Londres podría tener restricciones de nivel 2

Crédito: barnyz / Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Contagiados semanales de Covid superan los 8.000 mientras ocho distritos exceden umbral semanal clave de 100 nuevos casos por cada 100.000 habitantes

Los casos de Covid-19 confirmados para Londres han aumentado hasta pasar los 8.000 en una semana, dejando a la capital a merced de enfrentar restricciones más estrictas a anunciarse en unos días.

Ocho distritos han superado el umbral clave de 100 casos nuevos por semana por cada 100.000 habitantes.

Cuatro distritos más están justo por debajo de este nivel — condición considerada como posible desencadenante de medidas más estrictas.

Es probable que las nuevas restricciones se apliquen a toda la ciudad y la tasa de infección de la capital en su conjunto se ha elevado a cerca de 90 casos por cada 100.000 habitantes.

El alcalde londinense Sadiq Khan ha advertido a la ciudad de que una restricción de Nivel 2 — que incluiría la prohibición de interactuar bajo techo entre hogares — probablemente esté a solo unos días de ser anunciada.

Actualmente, los ministros tienen que lidiar con puntos críticos de coronavirus mucho peores en el Norte y las Midlands, pero se cree inminente el inicio de conversaciones sobre restricciones más estrictas para la capital.

La ministra de trabajo y pensiones Therese Coffey dijo a LBC Radio: “Si Londres necesita entrar en Nivel 2, puede que lo haga, pero en este momento ese no es el enfoque recomendable.”

El distrito de Ealing tiene la tasa de Covid-19 más alta en Londres con 136,9 casos por cada 100.000 en la semana hasta el 9 de octubre, con 468 casos, según un análisis del Evening Standard.

Richmond tiene una tasa de 133,3 (264 casos), Hackney y el área de la City de Londres 124,8 (363 casos, la gran mayoría de ellos en Hackney), Redbridge 124,5 (380 casos), Harrow 114,7 (288 casos), Haringey 109,4 (294), Barnet 106.3 (421) y Hammersmith & Fulham 101 (187).

Los distritos de Hounslow, Kingston, Kensington & Chelsea y Wandsworth han alcanzado una tasa de al menos 98.

Se cree que las cifras de Richmond y algunas otras zonas residenciales de la ciudad se han visto afectadas por un significativo número de estudiantes de estas áreas que han dado positivo en las universidades de todo el país, pero cuyos casos se han contabilizado según el distrito donde registraron su domicilio.

Khan dijo ayer a Sky News: “En toda nuestra ciudad […] el promedio de los últimos siete días es de aproximadamente 90 por 100.000. Todos los indicadores que tengo, los ingresos hospitalarios, la ocupación en UCI, el número de personas mayores contagiadas, la prevalencia de la enfermedad, y la positividad, están yendo en la dirección equivocada.”

“Me temo que eso significa que es inevitable, en el transcurso de los próximos días, que Londres pase un punto de activación y se encuentre en el nivel 2.”

El número de casos en Londres ha aumentado a 8.197 en la semana que finalizó el 9 de octubre, en comparación con los 6.083 de los siete días anteriores.


Artículo de Nicholas Cecil publicado en London Evening Standard el miércoles, 14 de octubre de 2020
Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres
Enlace al artículo original:
 https://www.standard.co.uk/news/london/london-coronavirus-cases-latest-figures-tier-2-lockdown-a4570116.html

Boris bromea mientras se disparan casos de Covid

METRO — MIÉRCOLES, 14 DE OCTUBRE DE 2020

Boris Johnson habría intentado bromear sobre su Regla de 6, sugiriendo que la gente podría usarla “como excusa para evitar a sus suegros esta Navidad”.

El primer ministro británico habría hecho el comentario al enfrentarse a parlamentarios conservadores en una reunión por Zoom de la agrupación parlamentaria 1922 Committee, anoche.

