‘Principio del fin’ para asesor principal del primer ministro

THE DAILY TELEGRAPH — VIERNES, 13 DE NOVIEMBRE DE 2020

Partidarios de Boris Johnson le instan a ‘recuperar el control’ después de batalla en Downing Street

Se acerca “el principio del fin” para Dominic Cummings en Downing Street, después de que él y uno de sus allegados cercanos perdieran una amarga disputa por el poder dentro del despacho del primer ministro británico, han informado fuentes el jueves por la noche.

Cummings, asesor principal de dicho despacho, estaría contemplando la posibilidad de renunciar en Año Nuevo, después de que Boris Johnson no hiciera caso de su chantaje por la renuncia de Lee Cain como director de comunicaciones.

Cummings habría amenazado con marcharse de inmediato si se despedía a Cain y habría afirmado que hasta media docena de miembros del personal le seguirían, pero no cumplió la amenaza y ha quedado en una posición significativamente más débil después de la contundente guerra civil.

Los partidarios de Johnson instaron al mandatario el jueves pasado a “recuperar el control” del Número 10 de Downing Street, instalando a miembros de confianza del partido en roles clave en reemplazo de la antigua camarilla de Vote Leave que encabeza Cummings.

En la Cámara de los Comunes, un parlamentario conservador de alto rango vinculó la renuncia de Cain a la filtración de detalles del segundo confinamiento a los medios de comunicación el mes pasado, en un aparente intento de debilitar aún más al “equipo Cummings”. Cain niega haber sido parte de la filtración, y fuentes del Número 10 dijeron que había sido absuelto por una investigación en curso de la Oficina del Gabinete.

Se dice que el asesor de Johnson encargado de la política del Brexit, Oliver Lewis — aliado de Cummings — también está “al borde del abismo”, y sus colegas temen que dimita tan pronto como concluyan las negociaciones comerciales sobre el Brexit.

Un aliado de Cain dijo: “Este es el comienzo del fin para Dom. Lee es la persona que ha estado cubriendo las espaldas de Dom las 24 horas del día, y pronto se irá. Oliver Lewis es completamente leal a Dom, y parece que pronto seguirá el mismo camino. Finalmente Dom también se irá.”

Cummings también será acusado en un juicio laboral, potencialmente perjudicial, que le planteará el mes próximo la exasesora especial del Tesoro, Sonia Khan, quien alega discriminación sexual y despido injustificado después de ser removida de su puesto por Cummings el año pasado.

Sus colegas han especulado que esperará hasta que termine el período de transición del Brexit y el Gobierno haya doblado la esquina con respecto al coronavirus antes de partir, en Año Nuevo. Una fuente de Whitehall dijo: “Dom ha salido de todo esto como las fuerzas disminuidas. El equilibrio de poder ha cambiado, porque ahora sabemos que Dom está en el Número 10 porque quiere estar y no porque sea indispensable.”

Después de que Cummings amenazara con renunciar, Johnson ordenó a su secretario político Ben Gascoigne que telefoneara a los allegados más cercanos de Cummings para averiguar si estaban dispuestos a seguirle por la puerta de salida. Entre los que vieron en peligro su permanencia — a última hora de la noche del miércoles — se encontraban Lewis, la jefa de prioridades y campañas Cleo Watson y el científico de datos Ben Warner.

Se entiende que Cummings perdió su juego de poder cuando se hizo evidente que ninguno de ellos estaba por la labor de renunciar, y regresó a trabajar junto con su equipo el jueves.

La tóxica batalla informativa entre las facciones rivales en el Número 10 continuó el jueves, con los aliados de Carrie Symonds — la prometida del primer ministro — y los leales a Cummings todavía arrojándose barro entre ellos.

Cain había renunciado después de que Symonds y Allegra Stratton se opusieran a que le ascendieran a jefe de gabinete. Amigos de Cain afirmaron que Stratton — quien comenzó su nuevo trabajo como secretaria de prensa de Johnson el mes pasado y es cercana a Symonds — “no era la mejor opción si quiere un equipo armonioso”.

Los aliados de Cain y Cummings también fueron acusados ​​de difundir rumores de que el asesor especial de la oficina del gabinete Henry Newman — del agrado de Symonds — sería nombrado jefe de gabinete, creyendo que el chisme irritaría a los veteranos de Vote Leave en el Número 10 que piensan que uno de los suyos debe conseguir el puesto.

