados ​​en las canciones de su infancia, que incorporaban elementos de tonadillas, folk e incluso (quizás inconscientemente) la elegancia armónica de la música clásica en su arte.

Ellos llevaron el pop a nuevas y emocionantes cotas sin renunciar nunca a su palpitante corazón: canciones con significado y emoción, decoradas con melodías que todos pueden cantar.

Sospecho que esos valores son eternos, y eso justamente es lo que los artistas pop de hoy abandonan a su propio riesgo. El auge del hip hop y la electrónica, con toda la polinización cruzada de géneros de esta era digital, ha creado mucha música emocionante en un entorno muy volátil. Pero el pop contemporáneo se ha convertido en una carrera armamentista de novedad sónica, que lleva a una fijación con la gratificación instantánea a corto plazo. Las listas de singles — obsesionadas con gustar a los jóvenes — son cada vez más distintas de las listas de álbumes, donde tienden a destacar los artistas más duraderos.

Cuando el negocio de la música mira a su alrededor y se pregunta porqué no han surgido grandes estrellas nuevas en este año extraño, podría valer la pena considerar que Gran Bretaña solo ha producido dos superestrellas musicales mundiales indiscutibles en esta década: Adele y Ed Sheeran, artistas unidos en su apreciación de la forma clásica de escribir canciones.

Son los intérpretes como ellos, que hacen música más allá de los dominios de las tendencias de moda, los que serán los clásicos de oro del futuro. Cuando necesitemos canciones que todos podamos cantar juntos, no deberíamos tener que volver al pasado.


Artículo de Neil McCormick publicado en The Daily Telegraph el jueves, 15 de octubre de 2020
Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres
Enlace al artículo original:
 https://www.telegraph.co.uk/music/news/british-music-should-face-facts-classic-rockers-better-todays/

¿Qué significa el ‘Nivel 1’ para salir a divertirse en Londres?

Foto del pub The Anchor, cerca de West Byfleet. Crédito: Milo Bostock / Flickr (CC BY 2.0)

La verdad sobre las restricciones actuales para socializar y conocer gente

Dado que el confinamiento en otras partes de Inglaterra ha sido elevado a nivel 2 o nivel 3, tal vez valga la pena que recordemos en la capital lo que realmente implica, en este sentido, el nivel 1.

Siendo el más básico de los tres, el nivel 1 implica que un área del país es definida como de ‘riesgo medio’ de contagio. A nivel local, se puede consultar mapas de Londres específicos para ver los detalles sobre cada código postal.

Pero, hablando de salir y esas cosas que tanto nos interesan, las restricciones actuales continúan aplicándose: no se puede socializar en grupos de más de seis personas — ni en interiores ni al aire libre. Sin embargo, si en tu casa viven más de seis personas o si eres parte de una burbuja de apoyo, puedes estar exceptuado. Los pubs, restaurantes y otros lugares deben seguir respetando el toque de queda a las 10 de la noche, que el Gobierno introdujo el mes pasado.

Por lo tanto:

Puedes ir al pub con hasta cinco personas más.

Puedes salir a comer con hasta cinco personas más.

Puedes estar en la casa de alguien en un grupo de hasta seis personas.

Puedes sentarte al aire libre en un grupo de hasta seis personas

Puedes pedir comida para llevar (takeaway)

Puedes ir al cine, al teatro, al gimnasio, así como a salones de belleza y peluquerías.

Sin embargo, si la condición de Londres es elevada a nivel 2, todo lo anterior aplica, pero lo más importante es que no podrías salir de tu casa a socializar, ni a otras casas, ni a pubs, ni a bares ni a restaurantes — aunque sí podrías seguir reuniéndote en grupos de hasta seis al aire libre.

El alcalde Sadiq Khan ha dicho esta semana que esta elevación al nivel 2 en Londres es “inevitable”.

Mientras tanto, la campaña Cancel The Curfew [Cancelar el toque de queda] está ganando impulso, y … Truman’s Social Club, la cervecería más grande de Reino Unido, abre sus puertas a fin de mes en Walthamstow.


Artículo de Chris Waywell publicado en Time Out el miércoles, 14 de octubre de 2020
Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres
Enlace al artículo original:
 https://www.timeout.com/london/news/what-does-the-tier-1-lockdown-mean-for-going-out-in-london-101420

Nueva ley del Brexit permitirá a europeos solicitar permanencia fuera de plazo

Crédito: Jim Larrison / CC BY 2.0

Ciudadanos vulnerables y con ‘excusas razonables’ no tendrán límite, según la Home Office

El Gobierno acelerará la legislación que cree evitará que los ciudadanos vulnerables de la UE se conviertan en víctimas del Brexit como fue con el ‘escándalo Windrush’, ha trascendido.

