Laborismo colapsa en crisis luego de suspensión de Corbyn

THE GUARDIAN — VIERNES, 30 DE OCTUBRE DE 2020

Exlíder del partido dijo que problema interno de antisemitismo fue “deliberadamente exagerado por razones políticas”

Los laboristas se han visto sumidos en confusión después de que ese partido suspendiera al predecesor de Keir Starmer, Jeremy Corbyn, a raíz de un informe condenatorio sobre antisemitismo que encontró a la agrupación política responsable de actos ilegales de acoso y discriminación.

La decisión de suspender a Corbyn después de que declarara que el problema de antisemitismo al interior del Partido Laborista fue “dramáticamente exagerado por razones políticas” — por opositores y medios de comunicación — ha tenido repercusiones en todo el partido, generando rumores de una división.

El rechazo de Corbyn a las críticas de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos (CEDH) le puso en desacuerdo con su sucesor. Momentos después de la publicación de la declaración de Corbyn, Starmer dijo en una conferencia de prensa que aquellos que “fingen que [el antisemitismo] es exagerado o un asunto de facciones del partido son parte del problema”.

Se entiende que Corbyn habló con Starmer el miércoles por la noche antes de la publicación del informe, y fue informado de que no habría ningún plan para tomar medidas en su contra. Esta decisión cambió después de que se publicara la declaración de Corbyn.

Hubo una atmósfera de conmoción y consternación en la sede laborista después de que se publicara la declaración de Corbyn poco antes de las 11 de la mañana, según fuentes del partido. “Fue una sorpresa total que lo publicara,” dijo un asesor.

Una fuente de alto rango del laborismo dijo que la líder adjunta Angela Rayner habló con Corbyn y su equipo, y le instó a disculparse emitiendo una aclaración en un clip televisado que debía grabar a la hora de comer — pero no lo hizo.

El Partido Laborista anunció a la 1 de la tarde la suspensión de Corbyn, y éste se enteró por un camarógrafo cuando salía de un centro comunitario en el norte de Londres.

Se entiende que Corbyn no tenía la intención de hacer de su declaración un desafío directo a Starmer, a pesar de las sospechas entre figuras laboristas de alto nivel de que estaba “incitando a Keir”.

Corbyn condenó la “intervención política” y dijo que “impugnaría enérgicamente” la acción, pero pidió calma e instó a sus partidarios a no abandonar el partido. Los ministros del gabinete de oposición respaldaron a Starmer, mientras uno de ellos describió la situación del actual líder laborista como ‘su momento de Cláusula IV’ — en alusión a la modernización de la constitución del partido.

En un clip difundido tras su suspensión, Corbyn instó a sus seguidores a “permanecer en el partido” para luchar por los principios de izquierda tras la decisión de suspenderlo.

Durante la entrevista, Corbyn se negó a retractarse de sus declaraciones anteriores, diciendo que la “percepción pública” sobre cuántos miembros estaban siendo investigados por antisemitismo era “muy diferente” de la realidad.

Len McCluskey — líder del sindicato Unite, el mayor aportante de fondos al Partido Laborista — calificó la suspensión como una “grave injusticia” y dijo que planteaba dudas sobre la participación de Starmer en asuntos disciplinarios, un tema clave de la investigación de la EHRC. El equipo de Starmer niega rotundamente que la decisión fuera suya.

McCluskey — cuyo sindicato dona millones de libras esterlinas al partido cada año — dijo que la decisión “crearía el caos” dentro del partido, y que al hacerlo comprometería las posibilidades de victoria de los laboristas en las elecciones generales. “Un partido dividido estará condenado a la derrota,” dijo.

La decisión de suspender fue tomada por el secretario general laborista David Evans y el jefe de bancada Nick Brown, y significó la retirada automática de la representatividad parlamentaria de Corbyn en el partido, según múltiples fuentes.

Los miembros del comité ejecutivo nacional (NEC) laborista que apoyan a Corbyn se enfrentaron, la noche del jueves, a Evans por su decisión de suspender al exlíder, y afirmaron que la decisión podría ser impugnada legalmente.