Las desafortunadas frases se habrían producido el día en que el número de muertos por coronavirus en Reino Unido aumentó en otros 143 — la cifra más alta en cuatro meses y el doble que la del martes pasado — mientras que hubo 17.234 casos nuevos.

El mandatario estaba tratando de reunir aliados después de que muchos se rebelaran contra sus nuevas y estrictas restricciones, como la designación de Liverpool bajo las nuevas reglas de confinamiento de “nivel tres” a partir de hoy, a las cuales muchas empresas temen porque podrían terminar de arruinarlas.

Se dice que Johnson hizo “múltiples bromas que cayeron mal a su audiencia”, según el portal de noticias Bloomberg — que dijo que la historia fue confirmada por tres fuentes.

Anoche, sus actos fueron ampliamente condenados.

La ministra de políticas de la oposición Sarah Jones, parlamentaria por Croydon Central, dijo: “Todos tenemos sentido del humor, pero eso no es gracioso en este momento.”

Hilary Marchant, usuaria de Twitter, publicó: “Me encantaría ver a mi suegra en Navidad, pero no volveré a hacerlo, ya que murió por Covid en junio.”

El lunes, Johnson advirtió que su regla de 6 y otras restricciones podrían continuar más allá de la Navidad.

En una sesión informativa televisada en Downing Street para confirmar sus planes de confinamiento, dijo que “las muertes, por desgracia, también están aumentando una vez más”.

“Las cifras ante nosotros parpadean como si fueran luces de advertencia en el tablero de un avión de pasajeros,” añadió.

‘Nadie, y menos yo, quiere imponer este tipo de erosiones de nuestra libertad personal, pero estoy tan convencido como nunca de que el pueblo británico tiene la decisión para vencer este virus, y que juntos lo lograremos.”

Las últimas declaraciones del primer ministro se producen después de que el ministro de sanidad Matt Hancock fuera criticado por “bromear” también sobre la pandemia.

Hancock admitió haber estado con otros parlamentarios en un bar de la Cámara de los Comunes la semana pasada y decirles: “Yo invito las bebidas, pero Public Health England está a cargo de la metodología de pago, por lo tanto no pagaré nada.”

El ministro de sanidad desmintió haber estado en el lugar después del toque de queda de las 10 de la noche.

Starmer aumenta presión sobre Johnson con llamado a confinamiento nacional

THE GUARDIAN — MIÉRCOLES, 14 DE OCTUBRE DE 2020

Líder laborista dice que primer ministro debe ‘escuchar a la ciencia’ ante drástico aumento en cifra de muertes por Covid

Keir Starmer ha pedido al Gobierno que ‘escuche a la ciencia’ e imponga un confinamiento “interruptor” nacional de al menos dos semanas, ya que el número de muertos por Covid-19 se ha disparado al máximo de los últimos cuatro meses.

En una escalada significativa, el líder laborista dijo que Boris Johnson ‘ha perdido el control del virus’ y debe tomar medidas urgentes para imponer un confinamiento casi total en Inglaterra durante las vacaciones escolares de octubre.

“Si no lo hacemos, podríamos caminar directo hacia un largo y sombrío invierno. Esa decisión le corresponde ahora al primer ministro. Le insto a que lo haga,” dijo.

El llamado fue respaldado por alcaldes metropolitanos en todo el norte de Inglaterra, ya que cifras oficiales muestran 143 muertes en Reino Unido en un solo día — el más alto desde principios de junio. El mes pasado, el asesor científico principal del gobierno Sir Patrick Vallance advirtió que el país podría sufrir 200 muertes diarias a mediados de noviembre sin nuevos controles.

A última hora del lunes, documentos publicados por el Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE) revelaron que los asesores científicos instaron al Gobierno a imponer un confinamiento de quince días hasta el 21 de septiembre o arriesgarse a “consecuencias catastróficas”, pero fueron ignorados. En cambio, Johnson anunció medidas limitadas que incluyen un toque de queda para los pubs a las 10 de la noche, indicaciones de trabajar desde casa y prohibiciones más estrictas en las áreas más afectadas.

