Johnson fue advertido del efecto del protocolo irlandés

FINANCIAL TIMES — SÁBADO, 12 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Informe citaba preocupaciones sobre Irlanda del Norte en enero | Conversaciones con UE estancadas | Johnson mantiene actitud desafiante

El Gobierno del Reino Unido fue advertido explícitamente en enero de que el acuerdo del Brexit de Boris Johnson dejaría a Bruselas en condiciones de reclamar jurisdicción sobre ‘grandes partes’ de la política de ayudas estatales de Reino Unido después de terminado el período de transición, según han revelado documentos vistos por Financial Times.

Un documento informativo oficial de 10 páginas muestra que la administración pública emitió advertencias claras de que el acuerdo de Johnson para evitar el regreso de una frontera física comercial en Irlanda afectaría no solo las decisiones de subsidio relacionadas con Irlanda del Norte, sino que también podría ‘extenderse’ al resto del territorio británico.

El documento informativo — marcado como ‘oficial y sensible’ — muestra que se informó a los ministros sobre las onerosas disposiciones acerca de ayudas estatales dentro del acuerdo de retirada relativas a Irlanda del Norte, los cuales han sido anulados legalmente por el Gabinete con el Proyecto de Ley de Mercados Interiores. La medida ha paralizado las conversaciones comerciales entre la UE y Reino Unido, ante lo cual la UE ha emitido un ultimátum al Gobierno para que retire esta legislación antes de fin de mes.

Johnson dijo el viernes a parlamentarios conservadores que las controvertidas cláusulas del Proyecto de Ley de Mercados Internos eran “necesarias para evitar que una potencia extranjera divida nuestro país”.

“Lo que tenemos que hacer es aclarar lo que creo que es una anomalía grave en el protocolo y poner una red de seguridad debajo de ella. Lo que no podemos tener es la amenaza de una frontera en el Mar de Irlanda y la amenaza de la ruptura del Reino Unido.”

El documento informativo de la función pública de enero surgió después de que Downing Street hiciera movimientos esta semana para justificar las secciones primordiales del acuerdo de retirada que se relacionan con Irlanda del Norte, y el portavoz de Johnson dijo que el acuerdo de retirada se había “acordado al ritmo de circunstancias políticas muy difíciles”.

El portavoz de Johnson dijo el viernes que el Gobierno no haría comentarios sobre los documentos filtrados, pero dijo que “algunas de las disposiciones del protocolo” eran “generales” y “explícitamente dejadas de lado en ese momento para ser resueltas en futuras discusiones entre Reino Unido y la UE”.

El portavoz agregó: “Esperamos que estos temas se acuerden de buena fe, y que la solución respete la integridad tanto del Reino Unido como de la UE.”

Según el protocolo de Irlanda del Norte — que se acordó para permitir el Brexit sin crear una frontera física en la isla de Irlanda — Reino Unido acordó que la región seguiría la Ley de Ayudas Estatales de la UE para cualquier asunto que afectara el comercio de mercancías.

Sin embargo, funcionarios advirtieron a los ministros en el documento informativo de enero que el Artículo 10 del protocolo de Irlanda del Norte que cubría las ayudas estatales podría otorgar a la UE poderes sobre las ayudas estatales a las empresas del Reino Unido que operan fuera de Irlanda del Norte.

“Dependiendo de cómo se interprete el alcance del Artículo 10, existe el riesgo de que la ayuda concedida en el resto del Reino Unido quede sujeta a las normas sobre ayudas estatales de la UE en determinadas circunstancias,” afirma el documento — que también sirvió de base para el asesoramiento entregado a David Frost, negociador del Brexit a nombre de Reino Unido.

Según una persona familiarizada con el asunto, el contenido del documento informativo del servicio civil se compartió con los ministros por lo menos una semana antes de que Johnson firmara el acuerdo para convertirlo en ley, el 23 de enero de este año.

El documento establece además que los funcionarios públicos habían recibido un “mandato ministerial para limitar la ‘extensión’ del protocolo de Irlanda del Norte hacia la política de Reino Unido. Esto indica que los ministros también estaban al tanto del problema de las ayudas estatales cuando se estaba terminando de debatir el acuerdo.

