‘Me asombra cuánta alegría hay en la tristeza’

El productor musical Don Letts con Lydon y su esposa, Nora Forster.
Foto: Contraflow/Twitter

John Lydon, antiguo líder de los Sex Pistols que cuida a su esposa con Alzheimer, revela el dolor y la felicidad de vivir para ella

El sol de California entra a raudales por la ventana de la casa de John Lydon. Es mediodía en Los Ángeles y el exlíder de los Sex Pistols se está tomando un descanso del cuidado de su esposa — Nora Forster, de 78 años y con Alzheimer — para hablar con The Daily Telegraph a través de una vídeoconferencia.

Como cuidador, Lydon es parte de un ejército numeroso y, a menudo, desconocido. Carers UK — organización benéfica británica dedicada a apoyarlos — estima que 4,5 millones de personas se han convertido en cuidadores no remunerados durante la pandemia de coronavirus, que se suman a los 9,1 millones que ya lo eran en Reino Unido. La Campaña Benéfica de Navidad de The Telegraph tiene como objetivo arrojar luz sobre los problemas que enfrentan. Entonces, ¿cómo es la experiencia de Lydon?

“Es maravilloso,” dice luciendo un aspecto bastante excéntrico, con las gafas rotas unidas por un imperdible. “Hemos vivido juntos durante 45 años como pareja. Estamos bien y como si estuviéramos unidos por la cadera. Ella sabe que partes de su memoria se van todo el tiempo y me muestra en sus ojos que está asustada, pero es muy valiente, brillante y hermosa al manejarlo. Olvidará muchas cosas, pero no me olvidará a mí. Aunque eso sí — todavía piensa que el otro John, el más joven, es mucho más guapo que éste.”

Nacida en 1941 en una rica familia de magnates periodísticos de Munich, Forster trabajaba como promotora musical en Londres cuando conoció a Lydon. Llevó a su hija, Ari, a los primeros conciertos de los Sex Pistols — lo que llevó a quien sería Ari Up a montar la banda de punk femenina The Slits.

Forster y Lydon se casaron en 1979. Se convirtieron en tutores legales de los hijos adolescentes de Ari en 2000, cuando a ella le costaba hacer frente a su maternidad. Ari murió en 2010, a los 48 años. Lydon cree que fue entonces cuando la condición de Forster comenzó a empeorar, definiéndola como “una resaca permanente”. Revelaron públicamente el diagnóstico de Alzheimer de Forster por primera vez en 2018. Ahora ella requiere atención las 24 horas, pero Lydon insiste en que nunca la pondrá en un hogar de ancianos.

“Las personas que más pueden ayudarlo son aquellas a las que está estrecha y firmemente unido, un rostro familiar”, dice. “La otra noche, uno de los nietos llamó y nos pusimos en facetime y fue maravilloso, porque no habían hablado con Nora en más de un año. Ella estaba luchando con su memoria y luego hizo clic.” Lydon se emociona al contarlo. “Es asombroso cómo en la tristeza puedes encontrar tanta alegría. Somos máquinas maravillosas pero, por Dios, podemos rompernos fácilmente.”

Para muchas personas que cuidan a un ser querido que sufre de Alzheimer, la enfermedad demuestra una enorme tensión en las relaciones. Lydon cree que ha tenido el efecto contrario.

“Se podría decir que ha sido una ventaja, de verdad, porque te hace trabajar mucho más por todo. Las recompensa es mayor cuando lo que haces la pone contenta.” Justo el día anterior, habían estado escuchando el tema Spanish Castle Magic de Jimi Hendrix. “Nora conoció a Jimi cuando era joven y llegó por primera vez a Inglaterra. Descubrió que era un chico muy tranquilo y humilde, y le agradaba mucho. Fue genial sentarnos en el salón a recordar esos tiempos. Es muy importante tener un buen baile a la antigua; eso la enciende, y luego los recuerdos le vuelven.”

El sentido del humor de Lydon está notablemente intacto, considerando su trabajo de cuidador de tiempo completo. Forster se despierta en medio de la noche y vagabundea, a menudo con resultados desastrosos. “En los últimos años, ha logrado quemar dos cocinas, una en Londres y otra en California. Ahora son de vitrocerámica, pero aún así encontró una manera de encenderlas y poner un periódico encima.”