El martes, dos asesores del Gobierno dijeron que se podrían evitar entre 3.000 y 107.000 muertes para enero próximo, si se imponen restricciones estrictas con un ‘interruptor’ del 24 de octubre al 7 de noviembre. Graham Medley, miembro de SAGE, y Matt Keeling, del Grupo de Modelado Científico de Influenza Pandémica, dijeron al diario Financial Times que publicarán sus hallazgos en un documento conjunto.

Con el número de muertos cuadruplicado en el último mes, Medley advirtió a Reino Unido que se esperan 400 muertes por día a principios de noviembre.

En una conferencia de prensa el martes, Starmer dijo que “el plan del Gobierno simplemente no está funcionando,” y agregó: “Por eso pido una ‘interruptor’ de dos a tres semanas en Inglaterra, en línea con la recomendación de SAGE. Un conjunto temporal de restricciones claras y efectivas diseñadas para que la tasa R vuelva a estar por debajo de 1, y así revertir la tendencia de contagios y hospitalizaciones.”

Trascendió que el confinamiento — una semana del cual coincidiría con las vacaciones de medio curso escolar planificadas — también podría usarse para actualizar el colapsado sistema de prueba y rastreo de Reino Unido. Los documentos de SAGE decían que dicho sistema solo tiene un impacto ‘marginal’ y descendente en la propagación de la enfermedad.

Starmer sugirió que las escuelas permanezcan abiertas, no así las oficinas no esenciales y todos los establecimientos de hostelería y restauración, aunque dijo que deben ser compensados ​​por el Tesoro.

El pedido se produjo después que el primer ministro enfrentara una significativa rebelión de los escépticos del confinamiento entre sus propios parlamentarios, 42 de los cuales manifestaron su descontento al votar en contra del toque de queda de las 10 pm en pubs y restaurantes. Los rebeldes conservadores han mostrado músculo político en medio de escenas airadas en la Cámara de los Comunes donde Matt Hancock, el ministro de sanidad, criticaba a los manifestantes.

El martes por la noche, Johnson dijo a los parlamentarios en el grupo de apoyo conservador 1922 Committee que Starmer estaba “corriendo por todas partes como un carrito de la compra roto”, según una fuente de alto nivel de ese partido, quien también señaló el escepticismo de algunos parlamentarios laboristas sobre las medidas de cierre locales. Sin embargo, funcionarios del Gobierno han insistido en repetidas ocasiones en que un confinamiento nacional sigue siendo una opción si la situación se deteriora.

El consejo de SAGE se publicó el lunes, después de que el primer ministro dejara en claro en una conferencia de prensa que había rechazado un ‘interruptor’ nacional a favor de un sistema de restricciones de tres niveles.

Vallance cree que sería útil publicar el consejo de SAGE lo antes posible, según entiende The Guardian.

El parlamentario conservador de alto rango Bernard Jenkin — que preside el poderoso comité parlamentario de enlace — sugirió el lunes que podría ser necesario un “corte breve y agudo”.

La idea de un ‘interruptor’ también fue respaldada por los alcaldes metropolitanos del norte de Inglaterra, siempre que contara con más apoyo financiero que el que existe actualmente. Los alcaldes del área urbana de Manchester, la región de la ciudad de Sheffield y el norte de Tyne representan a un total de 5,5 millones de personas.

Andy Burnham, alcalde metropolitano de Manchester, dijo que preferiría un ‘interruptor’ nacional a las medidas de nivel 3 (“riesgo muy alto”) porque “sería mucho más eficaz, contaría con el apoyo financiero adecuado y permitiría restablecer el sistema de prueba y el rastreo”.

“Un invierno en el nivel 3 nos mataría,” dijo. “Aún no hemos llegado a eso.”

