Indican a ciudades del norte que podrían ser las siguientes

THE DAILY TELEGRAPH — MIÉRCOLES, 21 DE OCTUBRE DE 2020

Primer ministro no descarta bloqueos regionales después de colocar a Manchester en Nivel 3

Se ha advertido a las ciudades del norte que para el fin de semana podrían recibir las mismas duras restricciones por el Covid-19 impuestas a Manchester, mientras Boris Johnson sugería que podrían producirse confinamientos regionales a gran escala.

Manchester será situada en el Nivel 3 a partir de la medianoche del jueves contra la voluntad de sus autoridades, después de que no lograran llegar a un acuerdo financiero con el Gabinete.

La medida se conoce después de 11 días de disputas que han amenazado con descarrilar el sistema de tres niveles del Gobierno, y han enfrentado a los parlamentarios conservadores del norte contra el primer ministro británico.

Se espera también que las autoridades de South Yorkshire acepten que su región sea colocada en el Nivel 3 el miércoles mientras West Yorkshire, el Noreste, Teesside y Nottingham siguen en conversaciones con el Gobierno.

El lunes por la noche, Matt Hancock, el secretario de sanidad, sugirió que el Noreste no se movería al nivel superior todavía porque hay «señales tempranas» de que el número de casos está «comenzando a estabilizarse», pero advirtió que podrían ser necesarias más medidas en Nottingham.

Johnson advirtió que el país estaba en un ‘camino sin margen de maniobra’ y dijo que no podía ‘descartar’ nuevas medidas haciendo hincapié en que no quería volver a imponer un bloqueo nacional, y que creía que las medidas regionales eran mejores ‘dada la forma en que se propaga el virus’.

El acuerdo con las autoridades de la ciudad de Manchester colapsó cuando el alcalde metropolitano, Andy Burnham, rechazó una oferta de £60 millones para ayudar a las empresas locales, insistiendo en que £65 millones era lo mínimo que aceptaría.

Johnson dijo que le parece ‘lamentable’ tener que actuar unilateralmente, pero agregó: «Dada la situación de sanidad pública … si no actuáramos pondríamos en riesgo al NHS de Manchester, y las vidas de muchos de sus residentes.»

Burnham acusó al primer ministro de «jugar al póquer con la vida de la gente», pero negó haber abandonado las conversaciones para conseguir un golpe de propaganda.

El primer ministro también enfrentó una feroz reacción de algunos de sus propios parlamentarios de los escaños que eran parte del «Muro Rojo», uno de los cuales dijo que el Gobierno era el culpable del ‘abrumador’ fracaso de la negociación.

Mientras tanto el líder del Consejo de Hartlepool — una de las áreas en discusión para recibir medidas de nivel máximo — dijo que a los ministros se les diría que ‘se vayan al diablo’ si sugieren poner a la ciudad en Nivel 3.

El miércoles, los laboristas intentarán abrir una brecha entre el Gobierno y sus parlamentarios del norte al forzar una votación sobre si el canciller Rishi Sunak debe extender el furlough [programa de protección de empleo] a las áreas en Nivel 3, pagando el 80 por ciento de los salarios de aquellos que no puedan trabajar y no solo los dos tercios que paga actualmente.

Aunque la votación será simbólica, está diseñada para presionar a los tories del norte para que se rebelen contra su propio Gobierno, y debiliten su política de tres niveles.

Hasta 12 millones de personas podrían tener que vivir bajo las medidas del nivel 3 — es decir, con cierre de pubs y algunos otros negocios, y la prohibición de interactuar entre núcleos familiares distintos — después de que Manchester se uniera a Merseyside y Lancashire en la categoría de restricciones más severa.

Sin embargo, Johnson no dejó dudas de que las medidas podrían endurecerse aún más, ya que se negó a descartar bloqueos regionales de tipo «interruptor automático» en las próximas semanas, mientras uno de sus asesores más importantes sugería que incluso serían necesarios.

Otras 21.331 personas dieron positivo por coronavirus el martes — casi 1.900 más que el récord anterior — y se produjeron 241 muertes más, la cifra más alta desde el 5 de junio.

El subdirector médico nacional Jonathan Van-Tam, por su parte, dijo en una conferencia de prensa de Downing Street que la tasa de contagio conocida como ‘número R’ todavía estaba por encima de uno — lo que significa que el virus se está propagando exponencialmente, incluso en áreas de nivel 3.

«Ahora estamos yendo con los frenos parcialmente puestos, y la ‘R’ es de 1.3 a 1.5, según las últimas estimaciones. Así que no podemos quitar el freno de esto, y es posible que tengamos que presionar el pedal un poco más fuerte para volver a controlarlo,» dijo.

