Consumo materno de alcohol podría aparecer en historial médico del hijo

Crédito: Pexels / Creative Commons

Registro mostraría si la madre bebió un solo vaso de alcohol en un momento en que podría no saber que estaba embarazada

El consumo de alcohol de una mujer embarazada pronto podría mencionarse en el historial médico de su hijo, lo que ha generado importantes preocupaciones sobre la privacidad.

El registro mostraría si una madre incluso hubiera bebido un solo vaso de alcohol durante su primera semana de embarazo — un momento en el que es posible que no se haya dado cuenta de que estaba esperando un hijo.

La medida ya se ha adoptado en Escocia, pero el Instituto Nacional para la Excelencia en Salud y Asistencia (NICE) está explorando si Inglaterra y Gales deben hacer lo mismo.

Se espera que la política ayude a identificar a niños en riesgo de sufrir trastornos del espectro alcohólico fetal, que puede causar problemas físicos y de conducta.

Sin embargo, el Servicio Británico de Asesoramiento sobre Embarazo (BPAS) dice que la medida violaría las legislación general de protección de datos de la UE, y afirma que “no ha habido una investigación convincente que muestre daños en niveles más bajos” de consumo de alcohol.

Clare Murphy, portavoz de la organización benéfica, dijo: “Las mujeres no pierden su derecho a la confidencialidad médica simplemente porque están embarazadas.”

“La mayoría de las mujeres informa que bebe muy poco alcohol durante el embarazo, si es que bebe, aunque haya bebido antes de una prueba de embarazo positiva.”

El BPAS señaló como referencia una nueva investigación que muestra que el 60% de las madres opinan que los datos sobre su consumo de alcohol no deben compartirse sin consentimiento, y advirtió que la propuesta corre el riesgo de afectar las relaciones que las mujeres tienen con los profesionales de la salud.

La organización también tuiteó: “Este enfoque tan generalizado no ayudará al pequeño número de mujeres en situaciones increíblemente complejas que luchan con problemas con el alcohol durante el embarazo.”

“Necesitamos un mejor apoyo para las mujeres vulnerables durante el embarazo. Esta medida no lo proporcionará.”

Birthrights — organización benéfica que promueve los derechos humanos en la atención médica — advirtió: “Es inaceptable proponer tales medidas sin una evaluación del impacto en las mujeres y las personas embarazadas.”

Pam Lowe, investigadora de la Universidad de Aston, dijo que la instrucción del Consejo Médico General de Reino Unido sobre confidencialidad sugiere que compartir información sin el consentimiento informado podría estar justificado si no hacerlo supusiera riesgo de muerte o daños graves a otras personas.

Sin embargo, la académica y profesora principal de sociología agregó: “Aunque el trastorno del espectro alcohólico fetal puede tener efectos graves en el desarrollo neurológico, la información compartida no influye en el nivel de daño.”

Se espera que la decisión de NICE se dé a conocer el 26 de enero próximo.


Artículo publicado en Sky News el miércoles, 16 de septiembre de 2020
Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres
Enlace al artículo original en inglés:
 https://news.sky.com/story/mothers-alcohol-use-could-soon-be-shown-on-childs-medical-record-prompting-privacy-fears-12073153

Quieren ayudar, pero… la computadora dice que no hay pruebas

THE INDEPENDENT — MIÉRCOLES, 16 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Fallos en sistema informático tardarán semanas en solucionarse

La verdadera magnitud del caos de las pruebas de virus en el país se reveló ayer, en que centros asistenciales quedaron desiertos pero llenos de personas que no pudieron reservar citas por internet debido a “fallos” en los ordenadores.

El ministro de sanidad Matt Hancock ha admitido que los problemas podrían tardar semanas en solucionarse, e incluso insinuó un “racionamiento de pruebas” cuando fue convocado a la Cámara de los Comunes para responder una pregunta urgente sobre el funcionamiento actual del sistema de “categoría mundial” del Gobierno.

En algunos casos, las personas han tenido que aprovechar lagunas técnicas para reservar espacios en su centro de pruebas más cercano, ingresando códigos postales falsos ubicados a cientos de millas de distancia de ellos.

La parlamentaria Munira Wilson reveló cómo sus electores en Twickenham (suroeste de Londres) le dijeron que “les habían aconsejado que, si introducían un código postal de Aberdeen en el sistema, podían hacerse una prueba en Twickenham y lo lograron”.

Los hechos se producen después de que Metro informara ayer sobre la imposibilidad de reservar pruebas en los diez principales puntos de brote del Covid-19 en el país.

Sir Lindsay Hoyle, portavoz de los Comunes, dijo que estaba recibiendo “múltiples” quejas de personas con síntomas que no podían hacerse las pruebas. “Esto es completamente inaceptable y socava totalmente el seguimiento y la localización,” tuiteó.

Hancock admitió en los Comunes que había presiones sobre la demanda, pero prometió que los problemas se resolverían “en cuestión de semanas”.

Dijo a los parlamentarios que habría una “priorización” de las pruebas para aquellos con necesidad clínica aguda o en entornos de asistencia social, ya que reconoció los “problemas operativos” del sistema.

“No eludo las decisiones. No siempre son cómodos, pero son importantes,” añadió.

Insistió en que la distancia promedio que una persona debe viajar hasta un centro de pruebas es de solo 5.8 millas. El exministro de sanidad Jeremy Hunt dijo, por su parte, que los electores de su circunscripción de Surrey habían sido enviados a Bristol o a la isla de Wight para hacerse los análisis.

El parlamentario laborista Wes Streeting afirmó enérgicamente que se trata de “un lío importante”.

Hancock fue llamado a rendir cuentas luego de que la cifra oficial de muertos en Gran Bretaña aumentara en 27 hasta 41.664, con 3.105 nuevos contagios diarios.

Se realizaron un total de 227.075 pruebas, con una capacidad potencial de casi 375.000. La semana pasada, Boris Johnson dio a conocer la Operación Moonshot, su plan de pruebas avaluado en £100.000 millones que ya ha sido criticado por la Asociación Médica Británica.

El presidente de esta institución, el doctor Chaand Nagpaul, dijo: “El Gobierno está apuntando a la Luna [refiriéndose a la Operación Moonshot], prometiendo realizar pruebas continuas masivas con una prueba que aún no existe y a un costo casi tan alto como el presupuesto total del NHS.”

“Pero aquí, en el planeta Tierra, necesitamos un sistema de rastreo y prueba adecuado con capacidad, agilidad y accesibilidad que no perjudique a algunos de los más vulnerables.”

Dave Prentis, secretario general del sindicato Unison, dijo: “Al país se le ha prometido mucho sobre las pruebas, pero, seis meses después de la pandemia, el Gobierno no ha logrado resolver los problemas.”

■ Un centro de pruebas de coronavirus en el párking de una estación de tren ha cerrado porque el local se ha destinado al control aduanero de camiones para después del Brexit, se afirma. El centro, situado en las instalaciones de Ebbsfleet International, cerró a principios de este mes “como lo ha pedido el HMRC [entidad británica de impuestos y aduanas] para el proceso de salida de la UE”, dice una carta del ayuntamiento del condado que fue filtrada al portal de noticias KentOnline. El Gobierno dijo, por su parte, que se había establecido un nuevo centro de pruebas en Rochester y que aún no se habían tomado “decisiones finales” sobre los locales de aduana. El hecho se conoce luego de que trascendiera un informe filtrado que advertía que Kent sufrirá colas de hasta 7.000 camiones después del Brexit.