Crece rebelión conservadora por proyecto de ley de Boris para anular acuerdo del Brexit

THE GUARDIAN — LUNES, 14 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Parlamentarios respaldan enmienda para vetar cambios de Johnson

Downing Street se alista a un enfrentamiento con rebeldes al interior del propio Partido Conservador, mientras las críticas sobre sus planes de violar el derecho internacional con un nuevo y controvertido proyecto de ley que podría anular partes del acuerdo de retirada del Brexit se hicieron más evidentes ayer domingo.

Se entiende que la oposición entre los miembros del partido está creciendo, y se espera que decenas de parlamentarios conservadores apoyen una enmienda clave al Proyecto de Ley del Mercado Interno — enmienda la cual daría al Parlamento un veto crucial a cualquier cambio al Acuerdo.

Los parlamentarios tendrán la oportunidad de expresar su oposición durante una segunda lectura y debate del proyecto de ley el lunes, cuando también se someterá a votación antes de pasar a la etapa de comité. Varios parlamentarios conservadores tienen la intención de abstenerse en la votación del lunes, y se espera que hasta 30 respalden la enmienda presentada por Sir Bob Neill — presidente del comité selecto de justicia — la próxima semana.

El domingo por la noche se supo que Geoffrey Cox — exfiscal general de Boris Johnson — dijo que votaría en contra del Proyecto de Ley del Mercado Interno, calificando al plan para violar el derecho internacional como ‘desmedido’.

Unas horas antes la ministra de la Oficina del Gabinete por la oposición laborista, Rachel Reeves, confirmó que su partido también votaría en contra del proyecto de ley en su forma actual.

Neill — quien se abstendrá el lunes — dijo a The Guardian: “He tenido un apoyo muy positivo de mis compañeros los parlamentarios conservadores, de manera significativa tanto de las personas que apoyaron el Brexit como de quienes votaron la permanencia. Estoy seguro de que el apoyo está creciendo.”

Sus comentarios se producen luego que el ministro de justicia Robert Buckland dijera que presentaría su renuncia si la ley se “violaba de una manera que me parece inaceptable”, pero enfatizó que “no estamos en esa etapa”. En el programa del periodista Andrew Marr de BBC One ayer domingo, Buckland dijo que la legislación era “romper el vidrio sobre la disposición de emergencia, si lo necesitamos”.

Lord Thomas — presidente del Tribunal Supremo de Inglaterra y Gales de 2013 a 2017 — dijo que no aceptaba el argumento de Buckland y, de hecho, le pidió que considerara dimitir de su puesto.

En relación a la renuncia del jefe del departamento legal del gobierno Jonathan Jones, Lord Thomas dijo a BBC Radio el domingo: “Obviamente, Sir Jonathan sintió que la situación era tal que sintió que no podía continuar. No veo que el ministro [Buckland] esté en una posición diferente.”

Los ex primeros ministros Sir John Major y Tony Blair también criticaron la amenaza de violar el derecho internacional durante el fin de semana. En un artículo conjunto escrito para The Sunday Times, ambos instaron a los parlamentarios a rechazar la legislación, diciendo que ponía en peligro el proceso de paz irlandés, las negociaciones comerciales y la integridad de Reino Unido.

Mientras tanto, estalló una nueva guerra de palabras en Twitter entre el negociador jefe de Downing Street, David Frost, y su homólogo de la UE Michel Barnier, sobre el protocolo de Irlanda del Norte, en virtud del cual continuaría haciendo cumplir las aduanas de la UE y seguiría las normas de productos para evitar una frontera física en la isla de Irlanda.

Frost afirmó que la UE había dejado en claro que no hay garantía de que agregue a Gran Bretaña a su lista de terceros países aprobados para la importación de alimentos. Pero Barnier dijo que necesitaba detalles de Reino Unido sobre sus futuros estándares sanitarios para alimentos, y productos de origen vegetal y animal para la exportación, conocidos como estándares sanitarios y fitosanitarios.