Mientras tanto, partidarios de Stratton y Symonds sugirieron que Cain no cumpliría con su preaviso — hasta Navidad — porque se ha convertido en un “muerto en vida”.

Los parlamentarios conservadores están furiosos, porque una lucha de poder interna en Downing Street ha salido a la luz en un momento en que el público espera que el gobierno dedique todas sus energías a luchar contra el coronavirus, y a conseguir un acuerdo comercial del Brexit.

En la Cámara de los Comunes, el veterano conservador Peter Bone exigió una declaración sobre la investigación de la Oficina del Gabinete sobre la filtración de detalles del segundo confinamiento a los medios.

“El presidente estaba indignado de que el confinamiento nacional se hubiese filtrado a los medios de comunicación. Hemos recibido informes de los medios de que los ministros del gabinete han sido absueltos y el foco está en el Número 10, y ahora tenemos la renuncia de Lee Cain y la insinuación de que él es el responsable de la filtración,” afirmó.

Jacob Rees-Mogg, el líder parlamentario, dijo que la salida de Cain sería “una pérdida para el Gobierno”.

Se ha instado a Johnson a aprovechar el momento y ‘resetear’ su cargo de primer ministro a medida que el Gobierno se acerca al final de la saga del Brexit, con un posible fin de la pandemia de Covid también a la vista.

Sir Charles Walker, vicepresidente del influyente grupo parlamentario 1922 Committee, dijo a The Telegraph: “El año 2021 debe ser un año muy importante para el primer ministro y el Partido Conservador.”

“Realmente necesitamos controlar el virus a través del programa de vacunación, hacer que la economía se mueva nuevamente para que pueda crear riqueza y empleos, y prepararnos para albergar la conferencia climática COP26 cuando los ojos del mundo estén puestos en Reino Unido.”

“Esta es una oportunidad demasiado buena para desperdiciarla. El primer ministro debe hacer un buen uso de esto y, si lo hace, esta podría resultar una muy buena semana.”


Reino Unido no estuvo preparado para el Covid

Una exdirectora médica nacional ha dicho que Reino Unido estuvo mal preparado para la pandemia de Covid-19, porque Public Health England pensaba que una enfermedad importante por coronavirus “nunca llegaría tan lejos”.

Dame Sally Davies está dispuesta a acusar a Public Health England (PHE) de haber engañado al Gobierno para que ensaye “una pandemia equivocada” en la próxima investigación pública sobre el Covid-19, puede revelar The Telegraph.

La ex alta funcionaria dirá que el consejo científico de centrarse en la amenaza de la gripe significó que Reino Unido nunca puso en marcha planes para pruebas masivas y rastreo de contactos, a diferencia de otros países que lograron mantener al Covid, en gran parte, bajo control.

Al haber sido la asesora médica más importante de Downing Street durante la década previa a la pandemia, Dame Sally será testigo clave en la próxima investigación pública que ha prometido por Boris Johnson — una vez que pase lo peor de la crisis.

En su primera entrevista desde que entregó el puesto de director médico nacional al profesor Chris Whitty en septiembre pasado, Dame Sally admitió que la preparación de Reino Unido para una pandemia había sido “insuficiente”.

“No estábamos tan bien preparados como debimos haber estado,” dijo a The Telegraph. “Creo que el público merece saberlo todo.”

Su acusación más fuerte es que, alrededor de 2015, preguntó a los funcionarios de sanidad pública de Inglaterra si el Gobierno debería ensayar para un brote del síndrome respiratorio agudo severo (SARS), pero se le aseguró que la enfermedad “nunca viajaría tan lejos ni en tan grandes cantidades” desde Asia.

‘Mamá, prepárate para la inyección’

METRO — JUEVES, 12 DE NOVIEMBRE DE 2020

Científico dirigió la advertencia hacia su propia madre

Jonathan Van-Tam ha animado al público a hacer fila para recibir la vacuna contra el coronavirus después de pasar por su “prueba de mamá”.

El subdirector médico de Inglaterra, de 56 años, dijo que estaría “primero en la fila” para una inyección si pudiera recibirla, pero confirmó que serán aplicadas primero a los más vulnerables.