Un aliado de Corbyn dijo: “En teoría, el NEC podría convocar una reunión de emergencia y hacer que vuelva.”

Una de las principales críticas al informe de la EHRC fue la interferencia política habitual en el proceso de quejas por parte de la oficina de Corbyn. “El secretario general siempre ha tenido el poder de actuar con rapidez. Keir tuvo que mantenerse alejado de eso; de lo contrario, va en contra de todo lo que ha sucedido hoy,” dijo un miembro del comité ejecutivo del partido.

Los partidarios de Corbyn creen que el proceso disciplinario es defectuoso y que el líder laborista podrá luchar contra su suspensión, con la intención de cuestionar que Starmer no haya tenido ningún papel en la decisión.

El destino de Corbyn en el proceso disciplinario podría tardar meses en resolverse. La EHRC ha encargado al partido que establezca un nuevo procedimiento independiente para resolver de manera justa las quejas pendientes.

Un ministro del gabinete de la oposición — que habló de “un momento de Cláusula IV para Keir” — agregó: “No esperaba que Keir fuera tan fuerte al criticar a quienes niegan el antisemitismo. Era el pasillo de aplauso obvio para aquellos en el partido que estaban preocupados por el tema. Una vez que dijo eso, el partido no tuvo más remedio que actuar.”

Otro parlamentario laborista de alto rango dijo que la suspensión de Corbyn había sido inevitable dada su respuesta al informe: “Jeremy no mostró ningún arrepentimiento ni reconocimiento de su rol, y el de su personal y partidarios, en causar esta ola de antisemitismo. Keir no tenía otra opción. La parte en la que Jeremy dice que el problema fue exagerado por razones políticas es simplemente un eco de las teorías de conspiración antisemitas.”

El parlamentario dijo que, incluso sin la declaración, probablemente se habría producido algún tipo de enfrentamiento con Corbyn: “Se tuvo que trazar una línea debajo de esto, y el informe deja bastante claro que su oficina, su personal y su secretario general se entrometieron en estos consultas.”

El informe de la EHRC encontró al Partido Laborista responsable de actos ilegales de acoso y discriminación por antisemitismo. Citó “graves fallas en el liderazgo del Partido Laborista al abordar el antisemitismo y un proceso inadecuado para gestionar las denuncias de antisemitismo”.

Sin embargo, Corbyn dijo que los funcionarios del partido le habían puesto obstáculos al tratar de abordar el problema. “Un antisemita es demasiado, pero la magnitud del problema también fue exagerada dramáticamente por razones políticas por nuestros oponentes dentro y fuera del partido, así como por gran parte de los medios de comunicación,” dijo.

“Esa combinación hirió al pueblo judío y nunca debe repetirse. Mi sincera esperanza es que se puedan reconstruir las relaciones con las comunidades judías y superar esos temores. Si bien no acepto todas las conclusiones [del informe], confío en que sus recomendaciones se implementarán rápidamente para ayudar a superar este período.”

Rayner dijo que el exlíder del partido tenía “un punto ciego absoluto” al apreciar la magnitud del problema, y ​​agregó que estaba “profundamente molesta por las circunstancias, y molesta porque Jeremy no pudo ver el dolor por el que ha pasado la comunidad judía”.

Lisa Nandy, la ministra de exteriores de la oposición, dijo que el ambiente en el gabinete opositor el jueves era sombrío. “No fue una decisión que a nadie le agradara, y menos a Keir. No pude ver ninguna otra reacción que no fuera una absoluta tristeza.”

Dijo que el partido estaría observando de cerca las cuentas de redes sociales de miembros y funcionarios laboristas durante los próximos días, y que tomaría medidas contra cualquier señal adicional de antisemitismo. “Investigaremos de manera proactiva, no seremos pasivos sobre esto; el racismo es un cáncer, es un veneno,” dijo. “Una vez que se le permite ingresar a una institución envenena todo lo que toca, así que vamos a ser proactivos al respecto.”

John McDonnell, excanciller de la oposición, describió la suspensión de Corbyn como “profundamente incorrecta”.

