Buscan 50.000 contactos perdidos en ‘catastrófico’ fallo informático

THE GUARDIAN — MARTES, 6 DE OCTUBRE DE 2020

Acusan al Gobierno de arriesgar vidas al omitir 15.841 casos en cifras oficiales

Rastreadores de contactos se esfuerzan por contactar a 50.000 personas que deben autoaislarse después de que los ministros fueran acusados ​​de “poner vidas en riesgo” por un error en un spreadsheet [hoja de cálculo] de trabajo, que llevó a que los casos de coronavirus no se denunciaran.

Parlamentarios de todo el espectro político se han acercado al ministro de sanidad Matt Hancock después de que se supiera que las cifras oficiales no contaron 15.841 resultados positivos debido a un “catastrófico” fallo de datos.

Un límite de un millón de filas en el software de hoja de cálculo Excel de Microsoft puede haber provocado el error, lo que significa que unas 50.000 personas que estaban en contacto cercano con alguien con coronavirus han estado circulando en la comunidad durante días en los que se les debió haber dicho que se pusieran en cuarentena.

Se cree que aproximadamente la mitad de los 16.000 casos perdidos se produjeron en el noroeste de Inglaterra — donde los casos adicionales han duplicado la tasa de contagio de Manchester a más de 500 casos por cada 100.000 habitantes, convirtiéndose en la parte más afectada del país.

Funcionarios de sanidad estaban trabajando contra el reloj para rastrear contactos, pero solo se ha pedido al 51% de los 15,841 casos positivos que aporten sus datos de contacto el lunes por la mañana, dijo Hancock.

El Grupo Asesor Científico para Emergencias del Gobierno (SAGE) advierte que todos los contactos cercanos deben aislarse dentro de las 48 horas para que el rastreo de contactos sea efectivo.

Hancock dijo a los parlamentarios: “Este incidente nunca debió haber ocurrido. El equipo ha actuado rápidamente para minimizar su impacto y ahora es fundamental que trabajemos juntos para corregir esto y asegurarnos de que nunca vuelva a suceder.”

El profesor Chris Whitty, director médico de Inglaterra, ha evaluado los datos actualizados, dijo Hancock, y concluyó que ninguna evaluación de la propagación de Covid ha cambiado sustancialmente. No es necesario reevaluar ningún bloqueo local, agregó.

Al culpar a una “falla en la transferencia automática de archivos”, Hancock dijo que no se habían visto afectados residencias de ancianos, hospitales del NHS ni escuelas. Sin embargo, el ministro de sanidad de la oposición, Jonathan Ashworth, a nombre del Partido Laborista, dijo que se habían perdido hasta 48.000 contactos durante un período de días.

“Miles de personas ignoran despreocupadamente que han estado expuestas al Covid, potencialmente propagando este virus mortal en un momento en que las admisiones hospitalarias están aumentando y estamos en la segunda ola,” dijo Ashworth.

“Esto no es solo un desastre. Es mucho peor que eso. Y no me reconforta decirlo pero está poniendo vidas en riesgo, y debería disculparse cuando responda.”

Hancock también enfrentó cierto escepticismo de su propia bancada en el Parlamento sobre su argumento de que el problema informático se había solucionado y no se repetiría. Jeremy Hunt — el exministro de sanidad que ahora preside el comité de salud de los Comunes — dijo que el incidente había mostrado un “problema subyacente” de laboratorios abrumados por la demanda.

Hunt dijo a los parlamentarios que el sistema de pruebas debería renovarse por completo para trasladar las pruebas del NHS y el personal de atención a los laboratorios de hospitales y universidades, y advirtió a Hancock a no confiarse.

Bernard Jenkin — el parlamentario conservador que preside el influyente comité de enlace — también pidió un replanteamiento, sugiriendo que los militares podrían ayudar con el proceso.

“Este es otro incidente que socava aún más la confianza pública en la entrega de la respuesta al Covid del Gobierno. Es otro ejemplo de donde la logística y la planificación nos han decepcionado,” dijo.

Expertos dijeron que el error podría aumentar la ya creciente tasa de contagios de Gran Bretaña y ejercer presión adicional sobre el sistema de pruebas en Inglaterra, que no estaría resistiendo la presión de la demanda.

“Todos aquellos con resultados positivos que no fueron ingresados ​​al sistema tienen contactos que siguieron siendo un riesgo de contagio para otros durante este período, por lo que podemos esperar que ya hayan contribuido con infecciones adicionales que veremos durante la próxima semana,” dijo Rowland Kao, profesor de epidemiología veterinaria y ciencia informática en la Universidad de Edimburgo.

