¿Por qué Londres no tiene una segunda ola?

Crédito: Lloyd Alter / CC BY 2.0

Expertos sugieren que exposición previa de la capital y teletrabajo estarían inhibiendo al virus

Es una pregunta que desconcierta tanto a los que están luchando en primera línea contra el Covid 19, como a los expertos que desarrollan estrategias para combatir su próximo movimiento: ¿por qué Londres no ha tenido un segundo estallido, mientras otras partes de Reino Unido tienen que introducir nuevas restricciones de bloqueo?

“Es casi un enigma, dado que Londres definitivamente llevó la delantera durante el pico inicial,” dijo el profesor David Alexander, del Instituto para la Reducción de Riesgos y Desastres del University College London.

Hace seis meses la capital fue duramente golpeada, y fue la primera en ser golpeada por la pandemia. Pabellones hospitalarios fueron reconvertidos para tratar a pacientes con Covid-19, y se abrió un hospital temporal en la zona londinense de los Docklands ante la preocupación de que el sistema de sanidad de la capital colapsara.

Sin embargo, hablando con los médicos reasignados a luchar contra la pandemia en ese entonces, y el panorama de ahora, la imagen es muy diferente.

“Estamos prácticamente de vuelta a la normalidad, y prácticamente no tenemos casos de Covid en este momento,” dijo un médico de un hospital del norte de Londres que prefirió quedar en el anonimato.

La situación es muy similar en los 32 distritos de Londres, donde el número de casos por cada 100.000 personas la semana pasada osciló entre 5,7 en Bromley y un máximo de 17,9 en Kensington y Chelsea. Esto se compara con los totales recientes de 37,3 por 100.000 en Manchester, 28,7 en Leeds y 27,8 en Birmingham, donde la primera y la última de estas ciudades ha recibido nuevas restricciones.

Richard Harris, profesor de geografía social cuantitativa en la Universidad de Bristol, señala que muchas de estas áreas comparten una característica que no es tan común en Londres. “Los factores económicos regionales pueden estar desempeñando un papel: los trabajos que hacen las personas,” dijo Harris. “Puede ser que los trabajadores manuales en la industria manufacturera estén más expuestos.”

Por el contrario, es posible que más personas en Londres hayan podido trabajar desde casa o hayan perdido el empleo, lo que ha limitado su exposición.

“Londres es mucho más grande, más diverso, tiene más contactos con el mundo exterior y pasa más gente por la ciudad, por lo que cabría esperar que esta situación [los nuevos brotes] persista de alguna forma, dijo Harris. “Lo único que se me ocurre es que debe ser el resultado de cambios en los patrones de comportamiento de las personas, como trabajar desde casa y no aventurarse tanto a salir.”

Esta es una teoría que el doctor Derek Groen, profesor de simulación y modelado en la Brunel University de Londres, cree que puede ofrecer una explicación parcial. “Debido a que Londres fue tan golpeada, la gente ha estado más dispuesta a cumplir con las medidas de distanciamiento social, la gente ha sido más cautelosa,” sugiere.

Sin embargo, existe la preocupación de que la capital siga siendo vulnerable en caso de que surja una segunda ola severa. Cálculos del gobierno filtrados que muestran un “escenario razonable en el peor de los casos” para una segunda ola en Londres sugieren que podría llegarse a las 15.100 muertes, en comparación con las poco menos de 9.000 observadas durante la primera ola.

Los datos — vistos por The Observer — cubren un período de 38 semanas de julio a marzo del próximo año.

El modelo muestra una tasa de infección que se duplica en agosto y nuevamente a principios de septiembre antes de estabilizarse hasta la semana de vacaciones escolares a fines de octubre. Luego aumenta abruptamente en noviembre y diciembre, antes de nivelarse nuevamente en enero y caer en una quinta parte a fines de marzo.

El modelo ha sido criticado por algunos como inútil, porque asume que se habrá aprendido poco al lidiar con la primera ola de infecciones. El Gobierno ha dicho que la información filtrada no es un pronóstico ni predicción, sino solo un elemento de su planificación.

Mientras tanto, las simulaciones de coronavirus de código abierto — llevadas a cabo en siete distritos de Londres por Groen y sus colegas — sugieren que una segunda ola de Covid-19 es probable en “casi todos los casos”, aunque creen que el brote será menos severo que el primero.

Groen explicó que aunque Reino Unido no está cerca de lograr la inmunidad colectiva — es decir, cuando entre el 60 y el 80% de la población está contagiada — los brotes son “menos pronunciados” cuando se ha contagiado una mayor parte de la población de una región o ciudad.

Estudios de control de Public Health England estiman que hasta el 17,5% de los londinenses había contraído el virus a finales de junio. Por el contrario, estimaciones separadas sugieren que solo entre el 5% y el 7% de la población total de Reino Unido se ha contagiado. En algunas partes de Reino Unido el porcentaje solo llega a 3%.

Rowland Kao — profesor de epidemiología veterinaria y ciencia de datos en la Universidad de Edimburgo — cree que la seroprevalencia (la proporción de una población que ha estado expuesta a un patógeno en particular) podría ser un factor importante para explicar porqué Londres no ha visto el fuerte aumento en casos de Covid-19 experimentado en ciudades como Glasgow.

“El estudio de serología del Biobanco de Reino Unido mostró una baja seroprevalencia en general, pero una variación significativa entre regiones y diferentes etnias y condiciones sociales. En particular, Londres tuvo la seroprevalencia más alta y es probable que en Glasgow, como en el resto de Escocia, sea bastante más baja.”

“Como el número R — la cantidad de personas a las que una persona contagiada le transmitirá el virus — sigue siendo bajo en general, generalmente cerca de 1, estas diferencias relativamente pequeñas en la seroprevalencia pueden significar la diferencia entre tener brotes sustanciales y estar en una posición en que se los puede contener.”

Kao agrega que los estudiantes universitarios aún no han regresado a la capital mientras que los turistas, hasta ahora, se han mantenido alejados. Pero el panorama puede ser muy diferente en Navidad.

Ciertamente, el médico londinense no cree que la capital pueda escapar a otro brote. “Todavía creo que está en camino. Pero el distanciamiento social y el uso de mascarillas pueden marcar la diferencia, así como una mayor protección de las personas en trabajos de cara al público. Todos nos estamos preparando para una segunda ola, pero vendrá después de lo que esperábamos.”


Artículo de Jamie Doward
Publicado en The Observer el domingo, 6 de septiembre de 2020
Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres
Enlace al artículo original en inglés: https://www.theguardian.com/world/2020/sep/06/as-other-cities-go-into-lockdown-why-isnt-london-having-a-second-wave

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s