Parlamentaria llevó el Covid a Cámara de los Comunes

THE DAILY TELEGRAPH — VIERNES, 2 DE OCTUBRE DE 2020

Margaret Ferrier del SNP participó en debates a pesar de sufrir síntomas, y tomó tren de regreso a Escocia después de dar positivo

Una parlamentaria ha violado las leyes del Covid dos veces, al llevar el coronavirus al Parlamento y luego al viajar a Escocia en un tren sabiendo que tenía el virus.

La líder del Partido Nacional Escocés (SNP), Margaret Ferrier, estaba bajo investigación policial ayer jueves por la noche enfrentando la posibilidad de una multa de £4.000 por comportamiento “imprudente” luego de dar positivo por el virus el lunes.

La parlamentaria tampoco informó a su grupo sobre el resultado de su prueba, manteniéndolo en secreto durante dos días. No fue hasta el miércoles que se informó al partido y se pudo notificar a las autoridades parlamentarias.

Fue suspendida por el SNP el jueves por la noche cuando las autoridades de la Cámara de los Comunes y los rastreadores de contactos del NHS se apresuraron a rastrear a todas las personas con las que había entrado en contacto, y comenzaron una limpieza profunda del Parlamento.

Nicola Sturgeon, líder del SNP y primera ministra escocesa, dijo que las acciones de Ferrier eran “absolutamente indefendibles”, mientras se cuestionaba su futuro en el Parlamento.

Sturgeon dijo: “Es difícil expresar lo enfadada que me siento en nombre de las personas en todo el país que hacen grandes sacrificios todos los días para ayudar a vencer al Covid. Las reglas se aplican a todos y están vigentes para mantener a las personas seguras.”

Ferrier también enfrentó acusaciones de hipocresía después de conocerse que pidió la renuncia de Dominic Cummings luego de su viaje a Durham a principios de este año.

La representante por Rutherglen y Hamilton West, de 60 años, se sometió a una prueba de coronavirus después de sentirse mal el fin de semana, pero no se autoaisló mientras esperaba los resultados sino que tomó un tren para trasladarse 380 millas (612 kilómetros) a Londres.

Mientras estaba en la capital, asistió a la Cámara de los Comunes y pronunció un discurso ante el Parlamento a las 19.15 horas del lunes por la noche. Recibió sus resultados la misma noche, aunque no está claro si fue antes o después de su discurso.

Recibió un resultado positivo de la prueba el lunes por la noche pero, en lugar de autoaislarse en su domicilio de Londres de acuerdo con la ley, tomó un tren de regreso a Escocia y solo hizo pública su confesión el jueves.

Se dijo que el portavoz de los Comunes, Sir Lindsay Hoyle, estaba “furioso” después de enterarse de la prueba positiva el miércoles por la noche, 48 horas más tarde.

En un comunicado, Ferrier dijo: “Me disculpo sin reservas por haber violado las restricciones de Covid-19 al viajar esta semana cuando no debí haberlo hecho. No hay excusa para mis acciones.”

“El sábado por la tarde, después de experimentar síntomas leves, solicité una prueba de Covid-19, que hice ese día. Sintiéndome mucho mejor, luego viajé a Londres en tren el lunes para asistir al Parlamento como estaba planeado. Esto estuvo mal, y lamento mucho mi error.”

“El lunes por la noche recibí un resultado positivo en la prueba de Covid-19. Viajé a casa en tren el martes por la mañana sin pedir consejo. Esto también estuvo mal, y lo siento. Me he estado autoaislando en casa desde entonces.”

“He utilizado Test and Protect y he notificado a las autoridades de la Cámara de los Comunes, que han hablado con Public Health England. También he notificado a la policía mis acciones.”

“A pesar de sentirme bien, debí haberme aislado mientras esperaba el resultado de mi prueba, y lamento profundamente mis acciones. Asumo toda la responsabilidad y exhorto a todos a no cometer los mismos errores que yo, y hacer todo lo posible para ayudar a limitar la propagación de Covid-19 “.

Ian Blackford, líder en Westminster del SNP, se vio obligado el jueves por la noche a suspender a Ferrier, portavoz del partido para asuntos manufactureros, pero también enfrentó preguntas sobre cuánto tiempo le llevó informar al Parlamento.