El documento advertía además que se esperaba que la Comisión Europea adopte “una interpretación amplia” del Artículo 10 permitiendo a Bruselas “reclamar jurisdicción sobre una gran cantidad de ayuda a Gran Bretaña” independientemente de los términos de cualquier futuro acuerdo de libre comercio UE-Reino Unido.

Johnson ha dicho constantemente que la UE está haciendo demandas poco razonables sobre el tema de las ayudas estatales, a pesar de que el consejo interno del Gobierno advierte que el bloque mantendrá su influencia a través del acuerdo de retirada.

En un discurso en febrero, el primer ministro dijo: “No hay necesidad de que un acuerdo de libre comercio signifique que aceptamos las reglas de la UE sobre política de competencia, subsidios, protección social, medio ambiente o algo similar, más de lo que la UE debería estar obligada a aceptar las reglas de Reino Unido.”

El documento advertía a los ministros de que la prueba de “efecto sobre el comercio”, establecida en el protocolo, establece en la práctica “un listón muy bajo” para que la comisión argumente que tiene jurisdicción.

Por ejemplo, las medidas adoptadas por el Gobierno en todo Reino Unido después del Brexit — como la devolución de impuestos para los fabricantes — podrían estar dentro del alcance de la supervisión de Bruselas.

Del mismo modo, la decisión de subsidiar empresas británicas que presten servicios a clientes de Irlanda del Norte podría estar dentro del alcance del acuerdo, así como la de otorgar ayuda a cualquier empresa en Gran Bretaña que exporte a Irlanda del Norte o que tenga una subsidiaria en la región.

El documento deja claro que el protocolo de Irlanda del Norte tendría un impacto serio en las próximas negociaciones del acuerdo de libre comercio entre la UE y el Reino Unido, y en la cantidad de libertad sobre las ayudas estatales que dicho acuerdo otorgaría al Gobierno británico.

“Necesitamos tener en cuenta la interacción con la negociación del TLC. Podría limitar la voluntad de la UE de incluso debatir un régimen menos alineado, ya que el ‘retroceso’ significaría que las reglas se aplicarían de todos modos,” concluye el documento.

La escala de esta potencial ‘extensión’ ha indignado a los principales partidarios del Brexit, que en los últimos meses han estado pidiendo a Johnson que repudie todo el acuerdo de retirada porque hasta ahora afecta a la soberanía británica.

Sin embargo, altos funcionarios de la UE dicen que los términos del llamado front stop de Irlanda del Norte —que requería que los bienes que ingresaran a la región desde Gran Bretaña siguieran el código aduanero de la UE y las reglas de ayuda estatal — se hicieron “muy claros” en ese momento.

Observadores de la UE dicen que la decisión de Reino Unido de buscar un acuerdo de libre comercio cada vez más básico — poniendo de relieve el grado en que Irlanda del Norte está siendo dejada en la órbita de la UE — no es excusa para reescribir el protocolo de Irlanda del Norte.

David O’Sullivan — exembajador de la UE en Washington quien también se ha desempeñado como principal funcionario comercial de la UE — dijo que era “extremadamente deshonesto” que el Gobierno de Johnson dijera que la velocidad del acuerdo ‘todoterreno’ de alguna manera justifica la decisión del Gobierno de sobrescribir unilateralmente los términos del acuerdo de retirada.

“Negociar un TLC libre de aranceles y cuotas eliminaría algunos trámites y la problemática cuestión de los aranceles para las mercancías que ingresan a Irlanda del Norte, pero los fundamentos de la arquitectura, incluidos los controles fronterizos y las ayudas estatales, nunca dependieron de un acuerdo de TLC.”

“Es extremadamente deshonesto darse vuelta ahora para decir que el tratado fue ‘acordado apresuradamente’, y que por ello debe ser reinterpretado unilateralmente.”


Estiman tasa R de Covid en 1.7 mientras vuelven restricciones a Birmingham

El coronavirus se está propagando mucho más rápidamente en Inglaterra ahora que en las semanas anteriores según encuestas publicadas el viernes, mientras el Gobierno reitera la necesidad de introducir restricciones más estrictas para frenar el aumento de casos.

Según un análisis estadístico realizado por el Imperial College London e Ipsos Mori — conocido como React-1 — el número de casos positivos se duplica cada siete u ocho días. Los científicos han estimado el valor de esta reproducción, o tasa R, en 1,7.

