‘No se arriesguen a una tercera ola’

METRO — LUNES, 30 DE NOVIEMBRE DE 2020

Ministro de exteriores no descarta retorno del confinamiento si fases fallan | Primer ministro combate rebelión por últimas restricciones

No se puede descartar un tercer confinamiento nacional si los parlamentarios rechazan el nuevo y más duro sistema de niveles de Boris Johnson, ha advertido Dominic Raab.

Hasta 100 enfadados parlamentarios amenazan con rebelarse o abstenerse mañana, por las reglas que dejarán al 99 por ciento de Inglaterra en los dos niveles más altos.

A medida que el número de muertos aumentaba ayer hasta 215, el ministro de exteriores insistió en que los ministros estaban “haciendo todo lo posible para evitar” un tercer confinamiento.

Sin embargo, advirtió que ese era el riesgo “si no logramos el equilibrio adecuado. Es por eso que comenzamos con el enfoque escalonado que nos permite relajarnos”.

Al hablar en el programa de Andrew Marr en BBC One, prometió que las áreas del país podrían bajar a niveles inferiores si las tasas de contagio disminuyen, e insistió en que la primavera traerá “la luz al final del túnel”. Sus palabras se hicieron eco de las de Boris Johnson, quien dijo que la Semana Santa marcaría un “punto final real”, con un relajamiento de las reglas.

El primer ministro comparó al pueblo británico con la película de guerra El gran escape, en la que el actor Steve McQueen no logra huir en una motocicleta.

“Si intentamos saltar la cerca ahora, simplemente nos enredaremos en el último alambre de púas con consecuencias desastrosas para el NHS,” escribió en el diario The Mail On Sunday. También comparó la hazaña de crear una vacuna con “los aliados prusianos de Wellington que vienen a través del bosque a Waterloo”, y prometió “pasturas de montaña iluminadas por el sol en el futuro”.

En un intento por ganarse a los conservadores indecisos y evitar depender del Partido Laborista para ganar la votación, dijo que las áreas con pocos contagios podrían separarse de las que están en niveles más altos. Además dijo que los parlamentarios podrían reducir a la mitad las restricciones, reveladas el jueves pasado, en otra votación a fines de enero.

Las garantías se entregaron luego que los científicos advirtieran que podría ser un “gran error” diluirlas ahora.

El profesor Peter Openshaw, asesor del SAGE del Imperial College de Londres, dijo: “Estoy muy preocupado por la relajación de las precauciones en esta etapa.”

“Las tasas siguen siendo demasiado altas. Hay demasiados casos que llegan a los hospitales, hay demasiadas personas muriendo y, si quitamos los frenos en esta etapa, justo cuando el final está a la vista, creo que estaríamos cometiendo un gran error.”

Los rebeldes advirtieron al primer ministro británico que tendría que ofrecer más para evitar la rebelión.

El rebelde conservador Mark Harper describió la votación como “una de las decisiones más importantes que tomaremos jamás”.

“Las restricciones propuestas son severas y tendrán enormes repercusiones en lo que respecta a la salud, las empresas y los medios de vida de las personas,” añadió ayer.

Criticó al ministro de la Oficina del Gabinete, Michael Gove, quien dijo que los hospitales pueden estar “abrumados” con “cada cama, cada sala ocupada” — a pesar de que la tasa de contagio R ha caído por debajo de 1 por primera vez desde el 21 de agosto.

Harper — exjefe de la bancada conservadora en el Parlamento — exigió ‘pruebas contundentes, no hipérboles. Simplemente no sé si es verdad’. Su compañero rebelde Tobias Ellwood acogió con satisfacción las garantías del primer ministro de que los niveles terminarán el 3 de febrero a menos que los parlamentarios votaran para renovarlos, y que Johnson estuviera de acuerdo con la exigencia parlamentaria de un análisis de costo-beneficio del sistema de niveles antes la votación de mañana.

Ellwood dijo: “Necesitamos claridad sobre cuál es el impacto económico y me alegro de que el primer ministro haya concedido eso.”

“Muchos parlamentarios preocupados no comprenden los datos que se utilizaron. Tenemos un par de días para hacerlo bien. Se han hecho concesiones, pero me gustaría ver más.”

Los líderes sindicales — que se reunieron hoy con el director médico Chris Whitty — advirtieron que su apoyo no era “incondicional”.

Por su parte, la ministra de exteriores de la oposición Lisa Nandy dijo que dependería de más ayuda para los más afectados. “No compartimos la opinión de los conservadores de simplemente permitir que este virus atraviese a la población con el daño que haría. Queremos claridad por parte del Gobierno.”

Ayer hubo una nueva confusión cuando Gove descartó “desvincular” a los distritos con pocos contagios de las zonas de alto nivel. Horas más tarde el primer ministro parecía ofrecer precisamente eso, diciendo a los asistentes “revisaremos cada área de autoridad local y cada región” a partir del 16 de diciembre.

Luego Raab advirtió que quizá esto podría no funcionar.

“El problema es que hay que conseguir que el tamaño geográfico sea lo suficientemente eficaz como para que los enclaves más pequeños de virus de nivel más bajo se desplacen hacia arriba,” dijo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s