The Telegraph entiende que Sir Lindsay fue notificado de la importante infracción recién el miércoles, lo que llevó al Parlamento a preparar un plan de emergencia para identificar a los colegas y al personal que pudo haber contagiado. Se entiende que un miembro del personal de la Cámara se autoaísla después de haber entrado en contacto con Ferrier.

Una fuente parlamentaria de alto nivel dijo que Test and Trace ya se había desplegado para tratar de identificar contactos, y que al menos una persona podría tener que autoaislarse.

Sin embargo, también se teme que Ferrier haya entrado en contacto con otras personas mientras utilizaba el transporte público, y un sindicato de conductores de trenes la acusó de comportamiento “peligroso y vergonzoso”.

El sindicato Aslef tuiteó: “El personal ferroviario ha trabajado durante esta pandemia para asegurarse de que la red pueda servir al público. Hemos trabajado día tras día para mantener nuestro ferrocarril lo más seguro posible para los pasajeros y el personal. Para un parlamentario, ir en tren sabiendo que tiene Covid-19 es peligroso y vergonzoso.”

El 25 de septiembre, el día anterior a que comenzara a sentirse mal y solicitara una prueba, Ferrier también se reunió con oficiales de policía en su circunscripción. El período de incubación del virus significa que podría haber estado infectada en el momento en que tuvo lugar la reunión.

El jueves por la mañana, Sir Lindsay convocó al jefe de bancada del SNP, Patrick Grady, para una reunión de emergencia durante la cual dejó en claro que Ferrier había violado la ley. Se tiene entendido que hizo saber a Grady su enojo por la situación y que era el partido el que debía tomar medidas.

Se dice que Blackford solo fue alertado del escándalo después de que tuvo lugar la reunión. Poco después de las 7 pm del jueves, confirmó que había suspendido a Ferrier y le pidió que se dirigiera a la policía y al Comisionado Parlamentario de Normas.

El lunes por la noche, poco antes de recibir el resultado de su prueba, Ferrier pronunció un discurso en la Cámara en el que rindió homenaje “a todos los trabajadores y voluntarios clave del NHS en mi circunscripción por su cuidado y compromiso durante los últimos siete meses”.

Sus acciones significan que podría enfrentar una multa de hasta £4.000 bajo las regulaciones del coronavirus, anunciadas a principios de esta semana, dirigidas a personas que rompen “imprudentemente” el autoaislamiento.

Ian Murray, ministro de Escocia por la oposición laborista, describió sus acciones como “asombrosa imprudencia” que había puesto en peligro la vida de las personas. Dijo que violar las reglas dos veces era “simplemente imperdonable” e instó a Sturgeon a establecer qué medidas disciplinarias se tomarían.

Otros acusaron a Ferrier de hipocresía, señalando que ella había afirmado anteriormente que la posición de Cummings como asesor principal de Boris Johnson era “insostenible” después de su viaje a Durham.

Hablando en ese momento, dijo: “La instrucción de sanidad pública es muy claro. Por la seguridad de los demás, cualquier persona con síntomas de coronavirus debe aislarse, de acuerdo con las directrices del Gobierno. No debe salir de casa por ningún motivo.”

“Las acciones de Dominic Cummings han socavado los sacrificios que todos hemos estado haciendo en el encierro para protegernos unos a otros del coronavirus. Su posición es insostenible y debe ser removido de su puesto ahora,” dijo.

En los días que siguieron, criticó repetidamente a los ministros por no condenar las acciones de Cummings, y agregó que había un “silencio ensordecedor” por parte de los conservadores escoceses.

El jueves por la noche, el parlamentario conservador escocés Graham Simpson dijo: “Margaret Ferrier debería escuchar sus propias palabras, hacer lo correcto y renunciar. Si es lo suficientemente desvergonzada como para intentar quedarse después de actuar tan imprudentemente, Nicola Sturgeon debe despedirla. Margaret Ferrier no debería esperar nada menos.”

Un portavoz de la Cámara de los Comunes dijo: “Un parlamentario ha confirmado que ha sido diagnosticado con coronavirus. La prioridad de la Cámara es garantizar que en sus instalaciones las personas estén seguras mientras se facilita su funcionamiento regular.”

