Otro enfrentamiento por el Brexit

THE INDEPENDENT — VIERNES, 11 DE SEPTIEMBRE DE 2020

A 1.541 días de votar por salir de la Unión Europea, Reino Unido está otra vez estancado con Bruselas, mientras salida sin acuerdo se acerca más

Reino Unido está al borde de un Brexit sin acuerdo después de que el Gobierno de Boris Johnson rechazara un ultimátum de Bruselas para descartar sus planes de violar el derecho internacional.

En un brutal ataque a los planes del primer ministro británico de anular elementos del acuerdo de retirada del Brexit, el vicepresidente de la Comisión Europea Maros Sefcovic dijo que la medida de Johnson “ha dañado gravemente la confianza” y puesto en peligro la paz en Irlanda del Norte. Estableció un plazo de 20 días para que se retracte, o enfrentará acciones legales.

Con el final de la última ronda de conversaciones sobre un acuerdo comercial posterior al Brexit entre Reino Unido y la UE terminando sin señales de progreso en Londres, el negociador en jefe Michel Barnier dijo que Bruselas estaba “intensificando preparativos” para un resultado disruptivo sin acuerdo cuando finalice el proceso de transición, el 31 de diciembre.

Las conversaciones se reanudarán en Bruselas la próxima semana, pero Barnier dijo que Reino Unido no ha “transigido” en cuestiones clave sobre las que persisten “diferencias significativas” entre las dos partes, como las ayudas estatales, la pesca y la igualdad de condiciones en materia de estándares de calidad.

Esencialmente, confirmó que las “incertidumbres” sobre los estándares de sanidad y salud animal en Gran Bretaña — después de que Reino Unido deje de observar las normas de la UE el 1 de enero — significan que Bruselas no está en condiciones de confirmar el estatus de “tercero” que garantiza el derecho a exportar productos alimenticios al espacio aduanero europeo.

La posible retención de esta designación se debe al intento de Johnson de romper el acuerdo supuestamente “listo para hornear” que firmó y obligó a aprobarse en el Parlamento hace menos de un año, ya que los ministros temen que pueda bloquear las exportaciones de alimentos desde territorio británico a Irlanda del Norte — que permanece bajo las normas aduaneras de la UE.

El exlíder conservador Lord Michael Howard y el excanciller Norman Lamont se unieron a una lista cada vez mayor de altos mandos del Partido Conservador para condenar la arriesgada maniobra de Johnson — aparte de la indignación de Sir John Major, Theresa May y Lord Heseltine por propuestas que los ministros admiten configuran una violación del derecho internacional.

Lord Howard dijo a la Cámara de los Lores que Reino Unido perdería su derecho a reprochar a Rusia, China o Irán su mala conducta si muestra “tan escasa consideración por nuestras obligaciones en el tratado”, mientras que Lord Lamont dijo: “El Gobierno está en un lío terrible y en un hoyo, y no creo que esto sea fácil de justificar.” Ambos son conocidos euroescépticos [Brexiteers] que respaldaron la campaña para salir de la UE en 2016.

Con el Proyecto de Ley de Mercados Internos de Reino Unido que ha promulgado Johnson enfrentando una posible derrota en la Cámara de los Lores, hay crecientes signos de una rebelión conservadora en su segunda lectura en los Comunes que se producirá la próxima semana, ya que el Gobierno intenta forzarla en solo cinco días con la esperanza de lograr convertirlo en Ley antes de fin de año.

El proyecto de ley permitiría a los ministros de Reino Unido renunciar unilateralmente a los controles de exportación y aranceles entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña y retener información sobre las ayudas estatales de Bruselas, en clara violación del acuerdo de retirada que firmó Johnson.

El veterano jefe de bancada conservador Sir Roger Gale prometió votar en contra del proyecto de ley “sobre la base del principio de que este Reino Unido cumple su palabra internacionalmente”, y agregó: “No me sorprendería que otras personas hicieran lo mismo.”

Asimismo, el exministro Sir Bob Neill dijo que tiene apoyo significativo para una enmienda que establezca un bloqueo parlamentario sobre los cambios del Gobierno al acuerdo de retirada.

“No somos rebeldes naturales. Todos hemos sido ministros, sabemos que este es un trabajo serio y hacemos nuestro mejor esfuerzo para tomar el trabajo en serio,” dijo. “Así que no hacemos nada tan a la ligera como esto. Así que espero que sea al menos una indicación como Gobierno de que realmente, se debe pensar mucho y con cuidado antes de seguir este camino. Por el amor de Dios, intentemos encontrar otra forma.”

En una reunión de emergencia con el ministro del gabinete Michael Gove en Londres, Sefcovic no dejó ninguna duda de que Bruselas no permitiría ser dejada como villana si las conversaciones fracasan en este tema.

“Al presentar este proyecto de ley, Reino Unido ha dañado gravemente la confianza entre la UE y Reino Unido,” dijo. “Ahora le toca al gobierno de Reino Unido restablecer esa confianza.”

Sefcovic dio a Johnson hasta finales de septiembre para retirar las medidas ofensivas de la legislación lo que, dijo, equivalía a una “violación extremadamente grave” de los términos del acuerdo de retirada que “violaría el derecho internacional, socavaría la confianza y pondría en riesgo a negociaciones de relaciones futuras en curso”.