Según esta legislación complementaria, los ciudadanos vulnerables que ya viven legalmente en el país — como niños bajo tutela y personas sin hogar — pueden solicitar el settled status [residencia permanente] incluso años después de la fecha límite del 30 de junio de 2021.

Todo lo que tendrán que hacer es demostrar que tenían una “excusa razonable” para no hacerlo, dijo Kevin Foster, viceministro de la Home Office [Ministerio del Interior]. También dijo que no habrá límite de tiempo para cualquier futura solicitud que presenten.

La medida se considera como una victoria para Alberto Costa, legislador conservador de ascendencia italiana que, durante los últimos dos años, ha estado trabajando entre bambalinas para persuadir al Gobierno de que salvaguarde los derechos de los ciudadanos vulnerables de la UE y el EEE.

Foster dio a conocer el instrumento legal en el octavo comité delegado de legislación — una sesión parlamentaria poco conocida — el miércoles. Esto ahora pasará a la aprobación por la Cámara de los Comunes sin necesidad de votación.

Su declaración formal adjunta ahora se puede utilizar como guía en posibles disputas judiciales futuras sobre el derecho de los ciudadanos de la UE a estar en el país, dijo Costa.

Foster dijo al comité que el Gobierno “adoptará un enfoque generoso en cuanto a los motivos razonables”, y agregó que la Home Office publicará una guía — que será “una guía ilustrativa, no una guía exhaustiva” — para permitir que se evalúe el caso de cada individuo de acuerdo a sus méritos.

Dio el ejemplo de un niño con padres adoptivos que tal vez no sepa que su solicitud no se ha presentado hasta cuando sea adulto, como apto para solicitar en 10 años el settled status.

“No hay un período de tiempo establecido en el que [se apliquen] motivos razonables. Así, por ejemplo, en el caso de un niño adoptivo, la Home Office acepta que en realidad podría pasar algún tiempo antes de que se encuentre con este [problema].”

“A modo de ejemplo, un niño de ocho años que se convertiría en adulto dentro de 10 años y puede descubrir, por ejemplo, cuando vaya a su primer trabajo, que el ayuntamiento no hizo esa solicitud 10 años antes, sería un motivo razonable,” dijo.

Costa — quien renunció a su puesto como asistente parlamentario el año pasado por una disputa sobre los derechos de los ciudadanos — dijo que “ayudaría a detener una repetición del escándalo de Windrush”, pero que continuaría haciendo escrutinio de las medidas del Gobierno.

“Es de agradecer que, a pesar de que el Gobierno optó por un sistema en el que los ciudadanos de la UE tienen que solicitar el derecho, el ministro ha asegurado al parlamento que los ciudadanos de la UE que no presenten la solicitud antes del plazo de gracia del 30 de junio permanecerán legalmente aquí si tienen una excusa razonable, y esa excusa será interpretada de la manera más amplia posible por el Ministerio del Interior,” dijo Costa.

Los planes no abordan las preocupaciones de los activistas sobre la salvaguardia de los derechos de los ciudadanos de la UE que no reciban el settled status a tiempo.

Luke Piper — abogado de la plataforma de campaña the3million — dijo que había grandes preocupaciones sobre lo que les sucedería a quienes no reciban su settled o pre-settled status antes del 1 de enero, debido los retrasos de Home Office.

“¿Qué pasaría si los rechazan para un trabajo o se les dice que no pueden alquilar un piso ni regresar al país?,” preguntó.

También expresó su preocupación por los estudiantes universitarios de primer año de la UE, que pueden establecer sus derechos de libre circulación si ponen un pie en suelo británico antes del 31 de diciembre, pero pueden salir perdiendo si permanecen en su país de nacimiento porque sus clases son por internet durante la pandemia.

Dijo que le preocupaba que el Gobierno estuviera tratando de limitar los motivos para permanecer en Reino Unido a “razonables” cuando los ciudadanos de la UE estaban ejerciendo su derecho legal a estar en Reino Unido, independientemente del programa de settled status del Gobierno.

“Al limitar los derechos legales de esta manera, nos preocupan las implicaciones en la capacidad de las personas para vivir legalmente en Reino Unido y acceder a la atención médica y a otros servicios vitales en Reino Unido,” dijo.

Piper agregó que, si bien el ejemplo de un niño de ocho años es útil, “todavía no está claro si una persona que simplemente no se dio cuenta de que tenía que presentar una solicitud para el EUSS puede considerarse que tiene una ‘excusa razonable’ para presentar una solicitud tarde”.

“Agradeceríamos información sobre éste y otros posibles escenarios,” añadió.