“Hemos seguido de cerca las directrices de sanidad pública sobre las acciones a tomar después de un caso confirmado de Covid en nuestras instalaciones. El Parlamento tiene un equipo dedicado para apoyar a los equipos de prueba y rastreo en todo Reino Unido, actuando como punto central de contacto en caso de cualquier casos sospechoso o confirmado, en los que una persona ha estado trabajando en el edificio.”

“También estamos implementando una serie de medidas de limpieza para garantizar que quienes trabajan en la finca puedan mantener un entorno de trabajo limpio e higiénico, y garantizar que el Parlamento se adhiera a la guía del Gobierno de ‘trabajar de forma segura durante el coronavirus’.

“Nuestra evaluación de riesgos describe las medidas que ya hemos implementado para reducir el riesgo de transmisión en el Parlamento. Los Presidentes y los líderes políticos de ambas Cámaras mantienen la situación bajo constante revisión.”


A-Levels se retrasarán el próximo verano, anunciará ministro

Los exámenes preuniversitarios A-Levels se retrasarán tres semanas debido a los planes que están elaborando los ministros, según supo The Telegraph, después de que Downing Street se negara a ceder ante las demandas de que se archivaran por un año más.

Según Whitehall y expertos en educación, el ministro de educación Gavin Williamson confirmará la próxima semana que el calendario de exámenes se extenderá hasta mediados de julio para ayudar a los alumnos a ponerse al día después de cuatro meses de cierre escolar.

Se produce después de que los rectores de la universidad y el exministro de educación conservador Lord Baker pidieran esta semana la cancelación de los exámenes, advirtiendo que los estudiantes no tienen tiempo suficiente para compensar la interrupción causada por el encierro.

Sin embargo, expertos afirman que David Brown, director de operaciones del Ministerio de Educación (DfE), ha dejado claro en una serie de reuniones privadas que los ministros son “inflexibles” en que los exámenes deben realizarse a pesar de la interrupción en curso causada por el Covid-19.

El ministro de educación está decidido a evitar la necesidad de una forma alternativa de evaluación a raíz del fiasco de los exámenes el verano pasado, en el que el algoritmo de Ofqual tuvo que ser reemplazado por las calificaciones evaluadas por los maestros después de una protesta nacional.

En cambio, Brown ha señalado que los ministros y el regulador de exámenes están trabajando en un retraso de tres semanas.

También se entiende que Dame Glenys Stacey, directora de Ofqual, ha aceptado la necesidad de una demora, y el regulador educativo ahora está trabajando en planes para garantizar un cambio oportuno de los resultados antes de que comience el año académico universitario.

Nick Gibb, el ministro de escuelas, se reunirá con los líderes del sector a principios de la próxima semana antes de que Williamson haga el anuncio oficial.

El jueves por la noche, Williamson también impuso el deber legal a las escuelas de proporcionar enseñanza “consistente y de alta calidad” a los estudiantes que se ven obligados a aislarse en casa.

Entrará en vigor el 22 de octubre y continuará durante todo el año académico, y Williamson podrá emprender acciones legales para hacer cumplir el requisito si las escuelas no cumplen.

El DfE pondrá a disposición 100.000 ordenadores portátiles adicionales para garantizar que los estudiantes que se ven obligados a estudiar de forma remota puedan completar el trabajo en casa.

La medida se produce en medio de la preocupación de que algunas escuelas no han proporcionado a los estudiantes la provisión y los recursos adecuados durante el confinamiento.

Cuando se le solicitó un comentario, una fuente del DfE no negó los planes para retrasar los exámenes, y solo afirmó que las cosas iban rápido y estaban sujetas a cambios. Un portavoz también confirmó que Williamson haría un anuncio este mes.

Para adaptarse a las lagunas en el estudio de los alumnos, se cree que los ministros también están buscando introducir más “opciones” en los exámenes.

Esto permitiría a los alumnos responder preguntas sobre un grupo más pequeño de temas en lugar de una amplia gama del programa de estudios, sin que se vean comprometidas las calificaciones de sus exámenes.

También permitiría a los profesores centrarse en partes clave del programa de estudios en lugar de intentar apresurarse durante todo el curso antes de que comience la temporada de exámenes.