Afirmó también estar “absolutamente convencido” de que el NHS podría manejar el despliegue gigantesco de 40 millones de dosis desde principios del próximo mes, pero advirtió que nada será posible si no se demuestre que son seguras.

“La ‘prueba de mamá’ es muy importante aquí,” dijo. ‘Mi madre tiene 78 años, pronto cumplirá 79, y ya le dije: ‘Mamá, asegúrate de que cuando te llamen estés lista, prepárate para que te la pongan. Esto es muy importante para ti por tu edad’.”

“Si pudiera, correcta y moralmente, estar el primero en la fila, lo estaría, pero eso claramente no es correcto y tenemos que apuntar a las personas de mayor riesgo en la sociedad.”

Se espera que los primeros en recibir la vacuna sean los pacientes y trabajadores de residencias, personal de primera línea del NHS y los adultos mayores.

Ayer, Gran Bretaña se convirtió en el primer país de Europa en alcanzar la cifra oficial de muertos por Covid-19 de 50.000.

Se reportaron 595 muertes — la cantidad más alta desde el 12 de mayo, mientras que hace dos semanas fueron 310.

Por su parte, el gigante farmacéutico Pfizer informó que suministrará a Reino Unido 10 millones de dosis de su vacuna con una “eficacia del 90%” para Navidad, si los reguladores la aprueban después de sus pruebas finales de seguridad en los próximos días.

El NHS está en orden de inamovilidad, listo para inyectar a más de 1 millón de personas por semana, y el profesor Van-Tam dijo que se ofrecería a aplicar las inyecciones él mismo si fuera necesario.

“Si puedo ayudar con esto algunas noches y fines de semana haciendo algunas sesiones de vacunación adicionales, lo haré,” dijo. “Dalo por hecho.”

Boris Johnson dijo que la vacuna y las pruebas masivas le daban al país “dos grandes guantes de boxeo”, pero agregó: “Ninguno de los dos es capaz de dar un golpe de gracia por sí solo.”

“Es por eso que este país debe seguir trabajando duro para mantener la disciplina, y observar las medidas que hemos adoptado.”

El Número 10 de Downing Street [la oficina del primer ministro] confirmó que Johnson recibiría la vacuna. “Cualquier vacuna cuyo uso se autorice se someterá a una vigorosa serie de controles de seguridad, será absolutamente segura para el uso del público,” dijo un portavoz. “Y el primer ministro, por lo tanto, estará muy complacido de vacunarse.”

Una lista de prioridades provisional coloca a los adultos mayores y a quienes ocupan puestos de atención sanitaria y social de primera línea en las primeras prioridades, seguidos de grupos de edad progresivamente más jóvenes, confirmó el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización. El primer ministro Johnson tiene 56 años.

Así, el profesor Wei Shen Lim, del JCVI, dijo que la lista podría ajustarse cuando los resultados finales muestren cuán efectiva es la vacuna en diferentes grupos de edad, y también si previene que las personas transmitan la enfermedad.

“En la fase dos del programa, es probable que demos prioridad a las personas que pueden necesitar hospitalización debido al Covid o quizás debido al ‘Covid prolongado’,” agregó.

El Número 10 dijo que los hospitales Nightingale — originalmente establecidos para tratar a las víctimas del coronavirus — podrían usarse como centros de vacunación, así como campos de fútbol, ​​centros comerciales y consultorios de GP [médicos de cabecera].

Cientos de exenfermeras se han ofrecido como voluntarias para salir de su retiro y luchar contra la pandemia, reveló ayer el Consejo de Enfermería y Partería. Y los médicos jubilados trabajarán junto con los estudiantes de medicina para ayudar con el programa, mientras que el Ejército tendrá la tarea de distribuir la vacuna Pfizer — que debe almacenarse a -70°C.

El consorcio liderado por la Universidad de Oxford y Astra-Zeneca debe publicar los resultados de su vacuna la próxima semana.

El profesor Stephen Evans, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, dijo: “Esto es alentador no solo para esta vacuna, sino que es una evidencia adicional de que las vacunas pueden ser efectivas contra el Covid-19.”

El líder laborista Sir Keir Starmer describió la cifra oficial de 50.000 muertos de ayer como un “hito sombrío”. La doctora Yvonne Doyle, directora médica de Salud Pública de Inglaterra, dijo: “Lamentablemente, es probable que la tendencia al alza continúe durante varias semanas.”