Artículo de Lisa O’Carroll publicado en The Guardian el jueves, 15 de octubre de 2020
Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres
Enlace al artículo original:
 https://www.theguardian.com/politics/2020/oct/15/new-brexit-law-vulnerable-eu-citizens-apply-late-to-stay-in-uk

Confinamiento más estricto para el fin de semana

i — JUEVES, 15 DE OCTUBRE DE 2020

Instan al primer ministro a extender duras restricciones de nivel 3 en noreste y noroeste de Inglaterra, y en gran parte de Yorkshire y las Midlands | Londres recibiría nivel 2 mañana indicándose al público que no use transporte público como recomienda Centro Conjunto de Bioseguridad | Líderes cívicos quieren que Johnson imponga ‘interruptor’ nacional y no medidas locales | Universitarios tendrían que confinarse 2 semanas para salir en Navidad

Se esperan restricciones más estrictas en Londres y áreas del noroeste en la batalla contra el Covid-19, mientras autoridades científicas aconsejan que se les califique a un nivel superior de riesgo.

Se espera que el primer ministro decida si Manchester y Lancashire pasan o no a la categoría de nivel 3 — la más alta — lo que requeriría el cierre de pubs y la prohibición de que los hogares se mezclen en interiores o exteriores.

La medida debe enfrentar feroz oposición de líderes políticos locales, que han prometido resistirse a ellas para imponer estrictas restricciones locales.

Se entiende que el grupo de trabajo del ‘comando dorado’ del Centro Conjunto de Bioseguridad aprobó las propuestas. La decisión final sigue siendo de Boris Johnson.

Estrategia para Londres

Mientras tanto, se cree que el alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo a autoridades sanitarias que la capital pasaría al nivel 2 a final de esta semana, tras una reunión con el Centro Conjunto de Bioseguridad (JBC). Esto significaría una prohibición de mezclarse con otros hogares en interiores y se insta a las personas a mantenerse alejadas del transporte público.

El director ejecutivo del ayuntamiento de Newcastle, Pat Ritchie, dijo que se estaban llevando a cabo “discusiones intensas” sobre si el noreste debería pasar al nivel 3, mientras líderes locales presionan a los ministros para obtener apoyo económico y sanitario si eso sucede. Se entiende que el JBC ha instado a colocar también a Yorkshire y las Midlands en el nivel 3.

Sin embargo, el Primer Ministro enfrenta una amenaza de acciones legales por parte de los líderes cívicos laboristas, quienes pidieron un ‘interruptor’ a nivel nacional en lugar de colocar a sus pueblos y ciudades junto a Liverpool, en la categoría más alta.

También se entiende que los ayuntamientos del norte de Inglaterra son los siguientes en la línea para recibir las estrictas restricciones.

El alcalde metropolitano de Manchester, Andy Burnham, tuiteó que había tenido una reunión informativa con el subdirector médico y que tendría otra reunión con Johnson el jueves.

Pero luego, respondiendo a los informes de que el JBC había aprobado las medidas, dijo: “En ningún momento durante la sesión informativa de esta noche se nos comunicó esta noticia. Los medios lo dijeron primero otra vez. Nuestra posición no ha cambiado.”

Resistencia a las demandas laboristas

Johnson se resiste a las demandas dirigidas por el líder laborista Sir Keir Starmer de imponer un bloqueo de dos o tres semanas destinado a detener la propagación del virus.

La medida fue defendida hace tres semanas — y luego rechazada por Downing Street — por el comité de expertos gubernamental SAGE, que estimó que podría reducir las muertes en más de 7.000 durante el resto del año y reducir a la mitad los ingresos hospitalarios.

Aunque el Gobierno se ha negado a descartar un ‘interruptor’ nacional, insiste en que se debe dar tiempo al nuevo sistema de Johnson para que funcione. Los ministros han intentado asegurar el apoyo de las autoridades locales para las restricciones en sus áreas, pero solo han encontrado una creciente hostilidad hacia los planes.

Burnham dijo: “Si el Gobierno quiere hacer su nivel 3, entonces que lo financie por completo y no desvíe toda la presión hacia las autoridades locales para que asuman el dolor y la culpa. No es la forma de gobernar el país. Respetaríamos la ley del país, pero consideraríamos otras rutas legales para proteger a nuestros miles de residentes que van a quedar en graves dificultades en el período previo a la Navidad.”

“Nosotros no los dejaríamos en la estacada, sino que emprenderíamos cualquier acción legal que pudiéramos emprender en su nombre.”

Anteriormente, Burnham y los 10 líderes metropolitanos de Manchester habían dicho que se negarían a ser ‘desnivelados’ por la respuesta a la pandemia, rechazando el ‘impulso’ del Gobierno de ‘acumular presión’ sobre la región para que entre en un confinamiento de nivel 3.