Furia de parlamentarios conservadores por confinamiento en Inglaterra

THE GUARDIAN — JUEVES, 5 DE NOVIEMBRE DE 2020

Theresa May se abstiene e Iain Duncan Smith vota en contra del cierre nacional de cuatro semanas aprobado por el Parlamento

Inglaterra comenzará su segundo confinamiento a nivel nacional el jueves a pesar de una contundente votación, en la que la estrategia del coronavirus de Boris Johnson fue rechazada por decenas de sus propios parlamentarios.

Destacados conservadores como los exlíderes Theresa May e Iain Duncan Smith estuvieron entre quienes atacaron la gestión hecha por Downing Street de la pandemia, que se cobró casi 500 vidas en todo Reino Unido el miércoles (24% más que el día anterior) y dejó a más de 12.000 personas hospitalizadas.

NHS England advirtió que dentro de dos semanas se podrían llenar más camas de hospital que en el punto álgido de la primera ola, y dijo que su alerta aumentaría a Nivel 4 a partir del jueves — lo que significa que la respuesta a la pandemia se manejaría a nivel nacional en lugar de regional.

Es probable que la orden de permanecer en casa de cuatro semanas que comienza el jueves — en la que todas las tiendas y locales no esenciales tendrán que cerrar — esté más vigilada que el primer confinamiento nacional en marzo, después de que la ministra del interior Priti Patel dijera a las fuerzas del orden que Johnson esperaba que “fortalecieran la aplicación” de las nuevas reglas.

La Cámara de los Comunes aprobó las nuevas medidas el miércoles por 516 votos contra 38, y los partidos de oposición respaldaron al Gobierno.

Treinta y cuatro parlamentarios conservadores votaron en contra del confinamiento de cuatro semanas, pilar central del plan de Downing Street para contener el virus, y varios dijeron que no podían respaldar ninguna extensión más allá del 2 de diciembre, en que debe terminar. May fue una de los parlamentarios que se alinearon para criticar al Gobierno, diciendo que no se habían presentado datos que justificaran las reglas.

En un intento final por sofocar una revuelta sustancial, Johnson había instado a los rebeldes de su partido a “dejar de lado las diferencias”, pero May dijo que la posible necesidad de una serie continua de confinamientos causaría un “daño irreparable” a la economía y tendría un “impacto significativo en la calidad de vida”, mientras que al sistema de niveles regionales no se le había dado suficiente tiempo para funcionar. Liverpool — ciudad que ha estado bajo medidas de Nivel 3 — redujo a la mitad su número de casos lo que, según la exmandataria, sugería que el enfoque localizado podría estar funcionando.

Duncan Smith dijo que los datos utilizados para poner a Inglaterra bajo llave se habían “desmoronado en los últimos días”, refiriéndose también al número de casos en Liverpool. Dijo que no votaría por el plan del Gobierno y que creía que la filtración de los planes de confinamiento el viernes había “obligado al Gobierno” a anunciar las medidas.

Muchos parlamentarios conservadores se sorprendieron por el abrupto abandono por parte del primer ministro de las restricciones regionales escalonadas — que había estado defendiendo con firmeza días antes del anuncio del sábado.

Los científicos creen que la tasa R todavía está por encima de 1 en la mayor parte del país, lo que significa que — aunque las tasas de contagio se están desacelerando en Liverpool y otras áreas de Nivel 3 — la disminución no es suficiente para evitar una segunda ola prolongada y un exceso de muertes.

May se abstuvo de votar en contra de las medidas de confinamiento pero Duncan Smith sí lo hizo, al igual que una serie de otros exministros como Steve Baker y Esther McVey, y el presidente del influyente 1922 Committee, Graham Brady.

El Gobierno también publicó consejos para personas definidas como “clínicamente extremadamente vulnerables” (CEV) el miércoles, horas antes de que comenzara el confinamiento. El grupo CEV incluye aquellos con sistemas inmunológicos reducidos, cánceres específicos o afecciones respiratorias graves como la fibrosis quística. Se les recomienda encarecidamente que se queden en casa en todo momento, a menos que vayan a hacer ejercicio o a una cita médica.

Las personas con enfermedad renal crónica (etapa 5) y las que se someten a diálisis, así como los adultos con síndrome de Down, están siendo agregadas a la lista de protección por el NHS debido a nueva evidencia sobre grupos con mayor probabilidad de tener una enfermedad grave por Covid- 19.

Durante el debate de los Comunes, Johnson prometió que el confinamiento terminará el 2 de diciembre y que los ministros buscarán un “nuevo mandato” sobre lo que venga después.

“Es correcto que los miembros de todos los lados de esta cámara tengan las dudas que se han expresado, que busquen respuestas mías y me hagan un escrutinio,” dijo. “Pero si bien me duele pedir tales restricciones a la vida, la libertad y los negocios, no tengo ninguna duda de que estas restricciones representan el mejor y más seguro camino para nuestro país, nuestra gente y nuestra economía.”

Johnson no permaneció en los Comunes durante el discurso de May, lo que provocó gritos de indignación en la bancada de la oposición. Pero le dijo a los parlamentarios anteriormente: “Sé que hay muchos en esta cámara que están preocupados por cuánto tiempo podrían durar estas medidas, y que si la gente vota a favor de esta reglamentación hoy, de repente podrían verse atrapados en estas medidas nacionales por meses enteros.”

“Así que voy a ser honesto con la Cámara. Por supuesto que no puedo decir exactamente dónde estará la epidemiología para el 2 de diciembre, pero lo que puedo decir es que las medidas nacionales que espero la cámara vote esta noche tienen un límite de tiempo … tienen un vencimiento legal.”

El primer ministro reiteró que el colapso del NHS podría tener consecuencias desastrosas. “Significa que el preciado principio de cuidar a todos los que lo necesitan, quienquiera que sean, cuando lo necesiten, ese principio puede romperse por primera vez en nuestra experiencia,” dijo. “Significa que aquellos que están enfermos y que sufren y necesitan ayuda podrían ser rechazados porque no habría lugar en nuestros hospitales.”

Brady dijo que votaría en contra del Gobierno “con la mayor convicción que he tenido para emitir un voto en estos 23 años [como parlamentario]”. Dijo: “Creo que hay una arrogancia, quizás involuntaria, al asumir el Gobierno que tiene derecho […] a decirle a la gente si pueden visitar a sus padres ancianos en un hogar de ancianos, si tiene el derecho de decirles a los padres que no pueden ver sus hijos o nietos, si tuvieran algún derecho, por amor de Dios, a decirle a adultos hechos y derechos con quién se les permite dormir.”

Baker dijo que votaría en contra de las medidas “con el corazón apesadumbrado”, debido a las dudas sobre los datos presentados a los parlamentarios. Dijo que Reino Unido debe “mejorar los estándares en el Gobierno para que nunca más veamos un modelo como este, que se evapora como la niebla de la mañana bajo la luz del sol a la menor inspección minuciosa”.

Sin embargo, dijo que había una necesidad crucial de cumplir con las nuevas reglas — una pulla directa al asesor del primer ministro, Dominic Cummings, quien rompió las reglas del último confinamiento. “No más pruebas oculares innovadoras,” dijo Baker.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s