Incumple la ley

Image

THE INDEPENDENT — MIÉRCOLES, 9 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Ministro admite que los cambios del primer ministro al Brexit infringen tratado internacional | Otros países no podrán confiar más en nosotros, dice Theresa May | Funcionario principal del Gobierno dimite por intento de deshacer acuerdo

El plan de Boris Johnson de reescribir unilateralmente parte de su acuerdo de retirada del Brexit violará el derecho internacional, ha admitido el ministro de Irlanda del Norte Brandon Lewis, lo que ha provocado una ola de condena de todo el espectro político británico.

Hablando en el Parlamento el martes por la tarde, el ministro del Gabinete dijo que las propuestas reveladas por el Gobierno esta semana eran ilegales de “una manera muy específica y limitada”.

Theresa May ha advertido a su sucesor que otros países podrían pensarlo dos veces antes de confiar en Reino Unido en el futuro, mientras que otros parlamentarios del propio partido de Lewis acusaron al Gobierno de poner el honor de Gran Bretaña “en venta”.

El ministro hizo la admisión a una Cámara de los Comunes atónita pocas horas después de que el abogado principal del Gobierno, Sir Jonathan Jones, renunciara abruptamente a su cargo en medio de informes de que estaba preocupado por la ilegal medida. Es el sexto funcionario superior de Whitehall que se retira este año.

“Sí, esto viola el derecho internacional de una manera muy específica y limitada,” dijo Lewis a los parlamentarios durante un debate sobre las propuestas.

“Estamos tomando poderes para no aplicar el concepto de efecto directo de la ley de la UE requerido por el Artículo 4 en una circunstancia determinada, muy estrictamente definida. Hay un precedente claro para el Reino Unido y, de hecho, otros países que necesitan considerar sus obligaciones internacionales a medida que cambian las circunstancias.”

La reacción a la admisión del ministro el martes fue rápida. Sir Bob Neill, el parlamentario conservador que preside el Comité de Justicia de los Comunes, dijo: “Cualquier incumplimiento, o posible incumplimiento, de las obligaciones legales internacionales que hemos contraído es inaceptable, independientemente de si es de manera ‘específica’ o ‘limitada’ . La adhesión al estado de derecho no es negociable.”

El veterano parlamentario conservador Sir Roger Gale dijo que Reino Unido no debe “socavar su credibilidad internacional”, y agregó: “Gran Bretaña es un país honorable, y ese honor no está en venta ni en trueque.”

George Freeman — parlamentario conservador que anteriormente presidió la unidad de política de Downing Street — agregó: “¿Qué es ese sonido que escuchas? El sonido de la Corte Suprema, preparándose a recordar a los ministros que violar la ley intencionalmente, incluso de una manera muy específica y limitada, es, bueno, ilegal.”

Los comentarios también causaron revuelo en el exterior. Nathalie Loiseau — eurodiputada que forma parte del grupo de coordinación del Brexit del Parlamento Europeo — dijo: “Señor ministro, no se infringe el derecho internacional de una manera específica y limitada. Se infringe o no. No se puede ser medio ilegal, como no se puede estar medio embarazada.”

En Irlanda, el político del Fine Gael Neale Richmond bromeó: “¿Está bien si alguien roba un automóvil o roba un banco de una manera muy específica y limitada? No, no está bien.”

Horas antes, Theresa May había advertido que dar marcha atrás en los acuerdos internacionales podría dañar la reputación de Reino Unido con otros países. Preguntó a Lewis en persona: “El gobierno de Reino Unido firmó el acuerdo de retirada con el protocolo de Irlanda del Norte, este parlamento votó ese acuerdo de retirada en la legislación de Reino Unido. El Gobierno ahora está cambiando la operación de ese acuerdo. Dado eso, ¿cómo puede el Gobierno convencer a sus futuros socios internacionales de que se puede confiar en que Reino Unido cumplirá con las obligaciones legales de los acuerdos que firma?”

Según el acuerdo de retirada, Reino Unido acordó suscribirse para implementar el código de aduanas de la UE en Irlanda del Norte. El código incluye las llamadas declaraciones sumarias de salida, que son documentos que los comerciantes deben completar cuando exportan mercancías. A pesar de aceptar implementar el código, el Gobierno de Reino Unido ahora dice que estas declaraciones no deberían ser necesarias.

Durante las elecciones generales, Boris Johnson afirmó que el acuerdo de retirada no impondría nuevos trámites a las empresas norirlandesas que exportan a Gran Bretaña, lo que no es cierto. Los detalles de la implementación del protocolo se están discutiendo en un comité conjunto de funcionarios de la UE y Reino Unido; la delegación británica está dirigida por Michael Gove.

De otro lado, la libra esterlina se ha desplomado frente al dólar estadounidense el martes, debido a los crecientes temores de un Brexit sin acuerdo, cayendo un 1,6% a $1,30 dólares. El jefe negociador de la UE, Michel Barnier, debe llegar a Londres el miércoles para continuar las conversaciones. Ambas partes se han sentido pesimistas ante cualquier perspectiva de progreso esta semana, con solo un mes para mediados de octubre, en que Johnson dice que abandonará las conversaciones.

Cuando se le preguntó si Johnson ahora lamentaba haber firmado el acuerdo de retirada y su protocolo de Irlanda del Norte, el portavoz oficial del primer ministro dijo: “No”.

Insistió en que el Gobierno sigue comprometido con la implementación de ambos, a pesar de la próxima legislación que permitirá a los ministros de Reino Unido anular unilateralmente las medidas acordadas con Bruselas.

El portavoz dijo: “Firmamos el protocolo con la convicción de que sus ambigüedades se resolverían este año en [el] comité conjunto. Eso todavía puede suceder.”

“Esperamos que aún sea posible un acuerdo, pero como Gobierno responsable no podemos permitir que se asienten las posiciones temporales predeterminadas.”

El portavoz dijo que Johnson había “descartado públicamente” previamente la implementación de una serie de disposiciones contenidas en el acuerdo de retirada alcanzado con Bruselas.

“En varias ocasiones, el primer ministro ha descartado públicamente las declaraciones sumarias de exportación sobre mercancías que se trasladan desde Irlanda del Norte a Gran Bretaña, y los aranceles sobre mercancías que se trasladen de Gran Bretaña a Irlanda del Norte,” dijo el portavoz.

“Lo hizo antes de que se acordara el acuerdo de retirada con la Unión Europea.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s