Sin embargo, es probable que la demora propuesta encuentre la resistencia de algunos de los sindicatos docentes más grandes del país, quienes argumentan que se requiere una postergación más prolongada debido a la interrupción en curso causada por la pandemia.

Robert Halfon — presidente conservador del comité de educación de la Cámara de los Comunes — ha pedido a los ministros que lancen una “evaluación urgente” de cuán atrasados ​​están los estudiantes antes de determinar cuánto tiempo retrasar los exámenes.

Varios sindicatos también están pidiendo que Williamson elabore un ‘Plan B’ en caso de que se vea obligado a cancelar los exámenes debido al resurgimiento del Covid-19 — lo que implicaría un sistema más sólido de calificaciones evaluadas por los maestros.

Por otra parte, Lord Baker — quien se desempeñó como secretario de educación con Margaret Thatcher — dijo a The Telegraph que creía que sería “imposible” tener exámenes el próximo año sin colocar a los estudiantes más pobres en una desventaja significativa.

Añadió que, si bien los alumnos más adinerados y con educación privada podrían recuperar el tiempo perdido, los estudiantes de entornos desfavorecidos que carezcan del equipo para estudiar en casa tendrían “grandes dificultades para ponerse al día”.

“Es tremendamente injusto esperar que se pongan al día. No hay un campo de juego parejo, porque ya hay fracturas presentes este año en todo el país.”

Un portavoz del DfE dijo: “Hay una serie de medidas propuestas por Ofqual después de una consulta pública, incluido un posible retraso breve en el calendario de exámenes y cambios específicos de la asignatura para reducir la presión sobre el tiempo de enseñanza.”

“Continuaremos trabajando con las partes interesadas de la escuela y la universidad, Ofqual y las juntas de examen, para garantizar que los exámenes en 2021 sean justos.”

Mantengan la calma, respeten el toque de queda

METRO — JUEVES, 1 DE OCTUBRE DE 2020

Primer ministro nos insta a seguir las reglas o endurecerá medidas

Boris Johnson ha instado al público a seguir sus reglas sobre el coronavirus o enfrentar restricciones aún más estrictas.

El primer ministro británico ha hecho un llamamiento a la calma mientras se reportaban 7.108 nuevos casos ayer, con otras 71 muertes por segundo día consecutivo.

El profesor Chris Whitty, director médico de Inglaterra y quien acompañó al primer ministro en la sesión informativa de ayer a las 5 pm, advirtió que el número de pacientes en hospitales y unidades de cuidados intensivos (UCI) está aumentando.

La conferencia de prensa se produjo pocas horas después de que el Speaker [presidente de la Cámara de los Comunes] Sir Lindsay Hoyle amonestara a Johnson por mostrar un “total desprecio” por el hemiciclo al introducir leyes sin dar a los parlamentarios la oportunidad de examinarlas.

El primer ministro admitió que las recientes restricciones — como el toque de queda gubernamental a las 10 pm en los bares y su Regla de 6 — tomarían más tiempo para eliminar los casos. “Me gustaría poder decirles que el impacto ya ha comenzado a aparecer, pero tomará tiempo en materializarse,” dijo. “Debemos luchar contra el virus ahora. Estoy absolutamente seguro de que con un aumento constante de las pruebas, con mejores tratamientos y, por supuesto, con la perspectiva de una vacuna, lo superaremos.”

Pidiendo ‘tolerancia colectiva, sentido común y disposición para hacer sacrificios’, Johnson agregó: ‘Tengo que dejar claro que, si la evidencia lo requiere, no dudaremos en tomar más medidas que, me temo, serían más duras que las que hemos puesto en vigor ahora.”

Sir Patrick Vallance, el principal asesor científico del Gobierno, dijo que aunque aumentan los casos, ahora hay muchas más pruebas. Añadió: “El número de casos que se notificaron en marzo fue casi con certeza una gran subestimación del total. Es mucho más probable que, en marzo y abril en que fue el pico, estuviéramos viendo más de 100,000 casos al día en ciertos momentos.”

Entretanto, el primer ministro era criticado por Sir Lindsay, quien le acusó de imponer nuevas restricciones y multas sin revelar los detalles hasta el último minuto.