“El día en que todos deberíamos avanzar y tomar todas las medidas para luchar contra el antisemitismo, la suspensión de Jeremy Corbyn es profundamente incorrecta,” tuiteó. “En [el] interés de la unidad del partido, encontremos una manera de deshacer y resolver esto. Insto a todos los miembros del partido a que mantengan la calma, ya que esa es la mejor manera de apoyar a Jeremy y a los demás. Hagamos un llamado a los líderes para que levanten esta suspensión.”

Momentum — grupo de bases laboristas que apoyan a Corbyn — calificó la suspensión como “un ataque masivo a la izquierda por parte de la nueva dirección, y debe levantarse de inmediato en aras de la unidad del partido”.

Terror en Niza

EVENING STANDARD — JUEVES, 29 DE OCTUBRE DE 2020

Mujer de 70 años ‘decapitada’ y dos muertos más en baño de sangre en catedral | Atacante armado de cuchillo habría gritado ‘Allahu Akbar’ antes de ataque

Tres personas han muerto hoy a manos de un atacante armado con un cuchillo, en lo que sería un horrible ataque terrorista en la ciudad francesa de Niza.

Según los informes, al menos una de las víctimas fue decapitada en el baño de sangre que tuvo lugar dentro de la basílica de Notre Dame de esa ciudad, alrededor de las 9 de la mañana. El alcalde de Niza, Christian Estrosi, dijo que se escuchó al atacante gritar “Allahu Akbar” [Dios es el más grande] antes de que la policía le disparara y condujera a un hospital. Estrosi dijo en su cuenta de Twitter: “Todo indica un ataque terrorista.”

El presidente Emmanuel Macron dijo que viajaría hoy al resort Riviera después de presidir un gabinete de crisis con su primer ministro Jean Castex y el ministro del interior Gérald Darmanin. Los asesinatos han ocurrido a media milla de la escena del ataque de 2016, en que 86 personas murieron y más de 400 resultaron heridas cuando un camión de 19 toneladas fue conducido deliberadamente contra la multitud en el paseo marítimo.

Se cree que el atacante de hoy actuó solo y la policía no busca a otros asaltantes. Según fuentes policiales, una de las víctimas era una mujer de 70 años que fue “parcialmente decapitada” dentro de la iglesia. Se dijo que el hombre asesinado a puñaladas dentro del edificio era el sacristán.

La tercera víctima, una mujer de unos 40 años, fue apuñalada en la basílica pero escapó a un bar cercano — donde murió poco después a causa de sus heridas.

La policía dijo que el agresor estaba consciente después de recibir un disparo, se identificó como Brahim y les dijo que había “actuado solo”.

Agentes armados con armas automáticas establecieron un cordón de seguridad alrededor de la iglesia en la avenida Jean Médecin — la principal calle comercial de la ciudad — después del ataque. También se encontraban en el lugar ambulancias y vehículos de bomberos.

Los feligreses estaban dentro del edificio en ese momento, pero un testigo había logrado dar la alarma con un sistema de protección especial establecido por la ciudad.

Francia ya estaba en estado de alerta tras la decapitación hace menos de dos semanas del docente Samuel Paty, de 47 años, a manos de un islamista nacido en Chechenia, después de mostrar a sus alumnos caricaturas de la revista satírica Charlie Hebdo durante una lección sobre libertad de expresión.

Dos de los muertos en el ataque de hoy eran mujeres y uno varón, según fuentes policiales. Estrosi dijo que una de las víctimas era “un preceptor muy apreciado por los feligreses”.

Estrosi dijo a los periodistas que el atacante “siguió gritando Allahu Akbar incluso después de haber sido medicado”, y agregó: “Basta ya. Ha llegado el momento de que Francia se exonere de las leyes de paz para acabar definitivamente con el islamofascismo de nuestro territorio.”

Darmanin, el ministro del interior, hizo un llamamiento a la ciudadanía para que evite el área cercana a la Basílica en el centro de la ciudad. Se guardó un minuto de silencio en la Asamblea Nacional, donde Castex acababa de dar detalles de las nuevas medidas de confinamiento anunciadas por el presidente Macron anoche.