En un indicio de que podría haber bloqueos regionales más estrictos, el profesor Van-Tam agregó: «En áreas donde está fuera de control, se necesitan medidas duras.»

«Pero creo que, en este momento, es apropiado insistir en esas medidas duras similares en, por ejemplo, el suroeste de Inglaterra o Kent, donde los niveles de la enfermedad son muy, mucho más bajos que en el norte de Inglaterra — ¿El ‘cortafuegos’ nacional del que hablaste?

«No, no creo que eso sea correcto. No creo que sea consistente con el panorama epidemiológico que estamos viendo.»

El subdirector médico dijo que tardaría de dos a tres semanas apreciar si las últimas medidas habían sido efectivas, mientras fuentes gubernamentales sugirieron que es poco probable que haya un «interruptor» antes de esa fecha. Una fuente afirmó que los ministros habían planeado a finales de noviembre cierres regionales si fueran necesarios.

Johnson dijo: «Hoy estamos caminando por un camino sin espacio de maniobra porque no queremos volver a un bloqueo nacional … dada la forma en que se propaga el virus».

Durante al menos 28 días, los pubs de Manchester deberán cerrar a menos que puedan funcionar como restaurantes, junto con tiendas de apuestas, casinos, salas de bingo, centros de juegos para adultos y áreas de juego infantiles. Se permitirá que los gimnasios permanezcan abiertos, lo que probablemente aumente la presión sobre los ministros para permitir que los gimnasios de Merseyside vuelvan a abrir.

Las conversaciones con las autoridades metropolitanas de Manchester se rompieron después de que ninguna de las partes cediera acerca de los £5 millones en fondos adicionales que exigían. Fuentes gubernamentales afirmaron que se había acordado una subvención de £55 millones con los funcionarios locales, antes de que Burnham subiera la apuesta a £65 millones en una llamada telefónica con el primer ministro.

Johnson insistió en que no podía ofrecer a las empresas en Manchester más de £60 millones de apoyo durante el cierre de 28 días de Nivel 3, porque eso quedaría «fuera de lugar» con lo que se le asignó a Merseyside y Lancashire per cápita.

Merseyside — con la mitad de la población metropolitana de Manchester — recibió £30 millones y Johnson, junto a Sunak, insistió en que no podía asignar más a una zona que a otra.

Sin embargo, parlamentarios conservadores de los antiguos escaños laboristas del «Muro Rojo» del Norte describieron el resultado como un fracaso «abrumador».

Sugirieron que Johnson había dado a los laboristas una victoria propagandística al negarse a darle a la región £5 millones adicionales — un hecho que sir Keir Starmer aprovechó rápidamente. El líder laborista dijo que los conservadores habían tratado al Norte «con desprecio».

Los parlamentarios conservadores del norte ahora temen que los conservadores sean retratados como ‘el partido del sur’ — lo cual les generará dificultades en las elecciones locales del próximo año.

William Wragg — parlamentario conservador de Hazel Grove (Manchester) — dijo: «La sensación de fracaso es abrumadora. Se requiere liderazgo de todos. La confianza se deposita en todos nosotros, y ese es el privilegio de los cargos públicos.»

Dijo en la Cámara de los Comunes: «Siento una profunda decepción por este fracaso colectivo que hemos visto hoy, y francamente, mis electores merecen algo mejor.»

«Resistiré el impulso de perder la paciencia. Pero digo esto: la definición de locura es seguir haciendo lo mismo una y otra vez con la esperanza de que salga bien. Hemos tenido tres meses de intervenciones en el área metropolitana de Manchester, que han dado muy pocos resultados. No puedo evitar temer que la medicina sea mucho peor que la enfermedad.»

Tras la confusión sobre los fondos que recibiría Manchester, fuentes gubernamentales dijeron que la región recibiría los £60 millones ofrecidos, junto con £22 millones adicionales para apoyar pruebas y rastreos locales y su aplicación.

A pesar de ello las conversaciones continuarán, ya que los ministros quieren que Burnham y otros líderes locales decidan cómo distribuir los fondos entre los 10 ayuntamientos de la región.

Unos 1.809 pubs en el área metropolitana de Manchester tendrán que cerrar — según los asesores inmobiliarios Altus Group — y otros 2.158 dejarán de operar en Merseyside y Lancashire.

Burnham negó que su intención haya sido de «robar protagonismo» en vísperas de las elecciones locales del próximo año, al rechazar cualquier oferta que le extendiera el Gobierno. Dijo que los ministros habían adoptado una posición de «recibe lo que te ofrecemos» y expresó sus dudas sobre el éxito que tendrán las nuevas restricciones.

