Universidades detienen clases presenciales por aumento de contagios en alumnos

THE GUARDIAN — MIÉRCOLES, 7 DE OCTUBRE DE 2020

Al menos 5.000 casos confirmados reportados entre estudiantes y personal en centros de estudios superiores de todo el país

Los esfuerzos para reabrir universidades en medio de la pandemia parecían desmoronarse anoche, ya que tres de las universidades más grandes del país han pedido el cese de la enseñanza presencial.

Más de 80 universidades en Reino Unido han informado al menos 5.000 casos confirmados de Covid-19 entre estudiantes y personal — incluidos más de 1.000 en la Universidad de Manchester, que anunció que suspenderá las clases dentro de sus instalaciones.

Se produjo cuando se confirmaron 14.542 nuevos casos en todo Reino Unido el martes, 2.000 más que el día anterior. Se confirmó la muerte de 76 pacientes con Covid y 2.833 estaban hospitalizados con el virus.

Siendo la ciudad mancuniana una de las más afectadas del país, tanto la Universidad de Manchester como la Universidad Metropolitana de Manchester (MMU) dijeron que suspenderán las clases y seminarios, excepto por algunos cursos especializados, y pasarían a la enseñanza por internet hasta por lo menos el final de octubre.

“Las universidades de Manchester se están moviendo por internet para gestionar los brotes, que podrían haberse evitado si nos hubieran escuchado antes,” dijo Martyn Moss, encargado regional del gremio University and College Union (UCU) — que hizo un llamado hace 10 días para que todas las clases universitarias sean realizadas por internet.

La Universidad de Sheffield — que informó casi 600 casos confirmados entre estudiantes y personal — también dijo que dejaría de enseñar presencialmente, excepto para cursos clínicos, hasta el 19 de octubre.

“Usaremos este período de transición para implementar medidas adicionales de mitigación de riesgos que permitirán la reanudación de la enseñanza presencial,” dijo el vicerrector de Sheffield, Koen Lamberts, en un correo electrónico al personal.

El personal de la Universidad de Northumbria — que anunció 770 casos confirmados entre sus estudiantes el viernes — votó en una reunión de emergencia el martes para decidir en una votación iniciar una huelga, además de pedir que el rector de la universidad, Andrew Wathey, renuncie de inmediato.

La sucursal UCU de Northumbria ha formalizado un proceso legal al acusar a la gerencia de la universidad de no abordar las preocupaciones de sanidad y seguridad. Newcastle es también una de las áreas más afectadas en Reino Unido, con más de 1.200 nuevos casos de coronavirus en los últimos siete días.

Otras universidades también dijeron que tenían brotes crecientes, dos semanas después de que los estudiantes se mudaran a los campus al comienzo del nuevo año académico.

Por su parte, la MMU reveló que tenía 500 casos confirmados al 27 de septiembre, poco después de que ordenara a 1.700 estudiantes aislarse en sus residencias. Noventa y uno de sus estudiantes han sido multados con £50 y recibieron una advertencia después de romper las reglas de distanciamiento social o asistir a fiestas en residencias de estudiantes, mientras que otros 39 han recibido advertencias.

Los brotes continúan aumentando en todo el país. Aberdeen reportó un total de 122 casos y la Universidad de Exeter dijo que estaba en el centro de casi 300 nuevos casos reportados en la ciudad. Se dice que la Universidad de Birmingham tiene unos 300 casos entre sus estudiantes.

El número de escuelas públicas en Inglaterra que tuvieron que cerrar parcialmente debido a contagios de Covid-19 entre alumnos y personal también aumentó nuevamente la semana pasada, según las últimas cifras del Ministerio de Educación.

Si bien el número de alumnos que asistieron mejoró, la proporción de escuelas sin un número significativo de alumnos por razones relacionadas con el coronavirus siguió aumentando, del 6% al 7%, o más de 1,500 escuelas en total.

En su discurso en la conferencia del Partido Conservador, Boris Johnson dijo que quería extender el uso de la matrícula individual que se está planificando actualmente para ayudar a los alumnos a ponerse al día con sus clases perdidas debido al coronavirus.

“Todos podemos ver las dificultades, pero creo que una enseñanza tan intensiva podría ser transformadora y de gran tranquilidad para los padres,” dijo Johnson, sin dar más detalles.