“Sin duda, este es un nuevo y muy serio desafío que está golpeando a nuestro país,” dijo.

Este ha sido el último de una serie de atentados terroristas en Francia en los últimos años. En enero de 2015, un tiroteo masivo en las oficinas de Charlie Hebdo en París por dos hombres armados islamistas resultó en 17 muertes.

Luego, en noviembre de ese año, 130 personas murieron en una serie de ataques coordinados en París, incluido un tiroteo masivo en un concierto de la banda Eagles of Death Metal en el teatro Bataclan.

En octubre de 2019, un informático radicalizado que trabajaba en la prefectura de París, en el centro de la capital francesa, mató a puñaladas a cuatro de sus colegas. El atacante — que terminó abatido a tiros — resultó ser un musulmán converso que guardaba literatura e imágenes de Al Qaeda y Estado Islámico en su ordenador.

El mes pasado, cuatro personas resultaron heridas cuando un hombre las atacó con un cuchillo de carnicero frente a las antiguas oficinas de Charlie Hebdo en París.

Imágenes de los medios franceses mostraban hoy el barrio afectado de Niza bloqueado y rodeado por la policía y vehículos de emergencia. Se podían escuchar sonidos de explosiones cuando los oficiales del escuadrón de bombas detonaron objetos sospechosos.

La policía confirmó que se ha designado al fiscal antiterrorista para que lleve a cabo una investigación inmediata sobre el ataque.

Esta mañana se informó de otros dos ataques contra objetivos franceses. En la ciudad sureña de Aviñón, un sospechoso con un cuchillo que presuntamente gritaba “Allahu Akbar” fue asesinado a tiros durante un ataque contra agentes de policía. Mientras tanto, un hombre fue arrestado en La Meca por apuñalar a un guardia en el consulado francés.

Líderes mundiales y eclesiásticos han condenado la atrocidad de hoy en Niza. La Iglesia Católica de Francia lo describió como “un ataque incalificable” y advirtió: “Los cristianos no deben convertirse en símbolos para ser masacrados.”

El primer ministro británico Boris Johnson dijo que el país se mantiene firme al lado de Francia luego del “bárbaro ataque”.

“Estoy consternado al escuchar la noticias de Niza esta mañana, sobre un bárbaro ataque en la Basílica de Notre-Dame,” dijo Johnson en su cuenta de Twitter escribiendo en inglés y francés. “Nuestros pensamientos están con las víctimas y sus familias, y Reino Unido se mantiene firme al lado de Francia contra el terrorismo y la intolerancia.”

Giuseppe Conte, el primer ministro italiano, condenó el “vil ataque”. El Consejo de Francia para la Fe Musulmana (CNFM), dijo que “condena enérgicamente el ataque terrorista que tuvo lugar en la Basílica de Notre-Dame en Niza”. El presidente del CNFM, Mohammed Moussaoui, tuiteó: “Como señal de luto y solidaridad por las víctimas y sus familias, pido a todos los musulmanes de Francia que cancelen todas las festividades de Mawlid (que celebran el nacimiento del profeta Mahoma).”


Vergüenza laborista: ‘ilegal’ inacción de Corbyn contra antisemitismo

La pasada gestión de Jeremy Corbyn como líder del Partido Laborista ha sido censurada hoy por una entidad reguladora debido a una “ilegal” falta de acción para abordar el escándalo de antisemitismo que afectó a la agrupación política.

Una investigación ha encontrado que el personal del exlíder del partido intervino al menos 23 veces para proteger a fanáticos acusados ​​de racismo antijudío.

El informe de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos concluyó que el Partido Laborista es responsable de “actos ilícitos de discriminación y acoso”.

Encontró tres infracciones a la Ley de Igualdad de 2010 por parte del partido relacionadas con la injerencia política en denuncias de antisemitismo, no proporcionar formación adecuada a quienes se ocupan de las denuncias de antisemitismo, y acoso a personas.

