Cumbre para salvar la Navidad

i — SÁBADO, 31 DE OCTUBRE DE 2020

Johnson convoca a líderes de Escocia, Gales e Irlanda del Norte en esfuerzo por encontrar “enfoque común” que reduzca número de casos | Presión para reemplazar sistema de tres niveles y adoptar reglas a nivel nacional | Líderes conservadores rechazarán medidas sustanciales de confinamiento | Tasa de contagio da ligera esperanza de que pandemia esté desacelerando

Reino Unido podría estar camino a implantar nuevas reglas a nivel nacional para hacer frente a la creciente segunda ola de coronavirus.

En la señal más fuerte hasta ahora de que Boris Johnson está a punto de cambiar su estrategia de cierre, se reveló que el primer ministro británico ha convocado a los líderes de los gobiernos de Gales, Escocia e Irlanda del Norte a una cumbre de cuatro naciones, para acordar un “enfoque común” para reducir los casos antes de Navidad.

Si bien es poco probable que se repita el confinamiento total introducido en Reino Unido en marzo, podría haber restricciones nacionales más estrictas, como un endurecimiento de la Regla de 6 y nuevas restricciones a la hostelería.

Aún no se ha fijado una fecha para la reunión, pero se espera para los próximos días. Hasta ahora, el mandatario ha resistido a los llamados de sus propios asesores científicos para imponer medidas más duras a nivel nacional, y se apega a su sistema regional de tres niveles introducido a principios de este mes.

Cumbre para salvar la Navidad

Sin embargo, los científicos han advertido que la adhesión del público al sistema escalonado no es lo suficientemente alta como para marcar una diferencia en el brote.

Los nuevos documentos publicados revelan que el 8 de octubre, los miembros del Grupo Asesor Científico para Emergencias del Gobierno de Reino Unido (SAGE) pidieron “intervenciones decisivas”. Advirtieron que en Inglaterra el número de casos de coronavirus y admisiones hospitalarias excede “los niveles razonables de planificación del peor escenario [RWCS] en este momento”, y agregaron: “Las proyecciones a corto plazo indican que es muy probable que el número de muertes supere los niveles de planificación del RWCS en las próximas dos semanas.” Agregaron que se proyecta que la cifra diaria de muertos sea “más de 100” en dos semanas, y dos semanas después estaría más cerca de los 200 por día.

“Si no hay intervenciones decisivas, el crecimiento continuo tendría el potencial de colapsar al NHS, lo cual incluye detener la provisión continua de tratamientos que no son para Covid,” dijo el informe de SAGE.

Falta de cumplimiento

Los científicos también advirtieron sobre la creciente evidencia de falta de cumplimiento — como ha revelado este diario — ya que las personas no cambian su comportamiento.

Johnson ha estado bajo una presión cada vez mayor por parte de los científicos — y dentro de su propio Gobierno — para reemplazar el sistema de tres niveles, el cual está logrando solo resultados mixtos, e imponer en su lugar una política nacional.

Mark Drakeford, el primer ministro de Gales, anunció por su parte que había recibido una carta del primer ministro a principios de esta semana proponiendo un debate sobre un “enfoque común para la Navidad”.

“El Primer Ministro me escribió a principios de esta semana y me dijo que recibiría una invitación de Michael Gove para discutir un enfoque común para la Navidad en todo Reino Unido. Hemos hecho todo lo posible para intentar asegurar esa reunión esta semana. Aún no se ha confirmado,” manifestó.

Aumentan críticas de parlamentarios conservadores

Es probable que cualquier escalamiento de las medidas nacionales sea criticado por algunos parlamentarios conservadores, uno de los cuales — Robert Syms — tuiteó: “Creo que el Gobierno evitará un bloqueo más sustancial, o enfrentará una revuelta importante. Muchos colegas que han apoyado el enfoque del Gobierno dicen que si el Gobierno quiere un bloqueo más sustancial, votarán en contra. [El número de] 80 escépticos sobre estas políticas aumentará a mucho más.”