Líderes de gobiernos locales también han hecho nuevos llamamientos para un mayor control sobre el sistema de pruebas. Joe Anderson, el alcalde de Liverpool, acusó a los ministros de una “pandemia de incompetencia” que estaba dañando la frágil economía de la región. Nick Forbes, líder del ayuntamiento de Newcastle, describió el incidente como “otro fracaso catastrófico de un Gobierno incompetente que se mueve imprudentemente de un desastre evitable a otro”.

El fallo sucedió durante el procesamiento de datos que Public Health England (PHE) hace para garantizar que las personas que hayan dado positivo por coronavirus solo sean contadas una sola vez incluso si se han hecho dos o más pruebas, como han hecho algunas personas.

Refiriéndose a la idea de que el error podría haber sido causado por el uso de archivos de Microsoft Excel para transferir datos, Ashworth preguntó a Hancock porqué un sistema complejo que costaba £12 mil millones había utilizado un programa estándar. El ministro de sanidad dijo que se firmó un nuevo contrato en agosto y que se está trabajando para reemplazar el sistema.

A pesar de ello, Ashworth dijo que el fallo era un ejemplo de los problemas del sistema de prueba y rastreo: “El primer ministro dijo a esta cámara el 20 de mayo que tendríamos un sistema de clase mundial funcionando en junio. Estamos en octubre. El sistema no es competente ni está mejorando. Los problemas están empeorando. El Gobierno está fallando en lo básico. ¿Cuándo finalmente arreglará este lío?”

El fallo ha significado que se reportaran 22.961 casos de Covid en las cifras del domingo, después de las 12.872 el sábado. El error también significó que la información no se transmitiera a los paneles de datos utilizados para el seguimiento de contactos, dijo PHE.

Se informó que otras 12.594 personas dieron positivo el lunes.


Advierten a ayuntamiento que no exija uso de mascarillas

El Gabinete ha sido acusado ​​de poner a los negocios por encima de la sanidad pública, después de que el Ministerio de Comercio advirtiera a los líderes de un ayuntamiento que no hagan cumplir el uso de mascarillas en los supermercados.

El ayuntamiento de Barking & Dagenham, en el este de Londres, emitió avisos de advertencia a los minoristas Sainsbury’s, Lidl, Morrisons y B&M después de que se viera que su personal no hacía cumplir el uso de máscaras y el distanciamiento social por parte de los clientes.

Después de que se emitieran los avisos de cumplimiento bajo la legislación de comportamiento antisocial, se entiende que las tiendas han presentado reclamaciones ante el Departamento de Estrategia Comercial, Empresarial y Industrial (BEIS).

Un alto funcionario del BEIS llamó inmediatamente al gobierno local, y dijo que “no tiene poderes para hacer cumplir estas pautas utilizando los poderes de emergencia Covid-19 del Gobierno” y que “la acción había causado una reacción negativa de los operadores”, según una carta de queja del ayuntamiento a Alok Sharma, el ministro del sector.

La carta afirma que el funcionario de BEIS — quien dijo actuar a nombre de Sharma — pidió al consejo “que se abstuviera de tomar cualquier otra acción contra las operaciones de los supermercados Lidl, B&M, Sainsbury’s y Morrisons”.

El uso de mascarillas en tiendas se hizo obligatorio en Inglaterra a partir del 24 de julio, con multas por su incumplimiento. Sin embargo, los supermercados dijeron que no serían responsables de hacer cumplir la ley, a pesar de los llamados de representantes de la policía para que expulsen a los compradores que se nieguen.

La investigación del mes pasado mostró que el uso de máscaras en particular estaba causando fracturas sociales. Una encuesta de 10,000 personas encontró que más de la mitad de los usuarios de mascarillas en Gran Bretaña (58%) tenían actitudes severamente negativas hacia quienes no la usan.

En medio de un fuerte aumento en los casos de coronavirus en el Reino Unido, Boris Johnson dijo la semana pasada que el país se había vuelto “indiferente” a las restricciones diseñadas para controlar la pandemia, y que era en parte debido a la falta de aplicación.

En declaraciones a la BBC, el primer ministro británico dijo: “Todos se han vuelto un poco complacientes y un poco indiferentes acerca del contagio, y las reglas sobre el distanciamiento social tal vez no se obedecieron de la forma en que podrían haber sido o no se hicieron cumplir de la manera en que podrían haberlo sido.”