Ahora se ha notificado a la entidad política de un aviso de acto ilegal, que le exige abordar las faltas.

El líder laborista Sir Keir Starmer ha dicho que acepta las conclusiones y advirtió a los antisemitas que no deben estar “ni siquiera cerca del partido”.

Líderes de la comunidad judía dijeron que era “un veredicto condenatorio” sobre el liderazgo de Corbyn y “ese capítulo sórdido y vergonzoso” de la historia del partido.

La exparlamentaria Dame Louse Ellman dijo que su partido ha pasado por un “momento de vergüenza” y sugirió que Corbyn se marche. Su colega John Mann dijo en Twitter: “Es el momento de mayor vergüenza en la historia del Partido Laborista.”

En respuesta, Corbyn dijo que el informe mostraba claramente que los fallos laboristas eran anteriores a su liderazgo, y dijo que se ha pasado la vida luchando contra el racismo. Dijo que las afirmaciones fueron “exageradas por los medios” y no estaba de acuerdo con todas las conclusiones.

Preocupación en Downing Street por encuestas favorables a Biden

Crédito: Michael Stokes / Wikimedia Commons CC BY 2.0

Victoria demócrata podría dejar a Boris Johnson buscando reconstruir la “relación especial”

Funcionarios británicos no han podido reunirse con un solo miembro de alto rango del equipo de política exterior de Joe Biden en las últimas semanas — lo que obstaculiza los preparativos de Downing Street para lo que podría suceder si el candidato demócrata gana las elecciones la próxima semana.

El personal de la Foreign Office [Ministerio de Exteriores británico] esperaba reunirse con los asesores de política exterior más cercanos de Biden en el período previo a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, pero altos funcionarios en Londres y Washington dijeron que Reino Unido había sido rechazado como parte de una estrategia de su equipo, para evitar reunirse con gobiernos extranjeros durante la campaña.

La falta de contacto ha dificultado que el gobierno de Boris Johnson planifique lo que podría suceder si gana Biden, como predicen las encuestas. Johnson ha formado un fuerte vínculo con el presidente norteamericano Donald Trump, y algunos en Londres están preocupados de que no hayan podido fomentar vínculos igual de estrechos con su contrincante — lo que podría poner en duda el futuro de un acuerdo comercial entre Estados Unidos y Reino Unido.

“El equipo de Biden está siendo muy cauteloso con sus contactos, especialmente después de todo lo relacionado con Rusia en las últimas elecciones,” ha dicho un funcionario británico. Trump se ha visto envuelto en sucesivos escándalos desde el comienzo de su presidencia debido a acusaciones sobre las conexiones entre su campaña de 2016 y los funcionarios rusos.

Un funcionario de Biden dijo que ninguno de los principales funcionarios de política exterior del ex vicepresidente — Tony Blinken y Jake Sullivan — había hecho “ningún contacto fundamental con funcionarios británicos”.

La relación de Johnson con Trump — quien respaldó el Brexit y llama a su homólogo de Reino Unido “el Trump británico” — es mucho más estrecha. Downing Street esperaba que la buena voluntad entre los dos líderes ayudara a allanar el camino de un acuerdo comercial, la principal prioridad de Londres cuando se trata de sus relaciones con Washington.

Sin embargo, con Biden nueve puntos por delante en las encuestas a poco más de una semana de las elecciones, los asesores de Johnson están preocupados de que pronto se pierda el impulso hacia un acuerdo comercial.

El principal problema, dicen los involucrados en las negociaciones comerciales, es el tiempo.

Ambas partes están trabajando en un plazo muy ajustado, dado que una ley estadounidense que regula la ratificación de acuerdos comerciales vence en julio. Esa ley permite que los acuerdos comerciales se procesen rápidamente en el Congreso pero, para estar cubiertos por ella, un acuerdo entre Estados Unidos y Reino Unido debe estar en vigor en abril — solo cuatro meses después de que un nuevo presidente haya asumido el cargo.

