Nueva ‘tarjeta cannábica’ ayudará a millones de británicos

Crédito: Frank Liebig Archive / Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Germany

Sistema de ‘tarjetas’ podría despenalizar la droga y legalizar la posesión médica para 3,5 millones de británicos

Altos mandos policiales están respaldando un sistema de ‘tarjetas de cannabis’ para usuarios medicinales, que despenalizará efectivamente la droga.

Alrededor de tres millones y medio de personas con problemas de salud podrán usar la tarjeta de acuerdo a esta propuesta, según reporta The Times.

Las personas con enfermedades como cáncer, depresión, epilepsia y esclerosis múltiple serán elegibles para usarlo, y cada uno de ellos será identificado como ‘paciente de cannabis medicinal registrado’.

La medida evitará que se les imponga una multa o cinco años de prisión por comprar cannabis en el mercado negro para su enfermedad.

El cannabis medicinal ha sido legal en el Reino Unido durante casi dos años pero, debido a la inflexibilidad de las reglas, solo un puñado de personas ha recibido una receta del NHS indicándolo.

Actualmente, se cree que más de un millón de personas en Reino Unido compran cannabis ilegalmente para automedicarse.

Los jefes policiales dicen que están tratando de asegurarse de que el crimen organizado no explote la tarjeta, pero aún no está claro cómo lo harán.

Además, la tarjeta hará que los agentes de policía tengan una justificación para no arrestarlos cuando estén en posesión de cannabis.

El plan cuenta con el respaldo de la Federación de Policía de Inglaterra y Gales, y el Consejo de Jefes de Policía Nacional ya está trabajando con los organizadores de las tarjetas para diseñar e implementar el proyecto.

Los pacientes que consumen cannabis para aliviar el dolor causado por sus problemas médicos son arrestados por posesión de la droga.

Solo una pequeña cantidad de personas — que se cree son menos de 100 — han recibido una receta del NHS para cannabis medicinal, desde que éste fuera legalizado en noviembre de 2018.

Epidiolex, para niños y adultos con epilepsia, nabilona, ​​para pacientes de quimioterapia, y Sativex, para personas con espasticidad muscular relacionada con la esclerosis múltiple, se consideran medicamentos autorizados a base de cannabis.

Ningún otro medicamento a base de cannabis tiene licencia y, a menudo, se les denomina «especiales».

Hasta ahora, la decisión de prescribir medicamentos derivados del cannabis debe ser tomada por un médico especialista y no por un GP (médico de cabecera), según el Gobierno.

El coste de una consulta privada ha excluido a muchos de la opción del cannabis legal, con lo cual recurren al mercado negro.

El año pasado, una encuesta de YouGov mostró que casi el 3 por ciento de la población adulta, 1,4 millones de personas, consumía cannabis para una afección médica.

Otros 2 millones que no usan el medicamento pueden ser elegibles para la tarjeta, sugirió la investigación.

Aquellos sin receta médica y capturados en posesión de la droga enfrentan una sentencia de prisión de cinco años, así como una multa ilimitada. El dealer (comercializador) puede enfrentar 14 años de prisión.

La tarjeta de cannabis — también conocida como CanCard — se presentará como programa privado en noviembre y brindará apoyo a las personas que necesitan cannabis medicinal y no pueden pagar una receta para evitar el arresto.

Simon Kempton, de la Federación de Policía, dijo a The Times: ‘Nuestros miembros no se unieron a la policía para mandar a la cárcel a estas personas.»

“Esta es una iniciativa que apoyo, por varias razones. Principalmente, les da a los oficiales información sobre la cual basar su toma de decisiones usando su discreción para arrestar o no a un ciudadano.»

Jason Harwin, del consejo de policía, dijo: «Este es un problema real, en el que el servicio de policía se encuentra atrapado en medio de una situación en la que las personas deberían poder acceder legítimamente a sus medicamentos recetados, pero debido a la disponibilidad y el costo no pueden hacerlo. Por tanto, afrontar su enfermedad depende de consumir cannabis ilícito.»

«La tarjeta no es una tarjeta para divertirse […] porque no da a los titulares el derecho a portar drogas ilícitas. Para nosotros es una señal de que la persona debería tener acceso a la medicación.»

El consejo de policía quiere asegurarse de que las bandas del crimen organizado no se aprovechen de esta tarjeta — financiada por empresas de la industria del cannabis medicinal.

Carly Barton, de 33 años y ex profesora universitaria, es el cerebro detrás del plan. Sufrió un derrame cerebral a los 24 años, lo que le provocó un daño en los nervios que la dejó con un dolor constante.

Le recetaron opiáceos pero la dejaron sedada. Desesperada, probó el cannabis y descubrió que no sentía dolor y podía llevar una vida productiva.

Sin embargo, no podía pagar la receta privada de £1.000, por lo que decidió cultivar la suya como muchos otros han decidido hacer, pero la policía allanó su casa y confiscó sus plantas.

Barton dice que las clínicas privadas han intervenido ‘para llenar el vacío’ causado por el bloqueo de la integración del cannabis en el sistema de salud, informó The Center for Medicinal Cannabis — un organismo privado de la industria con sede en Reino Unido.

Sapphire Clinics es una de esas clínicas privadas, y se ha convertido en una de las pocas opciones para que los pacientes accedan al cannabis medicinal.

La clínica atiende en Marleybone (Londres), y tenía a más de 50 personas en lista de espera cuando los reguladores aprobaron que comenzara a dar recetas en octubre de 2019.

Se ha disparado desde entonces, según el fundador, el doctor Mikael Sodergren.

«Si bien los tratamientos en el NHS todavía son muy limitados, estamos siendo testigos de un aumento significativo en el volumen de pacientes remitidos a nuestra clínica en los últimos meses,» dijo.

«Es probable que esto se deba a una combinación de factores que incluyen una mayor conciencia de los pacientes y los trabajadores de la salud, una mayor accesibilidad mediante nuestra plataforma de telemedicina y una reducción significativa en los costes de los medicamentos, dado que las reglas de importación han cambiado.»

La decisión de cambiar la ley de medicamentos a base de cannabis en 2018 se produjo en parte en respuesta a una rápida revisión de la evidencia realizada por el director médico del Gobierno.

La revisión concluyó que los productos de cannabis medicinal podrían ser efectivos para algunas afecciones médicas, respaldados por convincentes campañas de familias que testificaban cómo el tratamiento había ayudado a sus hijos enfermos.

Una madre de Irlanda del Norte, Charlotte Caldwell, encabezó una notable campaña pública a nombre de su hijo Billy, quien ahora tiene 15 años.

Algunas formas de alta concentración de aceite de cannabis han sido aclamadas como muy adecuadas para tratar síntomas de epilepsia, VIH y cáncer.

Asimismo, otros productos que pueden afirmar ser de cannabis medicinal — como el aceite de CBD o el aceite de cáñamo — están disponibles para comprar legalmente como suplementos alimenticios en las tiendas de salud.

Aunque no hay garantía de que sean de buena calidad o de que brinden algún beneficio para la salud, se ha de resaltar reportes de personas que duermen mejor, tienen mejor salud mental y alivian afecciones comunes.


Artículo de Kamal Sultan para The Daily Mail y Vanessa Chalmers, reportera de la sección Salud de MailOnline
Publicado en The Daily Mail el miércoles, 9 de septiembre de 2020
Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres
Enlace al artículo original en inglés:
 https://www.dailymail.co.uk/news/article-8712007/Police-chiefs-medicinal-cannabis-cards-patients.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s