A principios de esta semana, el subdirector médico Jonathan Van-Tam se dirigió al comité para el Covid del Gobierno, en el que dio una actualización “extremadamente sombría” sobre el brote en Inglaterra, según el diario The Sun.

Un confinamiento general sería injusto, dice Raab

Un confinamiento nacional generalizado en todo el país sería “desesperadamente injusto” para las personas que viven en áreas donde las tasas de coronavirus son bajas, dijo Dominic Raab.

El ministro de exteriores británico dijo que el Gobierno estaba “esforzándose” por evitar restricciones en todo el país, insistiendo en que los ministros querían “centrarse en lugares donde el virus es más fuerte o donde el rebrote es mayor”.

Raab dijo en el programa Today de BBC Radio 4: “Creo que en áreas donde el virus no se está registrando, creo que la gente sentiría que no solo es contraproducente o ineficaz, sino desesperadamente injusto que se impongan medidas en todos los ámbitos.”

“Confiamos en que tenemos las medidas y el marco de trabajo adecuados para las medidas que queremos tomar, tanto sobre restricciones como sobre apoyo financiero en las áreas donde el rebrote es más alto.”

Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de introducir un Nivel 4 de restricciones, Raab dijo que la introducción de medidas adicionales es una opción, y agregó: “Siempre estamos listos para tomar más medidas, pero creo que lo más importante es que continuemos por el camino que estamos siguiendo para atacar el virus.”


Reglas locales de ‘parchado’ no funcionan, dice líder galés

Actualmente, Gales tiene en vigencia un bloqueo de tipo ‘cortafuegos’ de 17 días, en que se ha prohibido la interacción de personas de diferentes hogares, mientras que las tiendas no esenciales y establecimientos de hostelería están cerrados.

El primer ministro galés Mark Drakeford anunció que cuando finalice el cortafuegos el 9 de noviembre, su gobierno introducirá medidas “más sencillas en todo el país [de Gales]” porque el sistema de parchar con bloqueos locales “no funciona suficientemente bien”. Los detalles completos de las nuevas medidas se darán a conocer el lunes.

“Implementaremos un conjunto más simple de reglas nacionales que sean más fáciles de entender para todos, para ayudarnos a mantenernos seguros y mantener el virus bajo control,” manifestó.

“Hemos estado trabajando duro para crear este nuevo conjunto de medidas con las que todos podamos vivir este invierno. Para que las nuevas medidas funcionen, todos tenemos que actuar de manera que esté a la altura de la emergencia de sanidad pública que enfrentamos juntos.”

En Escocia, a partir de este lunes, entrará en vigor un nuevo sistema de cinco niveles, que sustituirá las medidas existentes que limitaban el contacto social a seis personas de dos hogares en entornos de hostelería del cinturón central escocés.

El nuevo sistema de cinco niveles pasará de cero a cuatro. No se espera que ninguna parte de Escocia sea colocado en Nivel 4 de inmediato, pero el área del cinturón central y Dundee estarán en Nivel 3. Aberdeen, Aberdeenshire, Angus, Argyll & Bute, Borders, Dumfries & Galloway, Fife y Perth & Kinross estarán en Nivel 2, mientras que Highland, Moray, Orkney, Shetland y las Western Isles estarán en Nivel 1.

Irlanda del Norte se encuentra en medio de un bloqueo de cuatro semanas bajo el cual pubs y restaurantes están cerrados. Las escuelas reabrirán la próxima semana y el bloqueo de la hostelería seguirá vigente hasta mediados de noviembre.

Covid: ¿nos dirigimos hacia otro confinamiento total?

Credit: Nickolay Romensky / Flickr CC BY 2.0

Parece que no habrá forma de detener una segunda ola de coronavirus, a pesar de un conjunto de nuevas reglas diseñadas para hacerlo.

Las tasas de contagio están aumentando rápidamente, y las estimaciones sugieren que hasta 100.000 personas al día pueden contraer el virus. Al otro lado del Canal de la Mancha, Francia ha admitido que su enfoque regional tampoco está funcionando, anunciando un nuevo confinamiento nacional. Alemania, en menor medida, también está planificando uno.

