Trump apuesta por nuevos fármacos radicales para vencer al virus

THE SUNDAY TIMES — DOMINGO, 4 DE OCTUBRE DE 2020

Reina confusión sobre verdadero estado de salud de mandatario pero dice a los médicos: ‘podría irme de aquí hoy’

Donald Trump ha confiado su recuperación del Covid-19 a un fármaco experimental en medio de afirmaciones de que sus “signos vitales” se vieron afectados por el virus y su recuperación pende de un hilo.

Anoche se cruzaron mensajes contradictorios sobre la condición del presidente. Si bien su médico dijo que estaba “muy bien”, el jefe de gabinete de la Casa Blanca describió las 24 horas anteriores como “muy preocupantes”.

Más tarde, Trump lanzó un video desde su habitación del hospital en el que dijo que se sentía “mucho mejor” y esperaba “volver pronto”.

En un vídeo de cuatro minutos en Twitter, Trump, con aspecto pálido, dijo que ‘no se sentía muy bien’ al llegar al hospital y que los próximos días serían cruciales en su lucha contra el coronavirus.

Trump fue trasladado al hospital el viernes por la noche después de recibir una dosis única de un cóctel de fármacos potenciadores de anticuerpos fabricado por una empresa estadounidense, Regeneron. También comenzó a usar un medicamento antivírico, remdesivir, que ha tenido efectos positivos al acortar ligeramente los tiempos de recuperación del paciente, pero es costoso y aún no ha mostrado beneficios más amplios.

La velocidad con la que el presidente de 74 años pasó de ser candidato presidencial a conejillo de indias humano tratado en un hospital sorprendió a los Estados Unidos, y generó preocupaciones sobre las elecciones presidenciales a solo 31 días de distancia. No se sabe de ningún otro paciente que haya sido tratado con estos dos potentes fármacos tan pronto después del contagio.

El médico de Trump, Sean Conley, dijo que el presidente estaba “muy bien” en su suite del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, cerca de Washington. “Por el momento no hay motivo de preocupación”, dijo. Otro médico dijo que Trump le había dicho: “Siento que hoy podría salir de aquí”.

Pero minutos después Mark Meadows, jefe de gabinete de Trump, dio una evaluación más sobria y dijo al grupo de prensa de la Casa Blanca: “Los signos vitales del presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su atención. Todavía no estamos en un camino claro hacia una recuperación total.”

Conley se mostró evasivo sobre si a Trump le habían dado oxígeno suplementario, y solo dijo que no lo había recibido ayer. Los medios de comunicación informaron que Trump estaba ‘sin aliento’ y que le dieron oxígeno en la Casa Blanca el viernes. Trump tuiteó anoche: “¡Me siento bien!” y agregó: “Se ha logrado un progreso tremendo en los últimos 6 meses en la lucha contra esta PLAGA.”

También hubo confusión sobre cuándo se diagnosticó a Trump. En la conferencia de prensa del sábado, Conley dijo que había sido “72 horas antes” — lo que significa que Trump supo que tenía la enfermedad el miércoles, 36 horas antes de que su condición se hiciera pública. En el período intermedio, viajó a Minnesota para una manifestación y luego a Nueva Jersey para un evento de recaudación de fondos, lo que planteó la posibilidad de que haya expuesto innecesariamente a cientos de personas más al contagio hasta que comenzó a sentirse enfermo. Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que el cronograma declarado por el médico era inexacto, y el propio Conley emitió una aclaración más tarde.

No está claro exactamente porqué Trump fue tratado tan rápidamente con poderosos medicamentos experimentales si solo experimentaba síntomas leves. El propio presidente lleva mucho tiempo a favor de flexibilizar las restricciones al acceso a tratamientos prometedores que no necesariamente han recibido la aprobación del gobierno. En 2018, firmó una ley de “derecho a intentar” para ayudar a pacientes con enfermedades terminales.

Los primeros resultados de los ensayos de Regeneron en casi 300 pacientes estadounidenses se publicaron el martes, tres días antes de que los médicos de Trump solicitaran una autorización especial para administrar el medicamento al presidente.

Ayer se informó que el director ejecutivo de Regeneron, doctor Leonard Schleifer, conoce a Trump desde hace años y era miembro de su club de golf en el condado de Westchester, Nueva York. “Todo lo que podemos decir es que [la Casa Blanca] pidió poder usar [la droga] y hemos tenido el agrado de complacerlo,” dijo Schleifer.

Ayer, Trump recibió la segunda de las cinco dosis previstas de remdesivir.

Conley dijo: “Le estamos monitorizando muy de cerca.”

Por su parte Gabriel Sherman, reportero de la revista Vanity Fair, tuiteó que Trump había dicho cuando lo llevaron al hospital el viernes: “¿Voy a terminar como Stan Chera? ¿Seguro?” — en una referencia a un amigo suyo, quien murió de Covid-19 en abril.

La enfermedad suele alcanzar un punto crítico 10 días después del contagio. Es posible que no se sepa hasta finales de esta semana si el presidente se dirige hacia la recuperación o una recaída. El Covid-19 no siempre progresa como esperan los médicos. Los pacientes que parecen estar recuperándose pueden colapsar al final de una semana de recuperación; otros han pasado largos períodos en ventiladores y luego mejoraron.

Las drogas sintéticas Regeneron se convirtieron en parte de los ensayos de investigación más grandes de Gran Bretaña el mes pasado. Se utilizaron por primera vez en un paciente del NHS en un hospital cerca de Middlesbrough el domingo pasado, y se distribuirán este fin de semana a hasta 60 hospitales en el norte de Inglaterra.

Hasta ayer, cinco pacientes de tres hospitales del NHS habían recibido una dosis única de Regeneron por vía intravenosa. El primero está en tratamiento en el Hospital Universitario de North Tees, en una de las zonas más afectadas del país por el virus.

Martin Landray — profesor de medicina y epidemiología en la Universidad de Oxford y codirector del ensayo en Reino Unido — dijo que el área de Leicester también era una prioridad y que el medicamento debe comenzar a llegar a los pabellones hospitalarios mañana.

“Hay muchas buenas razones para pensar que este es un tratamiento realmente prometedor … pero no ha sido probado,” dijo.

El primer ministro británico Boris Johnson se ha comunicado con la familia de Trump el viernes por la noche. Dijo que el presidente norteamericano es “fuerte”.

El secretario de estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, ha acortado su viaje a Asia y partirá hacia Japón el domingo, pero no irá a Mongolia y Corea del Sur como se había planeado originalmente tras el diagnóstico de Trump.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s