El Speaker dijo a la Cámara de los Comunes: “La forma en que el Gobierno ha ejercido su poder de hacer legislación secundaria durante esta crisis ha sido totalmente insatisfactoria.”

“Con demasiada frecuencia, se han publicado importantes instrumentos legales en cuestión de horas antes de que entren en vigor, y algunas explicaciones de porqué han entrado en vigor medidas importantes antes de que puedan ser presentadas ante esta Cámara no han sido convincentes, y muestran un total desprecio por esta Cámara.”

Los comentarios del Speaker se produjeron cuando más de 50 parlamentarios conservadores amenazaron con una rebelión ayer, lo que llevó al ministro de sanidad Matt Hancock a prometer que consultaría a los Comunes antes de que se introduzcan nuevas reglas ‘significativas’, que se apliquen a toda Inglaterra y Reino Unido en el futuro. Los parlamentarios estaban dispuestos a respaldar una enmienda de Sir Graham Brady, presidente del grupo parlamentario conservador 1922 Committee, pidiendo al primer ministro que esperara a que los parlamentarios examinaran las nuevas reglas antes de introducirlas.

Sin embargo Sir Lindsay rechazó la enmienda a la Ley de Coronavirus, diciendo que sentía que no podía votar sobre ella según los términos del debate.

Más de 16 millones de personas en Reino Unido enfrentan mayores restricciones luego que se indicara el cierre hoy de cuatro áreas del norte de Gales. El líder laborista Sir Keir Starmer dijo: “Si el primer ministro no comprende las reglas y los líderes de los ayuntamientos de su propio partido se quejan de mensajes contradictorios, ¿cómo espera que el resto del país comprenda y siga las reglas?”

Johnson respondió: “En realidad, creo que la gente de este país comprende y sigue de manera abrumadora las reglas.”

Johnson dice a críticos del confinamiento: solo hay una forma de hacer esto

THE DAILY TELEGRAPH — JUEVES, 1 DE OCTUBRE DE 2020

Primer ministro dice que la única forma de vencer segunda ola de coronavirus es que todos hagamos sacrificios ‘sin importar cuán impacientes estemos’

Boris Johnson ha desafiado pedidos de flexibilización de las restricciones por el Covid-19, insistiendo en que la “única manera” de combatir una segunda ola del virus es haciendo sacrificios que podrían tener que ser más estrictos.

En respuesta a sus críticos, el primer ministro británico dijo en una conferencia de prensa en Downing Street que “no importa cuán impacientes estemos, lo hartos que estemos, sólo hay una manera de hacerlo”.

Las declaraciones se producen después de que el canciller Rishi Sunak dijera que es hora de vivir “sin miedo” mientras muchos parlamentarios conservadores advertían que los bloqueos están dañando la economía.

Al dejar en claro su decisión de ceñirse a su plan, Johnson dijo: “Sé que algunas personas pensarán que tendríamos que rendirnos y dejar que el virus siga su curso, a pesar de la enorme pérdida de vidas que pudiera conllevar.”

“Tengo que decir que estoy profundamente en desacuerdo. Y no creo que sea lo que quieren los británicos. No creo que quieran tirar la esponja; quieren luchar y vencer a este virus, y eso es lo que vamos a hacer.”

El mandatario dijo que si la gente no cumple con las reglas, tendrán que venir restricciones “más onerosas”.

Sugirió también que la segunda ola de coronavirus era un problema ‘localizado’ e insistió en que no quería imponer más restricciones nacionales, aunque se negó a descartar un nuevo confinamiento nacional.

Johnson citó nuevos datos que muestran que el virus se estaba propagando en gran medida en el norte de Inglaterra y Escocia como “una razón más” para que el Gobierno se concentre en bloqueos selectivos.

Sus puntos de vista lo pusieron en desacuerdo con sus asesores científicos, quienes dijeron que era “demasiado pronto para decir” si el Covid podría limitarse a solo brotes locales, haciendo la predicción de “un largo invierno por delante”.

El primer ministro había acordado anteriormente un trato con los rebeldes conservadores, que le exigían que diera más voz al Parlamento sobre las nuevas restricciones.