Como resultado, los funcionarios británicos han estado tratando de elaborar propuestas comerciales que tengan más probabilidades de obtener la aprobación de Biden, como incluir protecciones más estrictas para el medio ambiente y los derechos de los trabajadores.

“Necesitamos poder cambiar a una nueva administración y decir: ‘Mira, casi hemos terminado, ¿te gustaría Bidenizar este acuerdo’?”, dijo un funcionario británico. “Puede tener un poco más de trabajo, un poco más de medio ambiente, y puedes anunciar eso como una victoria temprana.”

Los diplomáticos británicos aceptan, sin embargo, que si Biden llega al poder, es poco probable que asegurar un acuerdo comercial con Reino Unido sea una prioridad en su agenda. Dan Ikenson, director de estudios de política comercial del Cato Institute, dijo: “Reino Unido está desesperado por un acuerdo que al probable gobierno entrante de Estados Unidos no le importe mucho.”

En cambio, muchos creen que es probable que Biden siga el ejemplo de Obama, al hacer de Berlín su principal relación en Europa. “Biden es un atlantista pasado de moda,” dijo John Kerr, exembajador británico en Washington. “Pero [Angela] Merkel y el sucesor de Merkel serán el principal interés de Estados Unidos.”

Incluso si se puede llegar a un acuerdo, aún podría frustrarse si Reino Unido abandona la UE sin acuerdo, o con un acuerdo que los políticos estadounidenses crean que socava el Acuerdo de Viernes Santo — el acuerdo de paz que resolvió tres décadas de violencia sectaria en Irlanda.

Biden — orgulloso de sus raíces irlandesas — ha advertido públicamente que supeditaría un acuerdo comercial al respeto del plan de paz de Irlanda del Norte. E incluso bajo una segunda administración de Trump, los miembros demócratas del Congreso dicen que vetarán cualquier acuerdo comercial que crean que amenaza el acuerdo de paz.

Sam Lowe, investigador principal del Centro para la Reforma Europea, dijo: “Estados Unidos tiene una relación especial con un país — pero ese país es Irlanda, no Reino Unido.”

A pesar de esto, Johnson está más cerca de Biden en muchas cuestiones políticas que de Trump, como el medio ambiente, Irán y el multilateralismo en general. Reino Unido preside tanto el G7 como las conversaciones sobre el clima de la ONU en 2021, y Downing Street espera usar esas posiciones para enfocarse en esos temas.

Simon Fraser, exjefe de la Foreign Office, dijo: “Acerca del gasto en defensa y la OTAN, ellos intentarán volver a involucrar a Estados Unidos con más entusiasmo en la alianza de la OTAN. Buscarán formas de lograr que Estados Unidos vuelva a participar en el multilateralismo, por ejemplo, en apoyo a instituciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud y la Organización Mundial del Comercio.”

A pesar de ello, en lo que respecta a la diplomacia con China — aunque la naturaleza combativa de las relaciones entre Washington y Beijing podría aliviarse bajo la presidencia de Biden — es poco probable que adopten una posición política radicalmente diferente a la de su predecesor.

“Estados Unidos se ha vuelto anti-China,” argumentó Kerr. “El temor de Estados Unidos a perder la hegemonía será el mismo bajo Trump o Biden.”

Funcionarios británicos aceptan que — dada la prohibición de facto del equipo de Biden de reunirse con gobiernos extranjeros — tendrán que actuar rápidamente para asegurar reuniones de alto nivel, después de que él se convierta en presidente si gana las elecciones.

No obstante, algunos advierten que la combinación de la influencia decreciente de Reino Unido en Europa y la percepción de cercanía de Johnson con Trump lo hará difícil.

Un exdiplomático británico dijo: “Todo primer ministro de Reino Unido aspira a ser el primer visitante extranjero en la Oficina Oval cuando hay un nuevo presidente en Washington. Pero me sorprendería que la de Boris Johnson sea la primera llamada de un jefe de gobierno que Biden devuelva, si es que gana.”