A pesar de esto, la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon se está preparando para seguir el ejemplo de Johnson, al anunciar que Escocia adoptará un sistema de bloqueo escalonado a partir del 2 de noviembre si se aprueba la medida en el parlamento de Holyrood la próxima semana.

De otro lado, el secretario de transportes Grant Shapps ha amenazado con tomar el control directo del organismo de gobierno local Transport for London (TfL), a menos que el alcalde capitalino Sadiq Khan acepte un paquete de medidas, entre las que se encuentran un aumento del impuesto municipal, una zona de cobro por congestión más grande y tarifas más altas para metro y autobús a cambio de recibir financiación de rescate, según informa el diario Financial Times.

El martes, Sunak sugirió que las restricciones del coronavirus significarán a largo plazo una reducción en la economía de £80.000 millones.

Cuando los parlamentarios le pidieron que evaluara el impacto económico de las políticas de confinamiento, Sunak dijo a los Comunes: «La OBR [Oficina Británica de Responsabilidad Presupuestal] y el FMI [Fondo Monetario Internacional], proyectan un 3% de daño luego de la pandemia, lo que significará que nuestra economía podría tener de £70 a £80 mil millones menos en el futuro.»

Saldo mortal aumenta… pero no por Covid

METRO — MARTES, 20 DE OCTUBRE DE 2020

En solo 6 meses, las víctimas de diabetes han subido 86%, de cáncer de próstata 53%, de Parkinson 79%, de cáncer de mama 47%, de cáncer intestinal 46%

El número de personas que mueren en casa por enfermedades distintas al Covid-19 se ha disparado desde el confinamiento.

Cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) de marzo a septiembre revelan que cada semana se registran casi 1.000 muertes, 26.000 más que en el mismo período del año pasado.

Entre las principales causas de muerte se encuentran la diabetes (aumento del 86%), el Parkinson (79%), el cáncer de próstata (53%), el cáncer de mama (47%) y el cáncer intestinal (46%), mientras las muertes de mujeres con demencia han aumentado en un 75%.

La profesora Karol Sikora, directora del proveedor de atención oncológica Rutherford Health, dijo que era hora de hacer «preguntas difíciles para evitar aún más muertes innecesarias». La oncóloga indicó también que «el Covid-19 mata … pero también lo hace el confinamiento».

Fiona Carragher — de la Alzheimer’s Society y ex subdirectora científica del NHS England — culpó a los «terribles efectos secundarios del bloqueo». Añadió: “El aislamiento, el miedo y la suspensión de los servicios de asistencia sanitaria y social habrán contribuido al aumento catastrófico de las personas que mueren con demencia. Lo vimos en los hogares de ancianos y ahora estamos viendo el impacto en la comunidad.»

Ayer se registraron otras 80 muertes por coronavirus, junto con 18.804 casos nuevos, frente a los 16.982 del domingo.

Las cifras de la ONS revelan que hubo 27 millones menos de citas con el GP [médico de cabecera] entre marzo y agosto que en el mismo período del año pasado.

Covid-19 es ahora la séptima causa principal de muerte a domicilio para los hombres y la undécima para las mujeres. El ochenta por ciento de las muertes ocurren entre personas mayores de 70 años, y las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte, cobrando 12.029 vidas en ese período — 2.343 más de lo normal.

«La mayoría de estas muertes se habrían producido normalmente en el hospital y la gente se ha mostrado reacia a ir, se ha desanimado de asistir o los servicios se han interrumpido,» dijo el profesor David Spiegelhalter, de la Universidad de Cambridge. «No está claro cuántas de estas vidas podrían haberse prolongado si hubieran ido al hospital.»

Cancer Research UK ha calculado que se han perdido 350.000 referencias desde marzo. Y las organizaciones benéficas han advertido que miles de personas con enfermedades terminales están perdiendo atención.

«El acceso a una atención de calidad al final de la vida es fundamental,» dijo Adrienne Betteley, de Macmillan Cancer Support.

«Desafortunadamente, estamos viendo una demanda sin precedentes de cuidados para el final de la vida en hogares privados, en un momento en que los equipos ya están agotados.»

Mike Brookes, de 78 años y natural de Rochdale, fue diagnosticado con Alzheimer durante el confinamiento y necesita cirugía cardíaca. «Se ha deteriorado enormemente durante el período,» dijo su esposa Liz, de 64 años, quien también es su cuidadora. «Aunque dicen que no hay coronavirus en el hospital, ¿cómo puede una estar segura?»

Mientras tanto, últimas cifras del Gobierno muestran que había 5.402 pacientes con Covid-19 hospitalizados en Inglaterra el lunes, frente a los 3.665 de hace una semana, mientras que 528 estaban en camas con ventilador frente a las 426 de siete días antes.