Dan Jarvis, parlamentario laborista de Barnsley Central y alcalde de la región de la ciudad de Sheffield, dijo que podría apoyar un interruptor “siempre que venga con un paquete de apoyo económico”. Admitió que los directores locales de sanidad pública en South Yorkshire ya estaban pidiendo medidas más duras.

Jamie Driscoll, alcalde del norte de Tyne, dijo que estaría preparado para apoyar un ‘interruptor’ siempre que se mostrara evidencia que demuestre que funcionará, y si viene con fondos adicionales. “Tenemos que superar el virus. Esto tiene que estar basado en pruebas. Si la evidencia dice que un confinamiento adicional va a funcionar, entonces debe venir con apoyo,” dijo.

Algunos expertos en sanidad del noroeste continúan defendiendo restricciones más estrictas más allá de la región de la ciudad de Liverpool, la única zona en el nivel 3. Una directora de sanidad pública en un área de nivel 2 dijo que preferiría un interruptor nacional, y señaló que aunque ya han estado sujetos a restricciones durante varios meses, los contagios se habían disparado igualmente. “No somos un país lo suficientemente grande para que funcionen los confinamientos locales y la naturaleza local de estas restricciones exacerba las desigualdades entre el norte y el sur,” dijo.

Por su parte, el primer ministro galés Mark Drakeford instó a Johnson a convocar una reunión del comité de emergencia Cobra para discutir la posibilidad de un breve confinamiento en todo Reino Unido. En una carta al primer ministro, dijo: “Deberíamos discutir colectivamente qué opciones de interruptor podrían servir mejor para controlar el virus y la tasa R en todo Reino Unido.”

A su vez Nicola Sturgeon, la primera ministra escocesa, dijo que no descartaba introducir un cuarto nivel de restricciones. “Uno puede ir con cuidado y tratar de proteger lo que tiene, y el peligro es terminar causando daño económico pero sin que impacte en la salud pública,” dijo.

El alcalde londinense Sadiq Khan, por su parte, ha acogido con satisfacción la propuesta de Starmer y dijo por su cuenta de Twitter: “Un breve ‘interruptor’ nacional, como aconsejan los expertos de SAGE, salvará vidas, protegerá el NHS y apoyará nuestra recuperación económica.”

El portavoz de Johnson dijo que antes de rechazar gran parte del consejo de SAGE en septiembre, él y su canciller Rishi Sunak buscaron “una amplia variedad de opiniones científicas, con la estrecha colaboración de los asesores científicos y médicos, y el economista en jefe”.

Cuando se le preguntó porqué no se puso en práctica la idea del ‘interruptor’, el portavoz dijo que los documentos también contenían consejos sobre cómo buscar una perspectiva más amplia. “Señalan explícitamente que los legisladores deberán considerar el análisis del impacto económico y los daños asociados, junto con su evaluación epidemiológica, y eso es exactamente lo que hicieron el primer ministro, el canciller y sus colegas,” dijo.

Cuando se le preguntó si esto significaba que Johnson había perdido la confianza en SAGE, el portavoz dijo que “el comité continúa asesorando al primer ministro”.


Aumento récord en bajas laborales

El número de personas despedidas de sus trabajos en Reino Unido ha aumentado al ritmo más rápido desde que comenzó el registro, ya que las consecuencias económicas del Covid-19 y la reducción del plan gubernamental de retención de empleo — conocido como furlough — aumentan el desempleo.

La Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) dijo que la cantidad de personas despedidas en Reino Unido casi se duplicó en los tres meses hasta agosto, aumentando en 114.000 para llegar a 227.000 a medida que el impacto de la recesión de Covid se extiende por el mercado laboral.

La tasa de desempleo aumentó más de lo esperado hasta el 4,5%, frente al 4,1% de julio, mientras el mayor aumento de la tasa de desempleo en más de una década ha dejado a 1,5 millones de personas sin trabajo. Alimentando preocupaciones de una crisis laboral en toda regla este invierno después de que finalice el furlough, las cifras muestran que el aumento es encabezado por autónomos varones que perdieron su trabajo, y mujeres que trabajaban a tiempo parcial que han salido del mercado laboral por completo.