Artículo de Kiran Stacey, Aime Williams y Katrina Manson en Washington, y Jasmine Cameron-Chileshe en Londres, publicado en Financial Times el domingo, 25 de octubre de 2020
Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres
Enlace al artículo original:
 https://app.ft.com/content/fbf9461c-9962-4c59-ba10-70911cd4de48

Dinero con sangre

METRO — JUEVES, 29 DE OCTUBRE DE 2020

Familia inmigrante posa para fotos antes de ahogarse en el Canal de la Mancha luego de pagar £21.000 a traficantes de personas

Un pequeño saluda a la cámara en una foto final, antes de subir con su familia inmigrante a un bote en un viaje fatal a Gran Bretaña.

Horas más tarde Artin [foto principal], de 15 meses, desapareció después de que volcara el inflable en el que navegaban. Sus padres Rasoul Iran-Nejad y Shiva Mohammad Panahi, ambos de 35 años, junto con su hermana, Anita, de nueve, y su hermano de seis, Armin, fallecieron. Artin estaba anoche desaparecido y se le presume muerto.

La familia vendió todo lo que tenía para pagar £21.600 a traficantes de personas para llegar a Reino Unido.

El inflable de 20 pies en el que se encontraban llevaba 28 personas a bordo, y se hundió alrededor de las 9:30 am del martes en un mar agitado a poco más de una milla de la costa de Dunkerque (Francia). El número de muertos por la tragedia aún no era claro anoche, pero 15 personas han sido trasladadas al hospital.

La familia kurda era de la ciudad de Sardasht en el oeste de Irán, cerca de la frontera con Irak.

Se cree que salieron de Irán el 7 de agosto. Después de llegar a Turquía, fueron llevados a Francia en la parte trasera de un camión hace aproximadamente un mes.

Aparentemente, intentaron dos veces antes llegar a Reino Unido en tren pero fracasaron, por lo que decidieron pagar el viaje por mar.

Un compañero refugiado en Dunkerque, Choman Manesh, dijo a Sky News cómo rogó a los padres: “Por favor, no vayan en barco. No está bien. Es una situación realmente mala. Si te quedas en el agua, lo pasarán mal”. Sin embargo, ellos le respondieron: “Dios es grande”. El hermano de Iran-Nejad, quien vive en Irán, dijo a la BBC que el trabajador de la construcción había vendido todo lo que tenía con la esperanza de encontrar un mejor pasar en el extranjero.

Se dice que Panahi, su cuñada, le envió mensajes de texto diciendo: “No tenemos otra opción. Si queremos ir en camión es posible que necesitemos más dinero, que ya no tenemos.”

Las autoridades francesas han iniciado una investigación sobre las muertes, la última de una serie de tragedias que involucran a personas que huyen de Oriente Medio.

En 2015, las imágenes del niño sirio Alan Kurdi, de tres años, cuyo cuerpo fue arrastrado a una playa turca, provocaron un torrente de indignación.

Casi 7.500 inmigrantes han cruzado el Canal desde Francia en pequeñas embarcaciones este año, y el Gobierno ha sido acusado de poner en riesgo vidas con su política de intentar hacer “inviables” los cruces. Boris Johnson y la ministra del interior Priti Patel han emitido declaraciones el martes expresando su pesar por las pérdidas, pero culparon a los contrabandistas.

El primer ministro británico dijo: “Haremos todo lo posible para acabar con las despiadadas bandas criminales que se aprovechan de personas vulnerables facilitando estos peligrosos viajes”.

La entidad benéfica Care4Calais dijo que los traficantes de personas eran el “síntoma y no la causa” de la crisis, y dijo que la tragedia debería ser un “llamado de atención” para quienes están en el poder. Su fundadora Clare Moseley dijo a Sky News: “El problema es que para correr tales riesgos, las personas tienen que sentirse muy desesperadas y con mucho miedo.”

“No es que no conozcan los riesgos. Nadie con quien hablamos quiere hacer este viaje. Ellos no quieren hacerlo. Solo sienten que no tienen otra opción.”

Por su parte, la oenegé infantil Save The Children ha pedido a las autoridades francesas y británicas “ampliar rutas seguras y legales para las familias que huyen del conflicto, la persecución y la pobreza”.