En un comunicado posterior a las conversaciones, la Comisión Europea dijo que “no irá con medias tintas” al emprender acciones legales en el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, con sanciones financieras potencialmente significativas para Reino Unido si Johnson se mantiene firme.

A pesar de esto, hubo una respuesta desafiante de Gove, quien dijo que le había dejado “perfectamente claro” a Sefcovic que “no retiraremos esta legislación”.

Gove también restó importancia a la posibilidad de una rebelión, diciendo que ‘esperaba’ el debate de la próxima semana instando al Partido Laborista a respaldar al Gobierno.

“Esta legislación es fundamental para garantizar el acceso irrestricto de mercancías de Irlanda del Norte al resto de Reino Unido,” dijo Gove. “Somos un partido sindicalista y el Partido Laborista también lo es. Por lo tanto, espero que en toda la Cámara de los Comunes se reconozca que tenemos una obligación con la gente de Irlanda del Norte de asegurarnos de que puedan seguir teniendo acceso sin restricciones.”

Sefcovic rechazó rotundamente el argumento de Londres de que los cambios propuestos eran necesarios como una “red de seguridad” para evitar que las ambigüedades en el texto del acuerdo causen un daño no intencionado a Irlanda del Norte y pongan en peligro el proceso de paz.

“La UE no acepta el argumento de que el objetivo del proyecto de ley es proteger el Acuerdo del Viernes Santo. De hecho, opina que hace lo contrario,” dijo la Comisión en un comunicado.

Al comienzo de la semana, tanto Johnson como Lord Frost consideraron la octava ronda de negociaciones como un momento crítico para lograr un gran avance en las estancadas conversaciones comerciales, pidiendo a Bruselas que muestre “realismo” para llegar a un acuerdo antes de la fecha impuesta por el propio primer ministro — el 15 de octubre próximo.

Sin embargo, luego de tres días de discusiones en Londres, Barnier dijo: “Siguen existiendo diferencias significativas en áreas de interés esencial para la UE.”

Dijo que Reino Unido sigue rechazando garantías “indispensables” sobre la competencia leal y las normas sociales, ambientales, laborales y climáticas a cambio del acceso al mercado único europeo.

También dijo que la parte británica “no se había comprometido en otros temas importantes, como mecanismos de resolución de disputas horizontales y creíbles, salvaguardias esenciales para la cooperación judicial y aplicación de la ley, pesca o requisitos de igualdad de condiciones en las áreas de transporte y energía”.

Lord Frost dijo que las conversaciones habían sido “útiles”, pero agregó: “Aún quedan varias áreas difíciles y las divergencias en algunas siguen siendo significativas.”

“Hemos sido consistentemente claros desde el comienzo de este proceso acerca de la base sobre la cual es posible un acuerdo entre nosotros. Esos fundamentos permanecen. Hemos participado en debates en todas las áreas. Constantemente hemos realizado propuestas que prevén una competencia abierta y justa, sobre la base de altos estándares, de una manera que es apropiada para un acuerdo de libre comercio moderno entre pares soberanos y autónomos.”

“Seguimos comprometidos a trabajar duro para llegar a un acuerdo a mediados de octubre, como lo estableció el primer ministro a principios de esta semana.”

La fiscal general Suella Braverman, acérrima partidaria del Brexit, emitió una defensa del Proyecto de Ley de Mercados Internos, que dijo “asegura que el Gobierno cumpla sus compromisos para proteger la paz en Irlanda del Norte y el Acuerdo de Belfast / Viernes Santo”.

Sin embargo, su documento de posición legal fue descartado como “completamente ridículo” por un alto académico legal, después de que Braverman argumentara que el Parlamento es “soberano en el derecho interno y puede aprobar leyes que infrinjan las obligaciones del tratado de Reino Unido”.

Según las disposiciones del proyecto de ley, los ministros de Reino Unido podrán tomar medidas “sin perjuicio de cualquier ley nacional o internacional con la que puedan ser incompatibles o incoherentes,” dijo Braverman.

Por su parte, el decano de la facultad de derecho de la Universidad de Cambridge, profesor Mark Elliott, dijo que la presentación de la cuestión por parte de la fiscal general fue “rotundamente incorrecta”, afirmando: “Reino Unido puede haber abandonado la UE, pero no ha abandonado la comunidad de naciones o el orden internacional basado en reglas.”

“Las obligaciones de los tratados son vinculantes para Reino Unido, y sugerir que no lo son ‘porque el Parlamento es soberano’ es tan vergonzoso como peligroso.”

Lord Falconer, fiscal general de la oposición laborista, dijo: “La fiscal general no ofrece justificación alguna para que Reino Unido actúe en violación del protocolo de Irlanda del Norte, y no hay justificación para romper los términos de ese acuerdo.”

“Sus declaraciones no abordan el tema de una violación del derecho internacional. La fiscal general ha fallado notoriamente en su deber de defender el estado de derecho en este país.”

Christine Jardine, portavoz del Partido Liberal-Demócrata para el Brexit, dijo: “Nadie puede sorprenderse de que las medidas que ha presentado el Gobierno de Reino Unido hayan puesto en peligro la posibilidad de un acuerdo comercial.”

“Esta propuesta socava la confianza y la posición de Reino Unido en el escenario mundial.”


Diana Rigg, 1938-2020

Foto de la actriz británica fallecida ayer, quien protagonizó la película Los Vengadores y también estelarizó Juego de Tronos y 007 Al Servicio de Su Majestad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s