El empleo general se ha reducido en 480.000 desde principios de año y los jóvenes de 16 a 24 años representan el 60% de la disminución, ya que la pandemia golpea con fuerza a una generación de jóvenes cuyas vidas se han visto interrumpidas por la emergencia sanitaria global.

Resaltando que los despidos alcanzarán un nivel más alto que en la crisis financiera de 2008, mientras un número creciente de empresas pierden puestos de trabajo como respuesta al shock económico, los analistas advierten que el desempleo continuará aumentando durante la segunda ola de Covid-19.

Nye Cominetti, economista senior del thinktank [grupo de expertos] Resolution Foundation, dijo: “Con el apoyo económico cayendo justo cuando aumentan las restricciones en todo el país, deberíamos prepararnos para un aumento importante del desempleo en los próximos meses.”

Las cifras se conocen después de que el canciller Rishi Sunak anunciara la semana pasada una expansión del plan de apoyo laboral del gobierno para reemplazar al furlough, en un intento por salvar puestos de trabajo en empresas obligadas a cerrar sus puertas.

El canciller había insistido durante todo el verano en que el furlough terminaría en octubre pasado, para luego realizar un cambio de dirección de última hora en medio de una intensa presión la semana pasada, cuando el Gobierno tomó la medida de lanzar el sistema de tres niveles.

Sin embargo, líderes empresariales y del Partido Laborista advirtieron que las cifras muestran que el mercado laboral británico ya está en su punto más débil en más de una década, y requiere que Sunak proporcione más medidas para proteger los empleos durante el invierno.

Anneliese Dodds, la canciller de la oposición, dijo: “Más personas perderán sus trabajos hasta que el Gobierno lo controle. El caótico hábito del canciller de tratar de solucionar en el último minuto posible los problemas que él mismo creó, corre el riesgo de que el desempleo suba a niveles que no habíamos visto en décadas.”

Respondiendo a las cifras, Sunak dijo: “He sido honesto con la gente desde el principio en el sentido de que, lamentablemente, no podríamos salvar todos los trabajos. Pero estas no son solo estadísticas, son vidas de personas. Es por eso que tratar de proteger tantos puestos de trabajo como sea posible y ayudar a aquellos que pierden su trabajo a volver a trabajar es mi prioridad absoluta.”

A pesar de las sombrías perspectivas para la economía británica a medida que se asienta la segunda ola de coronavirus, últimas cifras del mercado laboral también mostraron algunos signos de mejora durante los meses de verano.

Según cifras del HMRC [departamento de hacienda y aduanas del Gobierno], el número de empleados en nómina aumentó en 20.000 en septiembre, reduciendo ligeramente el número total de pérdidas de empleo registradas por la oficina de impuestos desde el inicio de la pandemia a 673.000.

Hubo algunos otros signos potencialmente positivos, incluido un aumento récord en el número de puestos vacantes en los tres meses hasta septiembre, aunque el número de puestos que se anuncian sigue 40% por debajo del año anterior.

Sin embargo, líderes empresariales advirtieron que el Gobierno aún necesitaría brindar más apoyo a empresas y trabajadores para proteger los puestos de trabajo durante un invierno difícil, con las nuevas y duras restricciones vigentes. Tej Parikh, economista jefe del Instituto de Directores, dijo: “Es probable que la pérdida de empleos siga aumentando a medida que este año turbulento llega a su fin.”

“Con la desactivación del furlough, las empresas con problemas de liquidez se han visto obligadas a tomar decisiones difíciles sobre la retención de su personal. La demanda sigue siendo débil y, a medida que aumentan las restricciones, muchas empresas se verán afectadas en lo que respecta al pago de los salarios. Es posible que sea necesario reforzar el plan de apoyo al empleo si el Gobierno quiere evitar nuevos aumentos del desempleo.”