Johnson nombra a ‘misógino’ Abbott como asesor comercial

THE GUARDIAN — SÁBADO, 5 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Opiniones de funcionario australiano sobre mujeres, homosexuales y crisis climática le hacen inadecuado para el papel, según críticos

Boris Johnson ha designado a Tony Abbott como asesor comercial oficial de Reino Unido, desafiando la condena generalizada del historial de misoginia y homofobia del ex primer ministro australiano y sus opiniones sobre la emergencia climática.

Abbott — cuya nominación al cargo provocó críticas de partidos de oposición, organizaciones benéficas y activistas LGBT y ambientales — se encuentra entre los nueve asesores externos designados para la Junta de Comercio. La junta, resucitada por Theresa May, tiene como objetivo ayudar a dar forma a la política comercial británica posterior al Brexit.

La ministra de comercio internacional Liz Truss — quien se negó a respaldar los puntos de vista de Abbott cuando se le preguntó sobre ellos en una entrevista televisiva la semana pasada — dijo que los asesores eran “un grupo diverso de personas que comparten la creencia de Gran Bretaña en la libre empresa, la democracia, altos estándares y el comercio basado en reglas”.

Otros asesores externos no remunerados de la junta incluyen al ex eurodiputado conservador y ferviente ‘Brexiteer’ Daniel Hannan y a la exministra de sanidad laborista Patricia Hewitt.

Sin embargo, la elección de Abbott — controvertido y a menudo impopular primer ministro de Australia desde 2013 hasta que fue derrocado por sus colegas del Partido Liberal en 2015 — es lo que ha suscitado ira y preocupación.

Abbott — quien ha llegado a describir el aborto como ‘salida fácil’ y a sugerir que los hombres están mejor adaptados que las mujeres para ejercer autoridad — se ganó la reputación de personificar lo que muchos en Australia han visto como un enfoque demasiado machista de la política.

Sus opiniones alcanzaron prominencia internacional en 2012 cuando la entonces primera ministra de Australia, Julia Gillard, utilizó un discurso ampliamente compartido en el Parlamento para criticar sus opiniones.

Abbott — quien antes se oponía al matrimonio igualitario — también ha sugerido que el cambio climático “probablemente está haciendo el bien”, y ha relacionado las políticas para combatirlo con “gente primitiva que mataba cabras para apaciguar a los dioses de un volcán”.

La sugerencia de que podría convertirse en asesor comercial provocó la condena del líder laborista, Keir Starmer, quien dijo que tenía “preocupaciones reales” sobre su idoneidad, y que él no nombraría a Abbott si fuera primer ministro.

Tras el anuncio del nombramiento Emily Thornberry — ministra de comercio internacional de la oposición — dijo: “Primero, su historial de declaraciones ofensivas es tan largo y repetitivo que habla de sus serios defectos de carácter, el cual no creo que deba representar a Gran Bretaña en el escenario mundial.”

“Y en segundo lugar, el hecho de que no tenga experiencia en negociaciones comerciales detalladas, que no comprenda el Brexit, que no crea en el cambio climático, que no se preocupe por los derechos de los trabajadores y que no tenga reparos en acabar con la industria automovilística de Australia significa, en mi opinión, que no tiene aptitud para este rol.”

“Tony Abbott es, por tanto, un nombramiento equivocado se vea desde donde se vea.”

Activistas por la igualdad y el medio ambiente — como el actor Sir Ian McKellen y Russell T Davies, guionista de la afamada serie de televisión Doctor Who — firmaron previamente una carta instando al Gobierno a no nombrar a Abbott en la junta.

“Este es un hombre que ha descrito el aborto como ‘salida fácil’ y sugerido que los hombres pueden estar ‘por fisiología o temperamento más adaptados para ejercer autoridad o dar órdenes’,” dice la carta.

Caroline Nokes, presidenta conservadora del comité de selección de mujeres e igualdad, dijo a la BBC: “No creo que este sea un hombre que debería estar cerca de nuestra Junta de Comercio”. Al describir su esperado nombramiento como “horrible”, agregó: “¿Es el tipo de hombre que quiero que nos represente a nivel mundial? No.”

La líder adjunta del Partido Nacional Escocés (SNP) en Westminster, Kirsten Oswald, dijo que el nombramiento era “más que indefendible”.

“Si una persona tiene puntos de vista misóginos, homofóbicos, que respaldan a Trump y niegan el cambio climático, además de decir que algunos adultos mayores con Covid-19 deberían poder morir, y eso la habilita para un papel con este Gobierno conservador en la promoción internacional del Reino Unido, entonces ésta no es la Gran Bretaña global sino Little Britain [alusión a una comedia televisiva]”, añadió.

A última hora de la noche del viernes, Abbott emitió un comunicado diciendo que estaba “complacido de haber sido anunciado como asesor de la reconstituida Junta de Comercio del Reino Unido”, y agregó: “Es importante para el resto del mundo que Gran Bretaña aproveche al máximo sus oportunidades posteriores al Brexit y estoy orgulloso de ser parte de ello.”

Después de varios días de entrevistas en que varios de los ministros de Johnson parecieron no querer respaldar a Abbott, Downing Street [la oficina del primer ministro] insistió el viernes en que no se había tomado ninguna decisión — lo que abre la posibilidad de otro cambio de sentido.

