Johnson dice a críticos del confinamiento: solo hay una forma de hacer esto

THE DAILY TELEGRAPH — JUEVES, 1 DE OCTUBRE DE 2020

Primer ministro dice que la única forma de vencer segunda ola de coronavirus es que todos hagamos sacrificios ‘sin importar cuán impacientes estemos’

Boris Johnson ha desafiado pedidos de flexibilización de las restricciones por el Covid-19, insistiendo en que la “única manera” de combatir una segunda ola del virus es haciendo sacrificios que podrían tener que ser más estrictos.

En respuesta a sus críticos, el primer ministro británico dijo en una conferencia de prensa en Downing Street que “no importa cuán impacientes estemos, lo hartos que estemos, sólo hay una manera de hacerlo”.

Las declaraciones se producen después de que el canciller Rishi Sunak dijera que es hora de vivir “sin miedo” mientras muchos parlamentarios conservadores advertían que los bloqueos están dañando la economía.

Al dejar en claro su decisión de ceñirse a su plan, Johnson dijo: “Sé que algunas personas pensarán que tendríamos que rendirnos y dejar que el virus siga su curso, a pesar de la enorme pérdida de vidas que pudiera conllevar.”

“Tengo que decir que estoy profundamente en desacuerdo. Y no creo que sea lo que quieren los británicos. No creo que quieran tirar la esponja; quieren luchar y vencer a este virus, y eso es lo que vamos a hacer.”

El mandatario dijo que si la gente no cumple con las reglas, tendrán que venir restricciones “más onerosas”.

Sugirió también que la segunda ola de coronavirus era un problema ‘localizado’ e insistió en que no quería imponer más restricciones nacionales, aunque se negó a descartar un nuevo confinamiento nacional.

Johnson citó nuevos datos que muestran que el virus se estaba propagando en gran medida en el norte de Inglaterra y Escocia como “una razón más” para que el Gobierno se concentre en bloqueos selectivos.

Sus puntos de vista lo pusieron en desacuerdo con sus asesores científicos, quienes dijeron que era “demasiado pronto para decir” si el Covid podría limitarse a solo brotes locales, haciendo la predicción de “un largo invierno por delante”.

El primer ministro había acordado anteriormente un trato con los rebeldes conservadores, que le exigían que diera más voz al Parlamento sobre las nuevas restricciones.

A los parlamentarios se les dará un voto sobre “medidas nacionales … siempre que sea posible”, dijo el Gobierno. La medida acabó con una revuelta de hasta 80 parlamentarios conservadores, pero permitirá que Johnson implemente políticas de bloqueo local sin consultar al Parlamento.

Los comentarios de Johnson el miércoles se sumarán a las especulaciones de que podrían surgir restricciones regionales adicionales esta semana, mientras fuentes gubernamentales dicen que es probable que Merseyside sea la próxima localidad a confinar, después de que las tasas de contagio aumentaran a más de 200 por cada 100.000 personas — cuatro veces el promedio de Inglaterra.

Johnson sigue sometido a una intensa presión no solo de su propio partido, sino también de los electores en las zonas de confinamiento locales — donde muchas personas no comprenden las reglas.

El primer ministro, quien se vio obligado a disculparse el martes después de confundir las reglas en el noreste, también ha tenido que defender toda su política ante los parlamentarios conservadores, que creen que la gente debería poder tomar sus propias decisiones sobre el riesgo.

En la conferencia de prensa de Downing Street, dijo: “No importa lo impacientes que estemos, lo hartos que estemos; solo hay una forma de hacer esto, y es mostrando tolerancia colectiva, sentido común y voluntad para hacer sacrificios por la seguridad de los demás.”

Dijo que la lucha contra el virus había llegado a un “momento crítico” y emitió una nueva advertencia de más restricciones que podrían venir, diciendo: “Tengo que dejar claro que, si la evidencia lo requiere, no dudaremos en tomar más medidas que podrían ser más onerosas que las que hemos puesto en vigor ahora.”

Un total de 7.108 personas han dado positivo por coronavirus el miércoles, con 71 muertes. Sir Patrick Vallance, asesor científico en jefe del Gobierno, dijo que las estadísticas del Covid estaban “encaminadas en la dirección equivocada”, y agregó: “Aquí no hay razón para confiarse.”

El profesor Chris Whitty, director médico, mostró una serie de gráficos que mostraban las admisiones hospitalarias por coronavirus y el aumento de las tasas de contagio — mucho más abruptas en el noreste y noroeste que en otras partes del país.

Johnson dijo: “Estamos viendo algunos picos locales muy claros. Puede ser que este sea un fenómeno más localizado esta vez, en cuyo caso [hay] más razones para que nos concentremos en estas soluciones locales tanto como en estas soluciones nacionales.”

“No quiero volver a un bloqueo nacional donde … la indicación general sea quedarse en casa.”

El profesor Whitty dijo que era posible que los casos pudieran estar “altamente concentrados en ciertas áreas”, como sucedió en España e Italia y que “de hecho podríamos contenerlos dentro de las áreas donde están”. Pero agregó: “Es demasiado pronto para decir esto. Tenemos un largo invierno por delante.”

Los nuevos hallazgos del mayor seguimiento de las tasas de contagio de Covid en todo el país sugieren que la tasa ‘R’ de transmisión puede haber caído de 1,7 a 1,1 entre el 18 y el 26 de septiembre. El estudio — hecho por el Imperial College London y la encuestadora Ipsos Mori — muestra que una de cada 200 personas está infectada, con tasas dos veces más altas entre las personas de 18 a 24 años.