El viernes se registraron un total de 3.539 nuevos casos de coronavirus en el Reino Unido, dijo el Ministerio de Sanidad — la cifra diaria más alta desde el 17 de mayo.

“Aunque los más jóvenes continúan representando la mayor parte de los casos nuevos, ahora estamos comenzando a ver signos preocupantes de contagio que ocurren en los ancianos, quienes tienen un riesgo mucho mayor de enfermar gravemente,” dijo Yvonne Doyle, directora médica de Salud Pública de Inglaterra.

Sin embargo una estimación separada de la tasa R — la cantidad promedio de nuevos casos que genera cada individuo contagiado — publicada el viernes por científicos del Gobierno, la ubica entre 1.0 y 1.2 tanto en Reino Unido como en Inglaterra.

La tasa R se considera un determinante crucial de la propagación del virus, y los científicos del Gobierno enfatizaron previamente la necesidad de mantenerlo por debajo de uno.

El estudio React-1 encontró que 13 de cada 10,000 personas se contagiaron con la enfermedad entre el 22 de agosto y el 7 de septiembre, en comparación con 4 de cada 10,000 entre el 24 de julio y el 11 de agosto.

Un alto funcionario del Gobierno describió los nuevos datos como una llamada de atención y agregó que, si el público no alteraba su comportamiento, se necesitarían incluso medidas de bloqueo más estrictas para limitar la propagación del virus. Añadió que los cuidados del público disminuyeron en las últimas semanas, lo que ha sido un factor importante en el reciente aumento.

Los contagios ya no se agrupan principalmente en entornos de atención médica y domiciliaria, y las tasas de contagio están aumentando entre todos los grupos de adultos menores de 65 años en todo el país, ha mostrado el estudio encargado por el Gobierno que involucró a 150,000 voluntarios. Las tasas más altas de contagio se observaron en personas de 18 a 24 años.

En medio de la creciente preocupación en el Gobierno por el aumento de casos de Covid-19 en la última semana, el primer ministro Boris Johnson anunció el miércoles un límite de “regla de seis” para las reuniones en Inglaterra.

Las reglas han reemplazado una lista más complicada de pautas y leyes. Estipulan que a partir del lunes la policía podrá disolver grupos de más de seis personas, ya sea en interiores o exteriores, y repartir multas.

Las excepciones son para reuniones de trabajo o educación, así como bodas, funerales y deportes organizados que sean seguros contra el coronavirus.

Sin embargo, la medida ha encontrado cierta resistencia por parte de los ministros y parlamentarios conservadores — que temen que las reglas puedan dañar la ya frágil recuperación económica británica.

El viernes, funcionarios del Gobierno confirmaron que ministros de alto rango habían argumentado en contra de los planes de introducir la “regla de seis” en una reunión de alto nivel el martes, mientras algunos asistentes sugirieron un punto de corte más alto.

Los funcionarios dijeron también que la reunión fue la última en una amplia lista de “tensiones de larga duración” para elegir entre combatir el Covid-19 y prevenir un colapso económico. “La conversación fue colegiada pero, sí, algunos ministros pensaron que seis era demasiado poco,” dijo uno.

Johnson y el ministro de sanidad Matt Hancock esperan que los datos más recientes sobre la tasa de infección ayuden a aliviar las preocupaciones de los miembros del Gabinete y de los conservadores.

El estudio React-1 también mostró que las regiones de Inglaterra con las tasas más altas de infección eran Yorkshire y Humber, al noreste y noroeste del país. Alrededor del 65 por ciento de los participantes que dieron positivo en la prueba no informaron ningún síntoma en el momento de la toma de muestras o en los 7 días anteriores.

Paul Elliott — director del programa de la escuela de salud pública del Imperial College — dijo que los datos representan una tendencia al alza “preocupante” en los casos de coronavirus.

“Nuestro amplio y sólido conjunto de datos muestra claramente una tendencia preocupante en los contagios de coronavirus, donde los casos están creciendo rápidamente en Inglaterra y ya no se concentran en trabajadores clave,” dijo. “Este es un momento crítico y es vital que el público, nuestro sistema sanitario y los responsables políticos estén al tanto de la situación, ya que no podemos permitirnos la complacencia de subestimarla.”

Asimismo, datos semanales de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) también señalaron un fuerte aumento en los casos positivos de Covid-19 para la semana hasta el 5 de septiembre — el primer aumento de este tipo en los datos en varias semanas, particularmente entre jóvenes de 17 a 34 años.