A los parlamentarios se les dará un voto sobre “medidas nacionales … siempre que sea posible”, dijo el Gobierno. La medida acabó con una revuelta de hasta 80 parlamentarios conservadores, pero permitirá que Johnson implemente políticas de bloqueo local sin consultar al Parlamento.

Los comentarios de Johnson el miércoles se sumarán a las especulaciones de que podrían surgir restricciones regionales adicionales esta semana, mientras fuentes gubernamentales dicen que es probable que Merseyside sea la próxima localidad a confinar, después de que las tasas de contagio aumentaran a más de 200 por cada 100.000 personas — cuatro veces el promedio de Inglaterra.

Johnson sigue sometido a una intensa presión no solo de su propio partido, sino también de los electores en las zonas de confinamiento locales — donde muchas personas no comprenden las reglas.

El primer ministro, quien se vio obligado a disculparse el martes después de confundir las reglas en el noreste, también ha tenido que defender toda su política ante los parlamentarios conservadores, que creen que la gente debería poder tomar sus propias decisiones sobre el riesgo.

En la conferencia de prensa de Downing Street, dijo: “No importa lo impacientes que estemos, lo hartos que estemos; solo hay una forma de hacer esto, y es mostrando tolerancia colectiva, sentido común y voluntad para hacer sacrificios por la seguridad de los demás.”

Dijo que la lucha contra el virus había llegado a un “momento crítico” y emitió una nueva advertencia de más restricciones que podrían venir, diciendo: “Tengo que dejar claro que, si la evidencia lo requiere, no dudaremos en tomar más medidas que podrían ser más onerosas que las que hemos puesto en vigor ahora.”

Un total de 7.108 personas han dado positivo por coronavirus el miércoles, con 71 muertes. Sir Patrick Vallance, asesor científico en jefe del Gobierno, dijo que las estadísticas del Covid estaban “encaminadas en la dirección equivocada”, y agregó: “Aquí no hay razón para confiarse.”

El profesor Chris Whitty, director médico, mostró una serie de gráficos que mostraban las admisiones hospitalarias por coronavirus y el aumento de las tasas de contagio — mucho más abruptas en el noreste y noroeste que en otras partes del país.

Johnson dijo: “Estamos viendo algunos picos locales muy claros. Puede ser que este sea un fenómeno más localizado esta vez, en cuyo caso [hay] más razones para que nos concentremos en estas soluciones locales tanto como en estas soluciones nacionales.”

“No quiero volver a un bloqueo nacional donde … la indicación general sea quedarse en casa.”

El profesor Whitty dijo que era posible que los casos pudieran estar “altamente concentrados en ciertas áreas”, como sucedió en España e Italia y que “de hecho podríamos contenerlos dentro de las áreas donde están”. Pero agregó: “Es demasiado pronto para decir esto. Tenemos un largo invierno por delante.”

Los nuevos hallazgos del mayor seguimiento de las tasas de contagio de Covid en todo el país sugieren que la tasa ‘R’ de transmisión puede haber caído de 1,7 a 1,1 entre el 18 y el 26 de septiembre. El estudio — hecho por el Imperial College London y la encuestadora Ipsos Mori — muestra que una de cada 200 personas está infectada, con tasas dos veces más altas entre las personas de 18 a 24 años.

La decisión de Johnson de calificar el aumento de contagios por Covid como una serie de brotes localizados hizo sonar las alertas entre los parlamentarios conservadores — a quienes anteriormente se había prometido una mayor participación en las futuras decisiones de bloqueo.

Después de días de presión por parte de los rebeldes liderados por el presidente del grupo parlamentario conservador 1922 Committee, Sir Graham Brady, el Gobierno se comprometió a un acuerdo que garantiza que las decisiones más importantes sobre los confinamientos de emergencia se debatan y voten en el Parlamento.

Matt Hancock, el ministro de sanidad, dijo a los Comunes: “Para medidas nacionales significativas, con efecto en toda Inglaterra o en todo Reino Unido, consultaremos al Parlamento; siempre que sea posible, realizaremos votaciones antes de que tales regulaciones entren en vigor.”

Sin embargo, dijo que “responder al virus significa que el Gobierno debe actuar con celeridad cuando sea necesario, y no podemos retrasar las regulaciones urgentes que se necesitan para controlar el virus y salvar vidas.”