La decisión de Johnson de calificar el aumento de contagios por Covid como una serie de brotes localizados hizo sonar las alertas entre los parlamentarios conservadores — a quienes anteriormente se había prometido una mayor participación en las futuras decisiones de bloqueo.

Después de días de presión por parte de los rebeldes liderados por el presidente del grupo parlamentario conservador 1922 Committee, Sir Graham Brady, el Gobierno se comprometió a un acuerdo que garantiza que las decisiones más importantes sobre los confinamientos de emergencia se debatan y voten en el Parlamento.

Matt Hancock, el ministro de sanidad, dijo a los Comunes: “Para medidas nacionales significativas, con efecto en toda Inglaterra o en todo Reino Unido, consultaremos al Parlamento; siempre que sea posible, realizaremos votaciones antes de que tales regulaciones entren en vigor.”

Sin embargo, dijo que “responder al virus significa que el Gobierno debe actuar con celeridad cuando sea necesario, y no podemos retrasar las regulaciones urgentes que se necesitan para controlar el virus y salvar vidas.”

Las declaraciones se conocen después de que el Speaker [presidente] parlamentario Sir Lindsay Hoyle acusara al Gobierno de mostrar un ‘total desprecio’ por el Parlamento al aprobar leyes sin escrutinio y publicar la legislación minutos antes de que entrara en vigencia.

Sir Graham dijo que la concesión mostraba que el Gobierno ahora “comprendía la importancia de un escrutinio adecuado en este lugar y los beneficios que esto puede traer también una mejor gobernabilidad.”

Sin embargo Sir Charles Walker, vicepresidente del 1922 Committee, dijo que el hecho de que el Gobierno concediera solo 90 minutos a los parlamentarios para debatir la renovación semestral de la Ley de Coronavirus era “una vergüenza”, y agregó: “Tengo que decir que, si este es el presagio de las promesas por venir, no es suficientemente bueno.”

Los Comunes respaldaron la renovación de la Ley de Coronavirus, que cubre algunos — pero de ninguna manera todos — los poderes de emergencia utilizados durante la pandemia, por 330 votos contra 24.

Mientras tanto, se introducirán cierres en Denbighshire, Flintshire, Conwy y Wrexham, en el norte de Gales, a partir de las 6 de la tarde del jueves.


Aliado de Downing Street advierte que Johnson ‘pagará caro’ su enfoque draconiano

Un aliado del Número 10 de Downing Street [la oficina del primer ministro británico] ha pedido al gobierno de Boris Johnson que cambie su estrategia para el coronavirus y se concentre más en el impacto económico de la pandemia, en medio de crecientes críticas sobre el manejo de la crisis por parte de su Gobierno.

James Frayne — quien es cercano al asesor principal de Johnson, Dominic Cummings, y hasta hace poco llevó a cabo una investigación de focus groups para la Oficina del Gabinete — acusó al Gobierno de “jugar con la muerte política en los últimos tiempos” y advirtió que el enfoque draconiano de Downing Street “costará caro en tiempos más tranquilos”.

Los parlamentarios pasaron el miércoles haciendo circular ampliamente el artículo que Frayne escribió para la página web Conservative Home, donde instaba al Número 10 a “bajar de categoría a los científicos”.

También pidió al Gobierno “desatar” a Rishi Sunak, el canciller, para que sea “honesto con el público” sobre los riesgos para la economía y los puestos de trabajo causados ​​por el Covid-19.

Frayne acusó al Gobierno de “malinterpretar el carácter de los ingleses” al animarlos a “delatar” a sus vecinos, diciendo: “Los ministros deberían recordar quiénes son los ingleses: respetuosos de la ley, imparciales, centrados en la familia [nuclear] y, en última instancia, liberales.”

“Empujarlos a la desobediencia civil para proteger a sus familias terminará catastróficamente mal. Y, hagas lo que hagas, no te metas con la Navidad inglesa.”

Asimismo, advirtió a Downing Street que no siga “haciéndose enemigo de por vida de los padres de estudiantes de clase media como en las últimas semanas”.

A pesar de su carrera en la investigación de grupos focales para estudiar reacciones de mercado, Frayne — también allegado cercano de Michael Gove, ministro de la Oficina del Gabinete — sugirió que el Gobierno debe ‘deshacerse de casi todas las encuestas de opinión’, diciendo: “La opinión pública está en un estado de total irrealidad y lo ha estado por muchos meses.”

El experto en investigación de mercado — cuya empresa Public First recibió un contrato de £840.000 en julio para investigar la opinión pública sobre las políticas Covid-19 del Gobierno — señaló que “el público no tiene ninguna idea sobre el estado real de la economía y, por lo tanto, no tienen ningún sentido las compensaciones que el Gobierno está haciendo entre la salud pública y las finanzas públicas”.

Pidiendo a Sunak que “comience a decirle al público algunas verdades fundamentales sobre la necesidad de proteger la economía”, dijo: “El público no es tonto y llegará a aceptarlo. Pero es un mensaje que va a tomar un tiempo para filtrar; debe entregarse ahora.”

“Desde el punto de vista estratégico, la comunicación sobre la economía es ahora el desafío de comunicaciones más importante, debido a la necesidad de preparar a las personas para un riesgo equilibrado.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s