Gales se encuentra en medio de un breve bloqueo “cortafuegos” en el que bares, restaurantes, iglesias y la mayoría de tiendas han cerrado durante quince días.

Entonces, ¿un confinamiento total en todo Reino Unido es solo cuestión de tiempo?

Los científicos ciertamente piensan que sí …

Muchos de los que asesoran al Gobierno han dado su respaldo a la idea.

Sir Jeremy Farrar, miembro del Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE) — que asesora a los ministros — dice que ya tendría que haber sucedido, y definitivamente debe ser ahora. Cualquier retraso, dijo, será costoso y significará que las restricciones posteriores serán “más duras y más largas”.

“Las herramientas que tenemos a nuestra disposición no están demostrando ser efectivas,” dijo el doctor Duncan Robertson, modelador de enfermedades en la Universidad de Loughborough.

El sistema de prueba y rastreo — diseñado para cortar los brotes de raíz — no puede hacerles frente, dijo. El servicio no ha logrado llegar a suficientes contactos cercanos de personas que dan positivo en la prueba. Robertson piensa que es sólo una “cuestión de tiempo” que se introduzca un confinamiento.

… pero Downing Street piensa que no

A pesar de esto el Gobierno parece decidido a resistir, y los ministros en Inglaterra dicen públicamente que quieren apegarse a su enfoque regional — que ha colocado a sus áreas en tres niveles, cada uno con diferente escala de restricciones.

Aún no hay mucho en los datos que sugiera que el confinamiento vaya a ser implantado, aunque un rayo de esperanza podría estar en la desaceleración de los ingresos hospitalarios en el noroeste inglés.

En Escocia, los esfuerzos concentrados en su cinturón central también parecen estar teniendo un efecto.

Las cifras de muertes podrían forzar un cambio de política

Si el virus continúa propagándose, las muertes también aumentarán, dijo Robertson.

“¿Cuántas muertes aceptaría el público? Creo que pronto serían demasiadas para poder soportarlas.”

Robert West, profesor de psicología de la salud y asesor del Gobierno, está de acuerdo. Dijo que el aumento de las cifras tendrá un enorme “impacto emocional”, lo que obligará a un confinamiento total. Rechazó la idea propuesta por algunos, de que el público se haya “insensibilizado” a la situación.

Entonces, ¿qué tan malas podrían ser las muertes? Esta semana se han reportado más de 300 muertes por día dos veces, con un promedio semanal de 230. Eso se compara con un pico de más de 1.000 en abril.

Un escenario producido por el Gobierno durante el verano — un “caso razonablemente peor” — sugería que el total de muertes podría llegar a 120.000 desde septiembre hasta finales de marzo, con casos alcanzando su punto máximo en enero antes de que el virus desaparezca.

Eso sería el triple de lo que se vio durante el pico de primavera.

Pero es solo un escenario, basado en los peores supuestos y sin tener en cuenta que las personas cambian su comportamiento, las restricciones adicionales o los tratamientos mejorados que tengan efecto.

El profesor Carl Heneghan, director del Centro de Medicina Basada en Evidencia de la Universidad de Oxford, dice que tales proyecciones deben tratarse con extrema precaución. Cree que el enfoque en las cifras de muertes de Covid reportadas diariamente — que solo cuentan las personas que han muerto con 28 días de prueba positiva — está “distorsionando” el debate.

Es necesario que se preste más atención a las diferentes medidas de mortalidad, dice, como cuántas personas adicionales están muriendo.

Una forma de hacerlo es observar la tasa de mortalidad ajustada por edad y tamaño de la población. Si ajustamos así las cifras de la primera ola — el año hasta fines de agosto — la tasa de mortalidad en 2020 es peor que en años anteriores.

Pero retrocedamos poco más de una década, y encontraremos un año comparablemente mortal.