Sin embargo, la encuesta de contagios de la ONS encontró que la cantidad de personas que dieron positivo por Covid-19 de 50 años o más se ha mantenido estable o ha disminuido en las últimas semanas. El estudio estimó que había aproximadamente 3.200 casos nuevos por día en Inglaterra.

Ejército ayudará con vacunación masiva de Reino Unido

i — SÁBADO, 12 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Grandes equipos de enfermería y personal médico militar inyectarán la vacuna

El Ejército será convocado para el programa de vacunación más grande en la historia del Reino Unido para proteger a la población contra el coronavirus, puede revelar este diario.

Planificadores de contingencias civiles y sanidad pública creen que necesitarán asistencia militar para ayudar a administrar decenas de millones de inyecciones cuando la vacuna para el Covid-19 esté lista.

Los hospitales Nightingale — que actualmente se están llenando de telarañas después de la primera ola de la pandemia — y otros edificios públicos podrían ser requisados y acondicionados como lugares de vacunación masiva.

Se ha dicho a los altos cargos del NHS que presenten planes de vacunación masiva contra el coronavirus para fines de octubre, en preparación para una posible vacuna este invierno.

El mayor impulso de vacunación en la historia británica

Fuentes dijeron que los GPs [médicos de cabecera] y las farmacias — que actualmente administran vacunas contra la influenza y otros programas de inyección — no tienen capacidad para atender a un gran número de la población británica para una inyección universal de coronavirus.

En lugar de ello, el NHS probablemente enviaría una petición de Asistencia Militar a las Autoridades Civiles (MACA) para que el Ejército ayude en la instalación de los locales.

La escala del programa — que podría llegar a toda la población de Reino Unido, de casi 67 millones — también requeriría asistencia militar con transporte, refrigeración y almacenamiento, así como seguridad contra posibles sabotajes o daños criminales.

Las vacunas — que son más complejas de administrar que las pruebas de hisopado para Covid-19, actualmente disponibles en todo el país — serían administradas por enfermeras capacitadas y, si es necesario, médicos del ejército y otros especialistas.

El Ejército ya fue convocado para ayudar a implementar los siete hospitales de campaña de Nightingale en marzo y abril, para proporcionar capacidad adicional en caso de que los hospitales del NHS se quedaran sin camas con qué tratar a pacientes de coronavirus durante el primer pico.

Una opción que se está considerando es solicitar la ayuda del Ejército para entregar la vacuna anual contra la gripe a más secciones de la población como un ‘ensayo’ para la operación de la vacuna contra el coronavirus.

Vacunación contra la gripe

Todos los años se ofrece vacunas contra la gripe a los mayores de 65 años, menores de cinco y mujeres embarazadas, pero este año el ministro de sanidad Matt Hancock ha prometido una segunda fase de vacunas contra la gripe para los mayores de 50 años, para aliviar la presión sobre el NHS en caso de un problema grave de segunda ola de coronavirus que ejerza presión adicional sobre el NHS.

Si bien el NHS ha solicitado planes de vacunación masiva a los planificadores regionales en Inglaterra, se espera que se sigan procedimientos similares en Escocia y Gales.

A diferencia del programa de pruebas — que depende de la solicitud de pruebas y se halla sumido en el caos debido a su naturaleza ad hoc — los organismos locales del NHS tienen acceso a datos sobre cuántas personas de cada grupo de edad hay, lo que permite que las dosis de vacuna sean asignadas a cada área.

Una fuente del Ministerio de Defensa dijo que aún no había recibido una solicitud de ayuda, pero dijo que el Ejército “se apoyaría en cualquier solicitud de MACA que reciba, y apoyaría cosas como el despliegue y la logística” y agregó que “la guerra del Covid no ha terminado”.

Hay más de 16 millones de personas mayores de 65 y menores de cinco años en Reino Unido, y otros 12,8 millones de personas de 50 a 64 años serán elegibles para la vacuna contra la gripe en la segunda fase.

Boris pierde con Nicola

Image

METRO — VIERNES, 11 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Menores de 12 años en Escocia sí podrán reunirse

Boris Johnson enfrentaba anoche una revuelta conservadora después de que Nicola Sturgeon copiara su “Regla de Seis” para reuniones sociales en Escocia — pero agregando que los niños menores de 12 años estarían exentos.