Neill dijo que su enmienda no llegará al Parlamento hasta la segunda semana de debates, pero que “dará tiempo para que aumente el apoyo”, y agregó: “Los ministros estarán bajo presión para explicar cuál es su oposición a un bloqueo parlamentario. La enmienda no elimina estas cláusulas del proyecto de ley. Algunas personas dirán: ‘Deberíais ir más allá y eliminarlos por completo’. Pero esto se hace con un espíritu de compromiso si el Gobierno realmente necesita usarlos en una emergencia.”

“Lo que se puede hacer es tener la disposición en el Proyecto de Ley, pero en realidad no la activaría hasta que la Cámara de los Comunes, a petición de un ministro, autorizara específicamente que esas cláusulas entren en vigencia votando a favor.”

En una escena extraordinaria en los Comunes la semana pasada, el ministro de Irlanda del Norte Brandon Lewis admitió que el proyecto de ley “viola el derecho internacional de una manera muy específica y limitada”. La legislación — que daría a los ministros poderes para “desaprobar” parte del acuerdo firmado por Johnson el año pasado — ha enfurecido a Bruselas.

Al escribir para The Telegraph el sábado, Johnson afirmó que había estado ansioso en las últimas semanas porque los negociadores creían que había un ‘malentendido grave’ sobre los términos del acuerdo de retirada.

“Ahora estamos escuchando que, a menos que aceptemos los términos de la UE, la UE utilizará una interpretación extrema del protocolo de Irlanda del Norte para imponer una frontera comercial a gran escala en el Mar de Irlanda,” escribió. Johnson describió el Proyecto de Ley del Mercado Interno como una “red de seguridad legal”, para “proteger el libre flujo de bienes y servicios entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido”.

Después de su aprobación prevista para su segunda lectura el lunes, el proyecto de ley se presentará en el estrado del comité el martes y miércoles pero, debido a la programación, es poco probable que la enmienda de Neill se vote en el Parlamento antes de la semana siguiente, en que habrá otros dos días de debate.

Es poco probable que la oposición supere la mayoría de 80 escaños del Gobierno, pero proporciona otro dolor de cabeza para Downing Street en medio del creciente descontento entre los parlamentarios conservadores tras una serie de cambios de sentido de alto perfil este año, debido a las decisiones políticas de Covid-19. Los exlíderes conservadores Theresa May y Sir Michael Howard se han pronunciado en contra del nuevo proyecto de ley.

Neill dijo que esperaba que otros partidos también apoyaran su enmienda. Reeves dijo que el Partido Laborista “tendría que ver los detalles” de la enmienda de Neill antes de decidir respaldarla, y que presentaría sus propias enmiendas.

El parlamentario conservador Tobias Ellwood — presidente del comité selecto de defensa y uno de los conservadores que apoyó la enmienda de Neill absteniéndose en la votación del lunes — dijo: “No se trata de una rebelión, se trata de avanzar en las estrategias para garantizar que no perdamos vista de quiénes somos y qué representamos, y eso es absolutamente crítico en estos tiempos peligrosos y cambiantes.”

“Gran Bretaña es uno de los padres fundadores de la democracia moderna y el derecho internacional y, en un momento en que el orden basado en reglas se está erosionando, deberíamos defenderlo en lugar de socavarlo.”

El veterano parlamentario conservador Sir Roger Gale dijo que votaría en contra del Proyecto de Ley del Mercado Interno y apoyaría la enmienda de Neill. “En lo que a mí respecta, existe un acuerdo internacional que suscribimos libre y voluntariamente y que ahora debemos cumplir. Fin de la historia,” dijo.

Mientras tanto, hubo nuevas llamadas desde Bruselas y las capitales de la UE el domingo para desactivar el proyecto de ley. Después de una llamada telefónica con Micheál Martin, Taoiseach [presidente de gobierno] de Irlanda, el presidente del Consejo Europeo Charles Michel tuiteó: “El acuerdo de retirada se implementará plenamente, garantizará la paz y la estabilidad en Irlanda y preservará la integridad del mercado único. Es hora de que el gobierno de Reino Unido asuma sus responsabilidades. La credibilidad internacional de la firma que estampe Reino Unido está en juego.”

El ministro de Asuntos de la Unión Europea de Francia, Clément Beaune, dijo que sería inconcebible que Londres adopte un proyecto de ley que contradiga en parte el acuerdo que ratifica su divorcio de la UE.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s