Imperio de empresario textil en peligro de colapso

i — SÁBADO, 28 DE NOVIEMBRE DE 2020

30.000 puestos de trabajo en riesgo mientras grupo empresarial de Sir Philip Green se tambalea

Hasta 30.000 puestos de trabajo están en la cuerda floja mientras Sir Philip Green considera la posibilidad de echar mano de la fortuna de su familia para evitar la quiebra de su imperio, la cadena de tiendas Topshop.

Además de los 15.000 empleados empleados directamente por el grupo Arcadia propiedad de Sir Philip — se entiende que un número similar de personas que trabajan para cientos de sus proveedores también enfrentan un futuro incierto si la empresa colapsa.

Arcadia ha dicho que está trabajando en una serie de opciones para “asegurar el futuro” del grupo empresarial, lo que confirma semanas de especulaciones de que sus conocidas marcas están a punto de caer en administración. Se cree que necesita £30 millones en fondos de emergencia.

Si la empresa — que posee otras grandes marcas como Burton, Dorothy Perkins y Miss Selfridges — quiebra, se espera que los acreedores, incluidos los proveedores y los propietarios, pierdan millones, ya que el fondo de pensiones de los empleados tomará el efectivo que quede en el negocio para ayudar a cerrar un déficit de alrededor de £350 millones.

Tim Symes, socio de la firma de abogados Stewarts, dijo: “El colapso de Arcadia podría ser un golpe mortal para muchos de sus proveedores, que ya se han vuelto vulnerables por los efectos del Covid en sus otros clientes. Es probable que se produzcan más declaraciones de insolvencia.”

Después de semanas de conversaciones para recolectar los £30 millones, se entiende que Sir Philip y su esposa Lady Tina están valorando invertir su propio dinero en el negocio para garantizar su supervivencia a corto plazo al menos — algo que el exministro Lord Frank Field de Birkenhead ha alentado.

El expresidente del Comité de Trabajo y Pensiones de la Cámara de los Comunes dijo que el pago de dividendos por parte de Lady Tina — de £1.200 millones de Arcadia en octubre de 2005 — debería utilizarse para ayudar a la empresa en su momento más crítico.

Lord Field dijo: “Ahora su familia necesita devolver algo de su propio dinero para hacer frente al déficit de los fondos de pensiones.”

Designan a firma auditora para manejar posible quiebra

Si el efectivo de emergencia no llega de las arcas de su propia familia o de otro patrocinador, se entiende que Sir Philip ha dado instrucciones a la firma internacional de auditoría Deloitte para que ponga la empresa en administración el lunes por la mañana.

También se entiende que Sir Philip está considerando una medida que permitiría a Arcadia entrar en administración mientras conserva su joya de la corona, Topshop. Tal movimiento le permitiría deshacerse de todas las partes no rentables del negocio mientras mantiene el control de su fuente de ingresos.

Entre los posibles postores para todo o parte del grupo están el propietario de Sports Direct, Mike Ashley, así como a su rival de internet Boohoo. Sin embargo, no se espera que algunas partes del negocio, como Burton, sobrevivan a ningún proceso de administración.

Un parlamentario de alto rango advirtió que cualquier movimiento de Ashley o Boohoo para tomar el control significaría que el negocio caería en manos igualmente controvertidas.

Crisis de Arcadia se produce solo cuatro años después del colapso de BHS

Sir Philip — cuya antigua cadena BHS colapsó en 2016, un año después de haberla vendido por solo £1 — culpa a los confinamientos por Covid-19 de los problemas actuales de Arcadia.

Sin embargo, otros han sugerido que la falta de inversión de Sir Philip en el negocio y su incapacidad para hacer frente a la creciente competencia de los minoristas en internet son la causa principal de los problemas.

Un portavoz de Sir Philip dijo: “El cierre forzoso de nuestras tiendas durante períodos prolongados como resultado de la pandemia de Covid-19 ha tenido un impacto material en el comercio en todos nuestros negocios.”

“Como resultado, las juntas de accionistas de Arcadia han estado trabajando en una serie de opciones de contingencia para asegurar el futuro de las marcas del grupo.”

El Partido Laborista advirtió que un colapso de Arcadia afectaría a otras empresas, aumentando la posibilidad de un efecto dominó en todo el sector.