La resiliencia de Lydon puede tener raíces en su infancia. Creció con padres irlandeses y tres hermanos menores en una casa pequeña sin lavabo interior en Holloway Road, en el norte de Londres. Cuando tenía siete años contrajo meningitis, y estuvo entrando y saliendo del coma durante un año. La enfermedad borró muchos de sus primeros recuerdos y afectó su vista.

“Casi me muero,” dice Lydon. “Volver del coma fue una pesadilla porque tenía visiones horribles… cosas espantosas como dragones que querían hacerme daño.” También hubo serios problemas en torno a la coordinación. “Podía ver un cuchillo, podía ver un tenedor, podía ver un plato de comida, pero no sabía qué hacer con ellos.” Lydon cree que la experiencia le hizo más fuerte, y está de acuerdo con la advertencia que le hicieron sus padres en ese momento de no caer en la autocompasión. Necesitaba esa disciplina cuando, poco después de convertirse en adolescente, se convirtió en cuidador de sus tres hermanos.

“Mi padre tenía que trabajar, estuvo un tiempo en las plataformas petrolíferas del Mar del Norte como conductor de grúas. Yo era el mayor, mi madre estaba enferma, tuvo varios abortos espontáneos y yo estaba más que feliz de encajar en el papel de cuidador.”

Ese período de su vida se describe en la portada de su nuevo libro I Could Be Wrong, I Could Be Right [Podría estar equivocado, podría tener razón], una colección de sus pensamientos sin censura sobre una variedad de temas como Donald Trump, el Brexit y la Reina (es fanático de los tres). La portada, obra del propio Lydon, es una representación de la calle de su infancia, explica, ahora sede del estadio Emirates del Arsenal FC. “Lo construyeron justo donde yo crecí. Número 6A, Benwell Road.” El fuego que arde en el fondo representa el Blitz [el bombardeo de la Alemania nazi a Gran Bretaña, 1940-41]. El niño asustado, dice, es él.

Se suponía que Lydon estaría de gira este año promocionando el libro, pero ahora se ha retrasado hasta 2021. No está seguro de si será posible con Forster. “La última vez que traté de traerla con la banda, fue caótico, realmente horrible. Ella gritaba que estaba tratando de matarla en medio de la noche en el autobús turístico y trataba de escapar. Si me acostaba y cerraba los ojos, se sentía abandonada.”

Es difícil reconciliar a este hombre amable y cariñoso con el cantante principal de los Sex Pistols, gruñendo y escupiendo rabia. ¿Todavía cree, como cantó una vez en la canción Rise de Public Image Ltd, que “la ira es una energía”? “Es una energía maravillosa,” dice. “¡Ten rabia! ¡Enfurécete! Pero lo que debes hacer en esos momentos es preguntarte: ¿por qué me molestó aquello?”

La entrevista casi termina cuando cuenta una anécdota sorprendente sobre su vida temprana en el norte de Londres. Su enfermedad le había robado la simple alegría de salir con sus compañeros, pero un trabajo que consiguió cuando era joven lo ayudó a compensarlo.

“Trabajé en centros de juego, cuidando a los niños que no podían irse a casa inmediatamente después de la escuela,” dice. “Me encantaba entrar allí con los niños, construir aviones de madera de balsa y hacer tonterías con Lego.” Sonríe. “Me hubieran llamado Johnny Not Rotten.”


Carers UK es una de las cuatro organizaciones benéficas a las que apoya el Christmas Charity Appeal de The Telegraph. Para hacer una donación, visite telegraph.co.uk/appeal o llame al 0151 284 1927. Las otras son Refuge, Cruse Bereavement Care y Macmillan Cancer Support. Para hacer una donación, visite telegraph.co.uk/appeal o llame al 0151 284 1927

I Could Be Right, I Could Be Wrong (£45, edición limitada firmada) está a la venta en johnlydon.com, así como las entradas para su gira de preguntas y respuestas de 2021



Artículo de Paddy Magrane
Publicado en The Daily Telegraph el 
sábado, 21 de noviembre de 2020

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original en inglés: https://www.telegraph.co.uk/christmas/2020/11/21/john-lydon-caring-wife-has-alzheimersits-amazing-sadness-can/?WT.mc_id=e_DM1308394&WT.tsrc=email&etype=Edi_Edi_New_Reg&utmsource=email&utm_medium=Edi_Edi_New_Reg20201123&utm_campaign=DM1308394

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s