Su padre, el ex eurodiputado Stanley Johnson, ha sido fotografiado tres veces sin mascarilla, o con una escondida debajo de la barbilla, en lugares donde se requiere cubrirse la cara: en una tienda de Londres, una estación de metro y un aeropuerto griego.

Barking & Dagenham registró un aumento del 65% en los casos de coronavirus la semana pasada.

El 24 y el 25 de septiembre, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley emitieron avisos de advertencia de protección comunitaria en virtud de la Ley de Policía y Delitos contra el Comportamiento Social de 2014 a las tiendas Lidl, Sainsburys, Morrisons y tres sucursales de B&M.

Se emitieron avisos de cierre a otros siete establecimientos en el municipio, incluidos clubes y bares, después de que los oficiales de ejecución del ayuntamiento reunieron evidencia de que no cumplían con la regulación por el Covid.

El consejo dijo que estaba usando la legislación de comportamiento antisocial contra los minoristas porque la legislación de emergencia de Covid no le dio los poderes para tomar tal acción.

La carta a Sharma del líder del consejo, Darren Rodwell, decía: “Me sorprende que parezca que [usted] se está poniendo del lado de los intereses comerciales por sobre la salud de nuestros residentes, cuando ellos claramente no están haciendo ningún esfuerzo por cumplir con las mismas pautas que usted ha introducido.”

Mientras tanto, un funcionario de la Oficina del Gabinete elogió las diversas iniciativas anti-Covid del consejo, incluida la represión de los grandes minoristas. Un correo electrónico decía que estaban trabajando con colegas en el centro nacional de resiliencia para respaldar la comunicación en torno a la aplicación de las reglas de Covid-19, y agregó: “Encontré algunos ejemplos del gran trabajo que su consejo ha estado haciendo para acabar con esto.”

Rodwell dijo que el consejo había recibido quejas de los residentes sobre los grandes minoristas que no hacían cumplir las reglas sobre cubrirse la cara y el distanciamiento social con suficiente fuerza. Elogió a algunos supermercados, incluidos Asda y Aldi, por tomarse en serio la aplicación de la ley.

La carta agrega: “El enfoque adoptado por el ayuntamiento, en virtud de la ley de 2014, no es diferente a cualquier otro en el que las personas dentro de un local se dedican a actividades delictivas o antisociales, y el local no logra reducir la ocurrencia del problema, o adopta un enfoque de ‘tacto suave’.”

“He oído hablar mucho de que no es el papel del trabajador de una tienda desafiar al público y lo aprecio. El consejo escribió de manera similar al supermercado Asda a principios de septiembre, lo que ha dado como resultado que Asda haya tomado medidas positivas tanto a nivel local como nacional, por lo que estamos muy agradecidos.”

Dijo que el consejo solo espera que personal de seguridad capacitado y cualificado sea responsable de negar la entrada a clientes sin mascarilla.

Rodwell dijo a The Guardian: “Es importante anteponer a las personas a las ganancias. Un funcionario del Gobierno se puso en contacto con nosotros y nos pidió que nos alejáramos de la aplicación de la norma. Hay quejas de los supermercados de que estábamos siendo demasiado exigentes, pero creo que estábamos haciendo lo correcto.”

“Me parece desagradable que el Gobierno hable sobre el uso del ejército y esté pagando tanto dinero al sector privado, cuando las autoridades locales pueden y están dispuestas a ayudar.”

Un portavoz del Gobierno dijo: “Por ley, las personas deben cubrirse la cara en tiendas y supermercados en Inglaterra. Pueden ser multados si no lo hacen.”

“Las tiendas y los supermercados están obligados por ley a informar a los clientes de que se cubran la cara, a menos que tengan una excepción, a través de carteles o al ingresar al local. Esto es impuesto por las autoridades locales y las empresas se arriesgan a enfrentar una multa si no lo hacen. Si los clientes se niegan, la empresa puede acudir a la policía si es necesario.”

Un portavoz de Sainsbury’s dijo: “La seguridad es nuestra máxima prioridad. Seguimos de cerca la orientación del Gobierno y continuamos recordando a los clientes que usen recubrimiento facial si pueden hacerlo. Tenemos anuncios por megafonía regularmente, personal en el exterior de nuestros supermercados y carteles, incluidos los proporcionados por el ayuntamiento.”

El BEIS, Lidl, Morrisons y B&M Stores fueron contactados para que hicieran sus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s