La ministra de comercio de la oposición Lucy Powell dijo: “Este será un momento muy preocupante para todos los que trabajan para las empresas de Arcadia. Empresas de todo el país enfrentan una crisis de liquidez que amenaza los puestos de trabajo.”

Los minoristas necesitan un apoyo “más específico” al sector

Darren Jones, presidente del comité de negocios de la Cámara de los Comunes, dijo que más minoristas quebrarán en los próximos meses si el Gobierno no interviene y ofrece apoyo a las empresas comerciales más afectadas por la pandemia.

“A menos que los ministros sean capaces de presentar un apoyo más específico y a medida para el sector, veremos más fracasos como éste que tendrán un impacto no solo en muchos trabajos, sino también en la viabilidad misma de nuestro sector probablemente durante muchos años,” afirmó.

Los supermercados han obtenido beneficios extraordinarios desde el inicio del cierre y han continuado distribuyendo grandes dividendos a sus accionistas, al mismo tiempo que se beneficiaban del apoyo del Gobierno. Jones sugirió que los líderes empresariales que no hayan actuado de “buena fe” deberían verse obligados a reembolsar los subsidios estatales que recibieron.


De mercachifle a magnate minorista

La historia de Sir Philip Green no va exactamente de la pobreza a la riqueza, ya que fue criado en Hampstead Garden — suburbio de clase media en el norte de Londres — y sus padres le enviaron a un colegio privado en Oxfordshire.

Pero tampoco era súper rico: su viaje hacia la riqueza comenzó a los 15 años, después de que dejara los estudios y empezara a trabajar para un importador de zapatos. A los 21 años montó su primer negocio importando jeans del Lejano Oriente con un préstamo de £20.000 de su familia.

Fue a finales de la década de 1970 cuando ganó mucho dinero por primera vez, al comprar existencias de tiendas de ropa de diseñador que habían quebrado, remendándolas y vendiéndolas en su propia tienda.

En 1988, estaba incursionando en el poco empresarial mercado de valores cuando se convirtió en presidente de la cadena minorista de tiendas de descuentos Amber Day. Agradar a accionistas con ganancias no era un trabajo que le gustara mucho así que en 1992 regresó al mundo de los barateros — en el que se sentía más cómodo.

Luego, en 1999, el dinero comenzó a fluir de verdad a sus arcas,, luego que comprara a la minorista de moda Sears por casi £550 millones con la ayuda de patrocinadores privados como los reclusivos hermanos Barclay y el gigante financiero estadounidense GE Capital.

Fue entonces cuando comenzó el desmantelamiento de activos, vendiendo marcas de Sears como Shoe Express.

No pasó mucho tiempo antes de que Sir Philip se fijara en el premio minorista más brillante de Reino Unido: Marks & Spencer. Sin embargo, a pesar de una oferta a fines de 1999 y otra en 2004, no pudo hacerse con la reconocida marca.

De la que sí se apoderó fue de la cadena minorista BHS en marzo de 2000, alegando que podía cambiar el negocio. Dijo lo mismo en octubre de 2002 cuando compró el grupo Arcadia de Topshop por £850 millones.

Pero en lugar de inyectar ganancias al floreciente imperio minorista, Arcadia pagó a Tina, la esposa de Green — con residencia en Mónaco — un dividendo de £1.200 millones de la empresa en octubre de 2005. Sigue siendo el mayor pago individual en la historia corporativa del Reino Unido.

En 2007, la fortuna personal de Sir Philip y Lady Tina se estimaba en casi £5.000 millones, pero el mundo del comercio minorista ya estaba cambiando a medida que las tiendas por internet empezaron a adquirir una mayor parte del mercado.

Otro gran pago se produjo en diciembre de 2012, cuando Sir Philip vendió una participación del 25 por ciento en Arcadia a Leonard Green & Partners, un grupo de capital privado con sede en Los Ángeles. Más tarde volvería a comprar la participación por solo un dólar, en abril de 2019.

En marzo de 2015, un BHS con problemas de liquidez fue vendida al evasor de impuestos convicto — ahora encarcelado — Dominic Chappell por solo £1. Quebró un año después.

Para 2018, la fortuna personal de Sir Philip y Lady Tina — conservada en un mecanismo de inversión llamado Taveta — se había reducido a poco más de £1.000 millones luego del aumento de los minoristas por internet, y la fortuna de los dos está ahora valorada en solo £930 millones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s