El jueves, el ministro de sanidad Matt Hancock pareció expresar su inquietud por la medida en una entrevista televisiva, negándose a aceptar que Abbott fuera una persona “apta y adecuada” para asumir un papel oficial en Reino Unido.

A pesar de ello — durante una visita a Solihill el viernes — Johnson defendió a Abbott, calificándolo como “una persona que fue elegida por el pueblo de la gran nación liberal democrática de Australia”, al tiempo que enfatizó que “no estaba de acuerdo con todos quienes sirven al Gobierno en un puesto no remunerado en cientos de comités en todo el país”.

Johnson dijo que si bien no compartía algunas de las opiniones de Abbott, creía que la experiencia de Abbott como primer ministro australiano le hacía adecuado para el puesto.

Johnson se ha negado repetidamente a dar marcha atrás bajo intensas críticas a los nombramientos, como se demostró también por las crisis que involucraron a Dominic Cummings y al ministro de vivienda y comunidades, Robert Jenrick.

Es probable que Downing Street haya calculado que las preocupaciones sobre los puntos de vista de Abbott serán equilibradas por los votantes que aplauden la negativa a ceder ante las críticas — señal de una guerra cultural más amplia contra los valores progresistas, que los asesores de Johnson están cada vez más dispuestos a combatir.

Sin embargo, no es una medida libre de riesgos, ya que Abbott tiende a ser franco en muchos temas. En un discurso con preguntas y respuestas que dio el martes, Abbott criticó lo que denominó “dictaduras de la salud” por el Covid-19, diciendo que el coste económico de los confinamientos significa que se debería permitir que las familias consideren dejar morir a sus parientes ancianos con coronavirus.

Dijo que faltan políticos “que piensen como economistas de la salud, listos para plantear preguntas incómodas sobre el nivel de muertes con las que podríamos tener que vivir”.


Miles incumplen la cuarentena, dice la policía

Fuerzas policiales de todo el país lidian con miles de posibles violaciones de las reglas de cuarentena relativas a turistas que pueden no estar autoaislándose después de viajes al extranjero, puede revelar The Guardian.

Las solicitudes de “más acciones” han sido presentadas por funcionarios de la Fuerza Fronteriza y autoridades de sanidad pública, quienes han recibido la tarea de garantizar que las personas que regresen del extranjero cumplan con la reglamentación diseñada para detener la propagación del coronavirus.

Los detalles trascendieron luego de que los principales científicos advirtieran que Reino Unido se acerca rápidamente a un momento crucial. Con otro aumento en el número de casos positivos registrados el viernes, se ha instado a las personas a seguir las reglas o arriesgarse al regreso de un confinamiento generalizado en todo Reino Unido.

“Estamos en un punto en el que existe el riesgo de que la transmisión a larga escala del Covid pueda aumentar nuevamente,” dijo Catherine Noakes, profesora de ingeniería ambiental en la Universidad de Leeds y miembro del Grupo Asesor Científico para Emergencias del Gobierno (SAGE).

“La transmisión depende de la cantidad de contacto entre las personas, y si las escuelas y universidades regresan y muchas más personas regresan al trabajo, es probable que aumente el nivel de contacto dentro de las comunidades.”

La advertencia se produjo cuando las cifras diarias del Gobierno mostraron 1.940 nuevos casos — la cifra más alta registrada desde mayo — y las continuas luchas políticas internas entre Inglaterra, Escocia y Gales por sus diferentes enfoques.

En otros sucesos relacionados:

– Public Health England (PHE) ha identificado a Leeds como “área de preocupación” luego de un aumento en su número de casos, ya que las pruebas de coronavirus comenzaron a agotarse en partes del noreste de Inglaterra;
– Documentos de SAGE revelan que los científicos dijeron a los ministros que era “muy probable” que hubiera brotes significativos del virus en instituciones de educación superior en este período. Dijeron que había un riesgo “crítico” de que los estudiantes contagiados sembraran brotes en todo Reino Unido;
– Los gobiernos de Escocia y Gales han acusado a la administración de Boris Johnson de ignorar los consejos científicos sobre la cuarentena de los viajeros que regresan de Portugal y Grecia;
– El grupo aeroportuario más grande de Reino Unido ha instado al Gobierno a introducir urgentemente pruebas de coronavirus para las llegadas internacionales, diciendo que hay “incertidumbre y confusión continuas en torno a las restricciones que enfrentarán los británicos cuando viajen al extranjero”.

El período de autoaislamiento de 14 días es un requisito para cualquier persona que regrese a Reino Unido después de un viaje internacional, con excepción de ciertos países. Sin embargo, los países de la lista de exenciones varían en todo Reino Unido, lo que genera una mayor confusión sobre exactamente qué restricciones se espera que cumplan las personas.

Aquellos que están obligados a autoaislarse en Inglaterra pueden ser contactados por PHE para verificar que están siguiendo la normativa. Si no responden después de varios intentos, los detalles de la persona son remitidos a la policía por la Fuerza Fronteriza, que luego envía a un oficial a la dirección de la casa de la persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s