“Podría aceptar la idea de otro bloqueo si una vacuna estuviera a la vuelta de la esquina”, dijo el profesor Heneghan, “pero todo lo que estamos haciendo es patear la lata por el camino”.

La intensa presión sobre el NHS podría obligar a un confinamiento

Independientemente de lo que esté sucediendo con las muertes, el tema que podría obligar al Gobierno es lo que está sucediendo con el servicio de sanidad. Ya ha habido advertencias de que los hospitales en algunas partes del país están incómodamente cerca del límite de su capacidad.

Autoridades del NHS en Leeds, Liverpool, Nottingham y Bradford han comenzado a cancelar algunos tratamientos de rutina. Uno de los problemas clave es que el NHS tiene poca flexibilidad — y menos camas por persona que otros países europeos.

“Está bien en tiempos de paz porque significa que somos realmente eficientes”, dijo el jefe de un hospital. “Pero es un problema real cuando intentamos combatir un virus como este.”

Altos ejecutivos hospitalarios estiman que la necesidad de distanciamiento social, separación de las salas para Covid y no Covid, y el tiempo necesario para el control de infecciones, significa que la capacidad se reduce en un 10-30%.

El Gobierno señala el hecho de que existe la red de hospitales de campaña Nightingale a la cual recurrir, pero persisten las dudas sobre cómo se la puede dotar de personal.

Eso no quiere decir que el servicio de sanidad no pueda hacer frente. Se ha sugerido que el número de pacientes de Covid en el hospital podría llegar a 25.000 durante el invierno; actualmente hay 10.000.

Si estos se distribuyeran de manera razonablemente uniforme en todo el país, un especialista senior en cuidados intensivos dijo que sería “realmente difícil, pero no imposible” para el NHS, aunque hacerlo significaría recortar algunos otros cuidados.

Después de todo, en pleno invierno, el NHS puede obtener hasta 30.000 admisiones de emergencia al mes por enfermedades respiratorias. Queda por ver en qué medida esto se preduciría además de las admisiones de Covid, y obviamente será crucial.

O el enfoque regional podría funcionar

El enfoque de nivel regional en Inglaterra tuvo un comienzo difícil. Por ejemplo, se habló mucho del asesor médico jefe, el profesor Chris Whitty, que dijo que las medidas más duras no serían suficientes por sí solas. Fue ampliamente interpretado como una reprimenda del plan, pero sus allegados dicen que en realidad estaba dirigido tanto a los líderes locales como a los ministros.

En ese momento, el Gobierno estaba al comienzo de su enfrentamiento con el área metropolitana de Manchester. Desde entonces y con una clara evidencia del aumento de las tasas de contagio, funcionarios gubernamentales han encontrado más fácil conversar con líderes locales. En el caso de Nottinghamshire, se introdujeron medidas más duras, incluida la prohibición de la venta de alcohol en las tiendas a partir de las 21:00, así como el cierre a las 22:00 por hostelería.

Esto sugiere que el enfoque regional podría responder más rápidamente al aumento de las tasas de lo que quizás lo ha hecho hasta la fecha.

En las próximas semanas, se esperan más de este tipo de medidas altamente estrictas. No es improbable que aparezca un nuevo nivel, como ha propuesto Escocia, que es efectivamente un bloqueo regional.

“Queremos probar todo antes de pensar en un confinamiento nacional,” dijo una fuente del Gobierno.

“El problema que enfrentan el Gobierno y sus asesores es que ya es otoño y estamos en una etapa tan crítica. El final del invierno todavía está muy lejos.”



Artículo de Nick Triggle publicado completo con gráficos de refuerzo en BBC el viernes, 30 de octubre de 2020
Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres
Enlace al artículo original:
 https://www.bbc.co.uk/news/health-54712917

Corbyn, suspendido

METRO — VIERNES, 30 DE OCTUBRE DE 2020

Partido Laborista aparta a su exlíder por su reacción a informe de antisemitismo

Sir Keir Starmer ha suspendido ayer a Jeremy Corbyn del Partido Laborista por su actitud hacia el antisemitismo, en un “día vergonzoso” para el partido.