Sin embargo, los sindicatos de enseñanza pusieron paños fríos sobre la ambición de Johnson, cuestionando cuántos alumnos se beneficiarían y si el dinero podría gastarse mejor.

“Los planes apresurados y no probados siempre conducirán a una disfunción. Lo que se presenta como una solución mágica para los jóvenes desfavorecidos podría resultar en que se pase menos tiempo con maestros calificados,” dijo Kevin Courtney, secretario general adjunto de la Unión Nacional de Educación (NEU).

Fiasco de categoría mundial: 48.000 contactos se pierden sin dejar rastro

METRO — MARTES, 6 DE OCTUBRE DE 2020

‘Fallo’ informático pone miles de vidas en riesgo | Ministro Hancock y directora Harding, blanco de críticas en nueva crisis

Hasta 48.000 personas expuestas al coronavirus pueden haberlo estado propagando sin saberlo por todo el país cuando debían haberse autoaislado, después de un error informático del ‘caótico’ sistema de rastreo de contactos del Gobierno.

La debacle se ha atribuido a una hoja de cálculo de Excel que alcanzó su capacidad y no se actualizó.

El error significó que 15.841 casos positivos registrados entre el 25 de septiembre y el 2 de octubre no se agregaron a las cifras oficiales hasta el fin de semana, y 48.000 personas que habían estado en contacto cercano con personas infectadas no fueron informadas ni se les dijo que se autoaislaran. Ayer por la mañana, el 49 por ciento todavía no había sido contactado.

La revelación se produce después de que Boris Johnson dijera a los parlamentarios el 20 de mayo que Gran Bretaña tendría un sistema de prueba, seguimiento y rastreo ‘de categoría mundial’ para el 1 de junio. Y este domingo, dos días después de que el Gobierno se dio cuenta del problema, declaró el sistema era “realmente muy, muy bueno”.

Esto provocó llamamientos para una disculpa del ministro de sanidad Matt Hancock y el despido de la baronesa Dido Harding, jefa de Test and Trace.

Downing Street insistió en que el primer ministro británico Boris Johnson todavía tiene confianza en la alta funcionaria conservadora — que supervisó una violación masiva de datos cuando estaba a cargo del gigante tecnológico TalkTalk.

Hancock dijo que el fallo informático de Public Health England era más culpable que la prueba y rastreo del NHS del Gobierno. Dijo que los sistemas se estaban “actualizando”.

Mientras tanto, el número de casos de coronavirus en Reino Unido aumentó en otros 12.594 hasta 515.571, mientras que las muertes aumentaron en 19 a 42.639, por debajo de las 32 del día anterior. El ministro de sanidad de la oposición, Jonathan Ashworth, dijo: ‘Miles de personas han quedado expuestas alegremente y sin saberlo al Covid, potencialmente propagando este virus mortal en un momento en que las admisiones hospitalarias están aumentando y estamos en la segunda ola.”

“Esto no es solo un desastre: es mucho peor, está poniendo vidas en riesgo y debería disculparse.”

“El sistema no es competente ni está mejorando, los problemas están empeorando y el Gobierno está fallando en lo básico.”

Por su parte, la parlamentaria del Partido Verde, Caroline Lucas, dijo: “¿Cuándo entregará el Gobierno un sistema funcional de prueba y rastreo? ¿Por qué Dido Harding sigue en el cargo?”

La espectacular actualización de las cifras de contagio ha hecho que la tasa semanal de casos de Covid-19 aumente en muchas áreas de Inglaterra, especialmente en el norte.

Manchester tiene ahora la tasa más alta de Inglaterra, con 2.740 casos en los siete días hasta el 1 de octubre, lo que equivale a 495,6 casos por cada 100.000 personas comparados con los 223,2 de la semana anterior. Liverpool tiene la segunda tasa más alta, mientras que la cercana localidad de Knowsley en Merseyside ocupa el tercer lugar.

También ha habido fuertes subidas en Newcastle upon Tyne, Nottingham, Leeds y Sheffield.

Johnson dijo: “La incidencia que estamos viendo en los casos corresponde prácticamente a donde pensábamos que estábamos. Y, para ser franco, creo que los números ligeramente más bajos que habíamos visto, ya sabes, no reflejaban realmente hacia dónde pensábamos que era probable que se fuera a dirigir la enfermedad, así que creo que estos números son realistas.”