La reacción a las medidas “draconianas” del primer ministro británico — que entrarán en vigor en Inglaterra el lunes — se aceleró, y algunos parlamentarios advirtieron que las restricciones podrían ser “peores que la enfermedad en sí”.

La decisión de Sturgeon — primera ministra escocesa — de no incluir a los menores de 12 años en la restricción de movimiento al norte de la frontera, se produjo después de que estudios descubrieran que los niños tenían muchas menos probabilidades de contraer el virus.

La apertura a los menores aumentó la presión sobre Johnson para reconsiderar su propia estrategia. Hay temores entre los asistentes conservadores de que el primer ministro sea visto como el Grinch [monstruo] de la Navidad si sus reglas siguen vigentes para la temporada festiva.

“Mantener estas restricciones hasta la Navidad sería una de las cosas más dañinas que haya hecho el Partido Conservador,” dijo el parlamentario conservador Steve Baker.

“Es extremadamente difícil ver cómo durará esta política después del anuncio de hoy de los escoceses. Boris debe salvar la Navidad.”

Sir Graham Brady — presidente del influyente grupo de altos mandos conservadores 1922 Committee — dijo que las “restricciones profundas” no se habían considerado lo suficiente, y quería saber porqué no había habido un debate al respecto en la Cámara de los Comunes. Por su parte, la exministra Harriet Baldwin dijo que le preocupaba que el Gobierno estuviera imponiendo “más restricciones a la libertad de las personas”.

Johnson también ha enfrentado críticas y burlas por su plan de £100.000 millones, Operación Moonshot, para evaluar a 10 millones de personas cada día a principios del próximo año, con resultados en solo 15 minutos ‘como las pruebas de embarazo’.

Otras 9.864 personas dieron positivo en Inglaterra esta semana, un 43 por ciento más que en los siete días anteriores. Ayer, se registraron 2.919 nuevos casos en Reino Unido junto a 14 muertes. Sin embargo, el servicio de prueba y rastreo del Gobierno cayó a un mínimo histórico del 69,2 por ciento en la semana que terminó el 2 de septiembre. El profesor David Spiegelhalter, de la Universidad de Cambridge, dijo que la “misión Moonshot” del primer ministro más “un disparo a Marte”.

“Si se va a tener una prueba que permita a alguien entrar al teatro o volver al trabajo, se tiene que estar realmente seguro de que no es contagioso. Por lo tanto, se debe establecer un umbral que detecte y detenga cualquier cosa que sugiera ser contagiosa. Y eso significa una gran cantidad de falsos positivos,” dijo al programa Today de BBC Radio 4.

“A esa persona se le dirá que se aísle, a sus contactos se les dirá que se aíslen y así sucesivamente. Y si solo tiene un uno por ciento de falsos positivos entre todas las personas que no son infecciosas, y está analizando todo el país, son 600.000 personas innecesariamente etiquetadas como positivas,” añadió.

Por su parte, el ministro de transporte Grant Shapps admitió que se necesitaba trabajar en equipos de prueba. “Esta es una tecnología que, para ser perfectamente contundente, requiere un mayor desarrollo,” dijo a Sky News.

De otro lado, los parlamentarios de la oposición se rieron cuando el ministro de sanidad Matt Hancock les dijo: “Estamos desarrollando nuevos tipos de pruebas que son simples, rápidas y escalables. Usan hisopos o saliva y los resultados se pueden obtener en 90 minutos, o incluso en 20.”

Por su parte, el laborista Jonathan Ashworth dijo que todos estaban “hartos de grandes promesas no cumplidas”.

“Está muy bien hablar de ‘disparar a la luna [Moonshot]’. Aún mejor sería simplemente entregar las pruebas adicionales necesarias ahora,” agregó.

■ Los ‘alguaciles del Covid’ de Boris Johnson — anunciados como parte de su plan para hacer cumplir las reglas en reuniones sociales — no tendrán poderes de ejecución y deben ser pagados por las autoridades locales. Ya se han desplegado alguaciles en Leeds y Cornwall, y se “alentará” a otros consejos a contratar alguaciles, o utilizar voluntarios y empleados del ayuntamiento existentes. El presidente de la Federación de la Policía Metropolitana, Ken Marsh, dijo que los agentes están “absolutamente desconcertados”.