Boris pierde con Nicola

Image

METRO — VIERNES, 11 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Menores de 12 años en Escocia sí podrán reunirse

Boris Johnson enfrentaba anoche una revuelta conservadora después de que Nicola Sturgeon copiara su «Regla de Seis» para reuniones sociales en Escocia — pero agregando que los niños menores de 12 años estarían exentos.

La reacción a las medidas «draconianas» del primer ministro británico — que entrarán en vigor en Inglaterra el lunes — se aceleró, y algunos parlamentarios advirtieron que las restricciones podrían ser «peores que la enfermedad en sí».

La decisión de Sturgeon — primera ministra escocesa — de no incluir a los menores de 12 años en la restricción de movimiento al norte de la frontera, se produjo después de que estudios descubrieran que los niños tenían muchas menos probabilidades de contraer el virus.

La apertura a los menores aumentó la presión sobre Johnson para reconsiderar su propia estrategia. Hay temores entre los asistentes conservadores de que el primer ministro sea visto como el Grinch [monstruo] de la Navidad si sus reglas siguen vigentes para la temporada festiva.

«Mantener estas restricciones hasta la Navidad sería una de las cosas más dañinas que haya hecho el Partido Conservador,» dijo el parlamentario conservador Steve Baker.

“Es extremadamente difícil ver cómo durará esta política después del anuncio de hoy de los escoceses. Boris debe salvar la Navidad.»

Sir Graham Brady — presidente del influyente grupo de altos mandos conservadores 1922 Committee — dijo que las «restricciones profundas» no se habían considerado lo suficiente, y quería saber porqué no había habido un debate al respecto en la Cámara de los Comunes. Por su parte, la exministra Harriet Baldwin dijo que le preocupaba que el Gobierno estuviera imponiendo «más restricciones a la libertad de las personas».

Johnson también ha enfrentado críticas y burlas por su plan de £100.000 millones, Operación Moonshot, para evaluar a 10 millones de personas cada día a principios del próximo año, con resultados en solo 15 minutos ‘como las pruebas de embarazo’.

Otras 9.864 personas dieron positivo en Inglaterra esta semana, un 43 por ciento más que en los siete días anteriores. Ayer, se registraron 2.919 nuevos casos en Reino Unido junto a 14 muertes. Sin embargo, el servicio de prueba y rastreo del Gobierno cayó a un mínimo histórico del 69,2 por ciento en la semana que terminó el 2 de septiembre. El profesor David Spiegelhalter, de la Universidad de Cambridge, dijo que la «misión Moonshot» del primer ministro más «un disparo a Marte».

«Si se va a tener una prueba que permita a alguien entrar al teatro o volver al trabajo, se tiene que estar realmente seguro de que no es contagioso. Por lo tanto, se debe establecer un umbral que detecte y detenga cualquier cosa que sugiera ser contagiosa. Y eso significa una gran cantidad de falsos positivos,» dijo al programa Today de BBC Radio 4.

“A esa persona se le dirá que se aísle, a sus contactos se les dirá que se aíslen y así sucesivamente. Y si solo tiene un uno por ciento de falsos positivos entre todas las personas que no son infecciosas, y está analizando todo el país, son 600.000 personas innecesariamente etiquetadas como positivas,» añadió.

Por su parte, el ministro de transporte Grant Shapps admitió que se necesitaba trabajar en equipos de prueba. «Esta es una tecnología que, para ser perfectamente contundente, requiere un mayor desarrollo,» dijo a Sky News.

De otro lado, los parlamentarios de la oposición se rieron cuando el ministro de sanidad Matt Hancock les dijo: “Estamos desarrollando nuevos tipos de pruebas que son simples, rápidas y escalables. Usan hisopos o saliva y los resultados se pueden obtener en 90 minutos, o incluso en 20.»

Por su parte, el laborista Jonathan Ashworth dijo que todos estaban «hartos de grandes promesas no cumplidas».

«Está muy bien hablar de ‘disparar a la luna [Moonshot]’. Aún mejor sería simplemente entregar las pruebas adicionales necesarias ahora,» agregó.

■ Los ‘alguaciles del Covid’ de Boris Johnson — anunciados como parte de su plan para hacer cumplir las reglas en reuniones sociales — no tendrán poderes de ejecución y deben ser pagados por las autoridades locales. Ya se han desplegado alguaciles en Leeds y Cornwall, y se «alentará» a otros consejos a contratar alguaciles, o utilizar voluntarios y empleados del ayuntamiento existentes. El presidente de la Federación de la Policía Metropolitana, Ken Marsh, dijo que los agentes están «absolutamente desconcertados».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s