Sir Keir dijo que su partido le había “fallado al pueblo judío” cuando la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos publicó su informe sobre el liderazgo de Corbyn.

El organismo de control descubrió que el Partido Laborista había “acosado” y “discriminado” a judíos, e interferido con el proceso de quejas para proteger a figuras importantes del partido, incluyendo al mismo Corbyn. El exlíder dijo que la escala del problema fue “dramáticamente exagerada por razones políticas”.

Sin embargo, Sir Keir dijo que cualquiera que piense que fue exagerado es “parte del problema”, y suspendió a su exjefe.

“Si después de todo el dolor, todo el dolor y toda la evidencia en este informe, todavía hay quienes piensan que no hay problema con el antisemitismo en el Partido Laborista, que todo es exagerado, entonces, francamente, son parte del problema también,” dijo Sir Keir, y agregó:” Y no debería estar cerca del Partido Laborista.”

Corbyn dijo que apelaría contra su suspensión y en una hora una petición de crowdfunding recaudó £300.000 para sus costas legales. Dijo: “Dejé absolutamente claro que aquellos que niegan que haya habido un problema de antisemitismo en el Partido Laborista están equivocados. Seguiré apoyando una política de tolerancia cero hacia todas las formas de racismo.”

Instó a sus seguidores a permanecer en el partido para defender el caso, mientras que Len McCluskey, líder del sindicato Unite, dijo que “crearía el caos”.

McCluskey agregó: “Es un acto de grave injusticia que, si no se revierte, comprometerá las posibilidades de victoria de los laboristas en las elecciones generales.”

El informe encontró que el Partido Laborista había violado las leyes de igualdad y contó 23 veces que el personal de Corbyn había interferido en el proceso de quejas para proteger a figuras importantes, incluido el exalcalde de Londres Ken Livingstone.

Una de tales ocasiones se trataba de una queja contra Corbyn por un comentario de Facebook sobre un mural antisemita, que su personal recomendó se descartara porque estaba “muy por debajo del umbral requerido para la investigación”. El informe agregó: “Señala una cultura dentro del partido que, en el mejor de los casos, no hizo lo suficiente para prevenir el antisemitismo y, en el peor de los casos, se pudo considerar que lo aceptaba. Esto es imperdonable y parece ser el resultado de una falta de voluntad para abordar el antisemitismo en lugar de una incapacidad para hacerlo.”

La comisión le dio al partido hasta el 10 de diciembre para aceptar sus recomendaciones o arriesgarse a ser procesado.

La presidenta del grupo parlamentario de judíos del Partido Laborista, Dame Margaret Hodge — quien fue disciplinada por Corbyn por haberle calificado de racista — dijo: “Keir Starmer respondió de la única manera que pudo. Fue una época muy solitaria para quienes luchábamos contra este flagelo. Vi a mis amigos irse, pero estaba decidida a no dejar que esto me obligara a irme.”

Dame Margaret exigió acciones contra los aliados de Corbyn, incluyendo a McCluskey y a su exasistente, Karie Murphy.

Mientras tanto, la Campaña contra el Antisemitismo exigió a Sir Keir suspender a 14 parlamentarios — entre quienes se encuentran Diane Abbott y Rebecca Long-Bailey — por presuntamente haber minimizado el problema. “Jeremy Corbyn y quienes le rodean, los cuales participaron o permitieron el gaslighting [abuso emocional sutil], el acoso y la victimización de la minoría judía británica, están avergonzados para siempre”, dijo su director ejecutivo Gideon Falter.

Sir Keir insistió en que aceptaría todas las recomendaciones, incluido un proceso independiente de denuncias de antisemitismo y reglas para evitar la interferencia política.

“Este informe me fue difícil de leer,” dijo. “Es un día vergonzoso para el Partido Laborista. Le hemos fallado al pueblo judío, a nuestros miembros, a nuestros partidarios y al público británico.”