Las declaraciones se conocen después de que el Speaker [presidente] parlamentario Sir Lindsay Hoyle acusara al Gobierno de mostrar un ‘total desprecio’ por el Parlamento al aprobar leyes sin escrutinio y publicar la legislación minutos antes de que entrara en vigencia.

Sir Graham dijo que la concesión mostraba que el Gobierno ahora “comprendía la importancia de un escrutinio adecuado en este lugar y los beneficios que esto puede traer también una mejor gobernabilidad.”

Sin embargo Sir Charles Walker, vicepresidente del 1922 Committee, dijo que el hecho de que el Gobierno concediera solo 90 minutos a los parlamentarios para debatir la renovación semestral de la Ley de Coronavirus era “una vergüenza”, y agregó: “Tengo que decir que, si este es el presagio de las promesas por venir, no es suficientemente bueno.”

Los Comunes respaldaron la renovación de la Ley de Coronavirus, que cubre algunos — pero de ninguna manera todos — los poderes de emergencia utilizados durante la pandemia, por 330 votos contra 24.

Mientras tanto, se introducirán cierres en Denbighshire, Flintshire, Conwy y Wrexham, en el norte de Gales, a partir de las 6 de la tarde del jueves.


Aliado de Downing Street advierte que Johnson ‘pagará caro’ su enfoque draconiano

Un aliado del Número 10 de Downing Street [la oficina del primer ministro británico] ha pedido al gobierno de Boris Johnson que cambie su estrategia para el coronavirus y se concentre más en el impacto económico de la pandemia, en medio de crecientes críticas sobre el manejo de la crisis por parte de su Gobierno.

James Frayne — quien es cercano al asesor principal de Johnson, Dominic Cummings, y hasta hace poco llevó a cabo una investigación de focus groups para la Oficina del Gabinete — acusó al Gobierno de “jugar con la muerte política en los últimos tiempos” y advirtió que el enfoque draconiano de Downing Street “costará caro en tiempos más tranquilos”.

Los parlamentarios pasaron el miércoles haciendo circular ampliamente el artículo que Frayne escribió para la página web Conservative Home, donde instaba al Número 10 a “bajar de categoría a los científicos”.

También pidió al Gobierno “desatar” a Rishi Sunak, el canciller, para que sea “honesto con el público” sobre los riesgos para la economía y los puestos de trabajo causados ​​por el Covid-19.

Frayne acusó al Gobierno de “malinterpretar el carácter de los ingleses” al animarlos a “delatar” a sus vecinos, diciendo: “Los ministros deberían recordar quiénes son los ingleses: respetuosos de la ley, imparciales, centrados en la familia [nuclear] y, en última instancia, liberales.”

“Empujarlos a la desobediencia civil para proteger a sus familias terminará catastróficamente mal. Y, hagas lo que hagas, no te metas con la Navidad inglesa.”

Asimismo, advirtió a Downing Street que no siga “haciéndose enemigo de por vida de los padres de estudiantes de clase media como en las últimas semanas”.

A pesar de su carrera en la investigación de grupos focales para estudiar reacciones de mercado, Frayne — también allegado cercano de Michael Gove, ministro de la Oficina del Gabinete — sugirió que el Gobierno debe ‘deshacerse de casi todas las encuestas de opinión’, diciendo: “La opinión pública está en un estado de total irrealidad y lo ha estado por muchos meses.”

El experto en investigación de mercado — cuya empresa Public First recibió un contrato de £840.000 en julio para investigar la opinión pública sobre las políticas Covid-19 del Gobierno — señaló que “el público no tiene ninguna idea sobre el estado real de la economía y, por lo tanto, no tienen ningún sentido las compensaciones que el Gobierno está haciendo entre la salud pública y las finanzas públicas”.

Pidiendo a Sunak que “comience a decirle al público algunas verdades fundamentales sobre la necesidad de proteger la economía”, dijo: “El público no es tonto y llegará a aceptarlo. Pero es un mensaje que va a tomar un tiempo para filtrar; debe entregarse ahora.”

“Desde el punto de vista estratégico, la comunicación sobre la economía es ahora el desafío de comunicaciones más importante, debido a la necesidad de preparar a las personas para un riesgo equilibrado.”